close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El nuevo mapa del narcotráfico en México

La guerra que emprendió el gobierno contra el tráfico de drogas y las luchas entre grupos por el control de rutas ha provocado divisiones y el nacimiento de organizaciones nuevas. BBC Mundo le cuenta quién es quién.
10 de octubre, 2012
Comparte

En 2006, cuando comenzó el gobierno de Felipe Calderón, en México había cuatro grandes carteles de narcotráfico: las organizaciones de Sinaloa, Juárez, el Golfo y la Familia Michoacana.

Ahora, la guerra que emprendió el gobierno contra el tráfico de drogas y las luchas entre grupos por el control de rutas y mercados, ha provocado divisiones y el nacimiento de organizaciones nuevas.

De acuerdo con especialistas y autoridades, en México hoy existen al menos siete grandes carteles, y unas 20 bandas y grupos locales.

Algunos incluso se han fortalecido, como el cartel de Sinaloa, considerado por el gobierno de Estados Unidos como uno de los más poderosos de América Latina.

Otros adquirieron un cariz extremadamente violento, como la organización de Los Zetas, creada por un grupo de exmilitares de élite, y grupos como el cartel de Tijuana o la Familia Michoacana casi desaparecieron.

A diferencia de 2006, cuando el tráfico de drogas se dividía en varias organizaciones, hoy son dos grupos los que controlan el 80% del mercado: Sinaloa y Los Zetas, según información oficial.

El mapa del narcotráfico cambió en los últimos años, y de acuerdo con especialistas el escenario podría modificarse de nuevo tras la muerte de Heriberto Lazcano Lazcano, “El Lazca” o “El Verdugo”, abatido durante un enfrentamiento con infantes de Marina.

Según el especialista George Grayson, la Federación de Sinaloa, encabezada por Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, podría tratar de arrebatar el territorio a Los Zetas.

“El gran ganador es ‘El Chapo’ cuyo primer objetivo será tomar Nuevo Laredo con la ayuda del Cartel del Golfo”, explica a BBC Mundo.

En la disputa por los mercados y rutas de tráfico, autoridades y especialistas esperan un incremento en la violencia.

BBC Mundo le presenta la nueva geografía del narcotráfico en México, un parte de la guerra que ha causado la muerte de más de 50.000 personas en los últimos seis años.

Federación de Sinaloa

"El Chapo" Guzmán. Foto: Cuartoscuro

En 2006 este grupo operaba en cinco estados. Ahora su influencia se extiende a 16 de las 32 entidades del país.

El cartel, encabezado por Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, e Ismael Zambada, “El Mayo”, emprendió una cruenta guerra con otras organizaciones para controlar especialmente la frontera con Estados Unidos, lo cual consiguió en 2010.

La Federación de Sinaloa desplazó al cartel de Juárez, que controlaba el tráfico en Chihuahua y Durango, al norte, y tenía grupos operativos en Quintana Roo, al sureste.

También se apoderó del territorio del cartel de Tijuana, en Baja California, y que había sufrido daños importantes en su estructura tras la muerte y captura de casi todos sus fundadores, los hermanos Arellano Félix.

Al mismo tiempo estableció alianzas con varios grupos, como Los Caballeros Templarios y el cartel del Golfo, e impulsó el nacimiento de otros como el llamado cartel de Jalisco Nueva Generación, que de acuerdo con especialistas se ha convertido en el brazo armado de la Federación.

Pero su actividad no se limita a México. Informes del gobierno de Estados Unidos y la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) indican que la organización de Sinaloa mantiene presencia en países como Argentina, Ecuador, Perú, Panamá, Costa Rica y Guatemala.

También se han encontrado personas vinculadas a la Federación en Australia y Malasia, así como en algunos países de Europa.

“El Chapo” Guzmán, el líder visible del cartel, es el delincuente más buscado por los gobiernos de México y Estados Unidos, pero eso no le impidió que la revista Forbes le incluyera en su lista de las mil personas más ricas e influyentes del mundo.

El cartel se dedica al tráfico de heroína, marihuana y cocaína, además de dominar el mercado de las drogas sintéticas, las cuales produce en laboratorios clandestinos ubicados especialmente en Nayarit, Jalisco, Michoacán, Colima y Baja California.

Según informes del Departamento de Justicia estadounidense, la Federación de Sinaloa cuenta con una extensa red de distribución en ese país, que abarca al menos 50 ciudades.

Líderes actuales:

  • Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”
  • Ismael Zambada García, “El Mayo”
  • Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”

Detenidos o muertos:

  • Ignacio Coronel, “El Nacho”, muerto durante un enfrentamiento con la Marina.
  • Vicente Zambada Niebla, “El Vicentillo”, detenido.
  • Jesús Zambada García, “El Rey”, detenido.
  • Martín Beltrán Coronel, detenido.
  • Teodoro García Simentel, “El Teo”, detenido

 

Los Zetas

Heriberto Lazcano Lazcano, presunto fundador de Los Zetas. // Foto: Especial

Hace seis años, cuando inició la guerra del gobierno mexicano contra el narcotráfico, el grupo era el brazo armado del cartel del Golfo, con el que rompió en 2010.

Pero antes de la separación Los Zetas ya operaban por su cuenta. De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y la agencia antidrogas de Estados Unidos, la DEA, la organización estableció una red de abasto de drogas desde Centroamérica hasta la frontera norte mexicana.

El cartel controla prácticamente todos los estados costeros del este del país, desde Quintana Roo hasta Tamaulipas y Coahuila.

Su influencia incluye a países como Guatemala, donde el gobierno de ese país les considera la principal amenaza para su seguridad nacional, aunque también se han documentado vínculos con la mafia italiana conocida como la Ndrangheta.

Los Zetas no sólo trafican droga. Según las autoridades mexicanas, el grupo controla a bandas de extorsionadores y secuestro, especialmente de migrantes indocumentados.

También protegen o extorsionan a bandas dedicadas a la piratería de discos musicales, videos o ropa.

Pero su principal característica es el cariz extremadamente violento con que actúan. Los Zetas, coinciden especialistas, cambiaron el narcotráfico en México no sólo por la forma cruel con que asesinan a sus rivales, sino por la estructura operativa que desplegaron en su territorio. Una herencia de su pasado: el cartel se creó con una treintena de exmilitares de élite, contratados como la guardia personal del entonces jefe del cartel del Golfo, Osiel Cárdenas Guillén.

Ahora el grupo está integrado por cientos de células, conocidas como estacas, con 20 sicarios cada una.

Los grupos responden a un jefe local, y a su vez éste recibe órdenes de un responsable regional. La cadena termina en el jefe del cartel, que era Heriberto Lazcano Lazcano, “El Lazca” o “El Verdugo”, quien murió durante un enfrentamiento con infantes de Marina el 7 de octubre. Era el último de los exmilitares fundadores de la organización.

Su sucesor, adelantan especialistas como George Grayson, sería Miguel Treviño Morales, “El Z40”, quien era el segundo en el mando.

El relevo no será sencillo, insisten los analistas, pues desde hace varios meses el grupo sufre una lucha interna que parece concentrarse en los estados del noreste mexicano.

Hasta ahora no está claro si la muerte de El Lazca afectará la operación del cartel, ni tampoco si el “El Z40” podrá asumir el control del grupo sin problemas.

“Él está dispuesto a avanzar en sus intereses con una violencia inenarrable”, afirma el especialista.

Sin embargo, la consultora Stratfor asegura que la muerte de “El Lazca” no afectará al cartel.

Líderes actuales:

  • Miguel Treviño Morales, “El Z40”
  • EduardoAlmanza Morales
  • OctavioAlmanza Morales

Líderes capturados o muertos:

  • Heriberto Lazcano Lazcano, “El Lazca”, muerto
  • Jaime González Durán, “El Hummer”, capturado
  • Jesús Enrique Rejón Aguilar, “El Mamito”, capturado
  • Flavio Méndez Santiago, “El Amarillo”, capturado
  • Raúl Lucio Hernández, “El Lucky”, capturado
  • Raymundo Almanza Morales, “El Gori”, capturado
  • Sigifredo Nájera Talamantes, “El Canicón”, capturado
  • Sergio Peña Mendoza, “El Concord”, capturado
  • Ricardo Almanza Morales, “El Gori1”, muerto
  • Salvador Alfonso Martínez Escobedo, “La Ardilla”, capturado
  • Omar Martín Estrada Luna, “El Kilo”, capturado

Cártel de Juárez

Era el grupo de narcotráfico más fuerte de México, con presencia en la mitad del país. Pero ahora su territorio se limita a algunas poblaciones en Chihuahua, al norte, así como en Querétaro y Quintana Roo, en el sur.

Es el cartel de Juárez, que de acuerdo con la consultora Stratfor y el Buró Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos, perdió la batalla contra la Federación de Sinaloa, con la que alguna vez estuvo aliado.

El grupo encabezado por Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, le arrancó el control de prácticamente toda la zona fronteriza de Chihuahua con Estados Unidos, uno de los principales sitios de tráfico de drogas en el país, así como también le desplazó de sus enclaves en Sinaloa y Guerrero.

La disputa por el territorio se libró especialmente en Ciudad Juárez, considerada la población más violenta de México y donde murieron unas 6.000 personas en dos años.

El cartel de Juárez, encabezado por Vicente Carrillo Fuentes, “El Viceroy”, estableció una alianza con el grupo de Los Zetas para defenderse de sus rivales, pero no pudo conservar su mercado.

Ahora se dedica a la exportación de heroína, marihuana, cocaína y drogas sintéticas principalmente a través de Ciudad Juárez, donde también controla a bandas de pandilleros dedicados a la extorsión de comerciantes.

Al inicio de 2012, Stratfor anticipó el posible fin de esta organización, lo cual fue confirmado meses después por uno de sus lugartenientes, Guillermo Castillo Rubio, “El Pariente”, quien confesó que el cartel “está debilitado”.

Líderes actuales:

  • Vicente Carrillo Fuentes, “El Viceroy”
  • Juan Pablo Ledesma, “El JL”

Líderes detenidos o muertos:

  • Vicente Carrillo Leyva, capturado
  • Elmy Hermosillo Trujillo, “El Potrillo”, capturado
  • Pedro Sánchez Arras, “El Tigre”, capturado
  • Rogelio Segovia Hernández, “El Royser”, capturado
  • Luis Guillermo Castillo Rubio, “El Pariente”, capturado

Cártel del Pacífico Sur

Hasta enero de 2008 este grupo, encabezado por los hermanos Beltrán Leyva, formaba parte de la Federación de Sinaloa. Pero la alianza terminó con la captura de Alfredo Beltrán, “El Mochomo”.

Los jefes del grupo acusaron a Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, de informar a las autoridades el sitio donde se encontraba “El Mochomo”. A partir de ese momento se inició una disputa entre las organizaciones que se extendió por varios estados del país.

En esa batalla el cartel se alió con la banda de Los Zetas, e incluso buscó el apoyo de la organización de Juárez.

Sin embargo, la muerte del líder principal, Arturo Beltrán, “El Barbas”, en diciembre de 2009, así como la separación de varios lugartenientes debilitó la posición del grupo.

Actualmente el cartel del Pacífico Sur mantiene operaciones en Sinaloa y algunas poblaciones de Sonora, en el noroeste, así como Morelos y Guerrero, en el sur.

También opera en los alrededores de Ciudad de México, la capital del país, según ha documentado la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Uno de los jefes de la organización, Jesús Radilla Hernández, “El Negro”, es acusado por las autoridades de asesinar a un hijo del poeta Javier Sicilia.

clicLea también: Una marcha para exigir justicia

La protesta por el homicidio provocó el nacimiento del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, que ha reunido a cientos de víctimas de la violencia por la guerra contra el narcotráfico.

Una característica del cartel del Pacífico Sur es su capacidad de corromper a policías y funcionarios, reconocen especialistas y autoridades.

Un ejemplo fue la llamada Operación Limpieza, una investigación conjunta entre México y Estados Unidos para desmantelar una red de sobornos entregados por los hermanos Beltrán Leyva a altos funcionarios de la Procuraduría (fiscalía) General de la República, y a empleados de la embajada de Estados Unidos en México.

El cartel del Pacífico Sur se dedica fundamentalmente al tráfico de cocaína, marihuana y heroína.

Líderes actuales:

  • Héctor Beltrán Leyva, “El H”
  • Mario Alberto Beltrán Leyva
  • Fausto Isidro Meza Flores, “El Chapo Isidro”

Líderes capturados o muertos:

  • Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”, muerto
  • Carlos Beltrán Leyva, capturado
  • Alfredo Beltrán Leyva, “El Mochomo”, capturado
  • Sergio Villarreal, “El Grande”, capturado
  • Oscar García Montoya, “La Mano con Ojos”, capturado
  • Edgar Valdéz Villarreal, “La Barbie”, capturado
  • Gerardo Álvarez Vázquez, “El Indio”, capturado
  • Jesús Radilla Hernández, “El Negro”, capturado
  • Héctor Huerta Ríos, “La Burra”, capturado

Cártel del Golfo

Osiel Cárdenas Guillen

Al inicio del actual gobierno, en 2006, el cartel del Golfo atravesaba por varios problemas. Su líder principal, Osiel Cárdenas Guillén, estaba en prisión y pronto fue extraditado a Estados Unidos.

Aunque formalmente mantenían la alianza con la banda de Los Zetas, al interior de la organización había pugnas y divisiones, según documentó la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

En 2010 la banda de exmilitares se separó por completo, y a partir de ese momento el cartel empezó a perder su territorio.

Ahora, según datos de la consultora Stratfor y la SSP, esta organización sólo mantiene presencia en algunas poblaciones de Tamaulipas, al noreste del país, especialmente Matamoros y Reynosa. También cuenta con grupos operativos en Nuevo León y San Luis Potosí.

La organización de El Golfo mantiene una alianza con la Federación de Sinaloa, que envió a su grupo armado, el cartel de Jalisco Nueva Generación, para combatir a sus rivales.

Recientemente Stratfor informó que Los Caballeros Templarios también enviaron sicarios a Monterrey para ayudar al cartel, que ha sufrido bajas importantes entre sus principales líderes.

La guerra que mantiene contra sus antiguos aliados, Los Zetas, ha provocado la muerte de miles de personas, la desaparición de cientos más y el exilio forzado de comunidades enteras que huyen de los enfrentamientos armados.

Entre los saldos de esta disputa se cuenta la masacre de 72 migrantes indocumentados en San Fernando, en 2010, así como el secuestro masivo de pasajeros de autobuses que fueron asesinados y sus cuerpos enterrados en tumbas clandestinas, conocidas como “narcofosas”.

Especialistas coinciden que tras la muerte de Heriberto Lazcano Lazcano, “El Lazca”, jefe formal de Los Zetas, la organización del Golfo podría tratar de recuperar territorios con ayuda de otros grupos, como la Federación de Sinaloa.

Mientras, el grupo mantiene el tráfico de drogas, especialmente cocaína y marihuana, a través de la franja norte de Tamaulipas que colinda con Estados Unidos, una zona que abarca desde matamoros y Reynosa, en México, y que va de Brownsville a McAllen y Pharr, en Texas.

Líderes actuales:

  • Armando Ramírez Treviño, “El Pelón”
  • “Metro 24” o “Comandante Simple”
  • Guadalupe Leal, “Lupito”

Líderes capturados o muertos:

  • Antonio Cárdenas Guillén, “Tony Tormenta”, muerto
  • Jorge Eduardo Costilla Sánchez, “El Coss”, capturado
  • Samuel Flores Borrego, “Metro 3”, muerto
  • Gregorio Sauceda Gamboa, “Caramuela”, capturado
  • Héctor Sauceda Gamboa, “El Karis”, muerto
  • Iván Velázquez Caballero, “El Talibán”, capturado
  • Juan Gabriel Sierra Zermeño, “El Sierra”, capturado
  • Mario Cárdenas Guillén, “El Gordo”, capturado

Los Caballeros Templarios

Servando Gómez Martínez, alias “La Tuta”. // FOTO: SSP

Este cartel es una escisión de La Familia Michoacana, el cartel de narcotráfico que en 2006 provocó el inicio de la guerra contra las drogas por parte del gobierno mexicano.

Los Caballeros Templarios forman un grupo inusual en el entorno de la delincuencia organizada.

Sus integrantes tienen prohibido consumir drogas, conducir automóviles en estado de ebriedad, robar, secuestrar o agredir mujeres. Se rigen con un estricto código de conducta escrito por Nazario Moreno González, El Chayo o El Más Loco quien también fue el fundador de La Familia y que murió durante un enfrentamiento con la Policía Federal.

Se trata de un manual con referencias bíblicas, consejos motivacionales y refranes populares. El documento fue utilizado desde 2000 como guía en centros de rehabilitación de adictos a las drogas en Michoacán, al occidente del país, promovidos por los fundadores del cartel y que según especialistas fungieron como centros de reclutamiento de sicarios.

Este cariz semi religioso ha sido uno de los factores de más cohesión en el grupo. De hecho, tras la muerte de “El Chayo” en comunidades serranas de Michoacán se construyeron altares y capillas donde la figura central son estatuas e imágenes de Nazario Moreno, vestido con ropas bordadas con oro y una espada similar a la de los caballeros que combatieron en Las Cruzadas, durante la Edad Media.

Durante la reciente visita del papa Benedicto XVI a México, el cartel decretó una tregua en la guerra contra sus rivales.

Y es que la zona de influencia del grupo coincidió con los sitios que visitó el líder de la Iglesia Católica.

Los Caballeros Templarios controlan el mercado de producción y tráfico de drogas, especialmente marihuana y anfetaminas, en los estados de Michoacán y Guanajuato, así como en parte del estado de México y Guerrero. Mantienen una alianza con la Federación de Sinaloa, especialmente para sostener su disputa contra el cartel de Los Zetas, del que fueron aliados hasta 2006.

De hecho Los Templarios convocaron a combatir a quien sería el sucesor de Heriberto Lazcano Lazcano, “El Lazca”, quien fuera líder de Los Zetas y quien murió en un enfrentamiento con infantes de Marina.

Según la consultora Satratfor, Los Caballeros enviaron a un grupo de sicarios a Monterrey para ayudar al Cartel del Golfo en su guerra por controlar la ciudad.

Líderes actuales:

  • Servando Gómez Martínez, “La Tuta”
  • Dionicio Loya Plancarte, “El Tío”

Líderes capturados o muertos:

  • Nazario Moreno González, “El Chayo” o “El Más Loco”, muerto
  • Jesús Méndez Vargas, “El Chango”, capturado
  • Esteban Hernández Barajas, “La Moneda”, muerto
  • Raymundo Monroy Mendoza, “El Eclipse”, capturadoCartel de Jalisco Nueva Generación

Cártel de Jalisco

Los mexicanos supieron de este grupo cuando se difundió en la página de internet de YouTube un video donde se presentaron como Los Matazetas.

El documento se refería al asesinato de 35 personas, cuyos cuerpos fueron abandonados en una avenida de la ciudad de Veracruz, al sureste de México.

En algunos medios locales se publicó la versión de que podría tratarse de un grupo paramilitar, pero la secretaría de Marina aclaró que, en realidad, los responsables de la matanza eran una banda vinculada a la Federación de Sinaloa, que tenía entre sus objetivos combatir a Los Zetas.

Se trata del Cartel Jalisco Nueva Generación. Algunos especialistas dicen que el grupo surgió en 2007 como una derivación del llamado Cartel del Milenio, formado por los hermanos Valencia, que operaba en Jalisco y Michoacán.

Después de la muerte de Ignacio Coronel, “El Nacho”, el tercero en el mando de la organización de Sinaloa, el cartel de Jalisco virtualmente se independizó, según la consultora Stratfor.

Actualmente tiene presencia en los estados de Jalisco, Michoacán, Colima, Quintana Roo y el puerto de Veracruz.

El grupo Nueva Generación controla la producción de drogas químicas en Jalisco y Colima, aunque su tarea principal es combatir a los grupos de Zetas que pretenden establecerse en el territorio controlado por la Federación de Sinaloa.

El grupo también apoya al cartel del Golfo en su disputa contra el cartel de Los Zetas.

Líderes actuales:

  • Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”

Líderes capturados o muertos:

  • Oscar Nava Valencia, “El Lobo”, capturado
  • Erick Valencia Salazar, “El 85”, capturado
  • Alberto Radillo Peza, “Pancho”, capturado
  • Abundio Mendoza Gaytán, “El Güero”, capturado
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

3 proyecciones económicas para América Latina en 2020 (¿y será un año difícil como 2019?)

Los grandes motores económicos están en problemas, mientras una ola de descontento social recorre la región. Con un telón de fondo de incertidumbre, expertos consultados por BBC Mundo adelantan sus proyecciones para el año que comienza.
Getty Images
2 de enero, 2020
Comparte

El 2019 no fue un año fácil para América Latina y el resto del mundo.

Los tres grandes motores del crecimiento regional, Brasil, México y Argentina, pasaron momentos difíciles y aunque, según las proyecciones, las cosas deberían mejorar este año, el panorama seguirá siendo muy desafiante.

Al bajo crecimiento económico se suma la incertidumbre política que recorre Latinoamérica, además de un contexto internacional marcado por la desaceleración.

En BBC Mundo te presentamos algunas de las proyecciones hechas por analistas y organismos internacionales para el 2020.

1. Bajo crecimiento

Si hay algo que se repite entre los distintos pronósticos para el próximo año es la palabra “decepcionante”.

Pero eso no quiere decir que el 2020 será peor que este año. Al contrario, aunque el crecimiento de la región continuará siendo bajo, al menos será un poco mejor que el de 2019, según los informes de organismos internacionales y analistas entrevistados por BBC Mundo.

“Luego del rápido crecimiento derivado de los altos precios de las materias primas, la región se encuentra en una etapa de bajo desempeño”, le dice a BBC Mundo Martín Rama, economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

“La región no sólo está creciendo más lentamente que otros mercados emergentes, sino también que economías avanzadas mucho más ricas“.

Puerto

Getty Images
El Banco Mundial y el FMI proyectan un crecimiento regional de 1,8%, mientras que la CEPAL anticipa un 1,3% para el próximo año.

Con todo, el Banco Mundial pronostica un alza del Producto Interno bruto (PIB) para 2020 cercano al 1,8%, una proyección similar a la de Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque bastante más alta que la de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, que anticipa un aumento de apenas 1,3%.

Con Argentina sumida en una crisis, Brasil saliendo de una recesión y México con un panorama de estancamiento, las tres mayores economías de América Latina no han logrado despegar.

“Sería fácil atribuir el bajo crecimiento de Latinoamérica solo a las circunstancias externas, pero hay muchas razones internas”, dice Rama.

Varios países de la región llegaron a un alto nivel de gasto público en la época de la bonanza de las materias primas, argumenta, algo que ahora es difícil de sostener.

“Los países han tenido que hacer ajustes fiscales de distintos tipos y es difícil tener crecimiento con un ajuste fiscal fuerte”.

En algunos casos, estos ajustes han dado lugar a “turbulencias que van más allá de lo económico, que son más políticas”, apunta.

Y por otro lado, “lo más desconcertante es que algunos de los países que tenían la mejor performance, como Colombia y Chile, también están enfrentados a tensiones sociales que cuestionan lo que se puede hacer”.

Centro comercial

Getty Images
El escenario externo también ha golpeado con fuerza a América Latina.

Según la CEPAL, el próximo año enfrentará un contexto económico y social “extremadamente complejo” y una desaceleración generalizada.

“A este escenario se suman las crecientes demandas sociales y presiones por reducir la desigualdad y aumentar la inclusión social que han detonado con una intensidad inusual en algunos países de la región”, señaló el organismo en un informe publicado en diciembre.

Grandes movilizaciones populares han estallado en los últimos meses, a lo que se suma una baja demanda agregada externa y mercados financieros internacionales más frágiles.

Entre los factores externos, agrega, influyen en el crecimiento las tensiones comerciales, la desaceleración global, además de la baja en la demanda y los precios de las materias primas que exportan muchos de los países de la región.

“Hemos alcanzado un máximo en el número de desocupados de 25,2 millones de personas. Esta es la parte más preocupante de lo que está sucediendo en la economía”, dijo Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL.

2. Alta incertidumbre política y económica

La ola de protestas que sacudió a la región este año marcó un punto de inflexión.

Aunque por causas muy distintas, en países como Ecuador, Chile, Colombia y Bolivia, la gente salió a las calles para manifestarse contra sus gobiernos.

El equipo de investigación del Economist Intelligence Unit se refiere a América Latina en su informe “Where next and what next for Latin America?” como “la tierra del cacerolazo”, por el rol protagónico que adquirieron este año los movimientos sociales.

“Aunque hay muy pocas cosas en común entre los levantamientos en Chile y Ecuador”, por ejemplo, sí existen algunos “hilos comunes” que conectan las distintas situaciones de estos dos países y de los hechos que han ocurrido en el resto de la región, dice el informe.

Protesta en Colombia

Getty Images
Países como Ecuador, Chile, Colombia y Bolivia fueron escenario de masivas protestas en 2019.

La experiencia común más compartida, argumenta el informe, ha sido “la ardua adaptación a la era posterior al súper ciclo de los commodities“, refiriéndose al boom de las materias primas que le dio un gran impulso económico a la región hasta el 2013.

Pero en la medida que las arcas fiscales comenzaron a vaciarse, los gobiernos tuvieron que ajustarse el cinturón, aplicando medidas de austeridad o cautela en el gasto público en un contexto de estancamiento económico.

Eso resultó ser “una mezcla tóxica” que gatilló frustración social y protestas en la región.

Con ese panorama, el equipo de analistas proyecta para 2020 “un alto riesgo de contagio de las protestas”.

Además anticipan una “posibilidad fuerte de que 2020 sea otro año volátil para América Latina”, en un contexto en que las manifestaciones de este año ha tenido éxito en conseguir concesiones por parte de los gobiernos.

Protesta en Chile

Getty Images
Analistas proyectan que los efectos de las tensiones sociales continuarán en 2020.

En diálogo con BBC Mundo, Alberto Ramos, director general para América Latina del banco de inversión y servicios financieros Goldman Sachs, dice que el panorama para 2020 no es muy alentador.

“El próximo año Latinoamérica tendrá bajo crecimiento, baja inflación y bajos retornos”.

Con Venezuela en crisis, Argentina en recesión, México débil y Brasil creciendo un poco más de 2%, “habrá una mejoría modesta en la región, pero nada espectacular. Aún muy lejano de lo que se necesita”, apunta Ramos.

El economista dice que el crecimiento económico regional en los últimos siete años ha sido muy débil.

“Por eso hay tanto descontento en la región. Las sociedades se están cansando porque no han visto progreso económico o social en los últimos siete años”, argumenta.

“Y no esperan que esa realidad sea mejor en el futuro. Además la gente no confía en las estructuras políticas y han visto constantes niveles de corrupción e impunidad”.

Su pronóstico para 2020 es un crecimiento económico de 1,7%.

Manifestante en Bolivia

Getty Images
“La percepción de injusticia en la distribución de la riqueza ha aumentado”, dice el Informe de Desarrollo Humano de la ONU.

Otros análisis sobre el futuro latinoamericano proyectan que la inestabilidad continuará, principalmente por la concentración de los recursos.

La región “corre el riesgo de sufrir mayores crisis sociales e inestabilidad política por la desigualdad que arrastra”, advierte el Informe de Desarrollo Humano (IDH) del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Esta situación, agrega, ha provocado un mayor descontento de amplios sectores que reclaman un mejor acceso a servicios básicos y una mejor calidad en educación, salud, transporte y pensiones.

“La percepción de injusticia en la distribución de la riqueza ha aumentado”, advierte el informe.

3. Los tres grandes motores van a paso lento

Las tres mayores economías de la región, Brasil, México y Argentina, han estado en problemas, pero poco a poco están tratando de dar vuelta la página y dejar atrás este 2019 lleno de complicaciones.

A diferencia de otros economistas, Marcos Casarín de la consultora británica Oxford Economics, tiene un cierto grado de optimismo, en medio de un panorama lleno de nubes.

“Tengo la sensación de que lo peor quedó atrás”, le dice a BBC Mundo.

“El 2020 será mejor que este año, pero aún no llegará a su potencial”. (La proyección de crecimiento regional del equipo de investigación es de un crecimiento de 1,5%).

Extracción de petróleo en México.

Getty Images
Oxford Economics proyecta que México no tendrá recesión.

Brasil y México, explica, pasaron por importantes transiciones políticas, mientras que Argentina volvió a la recesión.

En el resto de la región, la política también se tomó el centro del escenario en países donde la gente salió a las calles a manifestarse.

Su proyección es que habrá menos eventos de envergadura en 2020, “especialmente en relación a la política doméstica”.

Y con menos shocks, agrega, “esperamos que el crecimiento finalmente repunte un poco más firme”.

Reales

Getty Images
Brasil crecerá más rápido que México, pero aún no se recupera de los años de recesión.

Por países, estos son algunos de los pronósticos de Oxford Economics:

  • Brasil crecerá más rápido que México por segundo año consecutivo
  • México se escapará de la recesión y el peso se estabilizará
  • La reestructuración de la deuda en Argentina implicará recortes
  • Entre las economías más grandes, Colombia será la que crecerá más rápido
  • Chile no caerá en recesión, pero el peso se mantendrá débil
  • Ecuador seguirá vinculado al Fondo Monetario Internacional pese a la oposición
  • El crecimiento Boliviano será inferior al 4%
Manifestación en Argentina

Getty Images
Aunque 2020 será menos duro que 2019, los pronósticos indican que Argentina seguirá en recesión.

Otra importante consultora británica, Capital Economics, también prevé que habrá una recuperación regional en 2020, “pero no tan fuerte como muchos piensan”.

El equipo de investigación proyecta un crecimiento de solo 1,3%.

Estos son algunos de sus pronósticos para el próximo año:

  • El riesgo político se mantendrá elevado. Es probable que las repercusiones económicas de los cambios y los eventos políticos de 2019 continúen en 2020.
  • México solo crecerá apenas alrededor del 0,5% y las tasas de interés no bajarán tanto como muchos esperan
  • Argentina impondrá fuertes reducciones en los pagos a los acreedores privados. El plan de reestructuración de deuda “no es realista”.
  • Brasil crecerá más que este año, pero eso no es suficiente para garantizar una subida en las tasas de interés. Y es probable que el riesgo político aumente en 2020.
Personas caminando (genérica).

Getty Images
El equipo de investigación de la consultora británica Capital Economics proyecta un crecimiento de solo 1,3% para la región.

Pese a que en general lo pronósticos no son particularmente optimistas, si hay algo en lo que todos coinciden es que 2020 no será más duro que 2019.

Y eso, al menos, no deja de ser un poco de luz en medio de las sombras.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QN3TGUy8GZI

https://www.youtube.com/watch?v=chiWVxreqhU

https://www.youtube.com/watch?v=e7iqwokK-xg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.