En el periodismo, “no hay historia que valga la vida”
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

En el periodismo, “no hay historia que valga la vida”

Cuatro periodistas latinoamericanos, maestros de la Fundación Gabriel García Márquez, hablan de las agresiones que sufren los periodistas en México y la cobertura que desde su experiencia se debe hacer del narcotráfico.
Por Francisco Sandoval Alarcón
12 de octubre, 2012
Comparte

Ofrenda a los periodistas asesinados en Veracruz en meses pasados. // Foto: Cuartoscuro

Las agresiones a los periodistas y a la libertad de expresión en México, así como el tipo de cobertura periodística que se podría hacer ante problemas complejos como son el narcotráfico y la delincuencia organizada, fueron las preguntas que Animal Político hizo a cuatro periodistas narrativos y de investigación en América Latina, quienes actualmente forman parte del equipo de maestros en periodismo en la Fundación Gabriel García Márquez.

Los cuatro fueron entrevistados al término del segundo día del encuentro “Nuevos Cronistas de las Indias 2”, que organiza Conaculta y la Fundación Gabriel García Márquez, con 80 autores, editores y promotores del periodismo narrativo en Iberoamérica.

Se trata de Héctor Feliciano, escritor y periodista puertorriqueño; Mónica González, periodista chilena y directora del Centro de Investigación Periodística; Cristian Alarcón, periodista chileno-argentino y director de la revista Anfibia y Alberto Salcedo Ramos, periodista colombiano.

Todos con una visión diferente sobre las agresiones y amenazas que acechan a la prensa en México, pero con recomendaciones muy claras del tipo de cobertura periodística que nos ayudaría a atender, de una mejor manera, el problema tan complejo que se tiene en el país por el narcotráfico.

Pasa el mouse sobre los símbolos para más información de los entrevistados.

Héctor Feliciano

¿Cuál es tu visión sobre las agresiones que sufre la prensa en México?

“Da la impresión que poco a poco va corroyendo el sistema de periodismo. Donde a fuerza de muertes y asesinatos la gente va inhibiéndose. En donde se van cediendo espacios por la violencia y por el temor”.

“Hay que tomar en cuenta que no hay historia que valga la vida. Hay que ser sensatos como periodistas, hay que saber hasta dónde vale la pena ir”.

“Un corresponsal de guerra, por ejemplo, tiene líneas, hay un frente, una retaguardia, hay dos ejércitos, comandos generales, hay todo una estructura, mientras en una violencia cómo la que está viviendo México no hay nada eso. Lo que hay son alianzas y fidelidades de tus fuentes”.

“Eso hay que saberlo y tenerlo claro. No es lo mismo ser un corresponsal de guerra, que ser periodista en un lugar donde hay una especie de lucha de bandas mafiosas. Se parecería más en todo caso a una guerra civil”.

¿Consideras que la crónica puede ser una herramienta que le permita al periodista disminuir riesgos en contextos como el de México?

La crónica es una herramienta para poder abarcar esa realidad disparatada. Donde se dice que se cree que se asesina a un narcotraficante, pero luego sucede que se roban el cadáver. Ahí lo que cabe es investigar. Consultar los informes del médico forense, los informes de las autoridades policiacas, que le den sustento a una crónica”.

“En una sociedad donde están ocurriendo tantos asesinatos el deseo de estar en la actualidad es muy grande, la crónica siempre necesita espacio de reflexión, tiempo, la crónica no puede competir con la actualidad, pero si puede darte una idea mucho más profunda de la realidad”.

“Los editores deben de estar conscientes de que hay que invertir ese tiempo y tal vez no dejarse tentar tanto por la actualidad. La crónica nos ayuda a atender la realidad y en un lapso de tiempo más largo”.

Mónica González


¿Cuál es tu visión sobre las agresiones que sufre la prensa en México?

“El periodismo es fundamental para parar la máquina de muerte. No hay otro instrumento más importante para la ciudadanía que el periodismo”.

“Está comprobado que los gobiernos son ambivalentes, están permeados por el narcotráfico y es necesario hablar de las policías. Entonces nos queda el periodismo como un arma super importante para parar esa máquina. Eso requiere nuevas estrategias, dejar los egos a un lado y diseñar una estrategia de verdad”.

“Una estrategia que permita evidenciar quienes son los que permiten la impunidad de los narcotraficantes. Con quienes se mueven, desde abajo hacia arriba, pero también hay que preocuparse y preguntar a dónde van los dineros destinados a las víctimas y que manejan los ONG’s. Hay mucho dinero que no se sabe en lo que se está gastando”.


¿Consideras que la crónica puede ser una herramienta que le permita al periodista disminuir riesgos en contextos como el de México?

Una crónica bien investigada permite revelar quienes son los soldados del narcotráfico. Quienes son colaboradores en la justicia. Quienes son sus socios en los gobiernos locales y en los medios de comunicación”.

Cristián Alarcón

¿Cuál es tu visión sobre las agresiones que sufre la prensa en México?

“La percepción de todo el gremio de América Latina es de una altísima preocupación. Lo que nos resulta muy difícil saber es cómo nosotros podemos ayudar desde afuera. Creo que esa es una pregunta que ni las organizaciones de periodistas, los sindicatos de prensa, ni las universidades que enseñan periodismo, se han hecho”.

“Me sorprende lo poco articulada que está la ayuda internacional. Varios colegas somos solidarios con los periodistas que conocemos. Desde algunos portales, como Cosecha Rojacreamos una sección especial para poder comunicar lo que les pasa a los colegas periodistas del interior de México”.

No conozco el alcance de las medidas de protección implementadas por el gobierno pero es evidente que no son suficientes, que existe una  indefensión total. Eso también hace evidente que esta democracia es de una enorme imperfección. Que hay grandes territorios donde pareciera que no hay control del estado y eso significa el sufrimiento de miles y miles de ciudadanos, entre ellos los periodistas”.

El cadáver de un periodista habla de una tragedia personal íntima y familiar. Allí hubo una familia que fue perjudicada hasta la ruina moral, pero también habla de una sociedad que sufre cotidianamente de la violencia. Se trata de una responsabilidad tanto de la sociedad, la comunidad internacional y el estado mexicano”.

¿Consideras que la crónica puede ser una herramienta que le permita al periodista disminuir riesgos en contextos como el de México?

“No estoy seguro si el escribir crónicas garantice mayor seguridad o menos vulnerabilidad. Creo que la crónica nos habilita a unas lecturas más complexas y esas lecturas necesariamente nos ayudan a pensarnos”.

Las ciudades no se pueden pensar con cuenta de muertos, no se pueden pensar con la noticia instantánea, no se pueden pensar con las televisoras que tenemos”.

“Quizá la crónica es una de las herramientas para que las sociedades se puedan ver, se puedan analizar, se puedan mirar de manera autocritica. Soy muy optimista, porque me ha tocado abordar temas de violencia y uno aprende optimismo cuando ve que la gente sale de las situaciones más atroces y a pesar de todo sigue adelante. Creo que hay varios movimientos de organizaciones de la sociedad civil mexicana que van en ese sentido y creo que los medios deben de prestar atención de cómo deben organizarse en búsqueda de la paz”.

Alberto Salcedo Ramos

¿Cuál es tu visión sobre las agresiones que sufre la prensa en México?

“Me sorprende la similitud que existe entre lo que México está viviendo y lo que nosotros en Colombia vivimos por allá en la década de los ochenta y parte de los noventas”.

“Me asombra que de alguna manera el periodismo va a remolque de la situación determinada por el narcotráfico para bien o para mal”.

“Creo que cuando hay mucha cercanía con el problema hay poca capacidad de verlo en perspectiva. Las grandes historias periodísticas sobre el narcotráfico en Colombia comenzaron a surgir cuando tomamos una mayor distancia con el fenómeno. Pero también los grandes análisis y la exploración sociopolítica del problema”.

“Lo que yo veo en México es que hay una actitud de querer sacar historias de este problema pero casi  debajo de las piedras. Pienso que se requiere de mayor perspectiva para ver el problema. No se trata de ver el fenómeno desde lo coyuntural o a través de una serie de acciones violentas del momento”.

“Debemos tratar de explicar más allá de la muerte del día y hay que comenzar a preguntarse la forma en que ese fenómeno va a impactar a la sociedad”.

¿Piensas que existen mala prácticas que ponen en riesgo a un periodista?

“Hay un dicho que tenemos en Colombia  que es dar papaya. Dar papaya es ofrecerse como blanco fácil, no cuidarse. Si yo me subo al ring a pelear como Mike Tyson eso es dar papaya. No tengo ninguna posibilidad de pelear contra él. Lo que nosotros decimos además es que en Colombia hay 11 mandamientos y no 10 como lo dice la Biblia. El 11 es precisamente no dar papaya”.

“Creo que cuando un periodista da papaya es que se va de manera temeraria a explorar temas del narcotráfico sin las garantías suficientes para hacer su trabajo en condiciones ventajosas o seguras”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Perseverance en Marte: por qué sería una buena noticia que no descubriera vida en el planeta rojo

Si la misión no encontrara indicios de vida, muchos lo verían como un fracaso. Sin embargo, disponer de un planeta en el que la vida pudo haberse detenido en sus inicios ayudaría a responder otras preguntas clave, según un experto en astrobiología.
12 de marzo, 2021
Comparte

El 18 de febrero de 2021 aterrizó en el cráter Jezero de Marte el rover Perseverance, que estudiará la composición de rocas, el subsuelo y el clima.

Este fue el primer éxito de la misión Mars 2020 y su desarrollo contó con participación española: MEDA es una estación ambiental desarrollada por el Centro de Astrobiología (CSIC-INTA).

La llegada de Perseverance ha avivado el debate sobre si hay o hubo vida en Marte, y su habitabilidad presente o pasada.

Habitabilidadno quiere decir que los humanos podamos construir una casa allí, sino que define las condiciones geoquímicas y ambientales favorables para el origen y evolución de la vida.

Entre los objetivos de la misión está estudiar la habitabilidad y la búsqueda de evidencias de vida microbiana antigua.

Hoy en día, por lo que sabemos, es improbable que en Marte haya vida. Pensemos en la de nuestro planeta: durante la mayor parte de su historia, la Tierra estuvo habitada solo por microorganismos.

La evolución necesitó unos 3.400 millones de años para que surgieran plantas y animales. Tiene sentido asumir que, de haber existido vida en Marte, esta era microbiana.

En la exploración espacial tomamos como referencia la vida terrestre actual, pues no conocemos otra. El inconveniente es que, si no se ven evidencias de vida marciana (algo probable), nos preguntaremos si es porque no sabemos qué buscar exactamente.

¿Qué evidencias de vida buscamos?

La ubicación del Perseverance no es casual. Si queremos buscar evidencias de vida, debemos ir a un sitio favorable.

En el cráter Jezero podría haber estado ese lugar: el delta de la desembocadura de un río.

Pero, que haya evidencias de que el agua formó paisajes familiares, con sus ríos y valles, no implica que haya habido vida. Hay que buscar las evidencias.

Cauce seco de un río en el cráter Jezero

Mars Express/ESA/DLR/FU-Berlin
Zona de operaciones de Perseverance en el cráter Jezero. El cauce seco del río se ve en la parte superior izquierda, con el abanico de sedimentos del delta en su desembocadura. Mars Express/ESA/DLR/FU-Berlin

Para la búsqueda, el Perseverance está equipado con SHERLOC, un instrumento capaz de encontrar moléculas orgánicas.

Sin embargo, debemos diferenciar entre “molécula orgánica” y “biofirma orgánica” o “biomarcador”.

Las moléculas orgánicas podrían ser un indicio de vida, pero, cuidado: en realidad, pocas lo son. A estas las llamamos biomarcadores.

Para entenderlo, pensemos en el petróleo. En los años 1930 el origen biológico del petróleo se debatía, hasta que el químico Alfred Treibs descubrió porfirina en los combustibles fósiles. Esta deriva de la clorofila y no podemos explicar su presencia sin la vida. Así, estudiando los biomarcadores (compuestos cuyo origen solo podemos atribuir a la vida), sabemos que el petróleo es lo que queda de ecosistemas de hace millones de años.

Si SHERLOC encuentra moléculas orgánicas, debe evaluarse si son biomarcadores válidos.

El problema es que ello implica asumir que el metabolismo terrestre es universal. Por ejemplo, si en Marte nunca hubo fotosíntesis con clorofila, nunca encontraremos la porfirina de Treibs como biomarcador.

Los minerales también pueden ser biofirmas:

Cristal de formiato de calcio del Lago Alkali en Oregon, Estados Unidos

Gentileza C. Menor Salvan
Formiato de calcio del Lago Alkali en Oregon, Estados Unidos.

Recogimos estos cristales de formiato, un compuesto orgánico, en un lago salino similar a los que pudo haber en Marte.

El (improbable) hallazgo de estos cristales en Marte tendría gran impacto y en las redes sociales se extendería la idea de que hubo vida.

A diferencia de la porfirina, el formiato puede ser abiótico y no es un biomarcador. Sabemos que lo es, porque la verdadera biofirma es el desequilibrio químico con los otros componentes del lago.

El estudio de biofirmas es difícil y requerirá el transporte de muestras a la Tierra.

¿Y si no se encuentran evidencias de vida?

Desde el punto de vista de la publicidad y la financiación, buscar indicios de vida es una buena estrategia. Es menos mediático, pero, que en Marte no haya vida, ni la haya habido, también sería una buena noticia.

Si Perseverance no encuentra indicios de vida, el público podría verlo como un fracaso. Sin embargo, la exploración de Marte siempre es un éxito, tanto por el conocimiento que nos aporta, como por las tecnologías derivadas.

Disponer de un planeta en el que se reunieron las condiciones que (pensamos) propiciaron la vida, pero que esta se haya detenido en su inicio, sería un escenario único para entender el origen de la vida terrestre.

No es una idea descabellada. El rover Curiosity encontró materiales que pudieron ser claves en el origen de la vida, formando un escenario intacto durante millones de años, libre de los cambios provocados por una potencial biosfera marciana.

Rocas de fosfato, meteoritos de hierro y vetas con sulfatos encontrados en Marte por el rover Curiosity

NASA/JPL-Caltech/LANL/CNES/IRAP/LPGNantes/CNRS/IAS
Rocas de fosfato (A), meteoritos de hierro (B) y vetas con sulfatos (C) encontrados en Marte por el rover Curiosity. Todos juntos son ingredientes para el origen de la vida. NASA/JPL-Caltech/LANL/CNES/IRAP/LPGNantes/CNRS/IAS/MSSS

Es probable que no se encuentren evidencias de vida en Marte, y la pregunta seguiría sin respuesta (la ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia).

Pero, si tomamos la idea de que en Marte nunca proliferó la vida, podríamos centrarnos en las condiciones que, pensamos, debieron darse para su origen.

Si lo que encontremos encaja, ¿por qué no evolucionó la vida? ¿Faltaba algún ingrediente? ¿La dinámica de Marte no lo permitió? ¿Proliferó un tipo de vida distinto? Junto con el trabajo de laboratorio y lo que sabemos sobre nuestro planeta, quizá podríamos entender cómo empieza la vida y su evolución.

Si en Marte hubiera existido vida avanzada (y los ecosistemas bacterianos lo son), las preguntas sobre el origen de la vida seguirían abiertas. Sin embargo, un Marte sin vida podría ser la gran oportunidad para conocer nuestro propio origen.

*Este artículo se publicó originalmente en The Conversation. Puedes ver los vínculos a los estudios científicos y leer la versión original aquí.

César Menor-Salván es doctor en bioquímica y astrobiología, y profesor del Departamento de Biología de Sistemas en la Universidad de Alcalá.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dMEho2ZcVtE&t=3s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.