Más esclavos que nunca, pero más cerca de acabar con la esclavitud
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Más esclavos que nunca, pero más cerca de acabar con la esclavitud

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ésta puede ser erradicada en los próximos 30 años.
Por Melissa Hogenboom BBC
30 de octubre, 2012
Comparte

Gráfico: Mariana Hernández Animal Político

En la actualidad hay más personas sometidas a regímenes de esclavitud que nunca antes en la historia de la humanidad, pero expertos creen que el trabajo esclavo puede ser erradicado en los próximos 30 años.

El número de personas que viven en estado de esclavitud -27 millones de personas- es más del doble que el número total que se estima salió de África durante el auge del comercio de esclavos, sostiene el investigador Kevin Bales de la organización no gubernamental (ONG) Free the Slaves.

Los registros de los barcos permiten saber que alrededor de 12,5 millones de esclavos fueron transportados hacia América y el Caribe desde África desde el siglo XVI hasta que se prohibió el tráfico de personas en el año 1808.

Bales afirma que entre las causas de la alarmante cifra actual se encuentran el veloz aumento de la población, la pobreza y la corrupción.

Mucha gente cree que la esclavitud pertenece al pasado, pero aún existe y se manifiesta de diversas maneras: tráfico sexual o de mano de obra, o el trabajo forzado vinculado a deudas por pequeños préstamos.

El periodista de investigación Ben Skinner ha viajado por todo el mundo documentando estos casos. En el norte de India, entrevistó a mineros que están obligados a trabajar en una cantera para pagar deudas abusivas.

“No se escapan porque temen la extraordinaria violencia del contratista de la cantera que los somete por pequeñas deudas”, cuenta Skinner en declaraciones a la BBC.

“En este mundo, el contratista es como un dios”, dice el periodista, que cree que la esclavitud aún persiste en nuestros días por culpa de estos círculos de dependencia.

Pero mientras los países en vías de desarrollo tienen el mayor número de trabajadores esclavos, los países desarrollados con sólidas leyes de derechos humanos también fallan a la hora de atacar este problema, asegura el especialista Bales.

Razones para el optimismo

EL presidente de Estados Unidos Barack Obama describió recientemente la esclavitud moderna.

“Es la que sufre el inmigrante que no puede pagar la deuda con el traficante, que llega aquí con la promesa de un trabajo y le secuestran sus documentos. Es la que sufre la joven golpeada que obligan a trabajar en las calles”, dijo.

Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos gasta miles de millones para investigar y evitar los homicidios, pero sólo dedica una pequeña fracción a combatir el trabajo esclavo, dice Bales, a pesar de que “hay muchos más esclavos que homicidios en EE.UU.”

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que 20,9 millones de personas son víctimas de trabajo forzado, pero esta cifra no incluye la esclavitud.

Sin embargo, según esta institución, la esclavitud -ilegal en todo el mundo- puede erradicarse por completo.

Beate Andreas, responsable de un programa especial de la OIT, señala que existe un movimiento creciente contra el trabajo esclavo.

“Aún no hemos alcanzando el punto de inflexión, pero es mucho más difícil hoy en día que empresas y países puedan tolerar o promover impunemente el trabajo forzado”, sostiene Andreas.

“Hay razones para el optimismo. Hemos visto un gran cambio en los últimos años en términos de legislación y mejor regulación.”

“Hay una señal clara de que cada vez más compañías están tomando conciencia y de que cada vez más gobiernos están dispuestos a emprender acciones para combatir el trabajo esclavo. Si conseguimos que un grupo grande y crucial de líderes mundiales se comprometa a hacer algo, podemos erradicarlo”.

Por su parte, Kevin Bales destaca que hubo un tiempo en que las autoridades policiales sabían qué hacer ante un camión llego de drogas, pero carecían de procedimientos claros para actuar ante un camión lleno de personas.

Pero, según este investigador, esto también está cambiando.

El protocolo antitráfico de Naciones Unidas menciona acción legal, protección y prevención.

Cómo prevenir

El grupo de presión Stop de Traffik se centra en la prevención. En Kirguistán, por ejemplo, trabaja con niños de la calle para enseñarles a evitar el reclutamiento en redes que los obliguen a pedir limosna o a robar.

El comercio también puede intervenir al promover el boicot a productos fruto del trabajo frozado o esclavo.

Algunas grandes empresas de ropa dejaron de comprar algodón recolectado de forma frozosa en Uzbekistán, y el año pasado el Parlamento Europeo rechazó un acuerdo comercial con este país por el uso de trabajo infantil.

En Brasil, un plan nacional antiesclavitud introdujo en 2003 cambios en las leyes de regulación laboral que permitieron la liberación de miles de trabajadores sometidos.

A partir de entonces los empleadores entran en una “lista negra” oficial -que ya incluye a 300 compañías e individuos- si se descubre que utilizan trabajo esclavo.

Estos son algunos de los factores que alimentan el optimismo de los activistas.

“Se estima que el trabajo esclavo aporta U$40 mil millones en la economía global. Aunque eso es mucho dinero, representa la parte más pequeña que jamás produjo. 27 millones es mucha gente, pero en proporción a la población mundial, y teniendo en cuenta la historia, es también la fracción más pequeña.”

“La esclavitud está al borde de su extinción, si le damos el empujón necesario. Pero necesitamos que los gobiernos trabajen juntos y refuercen sus leyes, y eso puede hacerse en 20 ó 30 años”, concluye Kevin Bales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Aborto en América Latina: ¿puede la legalización en Argentina impulsar un cambio en toda la región?

Las activistas a favor del aborto en América Latina aseguran que la discusión no debería ser sobre el apoyo o la oposición al aborto, sino centrarse en la salud de la mujer.
7 de marzo, 2021
Comparte

Cuando el Congreso de Argentina votó para legalizar el aborto hasta la semana 14 de embarazo, Renata (no es su nombre real) se sintió emocionada.

“Qué genial”, recuerda haber pensado la joven de 20 años del norte de Brasil a finales de diciembre. Renata, estudiante y trabajadora de un supermercado, vio el cambio en Argentina como el inicio de algo nuevo en América Latina, donde el aborto es mayoritariamente ilegal.

Renata no pensó mucho en el tema hasta una semana después, cuando descubrió que ella misma estaba embarazada. Luego, relató, sintió que “su mundo colapsaba”.

“Bajo ninguna circunstancia podría tener al bebé”, me dijo, y me explicó que en la ciudad donde vive es imposible conseguir trabajo, más aún en el contexto de la pandemia. Renata tenía además la certeza de que en su trabajo la darían de baja con un salario menor si contaba la noticia a su jefe.

“Todo tiene que estar bien para traer un niño a este mundo”, afirmó. La joven agregó que después de haber visto a su madre criar a dos niños sola, nunca quiso tener que pasar por eso.

Mujeres en Argentina con un gran pañuelo verde que dice "Aborto legal, seguro y gratuito"

Reuters
Argentina se sumó en diciembre a la lista reducida de países en América Latina en los que el aborto es legal.

Pero Renata tenía pocas opciones.

El aborto está prohibido en Brasil a menos que el embarazo sea resultado de una violación, la vida de la madre esté en peligro o el feto sea anencefálico, una condición poco común que impide el desarrollo de parte del cerebro y el cráneo.

Renata decidió que viajaría a Colombia. Si bien las restricciones allí son similares a las de Brasil, la interpretación de la ley es más amplia y, por lo tanto, es más fácil acceder a abortos legales.

La joven incluso había pedido dinero prestado para pagar el vuelo, que iba a ser su primer viaje al extranjero.

Pero Colombia prohibió los vuelos desde Brasil debido a una nueva variante de covid-19 detectada en Manaos.

“Empecé a llorar”, recordó Renata. “Era mi última esperanza, estaba inconsolable”.

Ahora, con la ayuda de una organización benéfica llamada “Milhas pela vida das mulheres” (Millas por la vida de las mujeres), mediante la cual las personas donan millas aéreas para ayudar a mujeres a acceder a abortos seguros en el extranjero, Renata viajará a la Ciudad de México, donde el aborto durante las primeras 12 semanas de embarazo es legal.

“Es la mejor decisión para mí”, aseguró sin vacilar.

Poderoso movimiento por los derechos de las mujeres

Solo en Brasil, se estima que un millón de mujeres acceden a abortos clandestinos cada año. Los únicos lugares donde los abortos son legales actualmente en América Latina son Uruguay, Cuba, Guyana y partes de México. Y ahora, por supuesto, Argentina.

Muchas activistas proaborto esperan que el cambio de ley en Argentina presione a otros países para que sigan el ejemplo.

En Argentina, quienes apoyaron la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito lucían un pañuelo verde.

Es un símbolo que desde entonces ha sido adoptado por muchas otras activistas en la región. El pañuelo representa la resistencia pacífica de un creciente movimiento por los derechos de las mujeres que asegura que la sociedad debe cambiar.

Mujeres en Argentina muestran sus pañuelos verdes

Reuters
El símbolo del pañuelo verde usado en Argentina ha sido adoptado por muchas otras activistas en la región.

Debora Diniz, profesora de antropología de la Universidad de Brasilia, señaló que es inusual que un símbolo se extienda a otros países de esta manera.

“Tradicionalmente, América Latina no opera de esta manera”, afirmó la destacada activista feminista.

Era una región colonizada, que miraba mucho más al norte global. Y ahora nos miramos los unos a los otros. Incluso un país que se entiende a sí mismo como un continente, como Brasil, está usando el pañuelo verde para representar las causas de las mujeres”.

El conservadurismo y la Iglesia

Pero América Latina está profundamente dividida. Es una región donde reinan la religión y el conservadurismo.

Si bien Argentina avanzó en una dirección en diciembre, un mes después, el Congreso de Honduras agregó una prohibición del aborto a su Constitución, lo que hace que sea más difícil que nunca legalizar el procedimiento en el futuro.

Por tanto, no es un camino sencillo.

Mujeres en Honduras protestando contra la la incorporación a nivel constitucional de la prohibición del aborto

Reuters
Grupos de mujeres salieron a las calles en Honduras para protestar contra la incorporación a nivel constitucional de la prohibición del aborto.

“Cuando se aprobó la ley en Argentina, la gente en Honduras comenzó pensar si la presión para legalizar el aborto se extendería en la región y tal vez habría un cambio aquí”, afirmó Álvaro Hernández de “Ola Celeste”, un grupo antiaborto que respaldó el cambio a la Constitución.

“Honduras es un país cristiano y el aborto no ha sido un tema de debate a nivel local”, aseguró. Aunque la Iglesia puede ser muy influyente en Honduras, algunos grupos de mujeres salieron a las calles para protestar contra la prohibición del aborto.

En Argentina, muchos observadores dieron crédito al presidente de centroizquierda Alberto Fernández por contribuir a impulsar la legalización del aborto.

Pero en el vecino Brasil, el presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro condenó la medida argentina, y los grupos conservadores siguen siendo fuertes.

No creo que vaya a ser tan fácil legalizar el aborto en Brasil“, señaló Celene Salomão, activista del capítulo de São Paulo de “40 Días por la Vida”, una campaña religiosa internacional contra el aborto.

Salomão opina que los senadores en Argentina “fueron sometidos a mucha presión” de grupos de izquierda para legalizar el aborto. Pero cree que el presidente Bolsonaro se mantendrá firme sabiendo que cuenta con el respaldo de grupos religiosos.

“Muchos brasileños son cristianos, no solo católicos sino también de otras denominaciones, y todos estamos en contra”.

Chile impulsa el cambio

En Chile, el presidente de derecha Sebastián Piñera también dejó en claro que se opone a un cambio en la ley, aunque en enero, a raíz de la decisión de Argentina, el Congreso comenzó a debatir la despenalización del aborto en las primeras 14 semanas de embarazo.

Uno de los temas que une a las activistas proaborto es el argumento a favor del acceso seguro.

Las activistas afirman que la discusión no debería ser sobre el apoyo o la oposición al aborto, sino centrarse en la salud de la mujer.

Y argumentan que las mujeres se someterán a abortos, sean legales o no, por lo que permitirles el acceso legal a la interrupción será más seguro y reducirá el número de muertes como resultado de abortos clandestinos.

La Dra. Karla Figueroa de la clínica GineClinic en México dice que desde que se despenalizó el aborto en la Ciudad de México, ninguna mujer ha muerto por este procedimiento.

“Eso es lo más importante en términos de salud pública”, agregó.

Pancarta en Argentinca que dice "Ni una muerte más por aborto clandestino"

Getty Images
Para muchos, el debate debe centrarse en la salud de la mujer. Desde que se despenalizó el aborto en la Ciudad de México ninguna mujer ha muerto por este procedimiento, afirmó la Dra. Karla Figueroa.

Y es un mensaje que se extiende por toda la región.

“El ángulo de la vida y la salud de las mujeres está muy presente en la discusión en Colombia”, afirmó Mariana Ardila, abogada de la organización Women’s Link Worldwide.

Ardila está haciendo campaña para eliminar la criminalización del aborto y asegurar que las mujeres que se someten a abortos y los equipos médicos que los realizan no sean procesados.

“El derecho penal es en realidad el peor instrumento en este caso y tiene muchas consecuencias como imponer un estigma y generar miedo entre el personal sanitario”, señaló.

Activistas a favor del aborto en la región aseguran que la legalización en Argentina ha galvanizado su lucha.

“Espero que el cambio en Argentina sirva como un punto de inflexión”, afirmó la Dra. Figueroa en la Ciudad de México.

Para Debora Diniz, la decisión argentina proporciona una mayor motivación.

“En Brasil, tenemos algunas de las feministas negras más activas y vibrantes de la región”, afirmó.

“Tenemos un feminismo diverso, y tal vez algo salga de él”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dC7xjJ7eIBk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.