Responde Fernando Escalante a Volpi: "Premiaron a un tramposo"
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Responde Fernando Escalante a Volpi: "Premiaron a un tramposo"

Fernando Escalante, investigador y catedrático de El Colegio de México, contestó en una carta al texto que escribió Jorge Volpi en defensa del Premio FIL, el cual fue otorgado al escritor peruano Alfredo Bryce Echenique, acusado de plagio.
8 de octubre, 2012
Comparte

El investigador y catedrático Fernando Escalante contestó en una carta al texto de Jorge Volpi, quien defendió que se otorgara el premio FIL a Alfredo Bryce Echenique.

El jurado del Premio FIL, del que forma parte Jorge Volpi, decidió premiar a un escritor que utiliza habitualmente el plagio y, a pesar de que lo sabía, optó por simular que esto no forma parte de su trayectoria. Con esta decisión, el jurado consagra una de las prácticas más repugnantes de la nueva industria de la literatura, responde Fernando Escalante, investigador y catedrático de El Colegio de México, al texto que escribió Jorge Volpi en defensa del Premio.

Escalante Gonzalbo, en carta enviada a Animal Político, responde también a las alusiones personales que contiende el texto de Volpi.
Lee aquí la carta completa:

Jorge Volpi cree o finge creer que basta con que no se diga que a Bryce se le premió por sus plagios para que los plagios no tengan ninguna importancia (es muy divertido el énfasis de su texto: “Bryce fue reconocido por sus cuentos y sus novelas (el periodismo no se enumera)”. Y para dejarlo claro lo compara con Günther Grass y Álvaro Mutis (ya puestos, ¿por qué no con Dante?). Eso sin darse cuenta, o fingiendo no darse cuenta de que a diferencia de los otros, los delitos de Bryce se refieren a su oficio de escritor, y por lo tanto son relevantes para valorar su figura como escritor: son páginas, muchas páginas que ha firmado y publicado con su nombre en varias revistas y en libros, y no una vez ni dos, sino docenas de veces, durante años. El plagio ha sido absolutamente habitual para Bryce –para la obra literaria de Bryce, para el escritor que es Bryce. Es infantil (o indecente, usted escoja) simular que no existe la parte que a uno no le gusta,la parte inmoral, indecente, tramposa, de Bryce Echenique como escritor. Y lo repito otra vez, por si acaso: la parte indecente y tramposa de Bryce Echenique como escritor.

​Ecuánime, dice Volpi que “el Premio FIL decidió no pronunciarse –no avalar ni condenar—las acusaciones de plagio…” Porque no es su función “erigirse en jurado criminal”. Y uno está por ponerse a llorar emocionado cuando cae en la cuenta de que nadie les había pedido que se pronunciasen sobre eso, ni que se erigiesen en jurado criminal, porque los plagios son absolutamente indudables, y ya han sido condenados. Decir que no se pronuncian es un modo oblicuo de pronunciarse –y decir que la sentencia les trae sin cuidado y que los plagios no les importan. Contra lo que dice Volpi, las “razones del jurado” no fueron expresadas “con absoluta transparencia”, porque no se dijo, ni se ha dicho, que sabían de los plagios y que les parecía que era algo insignificante. Si es así, dígalo señor Volpi, y exprese con absoluta transparencia su opinión –y deje el escondite de lo que no se dijo.

​En el párrafo del autogol dice Volpi que la prensa podría titular: “Premio FIL a plagiario”, pero que ellos, el jurado, querrían que se titulase: “Premio FIL a un clásico…” Entiendo que lo prefieran, pero yo me quedo con el primer titular. No sólo es cierto, mientras que el otro es dudoso, sino que además captura lo más importante de la decisión –que es consagrar las prácticas más repugnantes de la nueva industria de la literatura.

​A continuación arremete Volpi contra sus críticos con el único vocabulario que tiene para denunciar el mal: inquisición, intolerancia, autoritarismo… Sin caer en la cuenta de que quien tiene una posición de autoridad es él, quien ejerce una función de autoridad es el jurado, y quien manifiesta intolerancia es quien, desde el poder, se revuelve para insultar a sus críticos. Y denuncia a quienes “nunca se pronuncian ni llaman a firmar desplegados ante las grandes injusticias”, como las muertes de la guerra contra el narco… –no sé en quién esté pensando: a mi se me ocurre un nombre, por ejemplo.

​En larga posdata se propone “desmontar, de una vez por todas, las insidias de Fernando Escalante”, con respecto a su libro México, lo que todo ciudadano etc. Dice que el libro no es un plagio porque: 1) “desde un principio fue invitado a realizar una versión mexicana” del libro de Jon Stewart, 2) la editorial “le aseguró” que Stewart “había visto el proyecto con entusiasmo”, 3) hay un “agradecimiento explícito”, y 4) Denise Dresser y él mencionaron en cada entrevista que se trataba de una adaptación.Campanudo, termina hablando de lo que debe saber o decir un “académico serio”. Por alusiones, respondo.

​Las insidias que circulen sobre su libro circulan sin que yo tenga nada que ver en ello. Es la primera vez que menciono el título, y no he dicho otra cosa sino que habría quien podría acusarle de plagio. Porque me consta que es así. Y lo digo porque es casi lo único que aparece en la red en cuanto se busca el título. Lo primero que se encuentra es un enérgico ensayo de León Krauze, de mayo de 2006, que señala las coincidencias a veces bochornosas entre el libro de Stewart y el Volpi-Dresser, coincidencias que dicen que el libro mexicano es una mala copia del gringo (dije bien, y repito: no una adaptación, sino una mala copia). A continuación uno encuentra un artículo de Virginia Bautista en Excélsior, y otros de Gabriela Torres Olivares, Guillermo Vega, y Anel Guadalupe Montero Díaz, todos en el mismo sentido. Pero más vale entrar en materia.

​Si invitaron a Volpi a hacer una copia de un libro gringo, eso no lo sé, y sus razones tendría para aceptar si fue el caso: el genio literario tiene eso, que no da explicaciones. Firma lo que le parece bien firmar. El editor manda, según lo que pida el mercado, y el artista copia lo que le piden que copie, o firma lo que le piden que firme, porque se va a vender y en eso estamos todos (ellos). Ojalá haya sido un buen negocio. Es más complicado lo de la autorización, porque resulta que en entrevista de prensa Vicente Herrasti, editor de Aguilar, dijo: “Retomar una estructura que se decidió respetar no es plagio. Por eso nunca contactamos con la editorial Warner”. No discuto la singular idea del plagio que tiene el editor Herrasti, pero parece ser que de muy buena fe y con plena convicción “no contactaron” con la editorial gringa.

​Vayamos a lo sustantivo. Cuando se hace una adaptación de una obra figura como autor siempre el autor de la obra original –con perfecta claridad. ¿Se lo explicamos a los niños, señor Volpi? Si alguien hace una adaptación de Romeo y Julieta, por ejemplo, el autor siempre es Shakespeare, lo mismo que si alguien hace una adaptación del Quijote, el autor es siempre Cervantes. Y luego pueden figurar los nombres de quienes adaptaron. Es decir que, en nuestro caso, si alguien hizo una adaptación del libro América, de Jon Stewart, debía figurar como autor… Jon Stewart. Pero resulta que no. En la portada del libro México, lo que todo ciudadano etc., no aparece el nombre de Stewart, ni se dice que sea una adaptación. No aparece el nombre tampoco en la cuarta de forros, ni en la solapa, ni en la portadilla ni en la página legal, ni en la introducción ni en una nota introductoria. No se dice en la publicidad de Aguilar, ni en la página del Fondo de Cultura. Es decir, que por todos los medios se trata de hacer pasar como una obra original –y usted, amigo Volpi, lo ha visto igual que yo. Y lo vio mucho antes que yo. Encuentro una mención, creo que de Dresser, en una entrevista. Dice que Stewart “aparece de manera explícita en los agradecimientos, donde debe ir”. No dice que sea una adaptación, ni mucho menos. Dice que “debe ir” en los agradecimientos, entre una docena de nombres, donde agradece por ejemplo a Carlos Salinas de Gortari “por ser quien es”.

​Aunque sea un asunto menor, sí me gustaría aclarar algo. Dice Volpi que yo he “dedicado una buena cantidad de artículos a descalificar” su obra. Sin paños calientes: no es verdad. De un total de mil artículos o más, en más de treinta años de escribir en la prensa, he dedicado exactamente dos a Jorge Volpi, y los dos para comentar declaraciones suyas para explicar sus posiciones –o sus poses—políticas. No he escrito una línea para descalificar, ni para comentar de ningún otro modo “su obra”, por la sencilla razón de que no la he leído –y la verdad es que no encuentro motivo alguno para leerla.

​Pero estábamos con Bryce, no nos olvidemos. Estábamos en la polémica en torno al surgimiento de un nuevo género de escritor, que escribe para los premios, que escribe por encargo, que firma plagios sin empacho, que se rige por el “rating”, que le importan los índices de ventas y los anticipos, y que sabe acomodarse para vivir del presupuesto cuando se puede. Hablo de Bryce, no de Volpi. Es grave.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Así se vivieron las protestas en el mundo por el Día de los Trabajadores a pesar del Covid

En muchos países se desplegó un gran número de policías para hacer frente a un posible desorden y garantizar las restricciones del Covid.
Reuters
Por BBC
2 de mayo, 2021
Comparte

Por segundo año consecutivo, el coronavirus hizo diferente las protestas y marchas por el Día Internacional de los Trabajadores, en el contexto de una pandemia que ha destruido los medios de vida y trastornado las economías de todo el mundo.

En muchos países se desplegó un gran número de policías para hacer frente a un posible desorden y garantizar que se observaran las restricciones del coronavirus.

Se realizaron concentraciones reducidas en Alemania, Rusia, España, Suecia, Reino Unido, Cuba, Colombia, Filipinas, Indonesia y muchos otros países.

La policía antidisturbios alemana

EPA
La policía antidisturbios alemana intervino para disolver los mítines en Berlín que se consideró que infringían las restricciones por el covid-19.

Turquía fue uno de los lugares donde la policía se vio envuelta en las protestas, que se tornaron violentas.

La oficina del gobernador de Estambul dijo que 212 personas habían sido arrestadas después de que se separaron de las marchas e intentaron ingresar a la plaza Taksim, un área simbólica de protesta.

manifestacion en turín

EPA
Los sindicatos lideraron manifestaciones en todo el mundo a pesar del coronavirus este 1 de mayo, como esta en Turín.

Las imágenes mostraban escenas caóticas en las que la policía usaba sus escudos para hacer retroceder a las multitudes y arrastraba a algunos manifestantes fuera de la plaza.

El país entró en su primer confinamiento total a principios de esta semana, en un intento por frenar el aumento de infecciones y muertes.

Las celebraciones del Día del Trabajo fueron inusualmente calmadas en Cuba.

Reuters
Las celebraciones del Día del Trabajo fueron inusualmente calmadas en Cuba.

Las celebraciones del Día del Trabajo fueron inusualmente calmadas en Cuba, donde los trabajadores son convocados por el gobierno a las plazas públicas de toda la isla a una multitudinaria marcha, algo que no sucedió este año por segunda ocasión consecutiva.

En la capital de la isla, se vive una tensión peculiar desde la semana pasada, con motivo de una huelga de hambre de Luis Manuel Otero Alcántara, un artista que protesta para que el gobierno le devuelva obras que le incautó y termine el “acoso” contra su vivienda.

El viernes decenas de personas se manifestaron en La Habana para pedir llegar hasta la casa de Alcántara, cuyo acceso está bloqueado por la policía.

Agentes de la policía sueca detienen a manifestantes en Estocolmo.

Getty Images
Agentes de la policía sueca detienen a manifestantes en Estocolmo.

En Francia, al menos 46 personas fueron arrestadas en la capital, París, luego de que algunos manifestantes se enfrentaran con la policía antidisturbios, arrojaran piedras, rompieran ventanas y prendieran fuego a contenedores de basura.

Las agencias del gobierno francés condenaron una persona que fue fotografiada agrediendo a un bombero mientras intentaban apagar un incendio en la capital.

El Ministerio del Interior dijo que más de 106.000 personas marcharon en casi 300 manifestaciones organizadas en París y otras ciudades, incluidas Lyon, Nantes, Lille y Toulouse.

Los manifestantes expresaron su oposición a los planes del gobierno de cambiar las prestaciones por desempleo y exigieron justicia económica.

Se escucharon demandas similares en Alemania, donde las protestas del Primero de Mayo se llevaron a cabo en todo el país a pesar de la introducción de restricciones más estrictas la semana pasada.

Miles de personas salieron a las calles en Berlín.

EPA
Miles de personas salieron a las calles en Berlín.

En la capital, Berlín, se desplegaron miles de policías para monitorear múltiples manifestaciones, incluida una organizada por un grupo que se opone a la estrategia del gobierno contra el coronavirus.

Se estima que unos 10.000 ciclistas protagonizaron una protesta pacífica anticapitalista en la ciudad.

Ciclistas en Berlín.

Getty Images
Ciclistas en la marcha en Berlín.

Pero a medida que cayó la noche, el estado de ánimo se volvió más tenso cuando los manifestantes prendieron fuego a las barricadas y se enfrentaron a la policía que intentaba hacer cumplir las regulaciones en una manifestación de izquierda.

protesta en Berlin

Reuters
Las tensiones aumentaron durante la noche en Berlín.

En una manifestación en Indonesia, los manifestantes en la capital, Yakarta, colocaron tumbas falsas en la calle para simbolizar el costo humano de la pandemia.

Indonesia

Reuters
Unas tumbas simbólicas marcaron la protesta en Indonesia.

En Bruselas, la capital de Bélgica, los agentes utilizaron cañones de agua, gas pimienta y bastones contra los manifestantes mientras algunos de los asistentes les arrojaban huevos.

Bruselas

Reuters
En Bruselas la policía usó cañones de agua.

Durante la conmoción, un manifestante quedó inconsciente después de ser golpeado por un camión con cañón de agua, dijeron los medios locales.

Apodado La Boum 2 (El Partido 2), el evento fue la secuela de un concierto falso que atrajo a miles de personas después de que se anunciara en las redes sociales como una broma del Día de los Inocentes.

Londres

EPA
Cientos de manifestantes se reunieron en Londres.

Mientras tanto, una ley propuesta que otorgaría a la policía poderes adicionales para frenar las protestas fue uno de los principales temas de queja en las protestas en el Reino Unido.

Cientos de personas se reunieron en Londres para protestar contra el proyecto de ley de Policía, Crimen, Sentencia y Tribunales, que los activistas temen que se utilice para frenar la disidencia.

.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=vBgTbUZ59J0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.