Transparencia y democracia sindical regresan a Cámara de Diputados

Los senadores aprobaron transparentar y democratizar la vida sindical en México; esos puntos regresarán a la Cámara de Diputados donde sus legisladores los habían censurado.

Transparencia y democracia sindical regresan a Cámara de Diputados

La Cámara de Diputados en México, de nueva cuenta, tendrá que discutir temas como la transparencia, democracia y rendición de cuentas sindical.

Ayer, por unanimidad, los senadores aprobaron una serie de artículos que obligan a los sindicatos a transparentarse públicamente y a realizar elecciones libres para la renovación de sus dirigencias, como parte de la Reforma Laboral que envió al Congreso, con carácter de urgente, el presidente Felipe Calderón.

En septiembre, la Comisión del Trabajo en la Cámara de Diputados recibió la iniciativa preferente (urgente) en materia laboral de Calderón. Durante su análisis, los legisladores del PRI, Verde y PANAL, hicieron uso de su mayoría en la Cámara para censurar temas como la democracia y transparencia sindical, por lo que una vez votada la reforma fue enviada al Senado para su revisión y aprobación.

El martes 23 de octubre, sin embargo, los senadores decidieron aprobar los temas censurados por los diputados del PRI, quienes por segunda ocasión, en menos de dos meses, tendrán la obligación de analizar y debatir esos puntos.

Por tratarse de una iniciativa preferente, la reforma laboral regresará a la Cámara de Diputados con las modificaciones hechas. Desde ahí, los legisladores podrán aprobarla, modificarla o rechazarla, según sea el caso, en los términos que la regresaron los senadores.

Si los diputados no aprueban los cambios, se regresaría al Senado donde su representantes, nuevamente, podrían replantear o sostener las modificaciones, explicó la senadora del PRD, Alejandra Barrales.

Entrevistada por Animal Político, en el marco del debate que se dio en el Senado por la Reforma Laboral, Barrales comentó que forzosamente la nueva discusión de los diputados tendrá que centrarse en las adiciones hechas, pues los artículos aprobados en lo general ya no pueden modificarse.

De los tiempos que tiene esta iniciativa preferente para su aprobación, dijo que en caso de no ponerse de acuerdo en los 30 días que marca la ley (para cada Cámara), se considerara un trámite ordinario, de ahí que las modificaciones propuestas (sólo en el caso de las reservas) perderían el sentido de urgente.

Un dato que es importante destacar y que se encuentra plasmado en la Constitución, es que en caso de que la minuta regrese por segunda ocasión al Senado y sus representantes mantuvieran los mismos planteamientos que este martes hicieron a las reservas, “todo el proyecto se tendría que discutir en el siguiente período de sesiones”, a no ser que ambas Cámaras acuerden, por la mayoría de votos, que se expida la ley o decreto sólo con los artículos aprobados, y que se reserven los adicionados o reservas para su examen y votación en las sesiones siguientes.

Lozano, el más feliz

Levantó las manos en señal de triunfo y también los dos pulgares. La cara de Javier Lozano, senador panista, no podía ocultar la felicidad que sentía por la votación que apenas unos cuantos segundos antes se había dado y en la que legisladores de su partido, en alianza con los del PRD, PT, PANAL y MC, lograron por unanimidad de 67 votos contra los 61 del PRI y Verde, el voto libre y secreto en los sindicatos.

Minutos antes, Lozano se había levantado de su escaño para felicitar efusivamente a la senadora del PANAL, Mónica Arriola Gordilla (hija de Elba Esther Gordillo, lideresa sindical de los maestros), quien durante su participación en el pleno se había pronunciado a favor de democratizar la vida sindical en México.

Lozano era el más feliz de los panistas. Su larga sonrisa, contrastaba con las caras tristes de los senadores del PRI, quienes a pesar de que tres horas antes habían votado por la transparencia y la rendición de cuentas sindical, se seguían oponiendo a la elección libre y secreta de sus agremiados.

Francisco Domínguez Servien y Javier Lozano, ambos senadores del PAN, festejan la aprobación de la Reforma Laboral en el Senado. Cuartoscuro.

La decisión de los priistas generó que los llamaran incongruentes. “No se puede explicar la democracia sindical, si no se tiene rendición de cuentas, y si no se tiene transparencia”, les dijo Armando Ríos Piter, senador del PRD, durante su participación en tribuna.

Postales desde el Senado

Ya para ese entonces, el salón de plenos del Senado estaba lleno. La mayoría de los escaños eran ocupados por los senadores, quienes en el mejor de los casos seguían el debate con atención o aprovechaban para besarse con sus parejas, como fue el caso de la panista Mariana Gómez del Campo, quien en uno de los momentos más álgidos del debate subió al segundo piso del Pleno para besar a su pareja.

Mariana Gómez del Campo. Foto: Consulta PP.

Jorge Emilio González, senador del Partido Verde, seguía con desgano el debate, pero sin perder de vista sus teléfonos celulares que respondía frecuentemente; mientras que Layda Sansores, senadora de Movimiento Ciudadano, se entretenía con videojuegos de su tablet.

Contenido relacionado: Una ventana indiscreta al Congreso (fotogalería).

Fue a las 12 de la noche con 10 minutos que la sesión del Senado finalizó. Fueron poco más de 11 horas de debate parlamentario, donde los cambios propuestos por los partidos de izquierda a temas como el pago por hora, la legalización de empresas outsourcing, los contratos a prueba, entre otros, fueron desechados, para centrar la discusión en la democracia y transparencia sindical, donde finalmente los senadores del PAN, PRD, PT, MC y PANAL, se impusieron a los del PRI y Verde Ecologista.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.

Close
Comentarios