¿Por qué México no crece a pesar de seguir el Consenso de Washington?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Por qué México no crece a pesar de seguir el Consenso de Washington?

Por Omar Granados
14 de octubre, 2012
Comparte

Jacques Rogozinski, ex funcionario federal y ex titular de la dependencia que privatizó más de 200 empresas paraestatales durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, publicó recientemente su libro Mitos y mentadas de la economía mexicana. Por qué crece poco un país hecho a la medida del paladar norteamericano, donde revisa por qué países como México no han crecido a pesar de la aplicación al pie de la letra del Consenso de Washington.

Jazques Rogozinski, ex funcionario de desincorporación de paraestatales, en entrevista con Animal Político. Foto: @ogranados1.

Rogozinski es un personaje polémico, pues durante los años 80 y 90 se encargó de privatizar empresas como Sicartsa, Telmex, entre otras 200, y, no obstante, hoy plantea que esa obediencia a los designios de EU y otras potencias no sólo no han funcionado, sino que no funcionarán, a pesar de la petición de más reformas estructurales.

Con un estilo irónico, Rogozinski utiliza la cocina y las recetas como metáforas y plantea que antes de adoptar una teoría importada, se debe considerar la cultura nacional y las condiciones particulares de su economía, insumos mínimos para que cuaje el platillo del crecimiento y el desarrollo.

Jacques Rogozinski fue director de la Unidad de Desincorporación de Empresas Paraestatales, de SHCP durante el sexenio de Salinas de Gortari, desde donde privatizó más de 200 empresas paraestatales y, posteriormente, dirigió Banobras y Fonatur. Muchos han criticado la concesión de autopistas, que generaron pérdidas de aproximadamente 100 mil millones de pesos por errores en el cálculo de aforos vehiculares; la quiebra de los ingenios, que recibieron fondos públicos a través del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext); las plantas siderúrgicas que fracasaron, además del llamado “peor negocio en la historia de México”: la privatización de la banca, que sólo le generó al país apenas 12 mil 500 millones de pesos, a cambio de una deuda de 75 mil millones de dólares.

En entrevista con Animal Político, Rogozinski comentó su libro y planteó que nuestro país requiere, en esencia, revisar las mejores políticas para nuestra realidad y nuestras ventajas comparativas, antes que adoptar un modelo o una serie de recomendaciones de organismos internacionales o universidades occidentales.

¿Por qué Mitos y Mentadas de la Economía Mexicana?

“Mitos, porque voy a tratar de desbaratar muchos mitos y mentadas porque al desbaratar esos mitos las mentadas me las voy a llevar yo”, respondió el ex funcionario. Además Rogozinski aclaró: “Yo lo que quiero que quede bien claro es que las mentadas son para mí porque voy a ponerle un espejo en frente a la gente” y según su posición, a la gente no le gusta que le revelen sus defectos.

¿Cuáles son los mitos en la economía nacional?

De acuerdo con Rogozinski, los mitos pueden ser macroeconómicos y microeconómicos. Un mito macroeconómico planteado por él es, por ejemplo, la afirmación que han escuchado México y otros países en desarrollo: “el consenso de Washington sirve para crecer.” A lo que responde Rogozinski: “La verdad es que unos sí crecen y otros no.”

Para el ex funcionario de Hacienda, “esto es algo que nos han vendido y nosotros hemos comprado” y señala que la aplicación del Consenso de Washington en cada país y el éxito en cada caso es algo que busca explicar con su libro Mitos y Mentadas de la economía mexicana.

Rogozinski ennumera a continuación los diez puntos principales del Consenso de Washington, “disciplina fiscal, reorientación del gasto público, liberalización de tasas de interés, tipos de cambio unificados, liberalización del comrcio, apertura a la inversión extranjera, privatización, desregulación.”

Sin embargo, el ex funcionario de la entidad encargada de las privatizaciones durante el sexenio de Salinas de Gortari -incluso quien firmó la venta de Telmex- recordó que México llevó a cabo gran partes de estos lineamientos “recomendados” por Washington. Por ejemplo, “tenemos una disciplina fiscal muy buena, tasas de interés liberalizadas, apertura comercial, inversión extranjera, privatizamos la mayoría de las empresas y muchas cosas que ya hicimos, pero de todas maneras no crecemos a la velocidad que dicen que deberíamos crecer.”

Ante este escenario la respuesta que se recibe siempre es que “no lo hacemos completo, nos faltan muchas reformas; que tenemos monopolios y hay que deshacerlos; que tenemos corrupción, como si no hubiera corrupción en los países que sí han crecido.”

Al recibir estas respuestas por parte de los organismos internacionales, Rogozinski se pregunta en este punto si “¿será cierto que cuando hagamos todas las reformas estructurales vamos a crecer?”. Para el autor de Mitos y mentadas de la economía mexicana esto es falso y agrega “si esto fuera cierto, todos los países que se apegan más al consenso de Washington crecerían más, mientras que todos los países que se apeguen menos crecerían menos.” Sin embargo, el ex funcionario federal afirma que hay un montón de países asiáticos, entre otros, Indonesia, Malasia, China, Singapur, Tailandia, India, “que han crecido sin utilizar este famoso Consenso de Washington.”

Ante el desengaño por las políticas y los diagnósticos extranjeros, Rogozinski se pregunta: “¿No habrá otras cosas que no medimos en la economía como nos la enseñan que tienen tanta o más influencia para el crecimiento?” Y cita a Einstein para insistir en su pregunta: “No todo lo que cuenta se puede contar, ni todo lo que se puede contar, cuenta.”

“Lo que aprendemos en las escuelas occidentales es ‘lo que se puede contar es lo que hay que ver’, por ejemplo, monopolios, inflación, coeficiente Gini” y sin embargo, “hay otras cosas que no se pueden medir y que cuentan mucho”, en opinión del autor. Factores como la cultura asiática y otras políticas públicas podrían explicar mejor su crecimiento.

Sin todos los ingredientes necesarios no saldría el platillo, en opinión de quien fuera encargado de la desconcentración de las empresas públicas hace más de dós décadas. La cocina, las recetas, los ingredientes y los platillos son una analogía recurrente en Mitos y mentadas de la economía mexicana, por la posibilidad de jugar con estos conceptos.

¿Cuáles son los ingredientes que faltan en la economía mexicana?

Por ejemplo, que las empresas mexicanas tienden a ser familiares en lugar de corporativas, esto influye mucho porque “las empresas familiares, de todos los tamaños, pero sobre todo las exitosas, tienden a tomar menos riesgos, son menos innovadoras y su relación de ganancias por precio son menores que en aquellas que son corporativas.” Para Rogozinski, estas empresas familiares tienden a poner en puestos ejecutivos o de decisión a familiares no necesariamente mejor preparados para el desarrollo de la empresa.

Otro elemento que no se hace en México, difícil de contar, es la utilización de las ventajas comparativas y utilizar los ingredientes existentes ya en nuestro país en cualquier forma. En este sentido, el autor recordó que México no tiene varias políticas necesarias como evitar la fuga de cerebros y atraer inmigrantes calificados. “Esto le cuesta al crecimiento y no se puede medir, porque no se puede meter en la ecuación que enseñan en MIT, en Harvard, en Chicago”, concluyó. Sin embargo, hay otros países, como Estados Unidos, que cuantifican esto y toman medidas, por ejemplo, para retener a inmigrantes con estudios universitarios, pues en opinión del autor, les está costando el cierre de fronteras tras el 11 de septiembre.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Si ya tuve COVID-19, ¿es necesario que me vacune?

A un año de pandemia y pocos meses de vacunación, cada vez se sabe más sobre cuáles son las formas más ventajosas de inmunizar a la sociedad.
5 de marzo, 2021
Comparte

Si una persona se contagió con coronavirus hace dos meses y otra persona se vacunó hace exactamente el mismo tiempo, ¿cuál de las dos está más protegida?

La pregunta bien podría parecer un problema matemático, pero se aproxima al razonamiento del que parten expertos y autoridades médicas para definir qué tan necesario es vacunar contra la covid a aquellos que ya pasaron la infección.

Con los problemas de distribución en varias regiones, decidir quién necesita dos dosis, una o ninguna es vital para conseguir que más personas estén protegidas cuanto antes, lo que implica menos muertes y hospitalizaciones.

Un estudio reciente de la revista británica The Lancet “razona” que haberse infectado por coronavirus ofrece tanta protección como una sola dosis de una vacuna.

Esto significa que muchos pacientes solo necesitarían una de las dos dosis requeridas por varios fabricantes de vacunas. De ser así, los países podrían repartir sus dosis con más eficiencia.

España, por ejemplo, aplazó seis meses la vacunación a los menores de 55 años que ya han pasado la enfermedad.

De la misma forma, el Ministerio de Salud Pública de Ecuador anunció en diciembre que aquellos que ya pasaron la infección no recibirían la vacuna de forma inicial.

A la par que evoluciona la pandemia, también lo hacen las recomendaciones sanitarias. Por ello todas estas guías varían frecuentemente.

Pero, ahora mismo, ¿es recomendable vacunarse si ya hemos pasado la infección por covid-19?

Realización de prueba PCR a una paciente.

Getty Images
Varias investigaciones analizan la posibilidad de solo dar una dosis a las personas que ya han pasado la enfermedad.

“La protección más completa posible”

La respuesta más directa a la pregunta anterior es sí. ¿Por qué?

“Porque lo ideal es tener la protección más completa posible”, dice a BBC Mundo José Manuel Bautista, catedrático del departamento de Bioquímica de la Universidad Complutense de Madrid en España.

“Las vacunas han demostrado funcionar muy bien, con porcentajes de protección superiores al 90% y son un indicador más fiable. Las infecciones de la enfermedad son muy heterógeneas”, añade el académico.

Esto quiere decir que en dos personas sanas de la misma edad, la infección por coronavirus puede dejar niveles de protección distintos.

Vacunación en una residencia de ancianos en Mallorca, España.

Getty Images
Sacar conclusiones universales sobre qué funciona y qué no con las vacunas no es recomendable, dado que la respuesta puede ser distinta según el grupo de edad.

Por no hablar de las diferencias entre pacientes sanos y aquellos más vulnerables como ancianos o con dolencias crónicas. Es por ello que sacar conclusiones universales ahora mismo es prematuro y los expertos recomiendan más seguimiento.

Por lo tanto, Bautista estima conveniente que los infectados también se vacunen, para que “se estabilice la respuesta inmunitaria y sea protectora”.

En este sentido, el experto también considera que pensar en alternativas como dar una sola dosis a los que ya pasaron la enfermedad ayudaría a contrarrestar los problemas de distribución de vacunas que acusan regiones del mundo como la Unión Europea y América Latina, por ejemplo.

¿Y si se le da una sola dosis a los infectados?

Una vez aclarado que a pesar de superar la infección sigue siendo conveniente vacunarse, algunos científicos y gobiernos debaten sobre la posibilidad de retrasar la inoculación o solo ofrecer una dosis a esos pacientes.

Las autoridades se basan en que, según estudios recientes, una persona que recibe las dos dosis de la vacuna de Pfizer, por ejemplo, adquiere una protección similar que otra que, tras pasar la infección, recibe una dosis única del mismo fabricante.

Jeringuillas apiladas.

Getty Images
Definir la mejor estrategia de vacunación puede contrarrestar los problemas de distribución de vacunas que sufren varios países.

Esto es porque en las vacunas bidosis, la primera funciona para crear la protección y la segunda para reforzarla y hacerla más duradera.

“Una sola dosis de vacuna puede cumplir la función de reforzar la protección si el individuo ya tiene inmunidad natural por haberse infectado”, explica a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester en Reino Unido.

Esto, agrega el experto, “puede ser útil pero no necesariamente requerido”.

“Dependerá de cuánto refuerzo natural también hayas desarrollado por exponerte al virus en tu comunidad”, complementa Tang.

Entonces, ¿quién está más protegido? ¿Vacunados o infectados?

Como suele ser habitual en las ciencias médicas, no hay respuestas absolutas.

Amós García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología, asegura a BBC Mundo que ambos casos estarían protegidos.

Otro asunto es saber cuánto duraría esa protección. En este caso influye mucho cuánto durará la protección natural por coronavirus y cuánto la ofrecida por las vacunas.

No ha habido mucho tiempo para analizar esto, dado que apenas llevamos un año de pandemia y pocos meses de vacunación.

El doctor Andrew Badley, de la Clínica Mayo en Estados Unidos, confía en que la protección de las vacunas “dure años”.

Tang, por otra parte, asegura que “habitualmente una infección produce una respuesta inmune más amplia y duradera que una sola dosis de una vacuna. Por ello es necesario complementar la inoculación con una segunda”.

Claro que, al infectarse, uno también se arriesga a ser hospitalizado o enfermar de gravedad, por lo que lo ideal, por supuesto, es protegerse a través de la vacuna.

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0&feature=emb_title

Otra cuestión a considerar es cuán eficaz será la protección si aparecen nuevas variantes del patógeno que mermen la eficacia de los inmunizadores.

Bautista considera que por mucho que mute una variante, al menos próximamente no debería afectar la protección contra formas graves de la enfermedad, aunque se requieren más estudios para aclararlo.

Mientras, García Rojas opina que “el único escenario que debe plantearse ahora mismo es vacunar lo más que se pueda. Y ser conscientes de que en un futuro pueda ser necesario revacunarnos en la medida que los fabricantes modifiquen sus inmunizadores contra nuevas variantes”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.