El priista que todos (en México) llevan dentro
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El priista que todos (en México) llevan dentro

Una herencia compleja que explica en parte el regreso del PRI al gobierno.
30 de noviembre, 2012
Comparte

¿Qué es la moral? “Es un árbol que da moras”, solía decir un exgobernador. Y para progresar hay que hacer trampa, porque “el que no transa no avanza”. O para tener éxito en la política es preciso ser millonario, pues “un político pobre es un pobre político”.

Estas frases tienen un común denominador: nacieron durante los 70 años que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) gobernó a México.

Son un reflejo de la cultura política que aún prevalece en algunos sectores del país y que nunca se fue, dicen especialistas, a pesar de que el partido perdió la presidencia mexicana en 2000.

Una herencia compleja que explica en parte el regreso del PRI al gobierno, le dice a BBC Mundo Roger Bartra, investigador emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Por un lado, algunos piensan que esta organización política es responsable de muchos de los problemas del país, pero al mismo tiempo existen otros que, por su experiencia de gobierno, lo ven como única alternativa viable.

“Para una gran parte de los mexicanos, el PRI es una mezcla de corrupción y saber hacer con eficiencia”, explica. “Parte de la población lo ve mal, pero no tanto. Una expresión común en estos días es: el PRI roba, sí, pero hace cosas”.

La historia

Bartra dice que la compleja percepción de los mexicanos hacia el partido se creó durante las décadas en que esa organización política fue prácticamente la única en el país.

De hecho, desde 1929 y hasta la década de los 80 la vida cotidiana en México estuvo permeada por el PRI.

Los primeros gobiernos de ese partido crearon el sistema de salud y seguridad social más grande de América Latina, y ampliaron la cobertura educativa a prácticamente toda la población.

Pero al mismo tiempo, la instrucción pública de nivel básico se impartía sólo con los libros editados por la Secretaría de Educación, que fueron diseñados y escritos bajo directrices oficiales.

Es una práctica que aún sigue, aunque en los últimos años los maestros tienen la posibilidad, en algunos casos, de incluir otros textos para impartir sus clases.

Hasta 1986 las fronteras permanecieron virtualmente cerradas a la importación de productos extranjeros para proteger a las empresas mexicanas, mientras que la electricidad, gasolina y otros energéticos eran -y aún son- distribuidos por el gobierno.

La mayoría de los sindicatos, organizaciones campesinas y empresariales estaban afiliadas al partido.

Los permisos para transmitir radio y televisión se otorgan por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, un elemento que muchas veces condicionó el contenido editorial de los medios, según le dice a BBC Mundo Aleida Calleja, presidenta de la independiente Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI).

Hay otros elementos: hasta 1989 los gobernadores de los 32 estados del país eran militantes del PRI, y la primera legislatura donde los partidos de oposición fueron mayoría inició en 1997.

Después que en 2000 el Partido Acción Nacional ganó la presidencia del país, el Revolucionario Institucional conservó el poder en más de la mitad de los estados.

“Gen priísta”

La presencia casi única del PRI creó una cultura política que, “a juzgar por el resultado, podría seguir impresa en el código genético de los mexicanos”, escribió el académico Luis Rubio en un artículo publicado en el diario Reforma.

No es el único que lo afirma. En su campaña electoral el presidente Felipe Calderón decía combatir “al priísta que todos llevamos dentro”, como referencia a la corrupción que, afirmaba, existía en gobiernos anteriores.

Especialistas afirman incluso que esta práctica no es exclusiva del PRI, sino que existe en otros partidos políticos e incluso define el comportamiento de algunos funcionarios y ciudadanos.

Más allá de las triquiñuelas, ¿qué es la cultura priísta?

“Es una especie de populismo muy peculiar”, responde Roger Bartra. “Antes no hablábamos de cultura priísta sino de nacionalismo revolucionario y del gobierno”.

“El PRI no era un verdadero partido político sino un apéndice electoral del gobierno. Esa cultura populista es el PRI, una identidad nacional basada menos en la razón y más en los sentimientos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El enorme atasco en el puerto de Shanghái por el confinamiento y sus consecuencias para América Latina

Los expertos están preocupados de que las exportaciones desde el puerto de Shanghái se vean afectadas y del impacto inflacionario en el mundo.
24 de abril, 2022
Comparte

Decenas ciudades chinas se encuentran estos días bajo confinamientos parciales o totales, después de un nuevo auge en casos de coronavirus en el gigante asiático que amenazan la controvertida estrategia de “Covid cero” de las autoridades.

Debido a la propagación de la variante ómicron, Shanghái, con 25 millones de habitantes y un peso vital para la economía del país, sufre la peor ola desde la originada en Wuhan hace más de dos años.

Pero esta metrópolis china no es solo un centro financiero global, es también uno de los puertos de mercancías más importantes del comercio internacional.

En 2021 representó el 17% del tráfico de contenedores de China y el 27% de las exportaciones de China, y ha sido el puerto más grande del mundo durante los últimos 10 años.

Sin embargo, el confinamiento al que está sometida la ciudad dificulta la llegada de los camiones que tienen que llevarse las mercancías por carretera o distribuirlas a las fábricas cercanas. Muchas, como la de Volkswagen o Tesla tuvieron que parar sus actividades.

“Las restricciones afectan principalmente a las carreteras que llegan y salen del puerto, lo que resulta en una acumulación de contenedores y una reducción del 30% en la productividad”, explica Mike Kerley, gestor de inversiones de la firma Janus Henderson.

Shanghái

Getty Images

A esto se suma la escasez de trabajadores portuarios que tramitan los documentos necesarios para que los barcos descarguen su mercancía o la inspeccionen previamente.

El primer problema es los barcos se acumulan enfrente de la costa y en los canales alrededor del puerto a la espera de luz verde.

Los datos de VesselsValue demuestran cómo el tiempo de espera de los buques cisterna, graneleros y portacontenedores ha subido de forma abrupta.

El segundo de los problemas es que miles de contenedores se apilan en el puerto poniendo de nuevo en jaque la cadena de suministros global justo cuando los analistas confiaban en su recuperación tras lo sucedido durante la pandemia.

La Cámara de Comercio de la Unión Europea estimó que había entre un 40% y un 50% menos de camiones disponibles.

Y menos del 30% de la mano de obra de Shanghái podía volver al trabajo.

Según las medidas impuestas por China en esta nueva ola, todos los que dan positivo por el virus, incluso si no tienen síntomas, deben ser puestos en cuarentena en instalaciones centralizadas donde muchas personas se han quejado de las malas condiciones.

Promedio de horas de espera en Shanghái para buques cisterna, graneleros y portacontenedores

BBC Mundo

Lavadoras, aspiradoras y ropa

Y aunque el puerto de contenedores más grande del mundo permanece operativo, los expertos apuntan a que se está atascando cada vez más.

Los principales productos exportados a través de Shanghái incluyen lavadoras, aspiradoras, paneles solares, componentes electrónicos y textiles.

“La escasez temporal podría ser evidente para estos productos, ya que la exportación a través de Shanghái representa entre el 30% y el 50% de las exportaciones totales de estos productos de China”, afirmó Kerley, de Janus Henderson.

“Los contenedores se están acumulando en el puerto de Shanghai”, dijo a sus clientes Ocean Network Express, una empresa japonesa de transporte y envío de contenedores.

“La situación no ha mejorado desde nuestra última actualización del 6 de abril. El transporte por carretera sigue siendo limitado y las terminales aún están congestionadas, mientras que la capacidad de conexión de la zona de refrigerados sigue estando muy tensa”, afirmó la empresa.

Contenedores en el puerto de Shanghái

Getty Images

La naviera Maersk, la más grande del mundo también emitió un comunicado esta semana diciendo que “varios buques omitirán en sus rutas el puerto de Shanghái” debido a la escasez de espacio disponible para contenedores.

Las consecuencias a nivel global no van a esperar: cadenas de suministro tensas, flujo de importaciones lento y un aumento en la inflación.

“Hay mucha preocupación de que las exportaciones se vean afectadas y del impacto inflacionario en el mundo, incluida América Latina, que es un gran socio comercial de China”, dice Alicia García-Herrero, economista jefe para Asia Pacífico el banco de inversión Natixis.

“Debido a que la capacidad del puerto no es la misma que en marzo, ni en febrero, llevará algún tiempo resolver todo eso. Incluso si el confinamiento de la ciudad terminara mañana, existe un retraso en la capacidad que no se resolverá rápidamente”, le dijo a BBC Mundo Rodrigo Zeidan, profesor de Economía y Finanzas de la NYU de Shanghái.

“La inflación estará aquí por un tiempo. Los precios de muchos bienes tardarán algún tiempo en estabilizarse”, añadió Zeidan.

Shanghái

Getty Images

Por su parte, los expertos de Bank of America creen que es probable que el impacto más severo se vea durante el mes de abril.

“Aunque las autoridades ya notaron los problemas y comenzaron a tomar medidas en los últimos días […] es probable que estas interrupciones se extiendan por todo el mundo dentro de 3 a 6 semanas y duren al menos hasta fines del segundo trimestre”, afirman en un informe.

Qué pasará en Latinoamérica

El efecto en América Latina puede ser doble, cree Zeidán.

Primero en términos de actividad económica, dice, ya que incluso aunque haya demanda de China de todas las materias primas que importa de América Latina, los envíos no serán fáciles de hacer.

“Esto ya está sucediendo. Las tarifas de envío se están manteniendo absurdamente altas durante mucho tiempo y de hecho, los precios están subiendo”.

Y segundo, la inflación subirá un poco más de dónde está ahora.

Puerto de Shanghái

Getty Images

Sin embargo, varios de los expertos consultados creen que teniendo en cuenta la importancia del puerto de Shanghái para el comercio de China, es poco probable que las restricciones duren mucho tiempo.

Y que el Gobierno haga lo posible por volver a la normalidad lo antes posible.

Para Zeidan la situación debería mejorar para mediados de mayo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=x8FioTCY5gA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.