En Japón, el tipo sanguíneo "determina" la personalidad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

En Japón, el tipo sanguíneo "determina" la personalidad

Los tipo A son perfeccionistas y trabajan bien en equipo, mientras que los O son curiosos y generosos, pero tercos.
Por Ruth Evans BBC Tokio
5 de noviembre, 2012
Comparte

La sangre es de las pocas cosas que unen a la raza humana. Sin embargo, no es un tema que tengamos muy presente, a menos de que necesitemos una transfusión. En Japón, sin embargo, el tipo sanguíneo tiene grandes implicaciones en la vida, el trabajo y el amor.

“¿Cuál es tu grupo?” es una pregunta clave en cualquier formulario para postularse a un trabajo.

Según la cultura popular en Japón, los tipo A son perfeccionistas y trabajan bien en equipo, pero sufren de ansiedad. Los O son curiosos y generosos, pero tercos. Los que tienen sangre tipo AB son artísticos pero misteriosos e impredecibles. Y los B son alegres pero excéntricos, individualistas y egoístas.

Alrededor del 40% de los japoneses tiene sangre del grupo A y el 30%, O. Solo un 20% tiene el tipo B, y los de AB representan aproximadamente el 10% de la población.

Los libros sobre las diferentes personalidades son un éxito editorial.

Los programas de televisión en las mañanas, los periódicos y las revistas publican con frecuencia horóscopos basados en el grupo sanguíneo y discuten la compatibilidad en las relaciones personales. Muchas agencias de citas lo tienen en cuenta, y los juegos de video y las animaciones -el popular manga- suelen mencionar el tipo de sangre de los protagonistas.

También se ha desarrollado toda una industria de productos especializados: bebidas, goma de mascar, sales de baños e incluso condones para los determinados grupos.

¿Por qué?

Los tipos sanguíneos, sin embargo, se determinan por las proteínas en la sangre. Aunque los científicos intentan acabar con estas creencias con insistencia, en Japón continúan siendo populares. Una razón que se suele dar para explicarlo es que, en una sociedad relativamente homogénea y uniforme, esto provee una estructura simple que permite dividir a la gente con facilidad en grupos concretos.

“Ser parecidos se considera algo bueno en Japón”, dice la traductora Chie Kobayashi. “Pero también nos gusta encontrar pequeñas diferencias que distinguen a la gente. Por otro lado, esto puede resultar en que se digan cosas malas sobre determinado grupo sanguíneo minoritario, como los B y los AB”.

En 1901, el científico austriaco Karl Landsteiner descubrió el sistema de tipos sanguíneos ABO. Su trabajo, con el que se mereció un premio Nobel, hizo que fuera posible identificar los diferentes grupos y abrir un camino importante en la seguridad de las transfusiones de sangre.

Durante el periodo de entre guerras, teóricos de la eugenesia se apropiaron de su investigación, sobre todo los nazis, que lo usaron como una de las formas de argumentar su superioridad racial.

El gobierno militar de Japón también lo adoptó en 1930 para el entrenamiento de soldados. Y en la Segunda Guerra Mundial, el Ejército Imperial formaba los grupos de batalla según el grupo sanguíneo, de acuerdo con diferentes reportes.

El estudio de los tipos de sangre ganó mucha difusión en 1970, con el lanzamiento de un libro escrito por Masahiko Nomi, quien tenía cierta experiencia en medicina. Y más recientemente su hijo Toshitaka publicó una serie de obras que también han sido populares. De hecho, Toshitaka es el director del Instituto del Grupo Sanguíneo Humanics. Y dice que su trabajo no es estereotipar a las personas, sino simplemente permitirles que exploten su talento y mejoren sus relaciones.

Los resultados

Estas creencias se han usado de formas inusuales.

Terumitsu Maekawa ha publicado varios libros sobre grupos sanguíneos.

El equipo de softbol que ganó oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 usa los grupos sanguíneos para determinar el entrenamiento para cada jugador, según se supo. Algunos jardines infantiles han adoptado métodos de enseñanza de acuerdo con el tipo de sangre, e incluso importantes compañías toman sus decisiones de reclutamiento basadas en la sangre, según se ha reportado.

En 1990 el periódico Asahi Daily reportó que Mitsubishi Ecletronics, la filial para equipos electrónicos de la importante empresa japonesa, anunció la creación de un equipo compuesto completamente de trabajadores con sangre del grupo AB, gracias a sus “habilidades para hacer planes”.

Estas creencias incluso afectan la política. Un exprimer ministro consideró importante revelar de manera oficial que su perfil sanguíneo era A, mientras que su rival en las elecciones era B. El año pasado, el primer ministro Ryu Matsumoto tuvo que renunciar tras una semana en el puesto después de que tuvo un altercado con policías que transmitido por televisión. En su discurso de renuncia, Matsumoto atribuyó sus fallas a su tipo de sangre, que era B.

El grupo sanguíneo a veces se manifiesta en forma de discriminación o prejuicio, y parece que esto es tan común que los japoneses tienen una palabra para ello, bura-hara, que significa abuso relacionado con el tipo de sangre. Hay reportes de que la discriminación contra los tipos B y AB se ha manifestado en bullying en las escuelas, el fin de relaciones personales y la pérdida de empleos.

“A pesar de repetidos llamados de alerta de la medicina, muchos empleadores siguen preguntando el grupo sanguíneo en las entrevistas de trabajo”, dice Terumitsu Maekawa, profesor de religión en la Universidad Asiática de Tokio y autor de varios libros sobre los grupos sanguíneos.

“Podemos ver algunas tendencias generales de los grupos, pero no podemos decir si alguien es buena o mala persona según su tipo de sangre”, asegura.

Su propia investigación, dice, se basa más en investigación empírica que en superstición popular. En sus libros explora la teoría de que los tipos de sangre predominantes pueden determinar las creencias religiosas y las normas sociales.

Masako, que tiene sangre tipo AB, ha donado ocho veces.

En el mundo occidental, los grupos sanguíneos O y A representan al 85% de las personas, pero en India y Asia predomina el tipo B. Japón, dice, es un caso inusual en Asia porque tiene más variedad de tipos sanguíneos.

“Las sociedades del tipo A tienden a caracterizarse por monoteístas como los cristianos y judíos, por un solo análisis fundamental de los seres humanos y por una fuerte interpretación de las normas sociales. Pero sociedades en las que domina el tipo B tienden más al politeísmo -como el budismo y el hinduismo-, con muchos dioses y un pensamiento de que las personas son diferentes en entre sí”.

Maekawa, que es tipo B, dice que en Japón su grupo sanguíneo suele ser criticado por ser muy individualista y egoísta.
“No está muy bien. Pero no me da rabia ni me duele, porque no tiene una base científica”.

No todo el mundo

El director de una clínica donde es frecuente encontrar donantes de sangre, Akishko Akano, afirma que no ha visto que el grupo sanguíneo de algunas personas afecte su trabajo o lo disuada para contratar o tratar a los grupos minoritarios A y AB.
Un problema más importante en la sociedad japonesa, cuya tasa de envejecimiento está creciendo, advierte Akano, es la dificultad para persuadir a los jóvenes para que donen sangre de manera voluntaria.

En el cuarto de al lado, Masako está en una cama conectada a una máquina para sacar sangre mientras una enfermera toma las muestras. Su tipo de sangre es AB, que es apenas el 10% de la población.

“La gente a veces no me quiere”, comenta. “Creen que soy extraña y rara. Muchos me dicen que no entienden lo que pienso”.

Aunque Masako se ríe al decir esto, parece en que, en Japón, ni una enorme cantidad de refutación científica puede acabar con la popular creencia de que todo está en la sangre.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Hotel Saratoga: el esplendor y la decadencia del edificio de La Habana que sufrió una explosión este viernes

El edificio destruido este viernes por una explosión recuperó su estatus de hotel de referencia en la ciudad tras un siglo y medio de altibajos.
7 de mayo, 2022
Comparte

Además de pérdidas humanas, la explosión ocurrida este viernes en pleno corazón de La Habana hizo saltar por los aires un pequeño pedazo de historia de la capital cubana.

Específicamente 143 años de historia, los que han transcurrido desde la construcción en 1879 del edificio de corte neoclásico y suntuosas curvas que alberga al hotel Saratoga.

Este viernes, al menos 22 personas murieron y decenas resultaron heridas tras una fuerte explosión que causó grandes daños al hotel, uno de los más caros y exclusivos de la capital de Cuba.

De acuerdo con el gobierno de Cuba, “investigaciones preliminares indican que la explosión la provocó un escape de gas”.

El origen de este singular edificio hay que buscarlo en la segunda mitad del siglo XIX, aún bajo dominio colonial español. Corrían tiempos de fiebre arquitectónica en La Habana, cuya ciudad amurallada se quedaba pequeña para una metrópoli en plena expansión.

“Las murallas se demolieron en 1863 y todos esos terrenos se vendieron a grandes empresas, por eso los edificios tienen una escala y un plano urbano diferente a La Habana colonial, a La Habana intramural”, explica a BBC Mundo Ruslan Muñoz, profesor de Historia de la Arquitectura de la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría (CUJAE).

Hotel Saratoga

Getty Images
El hotel tal y como lucía antes de la explosión.

No nació como un hotel

En la nueva zona, emplazada en el contorno del tradicional barrio de La Habana Vieja, explica, “se asentaron muchos teatros y hoteles fundamentalmente”.

Pero el Saratoga no era uno de ellos. De hecho, el edificio original ni siquiera tenía ese nombre.

“No surgió como un hotel. Inicialmente tenía tres niveles: su planta baja tenía función comercial y en sus pisos superiores (tenía) habitaciones que se alquilaban”.

“Quizás por ahí le viene su vocación de hotel. Pero no se inaugura como hotel hasta 1933 y asume el nombre de Saratoga”, afirma.

La idea de transformar este edificio comercial y residencial en un hotel de lujo fue propiciada por el nuevo y flamante entorno de la zona: justo enfrente, a tan solo unas decenas de metros, en 1929 se erigió el imponente y emblemático Capitolio de La Habana.

Vista al Capitolio desde el Saratoga.

Getty Images

Hogar de familias

Tras décadas de esplendor como uno de los hoteles de referencia de la próspera Habana de mediados del siglo XX, esta edificación vino cambiar su destino junto con el del resto del país con el triunfo de la Revolución Cubana en 1959.

“En los años 60 y 70, el edificio perdió su condición de hotel, se quedó en estado ruinoso y se convirtió en casas de vecindad después de que varias familias lo ocuparan”, indica el profesor.

Fue otro suceso histórico, la caída del bloque socialista liderado por la URSS en 1991, el que contribuyó a la resurrección del Saratoga años después.

La gravísima crisis económica propiciada por la ausencia de su socio y valedor soviético, conocida como el Período Especial, llevó al gobierno cubano a abrir sus puertas al turismo en las dos décadas posteriores.

Así, en 2005, el hotel fue restaurado y remodelado para volver a alojar clientes en sus 96 habitaciones y suites.

“El Ministerio de Turismo ocupó el inmueble, las familias fueron realojadas y se sometió a un proyecto nuevo de ampliación a cargo del arquitecto Orestes del Castillo del Prado”, explica Muñoz.

Más alto y con vistas inigualables

El Saratoga, ya con seis plantas tras la ampliación, recuperó gran parte de su esplendor.

“Se convirtió en uno de los hoteles más importantes de ese sector de la ciudad porque tiene una ubicación privilegiada, en una zona muy céntrica y con vistas espectaculares” al Capitolio y, un poco más lejos, al Gran Teatro de La Habana.

Salas de negocios, bar con piscina en la azotea y un spa, entre otros servicios, situaron al hotel entre los de más alta categoría en la ciudad.

Entre sus huéspedes más notorios de esta última época destacan los cantantes Beyoncé, Jay Z y Madonna, así como el guitarrista Jimmy Page.

Tras cerrar sus puertas por la pandemia de COVID-19, se llevaron a cabo trabajos de remodelación y planeaba volver a recibir huéspedes en breve.

Hotel Saratoga

Getty Images
Las vistas al Capitolio han sido uno de los mayores atractivos del hotel.
Hotel Saratoga

Getty Images
El Saratoga recuperó su elegancia clásica tras la última renovación.

En cuanto a su valor arquitectónico, destruido en gran parte por la explosión de este viernes, el profesor de la CUJAE considera que “no es una gran joya, pero tiene su elegancia”.

“El edificio en sí no es que haya resaltado mucho por sus valores arquitectónicos, realmente tiene más su valor artístico en su valor ambiental, ya que mantuvo una imagen homogénea en estilo y arquitectura con los edificios vecinos”, asegura.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WT2e01-BXUs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.