Huehuetoca: El oasis desierto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Huehuetoca: El oasis desierto

El cierre del albergue de Huehuetoca dejó a los migrantes sin un refugio para seguir en su camino. Animal Político te presenta las historias de quienes quedaron desamparados
Por Dalila Chagoya y Paris Martínez @dtandriano / @paris_martinez
12 de noviembre, 2012
Comparte

Albergue del Hermano Migrante San José en Huehuetoca cerrado. Foto: Dalila Chagoya

Huehuetoca era hasta hace una semana un oasis para los migrantes, en su mayoría centroamericanos, que comienzan su travesía en la frontera de México con Guatemala. Expuestos a la violencia, al hambre, las inclemencias del clima, y la inseguridad, el albergue de esa localidad era para ellos un punto de descanso, un lugar para recargar energías y seguir adelante, donde podían encontrar un poco de humanidad antes de seguir el via crucis. Ahora está desierto.

Albergue del Hermano Migrante San José en Huehuetoca cerrado. Foto: Dalila Chagoya

Enrique

“Quieres crear violencia en México, hazlo por esta forma: cierra albergues”, dice Enrique, migrante hondureño, mientras se halla junto a las vías del tren que lleva a Estados Unidos, a la altura de Huehuetoca, donde hace una semana se anunció la suspensión de actividades del Albergue San José (uno de los dos instalado en este municipio mexiquense), ante el acoso de bandas delictivas que operan en las inmediaciones.

En este camino, plagado de malhechores, sed, hambre y frío, los albergues son un “oasis”, afirma Enrique, mostrando sus dientes rotos, en una mueca como sonrisa, y por ello es grave, remarca, que alguno de estos espacios deje de prestar ayuda humanitaria.

“Si comienzas a privar a las personas de estos lugares de atención, vas a darle más presas a la delincuencia

–advierte Enrique, que ha viajado en tres ocasiones al norte, y otras dos al sur, deportado–. Para que tengas un vandalismo tremendo, comienza a parar ilegales”.

Enrique habla a un costado del Albergue San Juan Diego, asentado también en Huehuetoca, hasta donde mudó sus instalaciones en julio pasado, luego de que vecinos de Lechería, el municipio vecino, literalmente corrieran a los migrantes de su territorio, con amenazas de incendiar la casa en donde originalmente eran atendidos.

Pareciera no entender la gente, dice el hondureño, que “estos lugares salvan la vida de un montón de personas… esto es un oasis, es un lugar donde se puede descansar, comer, tomar un baño, recibir atención médica y protección. En estos lugares se te da la oportunidad de poner en órbita tu universo, poner en orden tus pensamientos y saber lo qué harás después.”

Vías del tren en Huehuetoca. Foto: Dalila Chagoya

Felícitas

N. tiene 20 años y 36 semanas de embarazo. Salió de El Salvador a principios de septiembre, acompañada de su esposo, con el plan de trabajar en Guanajuato, pero antes de que lograran llegaran a su destino, llegaron las contracciones.

“Salimos de mi país por la situación economía –dice N–, allá sí hay trabajo, pero se ganan 50 pesos por trabajar de las seis de la mañana a las nueve de la noche, y ese dinero no alcanza ni para la comida… aparte, está la delincuencia, por eso salimos.”

Esta joven salvadoreña abordó en Chiapas el tren que sube al norte, pero a la altura del Estado de México debió ser trasladada de emergencia a este albergue, donde, informaron sus encargados, se le estabilizó la presión y calmaron las contracciones, para evitar que su bebé naciera en un momento en que sus pulmones aún no estaban desarrollados.

De eso hace ya un mes y, desde entonces, N. es atendida por los voluntarios del Albergue San Juan Diego y, reconoce, de no ser por ellos, su bebé y ella misma quizá hoy no estarían con vida.

“Aquí nos han ayudado mucho, –señala N., tocándose la barriga– no nos han abandonado a pesar de que somos migrantes… Tengo 36 semanas, pero no llego a las 40, mi hija se va a llamar Felícitas Nicole y mi idea es quedarme en México y, luego de que nazca, me voy a Celaya, donde ya tenemos trabajo…”

Huehuetoca, Estado de México. Foto: Dalila Chagoya

Nido de águilas

José Francisco es hondureño, profesor de primaria, y viaja con su hermano, Oval, también mentor, rumbo a Estados Unidos. Ambos platican, junto con otros compatriotas, en el patio del albergue San José, es 28 de octubre e ignoran que, una semana después, este espacio será cerrado.

Lucen contentos, han reunido el poco dinero de cada uno y comprado una pizza y un refresco de tres litros.

“Yo agradezco a las personas que se dedican a trabajar en estos albergues, porque si no existieran estos lugares, nosotros no estaríamos aquí…”

José Francisco habla con conocimiento de causa. Ésta es la tercera vez que hace el viaje al norte y, subraya, los peligros y las amenazas que se ciernen hoy sobre los migrantes son inéditas y extremas.

“La primera vez que yo crucé fue en 1999, cuando el huracán Mitch destruyó mi país –recuerda–, y en ese momento México no estaba como está hoy… México es un país grande, con mucha gente de buen corazón, que te apoya, pero también hay mexicanos que no se tocan el corazón para quitarte todo, sin darse cuenta de que no sólo a uno le hacen daño, sino a la familia que estás dejando atrás… es algo difícil de explicarlo, pero en Honduras, aunque hay inseguridad, no se da en los niveles extremos en los que ustedes viven, y yo lamento decírselos, pero ustedes, los mexicanos, están en un nido de águilas y en algún momento la cosa va a estallar…”

Por eso, aclara, el migrante no sólo recibe comida y un espacio de descanso en los albergues, sino que, sobre todo, recibe seguridad, protección a sus derechos y a su vida. “Si no fuera por estas instituciones, ninguno de nosotros coronaría la llegada a Estados Unidos, incluso si tuviéramos dinero para pagar un hotel, siempre sería más seguro estar en estos albergues…”

Una semana después, el albergue que les diera cobijo cerró sus puertas.

Albergue San Juan Diego en Huehuetoca. Foto: Dalila Chagoya

Los locos

Enrique habla con confianza, ha recuperado fuerzas tras las dos semanas que ha durado su travesía y, luego de comer, luce sonriente, aunque sus palabras invoquen a la desesperanza.

“Hace 20 años las cosas eran diferentes, ahora o te secuestran los Zetas, o te secuestra el Golfo, o la policía te roba o te encuentras con mexicanos bien gachos”.

Por ello, afirma, “con los albergues se logra salvar el doble de vidas. No tenemos con qué pagar la labor que hacen ellos, eso de venir a ayudar a un montón de locos –dice riendo–, porque locos: porque somos personas que tratamos de revolucionar algo, por medio del modo pacífico, que es migrar, y así mandar dinero a tu tierra.”

“Agarren la onda –pide a quienes ven estos espacios como focos de riesgo–, este camino es para hacer mejor la vida de nuestros pueblos, no para llenar de sangre las vías, no para sacrificar la vida de personas inocentes”.

Huehuetoca, Estado de México. Foto: Dalila Chagoya

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Corea del Norte: Kim Jong-un admite que el brote de COVI-19 es un gran desastre

El líder de Corea del Norte culpa del brote a la incompetencia burocrática y médica.
14 de mayo, 2022
Comparte

El brote de Covid-19 que se propaga rápidamente en Corea del Norte es un “gran desastre” para el país, dijo su líder, Kim Jong-un, según los medios estatales.

Kim anunció una batalla total para abordar la propagación del virus durante una reunión de emergencia.

La medida se produce después de que se confirmaran los primeros casos, aunque los expertos creen que el virus probablemente ha estado circulando durante algún tiempo.

Se teme que un brote importante pueda tener consecuencias nefastas en Corea del Norte.

Su población, de 25 millones, es vulnerable debido a la falta de un programa de vacunación y un sistema de salud deficiente.

Y el sábado, los medios estatales informaron que ha habido medio millón de casos de fiebre inexplicable en las últimas semanas. El país tiene una capacidad limitada para hacer test de Covid-19, por lo que la mayoría de los casos no están confirmados.

La cifra marcó un aumento importante en los números dados unos días antes, lo que podría proporcionar alguna indicación de la escala del brote en Corea del Norte.

“La propagación de la epidemia maligna es agitación que ha caído sobre nuestro país desde la fundación”, dijo Kim, citado por la agencia oficial de noticias KCNA.

Culpó de la crisis a la incompetencia burocrática y médica, y sugirió que se pueden aprender lecciones de la respuesta de países como China.

La imagen muestra a Kim Jong Un en una reunión

EPA
Kim Jong-un convoca una reunión de respuesta a Covid el 12 de mayo

Los medios estatales informan que 27 personas han muerto desde abril después de sufrir fiebre.

Los informes no dicen si dieron positivo por Covid, aparte de una muerte en la capital, Pyongyang, que se confirmó que era un caso de la variante Omicron.

El reconocimiento sin precedentes marcó el final de dos años de afirmaciones de Corea del Norte sobre estar libre de Covid-19.

El reservado país rechazó las ofertas de la comunidad internacional de suministrar millones de dosis de AstraZeneca y de fabricación china el año pasado. En cambio, afirmó que había controlado la Covi-19 al sellar sus fronteras a principios de enero de 2020.

El país comparte fronteras terrestres con Corea del Sur y China, que han luchado contra fuertes brotes. China ahora está luchando por contener una ola de Omicron con bloqueos en sus ciudades más grandes.

En una reunión que delineó las nuevas reglas de Covid-19, se vio a Kim usando una máscara facial en la televisión.

Ordenó controles de virus de “máxima emergencia”, que parecían incluir órdenes de cierres locales y restricciones de reunión en los lugares de trabajo.

Corea del Sur ha dicho que ofreció ayuda humanitaria después del anuncio del 12 de mayo, pero Pyongyang aún no ha respondido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kk1kYd5s1fM&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.