Largos instantes con Rockdrigo González
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Largos instantes con Rockdrigo González

Un joven Fabrizio León le hizo una sesión de fotos al entonces icono de la juventud marginada, Rockdrigo González. La última antes que muriera
Por Moisés Castillo
3 de noviembre, 2012
Comparte

La última tocada de Rockdrigo González ocurrió en la fiesta del primer aniversario del periódico La Jornada, celebrada el 15 de septiembre de 1985. Cuatro días después murió el músico tamaulipeco tras desplomarse el edificio donde vivía en la calle de Bruselas, colonia Juárez. El joven fotógrafo Fabrizio León sintió un pánico terrible cuando se enteró también que el reportero estrella del diario, Manuel Altamira, había fallecido en ese inmueble tras el terremoto que sacudió a la Ciudad de México. El tiempo se volvió cenizas.

Fabrizio no podía creer esta trágica coincidencia. Eran días de shock y polvo que flotaba como niebla en pleno Centro Histórico. Entre el trabajo y el miedo no había más cosas qué pensar. En la radio se escuchaba el rescate de cuerpos: pies que los escombros deshicieron. Las horas se volvían pesadas como tragar saliva amarga. Al día siguiente fue a la funeraria Gayosso de Sullivan, donde había poca gente, y tomó las últimas imágenes del creador de “Estación del Metro Balderas”.

Tan sólo tres días después del temblor iba a cantar en la presentación del libro “La banda, el consejo y otros panchos”, de Fabrizio sobre las bandas juveniles proscritas en esos años grises de Miguel de la Madrid. Rockdrigo junto con Jaime López y Rafael Catana eran los iconos de esa juventud olvidada-marginada y artífices de lo que se conoce ahora como rock urbano. Dos meses antes de esa fecha fatal, visitó su departamento para ponerse de acuerdo sobre las rolas que iba a tocar y el tiempo que iba a participar durante el evento.

Llegó con su cámara Nikon y no esperaba que fuera una sesión larga y etílica. Rockdrigo con su gran sentido del humor “distensó” el momento para que el chavo de 25 años no le temblara la mano. Fabrizio tenía listos dos rollos blanco y negro y mientras disparaba escuchaba la guitarra blusera y la voz nasal del promotor del Colectivo Rupestre: Oh yo no sé por qué no me las sueltas/si te aviento choros y te doy mil vueltas/hasta soy cuaderno ya de tus papás/le doy pa’ su chela a tu hermano el rapaz/Oh yo no sé por qué no me las das/si agarras la onda te alivianarás/y si me las sueltas al grito de “zaz”/en viaje muy chido tu te meterás…

Haz click para ampliar

Haz click para ampliar

Entre tragos y rock and roll Rockdrigo jugueteaba frente a la lente. Fueron imágenes que nunca pudo ver. 27 años después Amandititita, su hija, lo hizo por él. Hace poco más de un mes se inauguró en la Pulquería Los Insurgentes la exposición fotográfica “Una pieza para Rockdrigo”, largos instantes que Fabrizio capturó con naturalidad y honestidad. Rostros a la caída del día. Mira y admira la hoja de contacto que reveló hace casi tres décadas.

Con un tono emotivo, Amada Lalena “Amandititita”, dijo: “los recuerdos que tengo de él son los de una niña de seis años, de un padre que se muere, de una madre que se vuelve loca y de la pesadilla que es ser hija de una persona tan admirada y reconocida”.

Dicen que las mejores cosas o ideas salen de una borrachera entre amigos. Saltan  proyectos imposibles, pero gracias al alcohol ya no son tan utópicos. Y eso pasó. Carlos Martínez Rentería, director de la revista Generación, sabía que Fabrizio tenía ese tesoro fotográfico casi inédito –varias fotos las usó Pentagrama para discos- y reunió al jornalero con el escritor Guillermo Fadanelli, que fue el anfitrión de esa noche de tragos. Después se sumaron Gustavo Ruiz y Alan Ureña de la Pulquería Los Insurgentes y brotó el tema de Rockdrigo. Sin pensarlo, Fadanelli tuvo el “tino” de hablarle a Amanditita y así se construyó el homenaje luctuoso al oriundo de Tampico.

En total se exhibieron una decena de fotografías, hojas de contacto, ampliaciones, que a la distancia se convierten en un documento único y lúdico en la historia del rock nacional.

 

Haz click para ampliar

Haz click para ampliar

-¿Tenías un plan determinado para tomar las fotos en el departamento de Rockdrigo? ¿Cómo fue la sesión?

Tenía un año de pertenecer al periódico y estaba inquieto por documentar y fotografiar lo que era en ese momento el movimiento de rock, los chavos banda. Inevitablmente los músicos atraen la atención y fue una sesión muy natural. Estar frente a un creador con un extraordinario sentido del humor es inigualable. Rodrigo González es uno de los mejores “chilangos” que ha tenido esta ciudad en términos creativos. Coincide con otros dos grandes tamaulipecos: Jaime López y Nacho López. Los tres retrataron a la Ciudad de México de una manera notable. Rodrigo me llevaba 10 años en ese momento y el tipo estaba en plena lucidez, fue una sesión muy natural y los clicks los hice con la luz natural que había en su departamento. Fui afortunado en haberlo fotografiado.

 

-Con la experiencia que tienes en el mundo de la fotografía, ¿qué sientes al ver esas imágenes que tomaste hace 27 años? ¿Te gustan?

Son fotos que demuestran una idea que siempre tuve y que sigo manteniendo: la fotografía periodística -que es a la que yo me he dedicado- es importante si tiene una intención narrativa. No es una historia sino narra un instante que a la distancia se puede volver una historia. Sí hay una intención estética, hay una intención de retratar al personaje y hay una comunicación entre los dos: el que se deja fotografiar sin posar. La idea de un periodista tan constante como ha sido Carlos Martínez Rentería de llevar este material a un nuevo espacio de jóvenes, donde se reivindica una bebida tradicional es notable. Además la sensibilidad de estos jóvenes empresarios de producir un trabajo fotográfico y exponerlo en ese espacio juvenil es maravilloso. Muchos de ellos ni siquiera habían nacido cuando ocurrió el terremoto, pero para mi sorpresa escuchan y les interesa la figura de Rodrigo.

 

-¿Cuál fue la reacción de Amandititita al ver las fotografías? ¿Qué te dijo?

Ella estaba muy conmovida. El hecho de que el día 27 de septiembre haya tomado un vuelo en la mañana de Los Ángeles para venir solamente a la inauguración, ver la exposición, fue un detalle enorme. La presencia de ella fue fundamental. El encuentro fue realmente algo bello. Ella sabía de mí, yo sabía de ella, no nos conocíamos y ese encuentro fue inolvidable. La proyección del video y la exposición están dedicados a Amandititita. Haber preparado una exhibición pública, en un lugar que no es el protocolario para una exposición, el haberme encontrado a estos jóvenes de la Pulquería y que Fadanelli haya sido intermediario, pues estoy más que agradecido.

 

También el editor-fotógrafo de La Jornada dirigió un video-documental de la escultura que realizó el artista Alfredo López Casanova y que el año pasado se colocó en el Metro Balderas. Está circulando un DVD edición limitada donde se revela todo el proceso de creación de la estatua de bronce. López Casanova usó las fotos de Fabrizio para imaginar a un hombre que no tuvo tiempo: ya que yo no tengo tiempo de cambiar mi vida/la maquina me ha vuelto una sombra borrosa/y aunque soy la misma puerta que han negado tus ojos/se que aun tengo tiempo para atracar en un puerto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"En 20 minutos los bebés pueden fallecer": la dramática crisis de oxígeno en Bolivia

El oxígeno es cada vez más difícil de conseguir en varias ciudades de Bolivia. La escasez del elemento también amenaza a bebés que necesitan ventilación artificial.
8 de agosto, 2020
Comparte

Es una carrera contra el tiempo.

Los hospitales de varias de las principales ciudades de Bolivia cada vez tienen menos reservas de oxígeno clínico y los familiares de pacientes que dependen de este elemento multiplican esfuerzos en una dramática búsqueda de un tubo o balón para tratar de salvar la vida de su abuelo, padre, hermano o incluso hijo.

Un problema que también alcanzó a decenas de recién nacidos que, por diferentes motivos, dependen de ventilación artificial para sobrevivir.

“Yo no puedo esperar a que sea el último minuto para decir qué voy a hacer. Estos bebés necesitan oxígeno continuo, y si usted le quita el oxígeno dos o tres minutos su cerebro va a sufrir. En 20 minutos los bebés pueden a fallecer”, señaló este viernes Hugo Tejerina, directivo del principal hospital materno de La Paz.

Y en una comunicación con BBC Mundo, ese centro de salud confirmó este sábado que podrán mantener la asistencia a los recién nacidos hasta el lunes si es que no reciben una nueva dotación de oxígeno.

Pero el problema va mucho más allá de los menores que pueden resultar afectados.

El gobierno transitorio boliviano denunció el viernes ante la Organización de Estados Americanos que ya son 31 personas las que fallecieron por la falta de reservas para oxigenación.

Dos factores son señalados por directivos de salud como las causas de la crisis. El aumento acelerado de contagios por coronavirus y los bloqueos de algunas de las principales carreteras del país protagonizados por seguidores de Evo Morales enfrentados con la presidenta Jeanine Áñez.

“Estado de desastre”

El viernes en la noche falleció por falta de oxígeno el tío de Claudia, una boliviana que no pudo acompañarlo en su padecimiento porque reside en Italia.

A principios de agosto presentó síntomas de coronavirus y de inmediato sus familiares advirtieron del riesgo que podía correr ante la escasez de oxígeno.

Claudia comparte con BBC Mundo que su tío fue profesor durante 35 años y no disimula su molestia por un fallecimiento que tal vez se habría podido evitar si el hospital donde internaron a su familiar contaba con una dotación para mantener la respiración artificial activa.

Presidenta de Bolivia

Reuters
El gobierno actual acusa a los seguidores de Evo Morales de agudizar la escasez de oxígeno y medicamentos por los bloqueos en carreteras.

Bolivia registró hasta el 7 de agosto 87.891 casos confirmados de coronavirus y La Paz, sede de gobierno, se convirtió en el epicentro de los contagios.

La cantidad de muertos por covid-19 hasta la misma fecha es de 3.524.

De acuerdo a datos recogidos por el diario boliviano Página Siete, al menos 23 personas de esta ciudad fallecieron el viernes por falta de oxígeno.

Este elemento llegó a triplicar su precio y ya era escaso desde hace al menos tres semanas en el país sudamericano.

Pero la situación se volvió crítica desde que comenzaron los cierres de caminos que impidieron que los camiones que transportan tubos y los carros cisterna lleguen a los hospitales de diferentes ciudades.

Al punto de que el sistema de salud pública declaró un inminente “estado de desastre” si no se reponen las dotaciones a los hospitales.

“Repercutirá en el fallecimiento de personas y afectación de núcleos familiares, así como personal en salud”, señala la nota dirigida al gobierno.

El comunicado, difundido por medios locales, señala que si persiste el retraso en la distribución de oxígeno “ya no se contará en horas, sino en vidas”.

Marcha campesina

EPA
Sindicatos en Bolivia están sublevados contra el gobierno de Jeanine Áñez.

El drama de los bebés

Tres o cuatro minutos pueden ser suficientes para que un bebé con nacimiento prematuro pueda sufrir alguna consecuencia a nivel cerebral si no recibe la oxigenación necesaria.

Así lo explicó a BBC Mundo Yuri Pérez, director del Hospital de la Mujer de La Paz.

“Tenemos niños que nacen prematuramente y son dependientes de oxígeno. Ante lo que pasa en el país las cisternas no han logrado pasar y advertimos que el riesgo es grande por la muerte que puedan tener estos pequeños”, indica.

El médico indica que el centro de salud logró la ayuda de padres e instituciones que enviaron tubos para mantener las incubadoras funcionando un par de días más, pero reconoce que todo depende de que se reponga la distribución regular.

“Sería una tragedia muy grande. Trabajamos de día y de noche para mantener todo funcionando, pero sin el oxígeno los niños no recibirán la ventilación necesaria para vivir”, lamenta.

El entrevistado señala que el personal médico junto a los padres se encuentran en una búsqueda desesperada de cualquier insumo adicional de ese elemento.

“Nosotros estamos en un momento de impotencia, imagínese cómo están los padres (de los bebés)”, relata.

Bloqueo de caminos

EPA
Pese al peligro de los contagios, seguidores de Evo Morales retomaron las calles en esta semana.

Después del llamado de emergencia que realizó el Hospital de la Mujer el viernes en la noche, el gobierno aseguró que hará llegar tubos para evitar la muerte de los niños.

La crisis política

La emergencia sanitaria llegó a Bolivia en una coyuntura política de polarización e incertidumbre.

Con la sorpresiva renuncia de Evo Morales a la presidencia en noviembre de 2019, tras semanas de protestas y denuncias de fraude electoral, el gobierno transitorio se comprometió a llamar a elecciones lo más pronto que se pueda.

Los comicios fueron programados primero para el 3 de mayo, se intentó convocarlos para principios de agosto, luego para el 6 de septiembre y ahora están fijados para el 18 de octubre, por decisión del Tribunal Supremo Electoral boliviano

El mayor motivo de las repetidas suspensiones fue la pandemia y el temor a que se multipliquen los contagios, sin embargo esto provocó molestia entre sindicatos obreros, campesinos e indígenas que reclaman una elección pronta y decidieron volver a las calles.

Acusan al gobierno de Áñez de pretender quedarse en el poder todo lo posible.

“Antes tampoco había oxígeno. Ahora nos acusan de que no llega por los bloqueos, pero la verdad es que el gobierno golpista no nos hacía llegar ni una aspirina”, afirma Juana Quispe, diputada del partido que todavía lidera Evo Morales.

La congresista señala que la escasez del elemento y de medicinas que sufre Bolivia no está relacionada con las protestas que se producen en al menos sesenta puntos del país.

“Es por el gobierno que no tiene capacidad”, insiste la autoridad en conversación con BBC Mundo.

Las movilizaciones en Bolivia retornaron a finales de julio y los manifestantes aseguran que seguirán en las calles pese al riesgo de contagiarse de covid-19.

En Bolivia se hace cada día más difícil separar una discusión sobre sus problemas de salud de las posiciones partidarias enfrentadas.

Es un país que rompe sus récords de contagios confirmados casi a diario, pero que parece concentrarse cada vez más en la batalla política.


Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=H_Q1WDFqnT0

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.