Lucha contra la discriminación aún no es política de Estado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Lucha contra la discriminación aún no es política de Estado

A pesar que en una década el tema de la discriminación logró sembrarse en la agenda nacional, y desarrollarse hasta verse reflejado en leyes federales y estatales que sancionan sus distintas expresiones, en México se mantiene andando el principal motor de la exclusión social, reconoce Ricardo Bucio.
26 de noviembre, 2012
Comparte

A pesar que en una década el tema de la discriminación logró sembrarse en la agenda nacional, y desarrollarse hasta verse reflejado en leyes federales y estatales que sancionan sus distintas expresiones, en México se mantiene andando el principal motor de la exclusión social, reconoce Ricardo Bucio, presidente saliente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), y que es, asegura, “el régimen de privilegios y desigualdades, principalmente económicas, cuya desarticulación supone todo sistema democrático, y que en el país ha existido por siglos”.

En entrevista con Animal Político, Bucio, con 25 años de trayectoria en defensa de derechos humanos, es enfático al hacer un diagnóstico de la discriminación, su rostro actual, y los retos que el país enfrenta en esta materia: “la democracia que México quiere –afirma– pasa por la igualdad en derechos y en dignidad de las personas, y esta igualdad tiene que ver con servicios, bienes, trato, accesibilidad, infraestructura, presupuesto, seguridad, entre otros. Y ahora que México ya creó sus definiciones en torno al tema de la discriminación, y también instituciones para atenderlo, el país necesita dar el paso siguiente, que es crear condiciones de igualdad, ya que el régimen de privilegios nos va quitando posibilidades de desarrollo como nación”.

Al frente del Conapred desde 2009, Bucio llega al final de su gestión consciente de que “México tiene una situación muy complicada, una ambigüedad grande, porque nos vamos definiendo legalmente como un tipo de nación enfocada a los derechos humanos, pero tenemos una cultura de privilegios y de autoritarismo muy arraigada”.

Y un ejemplo claro de esta situación, afirma, es el abordaje que han dado los partidos políticos al tema, ya que “a través de sus bancadas han sido los que han promovido todos los cambios legales para combatir la discriminación, ellos son quienes han modificado la Constitución y redactado leyes estatales en la materia, pero los partidos políticos son también quienes, al ocupar posiciones de gobierno, no han aportado los elementos suficientes o, incluso, han puesto una barrera, para impedir que dichos conceptos legales se conviertan en una práctica, pero con redactar una ley no queda garantizado un derecho, y esto es casi como si reconocieras el derecho a la salud, pero no construyeras hospitales…”

Por ello, insiste, aunque el Conapred requiere de mayores recursos para funcionar, en materia de discriminación lo que urge a México “es que el derecho a la igualdad cuente mecanismos operativos, espacios para la defensa y protección que vayan más allá del Consejo, porque, por ejemplo, en los cines, restaurantes y otros establecimientos mercantiles pueden verse letreros sobre el derecho a la no discriminación, pero en realidad nadie puede quejarse en ninguno de estos espacios cuando considera que fue discriminado, así que hace falta que se multipliquen los espacios para la defensa, que la gente no sólo cuente con el Conapred como única opción para canalizar sus denuncias, que este tipo de situaciones puedan procesarse en los mismos ámbitos donde se presenten”.

 

Los rostros de la discriminación

– En México, ¿quiénes discriminan y quiénes son discriminados? –se pregunta al funcionario, quien, además, es miembro del consejo de la maestría en Derechos Humanos de la Universidad Iberoamericana.

– Yo nunca he encontrado a nadie que me diga que no ha sido discriminado o que nunca ha discriminado –responde–, porque se trata de una forma de relación social de la cual participamos todos y todas, de distintas maneras. Así que en México la discriminación se da en todos los sectores de la población, no es algo que tenga que ver con mayorías o minorías de ninguna índole. Por ejemplo: las mujeres son el sector mayoritario de la población, pero también son uno de los sectores que más sufre discriminación; de igual forma, los indígenas son un sector que sufre gran discriminación, y eso no impide que prevalezcan, al interior de sus estructuras de convivencia, algunos usos y costumbres sumamente discriminatorios”.

Pero el asunto es más complejo aún, aclara, ya que junto a estas expresiones de exclusión social, van desarrollándose en paralelo nociones de igualdad, dando como resultado que, por ejemplo, 88% de la población no ve problemas en compartir su hogar con personas discapacitadas, pero 54% piensa que “en una situación de desempleo a nivel nacional, el trabajo tiene que ser primero para los que no presentan ninguna discapacidad”; asimismo, aunque 67% de la población no ve razones para oponerse al matrimonio entre personas del mismo sexo, “40% rechaza la convivencia (doméstica) con personas homosexuales”.

Así, asegura, “el sustrato común a todas las formas de discriminación es esta desigualdad de trato que tenemos interiorizada”, y que lo mismo se vinculan con “visiones morales de la sociedad, con lo que creemos que es bueno y lo que es malo; con la distribución y acceso a los bienes de la sociedad, en términos económicos, políticos, culturales; y también con cuestiones relacionadas a la identidad personal y a la identidad nacional”, y en este punto lanza una pregunta: “¿México como país tiene una identidad tan sólida como para poder relacionarse libremente con los demás, o la Colonia y la falta de democracia nos han dejado tantas heridas en la identidad que tendemos a ver a los demás, como más, o como menos?”.

Bucio no aventura una respuesta, sin embargo, destaca que “sí se ha tenido un importante avance de 2001 a la fecha, tiempo en el que formalmente se comenzó a debatir públicamente el tema de la discriminación, en el que se logró que tenga un espacio en el debate social, con comprensiones e incomprensiones, con fuerzas a favor y en contra, pero finalmente ha salido del clóset; al menos en lo teórico sí avanzamos, el tema ya no es de minorías y, aunque se centra en ciertos grupos de la población, se entiende ya que tiene que ver con todos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los enfrentamientos en Suecia tras los llamados a 'quemar el Corán' por parte de la ultraderecha

Varias ciudades suecas experimentan disturbios desde el jueves tras la convocatoria de un grupo de extrema derecha a quemar el texto sagrado del Islam.
18 de abril, 2022
Comparte

Docenas de personas fueron arrestadas en Suecia tras graves disturbios a raíz de convocatorias para “quemar el Corán” por parte de un grupo islamofóbico de extrema derecha.

Los enfrentamientos llevan produciéndose de manera consecutiva desde el jueves en varias ciudades del sur del país, donde el partido ultraderechista Stram Kurs (Curso Firme), liderado por el danés-sueco Rasmus Paludan, convocó los eventos.

Paludan dijo que habían quemado el texto sagrado del Islam y que repetirían la acción, que se produce durante el Ramadán, el mes sagrado musulmán.

Según un comunicado de la policía difundido este lunes, 18 personas fueron arrestadas en Linköping y ocho en Norrköping -con unos 130.000 habitantes y al suroeste de Estocolmo- donde se produjeron algunos de los disturbios más intensos.

Paludan había amenazado con realizar otra manifestación en esa ciudad el domingo, lo cuañ provocó que un grupo de contramanifestantes se reunieran allí, informó Deutsche Welle.

La policía local dijo en un comunicado que los agentes realizaron “varios disparos de advertencia” y que “tres personas fueron aparentemente alcanzadas” y están siendo atendidas en el hospital, pero agregó que ninguna de las lesiones es potencialmente mortal.

La noche anterior se registraron disturbios en la ciudad sureña de Malmö, a raíz de la convocatoria de otra “quema del Corán” por el grupo de extrema derecha liderado por Paludan.

Los manifestantes prendieron fuego a una barricada en Norrköping

EPA

“Una provocación”

Los gobiernos de Irán e Irak llamaron a consultas a los representantes suecos en sus países, y Arabia Saudita condenó lo ocurrido, considerándolo un “abuso deliberado del sagrado Corán por parte de algunos extremistas en Suecia, y una provocación e incitación contra los musulmanes”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Irak dijo que los hechos tienen “graves implicaciones en las relaciones de Suecia con todos los musulmanes”.

El encargado de negocios sueco en Bagdad, Hakan Rooth, consideró los actos una “ofensa grave” y una “provocación” hacia los musulmanes.

El jefe de la policía nacional de Suecia, Anders Thornberg, dijo el sábado que los manifestantes mosraron indiferencia por la vida de los policías y agregó: “Hemos visto disturbios violentos antes, pero esto es otra cosa”.

Las protestas contra las amenazas de Stram Kurs de quemar el Corán se han tornado violentas en Suecia en otras ocasiones.

En 2020, hubo varias manifestaciones violentas, con quemas de automóviles y enfrentamientos en la ciudad de Malmö.

Paludan, quien estuvo encarcelado durante un mes en 2020 por delitos de racismo en Dinamarca, también ha intentado planear quemas del Corán en otros países europeos como Francia y Bélgica.

Rasmus Paludan en Estocolmo, Suecia, el 4 de septiembre de 2021.

Getty Images
Rasmus Paludan lidera el partido ultraderechista Stram Kurs

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6rSRX2Wu4m8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.