Lucha contra la discriminación aún no es política de Estado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Lucha contra la discriminación aún no es política de Estado

A pesar que en una década el tema de la discriminación logró sembrarse en la agenda nacional, y desarrollarse hasta verse reflejado en leyes federales y estatales que sancionan sus distintas expresiones, en México se mantiene andando el principal motor de la exclusión social, reconoce Ricardo Bucio.
26 de noviembre, 2012
Comparte

A pesar que en una década el tema de la discriminación logró sembrarse en la agenda nacional, y desarrollarse hasta verse reflejado en leyes federales y estatales que sancionan sus distintas expresiones, en México se mantiene andando el principal motor de la exclusión social, reconoce Ricardo Bucio, presidente saliente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), y que es, asegura, “el régimen de privilegios y desigualdades, principalmente económicas, cuya desarticulación supone todo sistema democrático, y que en el país ha existido por siglos”.

En entrevista con Animal Político, Bucio, con 25 años de trayectoria en defensa de derechos humanos, es enfático al hacer un diagnóstico de la discriminación, su rostro actual, y los retos que el país enfrenta en esta materia: “la democracia que México quiere –afirma– pasa por la igualdad en derechos y en dignidad de las personas, y esta igualdad tiene que ver con servicios, bienes, trato, accesibilidad, infraestructura, presupuesto, seguridad, entre otros. Y ahora que México ya creó sus definiciones en torno al tema de la discriminación, y también instituciones para atenderlo, el país necesita dar el paso siguiente, que es crear condiciones de igualdad, ya que el régimen de privilegios nos va quitando posibilidades de desarrollo como nación”.

Al frente del Conapred desde 2009, Bucio llega al final de su gestión consciente de que “México tiene una situación muy complicada, una ambigüedad grande, porque nos vamos definiendo legalmente como un tipo de nación enfocada a los derechos humanos, pero tenemos una cultura de privilegios y de autoritarismo muy arraigada”.

Y un ejemplo claro de esta situación, afirma, es el abordaje que han dado los partidos políticos al tema, ya que “a través de sus bancadas han sido los que han promovido todos los cambios legales para combatir la discriminación, ellos son quienes han modificado la Constitución y redactado leyes estatales en la materia, pero los partidos políticos son también quienes, al ocupar posiciones de gobierno, no han aportado los elementos suficientes o, incluso, han puesto una barrera, para impedir que dichos conceptos legales se conviertan en una práctica, pero con redactar una ley no queda garantizado un derecho, y esto es casi como si reconocieras el derecho a la salud, pero no construyeras hospitales…”

Por ello, insiste, aunque el Conapred requiere de mayores recursos para funcionar, en materia de discriminación lo que urge a México “es que el derecho a la igualdad cuente mecanismos operativos, espacios para la defensa y protección que vayan más allá del Consejo, porque, por ejemplo, en los cines, restaurantes y otros establecimientos mercantiles pueden verse letreros sobre el derecho a la no discriminación, pero en realidad nadie puede quejarse en ninguno de estos espacios cuando considera que fue discriminado, así que hace falta que se multipliquen los espacios para la defensa, que la gente no sólo cuente con el Conapred como única opción para canalizar sus denuncias, que este tipo de situaciones puedan procesarse en los mismos ámbitos donde se presenten”.

 

Los rostros de la discriminación

– En México, ¿quiénes discriminan y quiénes son discriminados? –se pregunta al funcionario, quien, además, es miembro del consejo de la maestría en Derechos Humanos de la Universidad Iberoamericana.

– Yo nunca he encontrado a nadie que me diga que no ha sido discriminado o que nunca ha discriminado –responde–, porque se trata de una forma de relación social de la cual participamos todos y todas, de distintas maneras. Así que en México la discriminación se da en todos los sectores de la población, no es algo que tenga que ver con mayorías o minorías de ninguna índole. Por ejemplo: las mujeres son el sector mayoritario de la población, pero también son uno de los sectores que más sufre discriminación; de igual forma, los indígenas son un sector que sufre gran discriminación, y eso no impide que prevalezcan, al interior de sus estructuras de convivencia, algunos usos y costumbres sumamente discriminatorios”.

Pero el asunto es más complejo aún, aclara, ya que junto a estas expresiones de exclusión social, van desarrollándose en paralelo nociones de igualdad, dando como resultado que, por ejemplo, 88% de la población no ve problemas en compartir su hogar con personas discapacitadas, pero 54% piensa que “en una situación de desempleo a nivel nacional, el trabajo tiene que ser primero para los que no presentan ninguna discapacidad”; asimismo, aunque 67% de la población no ve razones para oponerse al matrimonio entre personas del mismo sexo, “40% rechaza la convivencia (doméstica) con personas homosexuales”.

Así, asegura, “el sustrato común a todas las formas de discriminación es esta desigualdad de trato que tenemos interiorizada”, y que lo mismo se vinculan con “visiones morales de la sociedad, con lo que creemos que es bueno y lo que es malo; con la distribución y acceso a los bienes de la sociedad, en términos económicos, políticos, culturales; y también con cuestiones relacionadas a la identidad personal y a la identidad nacional”, y en este punto lanza una pregunta: “¿México como país tiene una identidad tan sólida como para poder relacionarse libremente con los demás, o la Colonia y la falta de democracia nos han dejado tantas heridas en la identidad que tendemos a ver a los demás, como más, o como menos?”.

Bucio no aventura una respuesta, sin embargo, destaca que “sí se ha tenido un importante avance de 2001 a la fecha, tiempo en el que formalmente se comenzó a debatir públicamente el tema de la discriminación, en el que se logró que tenga un espacio en el debate social, con comprensiones e incomprensiones, con fuerzas a favor y en contra, pero finalmente ha salido del clóset; al menos en lo teórico sí avanzamos, el tema ya no es de minorías y, aunque se centra en ciertos grupos de la población, se entiende ya que tiene que ver con todos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La 'nueva fase' de coronavirus de EU y por qué es una amenaza mayor que cuando empezó la pandemia

Estados Unidos se encuentra en una peligrosa fase de la pandemia, según la coordinadora del grupo de trabajo de la Casa Blanca contra la covid-19, la doctora Deborah Birx.
3 de agosto, 2020
Comparte
Hombre con mascarilla y bandera de EE.UU. detrás.

Getty Images

La epidemia de coronavirus en Estados Unidos ha entrado en una “nueva y peligrosa fase”.

Así lo advirtió la doctora Deborah Birx, coordinadora del grupo de trabajo de la Casa Blanca contra la covid-19.

La enfermedad está “extremadamente extendida” en el país y actualmente supone una amenaza mayor que cuando comenzaron los primeros brotes, a principios de año, dijo Birx el domingo.

Hasta este 3 de agosto, EE.UU. había registrado el mayor número de casos y muertes atribuidas al coronavirus de todo el mundo.

Según el recuento de la Universidad Johns Hopkins, la primera economía mundial ha confirmado más de 4,6 millones de contagios y 155.165 muertes.

A nivel mundial, se han contabilizado más de 18 millones de casos y más de 690.000 fallecimientos hasta este 3 de agosto.

¿En qué consiste la “nueva fase”?

Hay una clara diferencia que marca esta nueva etapa en la que ha entrado Estados Unidos: las zonas afectadas.

Ya no solo son las zonas urbanizadas las más golpeadas, sino múltiples y diferentes áreas por todo el país.

“Esta epidemia ahora mismo es diferente y está más extendida. Y es tanto rural como urbana”, destacó el domingo Birx en el programa State of the Union, de la cadena CNN.

""La epidemia en EE.UU. ahora mismo es diferente y está más extendida. Y es tanto rural como urbana"", Source: Deborah Birx, Source description: Coordinadora del grupo de trabajo de la Casa Blanca contra la covid-19., Image: Deborah Birx

Birx lanzó una advertencia a las comunidades rurales por el escepticismo que mostraron algunas de ellas a la llegada del virus a sus zonas.

“A todo aquel que vive en un área rural: no eres inmune ni estás protegido contra este virus“, espetó.

La asesora de la Casa Blanca insistió en la necesidad de portar mascarilla, incluso dentro de la propia vivienda si hay personas de riesgo y se está en una zona donde se haya producido un brote.

También manifestó su preocupación por la gente que se está yendo de vacaciones a puntos con un alto número de casos, haciendo referencia a las visitas que ha realizado a 14 estados en las últimas tres semanas.

“A medida que viajaba por el país, vi a todo Estados Unidos moviéndose (…) Si usted ha decidido irse de vacaciones a un lugar muy afectado, necesita volver y proteger a aquellos con comorbilidades y asumir que está contagiado”.

Click here to see the BBC interactive

La epidemia de coronavirus en Estados Unidos ha avanzado durante estos últimos meses, especialmente en estados del sureste y medio oeste.

Si en marzo y abril, Nueva York y Nueva Jersey, en la costa este, eran los puntos más vapuleados por el virus, en las últimas semanas se han dado preocupantes aumentos de casos y muertes en California, Florida o Texas.

“Nosotros subimos mucho cuando el área metropolitana de Nueva York era el epicentro del brote. Luego las curvas comenzaron a descender de vuelta, pero no como sucedió en otros países (…) Nunca llegamos a descender a un punto realmente bajo”, explicaba el 30 de julio Anthony Fauci, el científico jefe del equipo especial contra el coronavirus de la Casa Blanca, en entrevista con la BBC.

“Cuando levantamos algunas restricciones con el objetivo de reactivar la economía en ciertas regiones del país, algunos estados del sur como Florida, Texas, Arizona o el sur de California empezaron a sufrir contagios. Entonces la base pasó de 20.000 casos diarios, a 30.000, 40.000, 50.000, 60.000 e incluso 70.000 pacientes diarios”, añadió.

Hombre con cartel pidiendo la vuelta al trabajo.

Getty Images
La pandemia ha asestado un duro golpe a la economía estadounidense, con la consecuente pérdida de empleos.

Desde entonces, la mayor preocupación del gobierno es controlar esa situación pero también la de otras regiones que parecen empezar a atravesar lo que pasaron los estados del sur, puntualizó el experto.

Según datos recopilados por The New York Times, el país registró más de 1,9 millones de nuevos contagios en julio, cerca del 42% de los más de 4,5 millones de casos confirmados en todo el país desde que comenzó la pandemia y más del doble que cualquier otro mes.

Expertos en salud pública que vinculan el aumento de casos con la reapertura temprana han pedido nuevas medidas, si bien también continúan los llamados para seguir por el camino de la “nueva normalidad”, entre ellos, por parte del propio presidente.

Trump insiste en que el repunte de casos se debe al aumento en el número de pruebas realizadas y aboga por reabrir los colegios próximamente.

“Gran parte de nuestro país está muy bien”, aseguró Trump la noche del domingo, en claro contraste con la opinión manifestada por su asesora.

Disputa política

El presidente fue más allá este lunes y criticó abiertamente las declaraciones de Birx en televisión y calificó su intervención de “patética”.

Birx y Trump.

Getty Images
Desde el Partido Demócrata se ha criticado a Birx, vinculándola a la “campaña de desinformación” de Trump.

Trump consideró que Birx había cedido a la presión por parte de los demócratas, en referencia a las críticas que trascendieron contra la doctora.

“Deborah mordió el anzuelo y nos golpeó. ¡Patético!“, señaló el mandatario en Twitter este lunes.

La líder demócrata en el Congreso, Nancy Pelosi, criticó a Birx por su supuesta disposición a adaptar su mensaje para conseguir el apoyo de Trump.

“Creo que el presidente está difundiendo desinformación sobre el virus y que ella es su responsable, así que no tengo ninguna confianza“, señaló Pelosi en la cadena ABC.

Birx, por su parte, ha defendido que sus decisiones siempre se han basado y se basan en la ciencia.

Mujer con mascarilla en Miami Beach.

Getty Images
Ante el repunte de casos en lugares como Miami, las autoridades impusieron la orden de portar mascarillas.

Mientras continúa la disputa política, una nueva proyección de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estima que el número de muertos por la crisis del coronavirus puede superar los 180.000 en el país para el 22 de agosto.

Y la sociedad sigue dividida en torno a la crisis, con cuestiones como portar una mascarilla, una práctica que los expertos recomiendan encarecidamente para frenar la propagación del virus pero que en Estados Unidos se ha convertido en un asunto extremadamente politizado.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

https://www.youtube.com/watch?v=Nu-srgsjjtE

https://www.youtube.com/watch?v=fezPCtz6HSQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.