¿Quiénes son los intelectuales que se reunieron con EPN?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Quiénes son los intelectuales que se reunieron con EPN?

Animal Político hizo una búsqueda para conocer mejor el perfil y el trabajo de los ocho intelectuales que se reunieron con el presidente electo, Enrique Peña Nieto.
Por Francisco Sandoval Alarcón @Mrterremoto
6 de noviembre, 2012
Comparte

Jaime Labastida Ochoa y Miguel León Portillo con Enrique Peña Nieto. Cuartoscuro.

Enrique Peña Nieto, presidente electo de México, se reunió anoche con ocho científicos, artistas y promotores culturales del país.

El encuentro se desarrolló en las oficinas del equipo de transición del Presidente Electo. A Peña Nieto lo acompañaban María Cristina García y Aurelio Nuño, coordinadores de cultura y educación, respectivamente, en su equipo de transición.

La reunión fue a puerta cerrada. No se invitó a los medios de comunicación que regularmente cubren las actividades de Peña.

Sólo se difundieron un paquete de fotografías y un video, sin audio, del encuentro.

“El Presidente Electo, Enrique Peña Nieto, se reunió con un destacado grupo de representantes de la comunidad artística y cultural del país, todos ellos autoridades en su campo, con el objetivo de escuchar voces representativas del amplio y vital sector de la cultura. Ante ellos, Peña Nieto afirmó que reconoce a la cultura como motor de desarrollo económico, y se comprometió a conformar, con la participación de los expertos, una política en la materia”, es la única información escrita que se envió en conjunto con las imágenes.

Entre los participantes del encuentro sin embargo, no sólo había artistas o representantes del sector cultural, también había científicos. Como la doctora Julieta Norma Fierro Gossman, investigadora de tiempo completo del Instituto de Astronomía de la UNAM, una gran promotora de la divulgación científica que le ha valido obtener varios premios nacionales e internacionales en esa materia.

Animal Político te presenta los perfiles de los ochos participantes de la reunión:

Miguel León-Portilla

Investigador Emérito de la UNAM

Nació el 22 de febrero de 1926 en la Ciudad de México. Cursó sus primeros estudios en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, y en la ciudad de Los Ángeles, California. En esta última ciudad, obtuvo el título de Master of Arts, con la mención Summa cum Laude. En la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM se doctoró en filosofía, bajo la guía del doctor Ángel María Garibay, con la tesis titulada La filosofía náhuatl estudiada en sus fuentes. Esta obra, que apareció revisada en 1959, ha sido traducida al ruso, al inglés, al francés, al alemán y al checo. Otros libros suyos son Los antiguos mexicanos, La visión de los vencidos (traducida a 15 idiomas), Literaturas indígenas de México, y Tonantzin Guadalupe. Pensamiento náhuatl y mensaje cristiano en el Nican Mopohua (2001), entre muchos otros.

Ha sido profesor en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM desde 1957, director del Instituto de Investigaciones Históricas, miembro de la Junta de Gobierno de la UNAM, y actualmente es Investigador Emérito del Instituto de Investigaciones Históricas, con antigüedad desde 1957.

Algunas de las distinciones que ha recibido son el Premio Elías Sourasky, el Premio Nacional de Ciencias Sociales, Historia y Filosofía, en 1981; el Premio Universidad Nacional, en 1994; la Medalla Belisario Domínguez, en 1995, y el Premio Menéndez Pelayo, en el 2001. Es asesor de la revista California History y fue coordinador de la Comisión Nacional del V Centenario 1492-1992. Recientemente, la Universidad de La Habana, Cuba, le ha otorgado el doctorado Honoris Causa.

El doctor León-Portilla es miembro de El Colegio Nacional desde el 23 de marzo de 1971 (extracto de su biografía publicada en la página del Colegio Nacional.

Rafael Tovar y de Teresa

Ex director del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Rafael Tovar y de Teresa nació en 1956 en México, Distrito Federal. Estudió derecho en la Universidad Autónoma Metropolitana. Obtuvo la maestría y D.E.A. (Diplôme d’Études Approfondies) en historia de América Latina y cursó diversos seminarios sobre relaciones internacionales en la Universidad de la Sorbona. También cursó seminarios en la École Nationale de Sciences Politiques. Fue jefe de relaciones culturales de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (1974-1976), asesor del Instituto Nacional de Bellas Artes (1976-1978), director general de Asuntos Culturales de la Secretaría de Relaciones Exteriores (1979-1982) y ministro de cultura de la Embajada de México en Francia (1983-1987).

Posteriormente se desempeñó como asesor del secretario de relaciones exteriores (1987). Destacó especialmente su labor dentro del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CNCA), en el que fue coordinador nacional de Proyectos Especiales e Intercambios Culturales (1988-1991), director general del Instituto Nacional de Bellas Artes (1991-1992) y presidente del CNCA de 1992 al año 2000.

Julieta Norma Fierro

Investigadora y Profesora del Instituto de Astronomía de la UNAM

La doctora Julieta Norma Fierro Gossman es Investigador Titular, de tiempo completo, del Instituto de Astronomía de la UNAM y Profesora de la Facultad de Ciencias de la misma. Ocupa la Silla XXV de la Academia Mexicana de la Lengua y es miembro del Sistema Nacional de Investigadores en el máximo nivel. El área de trabajo de Julieta Fierro ha sido la materia interestelar y sus trabajos más recientes se refirieron al Sistema Solar.

Fue Presidente de la Comisión 46, dedicada a la enseñanza de la astronomía de la Unión Astronómica Internacional y Presidenta de la Academia Mexicana de Profesores de Ciencias Naturales. Julieta Fierro ha escrito 40 libros de divulgación y decenas de publicaciones diversas. Ha dictado centenares de conferencias en 34 países. Fue directora General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM y miembro de la mesa directiva de la Sociedad Astronómica del Pacífico, así como presidenta de la Sociedad Mexicana de Museos de Ciencia.

Julieta Fierro recibió los premios de Divulgación de la Ciencia de la Academia de Ciencias del Tercer Mundo y el Nacional de Divulgación de la Ciencia de 1992; así como los Premios Kalinga de la UNESCO en París en 1995; la Medalla de Oro Primo Rovis del Centro de Astrofísica Teórica de Trieste de 1996; el Premio Klumpke-Roberts de la Sociedad Astronómica del Pacífico en los EUA, el Premio Latinoamericano de Popularización de la Ciencia en Chile en el 2001. En 2003 le fue entregada La Medalla al Mérito Ciudadano de la Asamblea de Representantes del Distrito Federal. Durante 2004 recibió la Medalla Benito Juárez y fue la Mujer del Año.

Eduardo Matos Moctezuma

Arqueólogo

Nace en la Ciudad de México un 11 de diciembre de 1940. En 1959 ingresa a la Escuela Nacional de Antropología e Historia, donde obtiene el título de Arqueólogo, por parte de la Secretaria de Educación Pública, y el de Maestro en Ciencias Antropológicas con especialidad en Arqueología por la Universidad Nacional Autónoma de México, con la tesis La revolución urbana en la Cuenca de México, 1965.

En 1960 inicia su carrera dentro del Instituto Nacional de Antropología e Historia como Practicante en Ciencias Histórico-Geográficas y, de inmediato, se presenta la oportunidad de vivir su primer experiencia de campo en Comalcalco, Tabasco, bajo la dirección de Román Piña Chán. También en 1960 trabaja en Bonampak, Chiapas y en Tepeapulco, Hidalgo. Al año siguiente excava entierros y edificios en Tlatelolco y entre 1962 y 1964 colabora en el Proyecto Teotihuacan con Ignacio Bernal y Jorge Acosta. En ese mismo año realiza el rescate de un adoratorio azteca dedicado a Tláloc en las calles de Argentina de la ciudad de México y un año después es comisionado por el Departamento de Monumentos Prehispánicos del INAH, al cual pertenece, para formar parte del equipo de la Fundación Alemana para la Investigación Científica, bajo la dirección de Bodo Spranz, en Totemihuacán, Puebla.

A partir de 1967, comienza su carrera como funcionario del INAH, primero como subjefe del Departamento de Monumentos Prehispánicos, instancia de la que posteriormente será director de 1975 hasta 1977. En ese año, el director general del INAH, Gastón García Cantú, le confiere el máximo cargo en la especialidad de arqueología dentro de nuestra institución: la presidencia del Consejo de Arqueología, recibiendo el relevo de un distinguido arqueólogo, el doctor Ignacio Bernal. El cargo lo ocupa hasta principios de 1978, cuando ve la necesidad de regresar a la investigación por lo que presenta su renuncia (extracto de su semblanza publicada en la página del Colegio Nacional.

Jorge Sánchez Sosa ([email protected])

Presidente de la Academia Mexicana de Ciencias Cinematográficas

Nacido el 31 de mayo de 1950, Jorge Sánchez participó en los jurados de los festivales de San Sebastián, Sundance, Toronto y La Habana, entre otros. Fue cónsul general de México en Río de Janeiro. Sociólogo por profesión cinéfilo por convicción. Asistente de dirección en el filme Actas de Marusia, que en 1976 estuvo nominado como Mejor película extranjera en los premios Oscar.

Fundó la distribuidora de cine independiente Zafra, cine y difusión que llegó a tener un catálogo de 400 películas y en 1985 participó en la producción ¿Cómo ves? de Paul Leduc, aunque considera a Lola (1989) de María Novaro. También Así es la vida (2000) de Arturo Ripstein, la cual le valió una Concha de oro en el Festival de San Sebastián.

En octubre de 2005 le ofrecieron la dirección del Festival Internacional de Cine en Guadalajara. Actualmente es Presidente de la Academia Mexicana de Ciencias Cinematográficas (AMACC).

Mario Lavista

Músico y compositor

Mario Lavista Camacho nació en la ciudad de México en 1943. En los últimos años ha trabajado en estrecha colaboración con algunos notables instrumentistas interesados en la exploración y la investigación de las nuevas posibilidades técnicas y expresivas que ofrecen los instrumentos tradicionales. En 1987 le otorgaron la beca de la Fundación Guggenheim para escribir su ópera en un acto Aura, basada en el relato de Carlos Fuentes, y fue nombrado miembro de la Academia de Artes. En 1991 recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes y la medalla Mozart, y dos años después el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes lo distinguió como creador emérito.

Ha sido invitado como profesor de composición y análisis a Indiana University, Atlantic Center for the Arts (Florida) y University of Chicago, y ha impartido conferencias y seminarios en Cornell University (N Y), University of California at San Diego, University of Wisconsin (Milwaukee), Western Carolina University, McGill University (Montreal), University of California at Santa Barbara, Florida International University, Hofstra University (NY), San Francisco State University y Illinois Wesleyan University, entre otras.

Algunos de sus recientes encargos son: Natarayah, para el guitarrista David Starobin; Cuarteto de cuerdas Núm. 6 “Suite en cinco partes”, para el Festival de Música de Cámara de Santa Fe; Mater dolorosa para órgano, para la reinauguración del órgano monumental del Auditorio Nacional, Gargantúa para narrador, coro de niños y orquesta, para la ciudad de Amiens, Francia; A Cage for Sirius para piano y percusiones, para el Ensamble Sirius, y Cristo de San Juan de la Cruz (tropo para Salvador Dalí) para conjunto instrumental, para el Festival de Música y Danza de Granada.

Mario Lavista Camacho ingresó a El Colegio Nacional el 14 de octubre de 1998.

Jaime Labastida Ochoa

Director de la Academia Mexicana de la Lengua

Nació en Los Mochis, Sinaloa, el 15 de junio de 1939. Fue elegido académico numerario, a propuesta de José G. Moreno de Alba, Ruy Pérez Tamayo y Eulalio Ferrer, el 13 de noviembre de 1997 para ser el 3er ocupante de la silla XXVII en la que lo precedieron Alfonso Méndez Plancarte y Antonio Gómez Robledo. Tomó posesión el 2 de abril de 1998. De 2004 a 2008 fue el 12º tesorero de la Academia, y director adjunto, desde el 13 de noviembre de 2008 a la fecha. Es académico correspondiente de la Real Academia Española, de la Cubana de la Lengua y de la Academia Norteamericana de la Lengua Española.

Es doctor en filosofía por la Universidad Nacional Autónoma de México. Entre sus obras poéticas destacan Animal de silencios, 1996; Elogios de la luz y de la sombra, 1999, y La sal me sabría a polvo, 2009. En sus libros de orden filosófico o de crítica literaria e histórica sobresalen Estética del peligro, 1986; La palabra enemiga, 1996; Humboldt: ciudadano universal, 1999, y Cuerpo, territorio, mito, 2000. Formó parte del grupo literario La espiga amotinada; fue director de la revista Plural (segunda época) y actualmente es miembro de número de la Asociación Filosófica de México, presidente de El Colegio de Sinaloa y director general de Siglo XXI Editores.

Ha sido galardonado con diversos premios, entre los que cabe citar el Xavier Villaurrutia 1996, así como el Nacional de Periodismo y el Nacional de Ciencias y Artes 2008. Es doctor honoris causa por las universidades Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y de Sinaloa. Ha sido distinguido como Caballero de la Orden de las Artes y las Letras por el Gobierno de Francia y con la Cruz al Mérito por el Presidente de la República Federal de Alemania. También ha recibido la Medalla de Oro del Instituto Nacional de Bellas Artes por su trayectoria como escritor (extracto del comunicado de prensa publicado en febrero de 2011 donde se anuncia que ocupará la Dirección de la Academia Mexicana de la Lengua.

Lucina Jiménez López

Directora General de ConArte A.C

Especialista en política y gestión cultural, educación artística y desarrollo de públicos, con más de 25 años de experiencia en procesos directivos, diseño de proyectos públicos y civiles, así como en investigación de la cultura. Maestra y candidata al Doctorado en Ciencias Antropológicas por la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa.

Directora General de ConArte A.C. Coordinadora de ProIDEA (Programa de Investigación de la Educación Artística) Universidad del Claustro de Sor Juana/ConArte/Universidad Pedagógica Nacional.

Ex Directora General del Centro Nacional de las Artes. Fundadora de cinco Centros de las Artes, el Posgrado Virtual en Políticas Culturales CONACULTA/OEI/UAM-I y la Red de las Artes, Programa Nacional de Educación Artística a Distancia de dicho Centro.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La estratégica relación de México con Belice, el país con el que comparte su tercera y más pequeña frontera terrestre

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, incluyó al país centroamericano y vecino en su primera gira por América Latina. ¿Cuál es la importancia de esta relación?
8 de mayo, 2022
Comparte

México tiene una estratégica frontera terrestre de la que no se habla mucho.

Además de los temas de economía, migración y seguridad que suelen protagonizar los debates sobre su frontera norte con Estados Unidos y la que tiene en el sur con Guatemala, también ahí comparte límites con otro país mucho más pequeño y menos poblado: Belice.

Pero convencido de su importancia, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, lo incluyó en su primera gira latinoamericana que celebra estos días para “profundizar la agenda política, de cooperación, turística, cultural y comercial” entre ambos países.

“Belice se ha posicionado como un importante interlocutor de México en el Caribe, no solo por la vecindad geográfica que nos une (…) sino porque este país mantiene sólidos lazos con los estados del sureste de México (Quintana Roo, Yucatán y Campeche) y representa un puente relevante con esa región caribeña”, dice la agenda de este viaje oficial.

La embajadora de México en Belice, Martha Zamarripa, reconoce que para muchas personas el país centroamericano “no está en el radar” y que algunas incluso llegan a pensar que es parte de México.

“Pero lo que es cierto es que Belice es un aliado estratégico para México. Siempre que le solicitamos su voto en foros regionales, nos lo da. Y si por razones políticas se puede ver afectada su relación con Caricom (Comunidad del Caribe), en contadas ocasiones se abstiene, pero nunca vota contra una posición de México”, dice en entrevista con BBC Mundo.

Mercado de Balmopán

Getty Images
En los mercados de Belmopán, la capital beliceña, pueden encontrarse prendas con la inscripción “Cancún, México”.

Su contraparte en México, el embajador beliceño Oscar Lorenzo Arnold, coincide y opina que el hecho de que su idioma oficial sea el inglés, como antigua colonia inglesa, puede explicar el hecho de que muchos mexicanos vean su relación más lejana de la que tienen con el resto de Centroamérica.

“Nuestra relación con México es histórica. Fue el primer país que reconoció nuestra independencia en 1981 al mandar a su embajador solo dos días después. El apoyo de México fue clave”, asegura el diplomático.

Frontera

Además de la línea divisoria marítima en la bahía de Chetumal, la frontera en tierra firme de México y Belice es de unos 150 kilómetros, la mayoría delimitada por el río Hondo.

Tres puntos fronterizos regulan el paso de uno a otro lado. En 2019, se registraron más de 560 mil entradas en la frontera México-Belice. Con motivo de la pandemia, este último mantuvo cerrada su frontera hasta el pasado febrero.

Map

En situación de normalidad, la vida a ambos lados de la frontera transcurre de manera cotidiana con personas cruzando al otro lado —especialmente, beliceños hacia México— para hacer sus compras, turismo, buscando entretenimiento o incluso servicios médicos.

“Es una gran ventaja para comunidades fronterizas en Belice que pueden salir a conseguir tratamiento de enfermedades como el cáncer a Mérida o Campeche. Es un turismo médico”, dice a BBC Mundo el embajador Arnold, quien también destaca la existencia de una zona franca en suelo beliceño a donde acuden algunos mexicanos a comprar.

Zamarripa subraya cómo esta llegada de beliceños deja enormes beneficios económicos en la frontera mexicana.

“El dólar beliceño les cunde mucho en México, pasar a Chetumal es paseo obligado para muchos los fines de semana. En cambio, la ausencia de beliceños por la pandemia nos afectó mucho económicamente porque buena parte de sus ingresos provienen de Belice”.

Puente fronterizo entre México y Belice.

Getty Images

Como en la mayoría de zonas fronterizas, sin embargo, también existen problemas de seguridad relacionados con narcotráfico, crimen organizado o migración irregular aunque, dado su pequeño tamaño, los embajadores descartan que pueda compararse a otras grandes fronteras.

“Hay situaciones que hay que resolver, como el tema de cruzar droga que Belice trata de controlar. Pero realmente, del lado mexicano, no se podría decir que represente un grave problema para México”, según Zamarripa.

Arnold destaca por su parte el incremento en la llegada de migrantes que tratan de cruzar su frontera de manera irregular hacia México y después a Estados Unidos.

“Las rutas están cambiando y ahora algunos llegan a Belice. Antes eso no pasaba. Obviamente, no son los números que vemos pasando de Guatemala a México, pero ya estamos poniendo recursos para evitar que crucen”, dice, a la vez que subraya el “impacto” que podría tener la llegada de miles de migrantes a la frontera de un país, Belice, con menos de 400 mil habitantes.

Relación comercial y turismo

La relación comercial entre ambos países —que el año pasado generó cerca de 139 millones de dólares— es también importante, especialmente para Belice, que tiene en México a su segundo socio después de Estados Unidos.

México es, por ejemplo, el principal proveedor de electricidad y segundo de gas natural para Belice, que se ve obligado a comprar más del 50% de la energía nacional para su población.

De Belice a México, por su parte, se exportan animales vivos de la especie bovina o camarones, entre otros.

Visita de los duques de Cambridge a Belice

AFP
En marzo, los duques de Cambridge visitaron Belice como miembro de la Mancomunidad de Naciones.

Desde hace años, ambos países negocian un tratado que facilite el comercio entre ambos y que, según el embajador Arnold, podría materializarse pronto tras un cambio en la visión estratégica beliceña.

“Antes, el gobierno de Belice estaba más enfocado a Caricom que a Latinoamérica. Pero ese pensamiento está cambiando y trabajamos para ser más parte de Centroamérica y la región. El trabajo respecto a este tratado se avanzó más en un año que en todo el tiempo anterior”, asegura.

Estudiantes en Belice

AFP

La relación es tan cordial que, según la embajadora Zamarripa, Belice les ha ofrecido aprovechar su pertenencia a la Comunidad del Caribe para poder vender allí productos mexicanos.

“Nos dijeron que podríamos entregar nuestros productos a Belice, donde le añadirían algo adicional, para exportarlo a las islas del Caribe y que ese producto mexicano entrara sin pagar aranceles. Es una relación excelente”, cuenta.

Sin embargo, gran parte de la inversión mexicana en Belice se centra en el turismo, un sector para el que el país centroamericano tiene grandes atractivos como el segundo arrecife de coral más grande del mundo, su famoso sumidero Gran Agujero Azul o los resorts de lujo en cayos paradisiacos.

Los beliceños, por su parte, cruzan a México para disfrutar de los cercanos arenales de Cancún, Playa del Carmen o Bacalar.

Agujero Azul

Aquatica
El Gran Agujero Azul de Belice, el sumidero más grande del mundo.

Áreas de mejora

Hay, sin embargo, otras áreas en las que se podría avanzar en la relación bilateral.

El embajador Arnold apunta a temas culturales. “Somos una gran hermandad desde que ambos somos parte del mundo maya y que tenemos familiares que viven en uno u otro país”.

Por ello, dice que promoverá su país para que Belice sea más conocido en el centro y norte de México.

Zamarripa apuesta por la inclusión de Belice en el Tren Maya, deseo que el gobierno beliceño ya expresó en 2021 pero que no se ha concretado.

“Imaginemos todo lo que puede implicar para los dos países y como primer paso para la integración de América Latina y el Caribe”, dice la embajadora sobre uno de los proyectos estrella de López Obrador y cuya construcción entre Cancún y Tulum permanece paralizada por orden de los jueces, hasta que se aclare su impacto ambiental.

Briceño y AMLO

Gobierno de México
El primer ministro beliceño visitó México el año pasado.

Puede que alguno de estos puntos haya sido tratado en el viaje que López Obrador realizó este sábado a Belice y que, en palabras de ambos diplomáticos, ha despertado gran interés después de que el primer ministro beliceño, John Briceño, visitara México en dos ocasiones y se reuniera con su homólogo mexicano.

Según Zamarripa, “en Belice hay gran expectativa y el gobierno nos ha dicho que la visita de un presidente mexicano es algo muy grande después de que en conversaciones previas se viera que había muchos puntos en común entre ambos mandatarios”.

“Esperamos que nuestra relación crezca. Tenemos que agradecer a México por el envío de vacunas contra la COVID-19, por la oferta de becas… y porque, pese a que somos un país pequeño, los mexicanos cuando estamos en la mesa de diálogo nos dan todo el respeto y la importancia que a cualquier otro país”, concluye Arnold.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=t4rIlX9zFTY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.