Todo es culpa de Harry Potter
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Todo es culpa de Harry Potter

Ésta es la historia del lector que se mantenía pasivo en la intimidad de su libro, se reveló y comenzó a gritarle al mundo qué le gustaba y por qué le gustaba.
Por Paola Morales @PaolaMoralesM
13 de noviembre, 2012
Comparte

Conferencia de Gemma Lluch durante el ciclo "La lectura como vínculo de la diversidad cultural".

Corría mucho tiempo atrás cuando había unos agentes obscuros, al estilo Michael Ende, que decidían que leíamos y por qué debíamos leerlo.

Pero un día alguien creó una cosa intangible y poderosa, como el aire, que se llama internet y entonces muchos se dieron cuenta que ahí cabía todo para todos.

Entonces, el lector, que se mantenía pasivo en la intimidad de su libro, se reveló y comenzó a gritarle al mundo qué le gustaba y por qué le gustaba.

Fue cuando esos hombres grises endianos se volvieron visibles y comenzaron a rascar en las entrañas de la red qué era lo que a sus sublevados lectores les gustaba.

Tal vez este sea el acto de magia más grande que ha hecho Harry Potter, el niño-adolescente-mago nacido de la pluma de J.K Rowling: Hacer visible a la industria editorial que ahora la tendencia la marcaban los lectores y no las editoriales, ni los promotores de lectura, ni las escuelas ni los papás… llegó entonces el poder del lector.

En el marco de la conferencia “Cuando el lector toma la palabra: la web 2.0, ¿una autopista a la diversidad?”, dentro del ciclo “La lectura como vínculo de la diversidad cultural” que se lleva al cabo en la 32ª Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ), la doctora Gemma Lluch (@gemmalluch) explicó que el relato ha dejado de estar en las escuelas, en las recomendaciones de los docentes y va directamente al lector, quien crea hoy el mercado editorial a través de sus loables recomendaciones o sus encarnizadas críticas a través de Twitter, Facebook o su propio blog.

Tomemos como ejemplo el caso de una joven que en Twitter se hace llamar Lady Maria Rochester (@cazadoradesyl), con casi 2 mil seguidores, y que en su sui generis biografía escribe: “Encontrar Narnia es mi meta y recibir la carta de Hogwarts fue mi alivio. En tierras heladas luche junto a Iorek y la Brujula dorada me fue robada. Para eso corrí en busca de Frodo y hacia Mordor me llevaba. Tras ese largo camino que recorrí, el final de mi viaje llegaba y a Mr Rochester y otros personajes de cuento…”.

Aquí pueden checar su blog, donde encontrarán, claro, todo tipo de reseñas literarias.

Lluch explicó que en internet el lector joven se vuelve extrovertido porque este medio casi no le impone barreras; hay un fuerte apoyo para crear y compartir; encuentra tutoría informal; sus contribuciones son valoradas; hay una conexión social con otros de su especie; y, principalmente, se siente en libertad para contribuir sin necesidad de tener un horario, un filtro ni verse obligado a publicar con cierta periodicidad.

Así, la industria editorial se encuentra temblando ante estos nuevos agentes literarios y/o editores que van dictando las obras por las cuales la industria tiene que pelear con uñas y dientes. Hoy, el lector joven es un creador, un scout, un trendseller

Otro ejemplo de la promoción de la lectura que se hace en la actualidad a través de internet es el proyecto “Poesía, eres tú”, impulsado por profesores de lengua española y literatura en España, el cual consiste en confeccionar un videopoemario colectivo, con poemas seleccionados, recitados y comentados por alumnos de diferentes edades:

Para Lluch, en este tiempo de internet, las editoriales deben centrarse los siguientes puntos para la promoción y la mediación de la lectura:

*Hacer de la cooperación un método: Para el nuevo lector, la lectura es una actividad creadora de ámbito de comunicación, donde puede decir lo que piensa, lo que le gustaría leer y recibir retroalimentación.
*Tener como pauta la sencillez, pues el nuevo lector no se distingue por su cultura si no, a decir de Lluch, por su consumo.
*Hacer del etiquetado un sistema, por ejemplo, utilizando hashtags.
*Tener como principio la participación, pues el nuevo lector no entiende la lectura como un actividad aislada o que aísla.
*Renovar constantemente sus recursos.
*Hacer de la experimentación su norma.

Para las editoriales que aún no les cae el veinte, Lluch remarcó la necesidad del uso editorial de las redes sociales como un canal directo con los consumidores; una fuente de información sobre sus consumidores y sus demandas; un canal de promoción del libro y de la marca editorial; las mercadotecnia viral y de experiencia; y, sobre todo, la posibilidad de interactuar con los lectores al instante.

Para lograr lo anterior ya existen cosas tan del nuevo siglo como los booktrailers, claro, pasando por las ya consabidas herramientas como mini sites, blogs, Facebook, Twitter o YouTube.

Aquí algunos ejemplos de booktrailers:

Y aquí puedes ver un par de micrositios creados para la promoción de libros.

La Selección Serie.

Los caminantes.

En el marco del II Encuentro Internacional de Cultura Lectora, que se dio por inaugurado este lunes en la #32FILIJ, se llevan al cabo una serie de conferencias bajo el título “La lectura como vínculo de la diversidad cultural”.

Al ser de acceso restringido (de paga), Animal Político les compartirá a lo largo de la semana algunas de estas ponencias.

Hoy les compartimos la dictada por Gemma Lluch, de la Universitat de Valéncia, bajo el título: “Cuando el lector toma la palabra: la web 2.0, ¿una autopista a la diversidad?”.

El Encuentro Internacional de Cultura Lectora es un ejercicio de reflexión en el que los editores, promotores, escritores y académicos se dan cita para compartir experiencias y exponer sus conocimientos.

Este año, bajo el lema “La lectura como vínculo de la diversidad cultural”, revisa distintos postulados e investigaciones que muestran cómo espacios (públicos o privados) se nutren mutuamente a través de la literatura, en un diálogo que contempla las diferencias como fuente de intercambio, innovación y creatividad.

Gemma Lluch es profesora titular de Universidad del Departament de Filologia Catalana de la Facultat de Filologia, Traducció i Comunicació de la Universitat de València. Doctora en Filologia y Premio Extraordinario de Doctorado de la Universitat de València, imparte docencia en el grado de Filologia Catalana y en los másteres oficiales: Màster Oficial en Assessorament Língüístic i Cultura Literària y Màster Oficial en Lectura y Comprensión de textos de la Universitat de València. También colabora con el Máster de Promoción de la Lectura y Literatura Infantil del Cepli-UCLM. Forma parte de la Estructura de Recerca Interdisciplinar ERI Lectura de la Universitat de València.

Para conocer más de su trabajo puedes entrar aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Roe vs. Wade: ¿están en riesgo el matrimonio igualitario y el derecho a la anticoncepción con la revocación de esta sentencia?

La opinión del juez Clarence Thomas, que insta al alto tribunal a revisar los precedentes que garantizan la protección constitucional a la anticoncepción o a que personas del mismo sexo se puedan casar, ha hecho que muchos se cuestionen cuál es el futuro de estos derechos.
25 de junio, 2022
Comparte

“Debemos reconsiderar otros precedentes”.

Esa opinión, emitida este viernes por el juez de la Corte Suprema de Estados Unidos Clarence Thomas, junto a su voto por revocar Roe vs. Wade, el fallo histórico que protegía el aborto en el país, ha hecho que muchos se pregunten qué otros derechos están ahora en riesgo.

En concreto, instó al tribunal a valorar las sentencias de Griswold vs. Connecticut (1965), que garantiza el derecho a la anticoncepción; Lawrence vs. Texas (2003), que legalizó en todo el país las relaciones sexuales consensuadas entre personas del mismo sexo, y Obergefell vs. Hodges (2015), que reconoce el derecho constitucional al matrimonio igualitario.

Dijo que la Corte tiene el deber de “corregir el error” establecido en esos precedentes y añadió: “Tras anular estas decisiones manifiestamente erróneas, queda la pregunta de si hay otras disposiciones constitucionales” que protegen los derechos que establecen.

El juez conservador Clarence Thomas fue nominado a la Corte Suprema por George H. W. Bush en 1991.

Getty Images
El juez conservador Clarence Thomas fue nominado a la Corte Suprema por George H. W. Bush en 1991.

Sin embargo, el juez Samuel Alito ya desestimó que el fallo del Supremo de este viernes vaya a dar directamente lugar a la reversión de otros derechos constitucionales.

“Parece que nuestro disentimiento (con Roe vs. Wade) cuestiona (las sentencias de) Griswold, Eisenstadt, Lawrence y Obergefell. Pero hemos declarado inequívocamente que nada de esta decisión debe entenderse como una puesta en duda de los precedentes que no conciernen al aborto“, aclaró. Es algo que ya se incluía en el borrador que se filtró en mayo y hacía prever que era inminente el fallo que finalmente se emitió este viernes.

El juez Thomas dijo que estaba de acuerdo con eso, pero señaló en su justificación que la mayoría de la Corte encontró que el derecho al aborto no era una forma de “libertad” protegida por la cláusula del debido proceso de la Decimocuarta Enmienda a la Constitución.

Dicha doctrina del derecho estadounidense permite a los tribunales poner límites a la actividad legislativa cuando afecta “la vida, la libertad o la propiedad”, y Thomas instó a revisar los otros precedentes con base en ella.

“Nadie puede asegurar que la Corte terminó su trabajo”

Por eso mismo, los tres miembros del ala liberal de la Corte, los jueces Stephen Breyer, Elena Kagan y Sonia Sotomayor, ya pusieron en duda que existan garantías para los otros derechos constitucionales.

Nadie debería estar seguro de que esta mayoría (conservadora de la Corte) ha terminado con su trabajo”, escribieron los tres liberales que conforman la minoría este viernes.

Activistas piden la destitución del juez de la Corte Suprema de los EE. UU. Clarence Thomas afuera del edificio del Capitolio el 30 de marzo de 2022.

Getty Images
Activistas piden la destitución del juez de la Corte Suprema de EU Clarence Thomas afuera del edificio del Capitolio, el 30 de marzo de 2022.

“El derecho que Roe y Casey reconocieron no está solo. Por el contrario, la Corte lo vincula desde hace décadas con otras libertades asentadas en torno a la integridad corporal, las relaciones familiares y la procreación”, expusieron.

“Lo más obvio es que el derecho a interrumpir un embarazo surgió directamente del derecho a comprar y usar métodos anticonceptivos. A su vez, esos derechos llevaron, más recientemente, a los derechos a la intimidad y el matrimonio entre personas del mismo sexo. Todos son parte del mismo tejido constitucional, protegiendo la toma de decisiones autónomas sobre las decisiones más personales de la vida”.

El presidente Joe Biden lanzó la misma advertencia el 3 de mayo, cuando se refirió al borrador de la decisión de la Corte filtrado: “Si se mantuviera la justificación de la decisión tal y como se emitió (en el borrador), estaría en cuestión toda una gama de derechos”.

Sin embargo, el juez Thomas firmó la opinión en solitario. Y habrá que ver si los otros jueces conservadores concuerdan con él sobre los anticonceptivos y el matrimonio igualitario, como lo hicieron sobre el aborto.

Lawrence O. Gostin, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Georgetown que se especializa en leyes de salud pública, advierte que tachar a Thomas de “lobo solitario” es un error. “Ahora que la mayoría en la Corte ha destruido los cimientos sobre los que se construyó Roe, los otros derechos bien podrían venirse abajo”.

Pero cree que “la decisión (de revocar Roe vs. Wade) es mucho más extrema de lo que los jueces están tratando de hacer ver”, como dijo Gostin a la agencia AP. “Significa que no puedes considerar a la Corte Suprema como un árbitro de las garantías constitucionales, porque están actuando como guerreros culturales”.

Y citó otra área legal polémica —el derecho a portar armas— como ejemplo de las consecuencias que el fallo de este viernes podría tener sobre otros derechos constitucionales.

Al dictaminar la Corte que la Segunda Enmienda de la Constitución —que protege el derecho a poseer y portar armas sin que ningún gobierno pueda restringirlo— aplica a los individuos, explicó Gostin, la Corte anuló un precedente de larga data. En aquel entonces, 2008, el juez Antonin Scalia dijo que la decisión no afectaría a otras regulaciones relacionadas.

“Pero la promesa no duró”, añadió el experto, en referencia a la decisión de este jueves de ampliar el derecho a portar armas.

“No es una deidad suprema”

Jim Obergefell, quien fue el demandante principal del caso Obergefell vs. Hodges —que llevó a legalizar el matrimonio igualitario— y hoy es candidato a la Cámara de Representantes de Ohio, criticó este viernes a Thomas por sus comentarios.

“Clarence Thomas es un juez de la Corte Suprema designado por humanos, no una deidad suprema”, dijo. “Los millones de parejas que tienen derecho al matrimonio igualitario para formar sus propias familias no necesitan que Clarence Thomas les imponga su retorcida moralidad individual”.

Figuritas que representan matrimonios igualitarios.

Getty Images

La opinión emitida por Thomas, un juez conservador nominado a la Corte por George H. W. Bush en 1991, es justamente aquello que los activistas a favor de los derechos reproductivos y LGBTI+ habían estado temiendo.

Los defensores del derecho al aborto han advertido repetidamente que, si caía Roe, el derecho a la anticoncepción y al matrimonio entre personas del mismo sexo serían los siguientes en anularse.

“Es por eso que esta decisión (la de anular Roe vs. Wade) es superalarmante, incluso si no te importa nada el aborto. Es por eso que todo el mundo debería preocuparse por esto”, dijo BBC Mundo Grace Howard, experta en criminalización del embarazo de la Universidad Estatal de San José en California.

"Prohíban las balas, no los anticonceptivos", se lee en el cartel que sostiene una manifestante frente al Capitolio el 26 de mayo de 2022.

Getty Images
“Prohíban las balas, no los anticonceptivos”, se lee en el cartel que sostiene una manifestante frente al Capitolio, el 26 de mayo de 2022.

“Lo que este fallo deja claro es que la mayoría de la Corte Suprema piensa que, si un derecho no está explícitamente establecido en la Constitución, no es parte de la historia y (que si no es parte de) ‘la tradición de la nación’, lo que sea que eso signifique, no puede ser reconocido constitucionalmente en la actualidad como un derecho”.

“Es innegablemente dejar el futuro de nuestro país en lo que creían entonces unos hombres, viejos, blancos en el siglo XVIII, donde las mujeres no tenían ninguna importancia, más allá que cuidar a los hijos y preparar la cena”.

Lee más: 23 estados esperan la despenalización del aborto; con amparos, algunos apuestan por la homologación al criterio de la Corte 

Hasta ahora, muchos opositores al aborto que lucharon duro para anular Roe habían insistido en que no tienen ningún interés en tratar de revocar el derecho a la anticoncepción.

Kristen Waggoner, directora legal de Alliance Defending Freedom, que ayudó en la defensa legal del caso de Misisipi que llevó finalmente a que la Corte anulara Roe vs. Wade, dijo este viernes que la decisión deja claro que “terminar con la vida humana es distinto a cualquier otra cuestión”.

Pero Paul Dupont, portavoz de la organización antiaborto American Principles Project, adelantó que los conservadores ven con optimismo el potencial “para futuras victorias sobre cuestiones culturales”.

Mientras, estados como Misuri ya han tratado de restringir el acceso a la anticoncepción al prohibir el financiamiento público para ciertos métodos como dispositivos intrauterinos y la llamada píldora del día después.

Y algunos republicanos, en particular la senadora Marsha Blackburn, de Tennessee, han dicho que el caso Griswold, que garantiza el derecho a la anticoncepción, se decidió por error. A principios de este año, Blackburn calificó el caso Griswold como “constitucionalmente poco sólido”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.