Cómo contar los muertos de la guerra contra el narcotráfico
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cómo contar los muertos de la guerra contra el narcotráfico

El bloguero Diego Valle-Jones puso en práctica su metodología para estimar los muertos de la guerra contra el narcotráfico en el sexenio, llegando a la cifra final de 63 mil.
Por Redacción Animal Político
13 de diciembre, 2012
Comparte

Foto: Cuartoscuro.

Hace seis años, Felipe Calderón declaró la guerra contra los cárteles de la droga, poco después de tomar posesión. Calderón Hinojosa inició enviando tropas a su estado natal, Michoacán; seis años después, la guerra se mantiene al inicio del sexenio de Peña Nieto, mientras todos siguen calculando el saldo total que deja el hombre que inició la guerra.

Hay medios y organizaciones que mantienen el conteo de los homicidios relacionados con la guerra contra el narco, lo cual en sí es loable, pero hay muchos problemas para quien sea que realice esta labor. Sobre los problemas metodológicos o de recursos para realizar el conteo, está el problema de que el gobierno dejó de publicar información sobre los homicidios relacionados con el narcotráfico desde septiembre de 2011, mientras los números normalmente salían más altos que lo estimado.

En este contexto, Diego Valle-Jones (@DiegoValle), un bloguero especializado en estadística y visualización de datos ha dado seguimiento a los problemas para realizar estos conteos, mientras que en su última publicación plantea una metodología para realizar llegar al saldo total.

Para juzgar los eventos del sexenio, Valle-Jones pone el enfoque en contar el número total de homicidios “de la forma más exacta que es posible para un bloguero”, en la cual intenta poner un margen inicial con los homicidios que había en promedio en México antes de la guerra contra el narco, para contar así el “exceso de muertes.”

Para empezar, está la información del Inegi y el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), a los cuales todos pueden acceder en línea. Posteriormente, Valle-Jones ordenó por fecha de registro los homicidios manejados por el Inegi (en lugar de hacerlo por la fecha en que ocurrieron) y agregar los accidentes por arma de fuego desde que empezaron a crecer. Valle Jones incluso asegura que éstos “parecen más homicidios que accidentes.”

Visualización de Diego Valle-Jones. La zona coloreada son las muertes que el encuentra relacionadas al narco en su metodología

Las cifras recolectadas por Valle-Jones sobre homicidios son las siguientes:


Con base en estos datos, Valle-Jones afirma que las muertes por causa desconocida estaban en decrecimiento hasta 2008 cuando se revirtió al mismo tiempo que los homicidios empezaron a aumentar. Estos números, de acuerdo con el bloguero “hacen pensar en que fueron homicidios”, lo cual “explicaría” algunas de las diferencias en homicidios no reportados si se le compara con los homicidios no relacionados a la violencia.

En su metodología para clasificar las muertes registradas como “de causa desconocida” Valle-Jones reclasificó las que estaban bajo el mote de “intervención legal/ operativo militar” como homicidios. Sin embargo, Valle-Jones muestra varias dudas sobre los datos recolectados por las autoridades mexicanas por lo que incluye algunas previsiones más en su conteo, donde afirma que varios asesinatos masivos que se han registrado en algunas entidades (y que han sido muy conocidos por los medios de comunicación) en un momento específico no se reflejan en la estadística oficial.

La precisión (accuracy) se refiere a la clasificación de homicidios, accidentes y suicidios; Sensibilidad y especificidad se refieren sólo a homicidios.

Después del trabajo de limpiar inconsistencias en los diversos conteos y tomar precauciones por la mayor cantidad de homicidios que consideró prudente, la siguiente es la gráfica más acabada que Valle-Jones pudo obtener sobre los homicidios mensuales entre 2004 y 2010.

Gráfica: Homicidios mensuales en México relacionados con la droga (2004-2010).

Utilizando algunos cálculos estadísticos, Valle-Jones utilizó datos del SNSP e Inegi para predecir los homicidios de enero a noviembre de 2012, pues no hay estadísticas después de 2011.

Como decíamos antes, la estrategia del bloguero es calcular un promedio de los homicidios que se registraban entre 2004 y 2006 para conocer después qué “exceso de homicidios” hubo entre 2006 y 2012, que superara a los homicidios comunes registrados con anterioridad.

Al final, el número total ya redondeado de los homicidios que excedieron al promedio registrado antes del sexenio de Calderón fueron 63 mil.

Aquí la visualización de sus datos más a detalle:

Sin embargo, Valle-Jones admite algunos “problemas” para su estimado:

En su conteo se usan datos de reportes policiacos del SNSP, aunque si hubiera utilizado datos de otros diarios, la suma sería mucho mayor.

La base de homicidios utilizada por Valle-Jones podría ser más o menos arbitraria, aunque dice aceptar críticas, mientras opina del gobierno de Calderón que ellos pusieron la base de homicidios muy arriba, por lo que reducen en términos oficiales los homicidios en el marco de la guerra contra el narco, sin ofrecer evidencias de esto.

Además, está el hecho de que el gobierno considera que la mayoría de los muertos son criminales, lo cual en su opinión podría crear otra distorsión en el conteo. Para Valle-Jones, decir que México estaba ya entrando a una guerra contra los cárteles de la droga antes de 2006 no es la única visión, pues en su opinión, hay estadística que prueba que las últimas generaciones de mexicanos se habían hecho menos violentaen los últimos años, aunque reconoce que en el país iempre ha habido episodios de violencia focalizada en relación con el narco, por ejemplo en la Ciudad Juárez de los años 90 o la Tijuana de hace algunos años.

A lo anterior hay que agregar las fosas comunes encontradas, así como los cuerpos que simplemente desaparecen sin dejar rastro. Si uno combina las diferentes listas de desaparecidos de la PGR y la SSP para producir un estimado de desaparecidos aún se tendría que comparar con las cifras de mortalidad, pues muchos de los muertos nunca son identificados. Todo esto hace pensar a Valle-Jones que su estimado de 63 mil muertos es conservador.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

‘La gente se volvió loca comprando’: por qué se dispararon los precios de la vivienda en el mundo

El aumento del valor de las viviendas experimentó el crecimiento más veloz desde fines de 2006. Existe una "carrera por el espacio" que surgió con la pandemia de covid-19.
29 de julio, 2021
Comparte

Ni Wall Street ni el mercado de las viviendas sufrieron los estragos económicos causados por la pandemia de Covid-19.

Al contrario, precisamente en medio de la crisis, los mercados financieros marcaron máximos históricos y el precio de las viviendas en varias de las mayores economías del mundo se disparó.

Un fenómeno que deja en evidencia la histórica desigualdad económica que divide a las sociedades y que tras la recesión se hizo aún más profunda.

Mientras algunas de las familias que perdieron su empleo están enfrentando desalojos, otras han logrado consolidar su posición económica e incluso mejorarla.

El precio de las viviendas a nivel mundial registró un incremento promedio de 7,3% en el primer trimestre de este año, comparado con el mismo período del año anterior.

Se trata del crecimiento más veloz desde fines de 2006, según un estudio realizado por la consultora inmobiliaria británica Knight Frank que analizó el mercado en 56 países.

El ranking de la escalada de precios está liderada por Turquía (con un aumento de 32%), seguido por Nueva Zelanda (22,1%) y Luxemburgo (16,6%).

De los cinco países latinoamericanos incluidos en el informe, Perú encabeza el ranking de la región con un alza de 10%.

“Los precios de las viviendas están subiendo debido a la pandemia, no a pesar de ella”, le dice a BBC Mundo Kate Everett-Allen, jefa de Investigación Residencial Internacional de la firma.

Con los profundos cambios generados a partir de 2020, explica, se ha generado una reevaluación masiva de las necesidades habitacionales de las personas.

“Esto es una carrera por el espacio”, apunta.

“La gente se volvió loca comprando”

Esa ha sido la experiencia de Mariana Godoy, una corredora de propiedades venezolana que vive en Miami junto a su esposo y tres hijos.

Con la pandemia, su casa se transformó de un momento a otro en oficina y escuela al mismo tiempo.

Casa en venta

Getty Images
Se trata del aumento de precio más veloz desde fines de 2006.

Los cinco miembros de su familia tuvieron que compartir el mismo espacio las 24 horas del día, algo que nunca habían experimentado antes.

“Lo que necesitamos es más espacio”, cuenta. “El problema es que los precios subieron tanto, que ahora preferimos esperar un poco antes de comprar”.

“Como los intereses de los créditos han estado muy bajos, la gente se volvió loca comprando y están dispuestos a pagar lo que sea”.

Hay algunas propiedades en determinados barrios de Miami, explica, cuyo precio después de la pandemia se ha disparado casi al doble.

Eso no quiere decir que la situación sea similar en todas partes, pero la tendencia alcista es un hecho.

El valor promedio de las viviendas en Estados Unidos aumentó 13,2%, el ritmo de crecimiento más rápido de los últimos 15 años.

Un boom en los suburbios de las ciudades

Una parte importante del incremento en el valor de las viviendas, al menos en los países más ricos, se relaciona con la búsqueda de más espacio y eso explica por qué el boom inmobiliario está más centrado en los suburbios de las grandes ciudades.

Quienes tienen un alto nivel de ingresos se han lanzado a la búsqueda de propiedades que les permitan aprovechar las circunstancias excepcionales que se han creado en estos tiempos de pandemia.

Persona recibe las llaves de una casa

Getty Images

Entre esas condiciones inéditas están las bajas tasas de interés de los créditos hipotecarios a nivel global y los gigantescos estímulos fiscales que han desplegado los gobiernos de países desarrollados para reactivar las economía.

A eso se suma un cambio fundamental: la posibilidad del teletrabajo.

Y los profesionales que pueden trabajar a distancia son precisamente quienes suelen tener mayores ingresos que el resto de la población.

“Las personas están menos atadas a la oficina y algunas han optado por mudarse a los suburbios” de las grandes ciudades, dice Everett-Allen.

A ese panorama hay que agregar que en algunos mercados aumentó la demanda por viviendas y, al mismo tiempo, disminuyó la cantidad de propiedades disponibles.

Esta combinación ha empujado aún más arriba los precios habitacionales.

América Latina

En Latinoamérica el aumento de precios es menos generalizado y está particularmente circunscrito a los compradores más ricos.

Según el análisis de Knight Frank los precios promedio de las viviendas subieron en el primer trimestre un 10% en Perú, 6,6% en México, 4% en Brasil, 1,7% en Chile y 3,2% en Colombia.

Casas

Getty Images

En el caso de Perú, sin embargo, las fuentes consultadas por BBC Mundo en el mercado local manejan otras cifras.

Una situación que quizás podría explicarse por la utilización de distintas metodologías en la manera de abordar el análisis.

“Ha habido un incremento del 5.3% del precio de la vivienda en los últimos 12 meses, lo cual se sustenta básicamente por las ventas en Lima Moderna”, le dice a BBC Mundo Ricardo Arbulú, presidente del Comité de Análisis de Mercado de la Asociación de Empresas Inmobiliarias del Perú, ASEI.

Otros expertos como Víctor Saldaña, presidente de la Asociación Peruana de Agentes Inmobiliarios, ASPAI, insiste en que es muy difícil contar con cifras detalladas sobre la evolución de precios, porque los valores de los apartamentos y las casas son muy diferentes, y porque las variaciones por barrio son demasiado disímiles.

Su percepción es que “los precios en Lima se han mantenido más o menos iguales”, señala en diálogo telefónico desde Lima.

¿Una burbuja?

A nivel global ha existido un cierto debate sobre si el aumento de precios de las viviendas está creando una burbuja.

Sin embargo, la opinión más prevalente entre los analistas es que es muy poco probable que los precios sufran una fuerte caída.

Casa en venta en California

Getty Images

Puede haber una estabilización de la tendencia alcista en el futuro en la medida que vuelvan condiciones de mercado más parecidas a las que existían antes de la pandemia, aunque, por lo pronto, el frenesí de la demanda sigue pujante.

Y si el teletrabajo o el modelo de trabajo híbrido se hace más común en los sectores de mayores ingresos, es posible que se mantenga la necesidad de conseguir más espacio habitacional.

Lo que sí ha ocurrido es que en algunos mercados donde los precios se dispararon demasiado, las autoridades han tomado algunas medidas para “enfriarlos”.

Por ejemplo, en Nueva Zelanda, el gobierno cambió algunas reglas para evitar deducciones de impuestos que favorecen a los inversionistas y amplió de 5 a 10 años el período en que se gravan las ganancias obtenidas con la venta de propiedades.

El objetivo, dicen las autoridades, es frenar “la especulación”. Y en países como Canadá, el gobernador del banco central advirtió que existe una “exuberancia excesiva” en el mercado de las viviendas, la cual será vigilada de cerca.

El tema es complejo porque muchas veces, cuando los precios escalan de un modo inusual, las familias con menos ingresos terminan siendo desplazadas hacia zonas más periféricas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XIphRMBUYy0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.