Declaran culpables a 18 mexicanos detenidos en Nicaragua
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Declaran culpables a 18 mexicanos detenidos en Nicaragua

La Fiscalía y la Procuraduría de Nicaragua pidieron la pena máxima de 30 años; el juez fijará la condena para el 18 de enero del 2013.
20 de diciembre, 2012
Comparte
Camioneta con logos de Televisa decomisada en Nicaragua. Foto: AP.

Camioneta con logos de Televisa decomisada en Nicaragua. Foto: AP.

Un juez penal nicaragüense declaró culpables el miércoles de lavado de dinero, delincuencia organizada y narcotráfico a 18 mexicanos que se hicieron pasar por periodistas de la cadena de televisión Televisa.

Los 18, liderados por la única mujer del grupo, Raquel Alatorre, fueron capturados en agosto con 9.2 millones de dólares.

El juez penal Edgard Altamirano, consideró suficientes las pruebas presentadas por la Fiscalía y la Procuraduría en contra de los procesados.

“Hay evidencias de todos y cada uno de los delitos imputados a los acusados, el fallo es de culpabilidad en contra de cada uno de ellos“, dijo Altamirano al caer la noche del miércoles.

Los 18 mexicanos, que mostraban rostros de desolación al escuchar el fallo, fueron arrestados el 22 de agosto en una zona fronteriza de Las Manos, cuando dieron versiones confusas de lo que venían a hacer al país movilizados en seis furgonetas con logos de Televisa en donde llevaban escondidos los 9.2 millones de dólares.

En el juicio que inició el pasado 10 de diciembre, desfilaron 21 testigos de los cuales tres brindaron sus declaraciones con el rostro oculto, como medida de seguridad.

Altamirano explicó que la manera en que actuaron los acusados “hace clara evidencia” de la comisión de los delitos de lavado de dinero, crimen organizado y narcotráfico internacional.

“La manera en que venía el dinero en los vehículos con mampara de ser de la empresa Televisa, en sumas altas, es típico en el actuar del crimen organizado”, dijo el juez.

Indicó que no existe ninguna justificación legal ni financiera para tener esa cantidad de dólares ocultos en caletas hechas a los vehículos que también servían para trasladar drogas.

Minutos antes de emitir su sentencia, el juez Altamirano dio la oportunidad de hablar a los acusados. Solo ocho de ellos lo hicieron y se declararon inocentes, solicitaron “un fallo justo”, a la vez que pidieron perdón al Estado de Nicaragua, a los nicaragüenses, a México y a los mexicanos, por los inconvenientes que provocaron con este caso.

La primera en hablar fue la líder del grupo Raquel Alatorre Correa, quien se limitó a pedir al judicial su traslado de las cárceles de Managua donde ha estado detenida desde agosto, a la cárcel de mujeres ubicada al suroeste de la capital. No dijo si era inocente o culpable de los hechos.

“Pido que se haga justicia, soy inocente, nuestras vidas están en sus manos, pido perdón a mi madre y estoy en manos de Dios”, dijo al juez con la voz quebrada Juan Luis Torres Torres, quien también pidió ser trasladado a la cárcel Modelo y denunció maltratos contra él y sus compañeros en las cárceles capitalinas en las que ha permanecido privado de libertad.

La defensa de los mexicanos insistió en que no existieron pruebas de lavado de dinero, que lo que se podía señalar era evasión aduanera y que el delito de narcotráfico tampoco se probó.

“La Fiscalía no probó que nuestros defendidos vinieran a alterar el sistema financiero nicaragüense con lavado de dinero”, dijo Ricardo Ramírez Magnali.

“No es con átomos de un producto que se demuestra que se transportaba drogas, la ley es clara en que se debe tener una prueba concreta y aquí se ha tomado en cuenta como prueba rastros detectados por una máquina”, dijo Ramón Rojas, defensor de Alatorre y cinco mexicanos más.

Alatorre fue quien realizó los trámites migratorios del grupo y el pago del alojamiento y la alimentación, de acuerdo a las investigaciones, según declaró un funcionario de Migración de Nicaragua, identificado solamente con el código 003.

La Fiscalía, basada en información que le proporcionó en el informe de Investigaciones y Análisis de Movimientos Migratorios y Certificados de Vehículos realizado por la Dirección de Investigaciones Económicas de la Policía Nacional, señaló que Alatorre pasó por todos los puestos fronterizos de Nicaragua desde el año 2008, pero que los años de mayor actividad fueron 2010 y 2011, en los que se sumaron 22 entradas y 22 salidas; 11 por cada año.

Una abogada nicaragüense se presentó como “oyente” al juicio como representante legal de Televisa para observar el proceso e informar a su cliente, y también asistió el cónsul de México en Managua, Germán Munguía.

Televisa negó desde que se conoció el caso toda relación laboral con los procesados y la propiedad de las camionetas, pero un testigo de rostro oculto afirmó que Raquel Alatorre mostró documentos supuestamente firmados por Amador Narcia Estrada, vicepresidente de Información de Noticieros de la televisora.

La Fiscalía y la Procuraduría de Nicaragua pidieron la pena máxima de 30 años que permite la Constitución de Nicaragua para todos los procesados, las defensas pidieron a lo sumo 15 años para cada uno. El juez Altamirano fijó fecha de lectura de condena para el 18 de enero del 2013.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es el "agua muerta", el fenómeno que atrapa a los barcos en medio del océano

Un estudio realizado en Francia explica un fenómeno que ha dejado perplejos a los oceanógrafos desde que fue observado por primera vez en 1893 por el explorador noruego Fridtjof Nansen.
1 de agosto, 2020
Comparte

En 1893, el explorador noruego Fridtjof Nansen comenzó una expedición al Polo Norte que le daría fama mundial por conseguir romper el récord de latitud norte.

Esa travesía también lo convertiría en la primera persona en observar un extraño fenómeno que ha desconcertado a los oceanógrafos por más de un siglo.

Cuando navegaba por las aguas del Ártico, al norte de Siberia, Nansen notó que de pronto su barco, el Fram, comenzó a detenerse, a pesar de que sus motores andaban a toda máquina.

El aventurero describiría la anomalía como una “fuerza misteriosa” que retenía a su embarcación, haciendo que casi no pudiera maniobrar.

“Hicimos bucles en nuestro curso, a veces dimos vueltas, probamos todo tipo de estrategias para evitarlo, pero con muy poco éxito”, relató luego.

Nansen se convirtió así en el primero en observar este fenómeno, al que le dio el nombre de “agua muerta”.

Capas

Once años más tarde, en 1904, el físico y oceanógrafo sueco Vagn Walfrid Ekman logró identificar qué causaba esta anomalía.

Ekman demostró en un laboratorio que olas formadas en esta parte del océano Ártico debajo de la superficie, entre capas de agua salada y dulce -que tienen distinta densidad- interactuaban con un barco, generando resistencia.

Ártico

Getty Images
En el agua del Ártico se mezclan capas de diversa salinidad.

Lo atribuyó a los glaciares que se derretían, formando una capa de agua dulce sobre el mar, más salado y denso.

Sin embargo, en sus pruebas de laboratorio, Ekman vio que las olas de arrastre generaban oscilaciones en la velocidad del barco.

Esto difería de las observaciones de Nansen, cuyo barco se detuvo a una velocidad constante y anormalmente baja.

Hasta ahora nadie había podido explicar estas diferencias, ni tampoco entender exactamente cómo funciona el efecto que genera el agua muerta.

Pero un equipo interdisciplinario del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS), la institución de investigación más importante de Francia, y de la Universidad de Poitiers, cree haber develado ambos misterios.

“Cinta transportadora”

El grupo de físicos, expertos en mecánica de fluidos y matemáticos franceses utilizó una clasificación matemática de diferentes olas internas y un análisis de imágenes experimentales a escala de subpíxel para estudiar el fenómeno.

En un trabajo que publicaron a comienzos de julio en la revista científica PNAS concluyeron que las variaciones de velocidad descritas por Ekman se deben a la generación de olas que actúan como una especie de “cinta transportadora ondulante”.

Cinta transportadora con valijas en un aeropuerto

Getty Images
El agua muerta atrapa a los barcos y hace que se muevan hacia adelante y hacia atrás, como si estuvieran en una cinta transportadora ondulante, descubrieron los científicos franceses.

Esta “cinta” hace que las embarcaciones se muevan hacia adelante y hacia atrás.

Los científicos también lograron unificar las observaciones de Ekman con las de Nansen, afirmando que el efecto oscilante es solo temporal.

Finalmente “el barco termina escapando y alcanza la velocidad constante que describió Nansen“, publicaron en su estudio.

Los expertos resaltaron que el fenómeno no solo se da en lugares con glaciares, sino en todos los mares y océanos donde se mezclan aguas de diferentes densidades.

“También se encuentra en lagos fríos de montaña en verano porque hay estratificación de la temperatura, y por lo tanto, existe el riesgo de que los nadadores se ahoguen”, advirtió el coautor del estudio Germain Rousseaux, en declaraciones al diario ABC de España.

Rousseaux agregó que el fenómeno ocurre además en la desembocadura de ríos como el Orinoco, en América del Sur, debido al flujo de los ríos con sedimentos sobre el agua salada del mar.

Cleopatra

Curiosamente, este estudio no se realizó con el fin de develar el misterio de lo que le ocurrió a Nansen hace más de un siglo, sino para desentrañar una incógnita mucho más antigua.

Ilustración de la Batalla de Accio

Getty Images
¿Quedó la flota de Cleopatra y Marco Antonio atrapada en agua muerta durante la Batalla de Accio?

El trabajo forma parte de un gran proyecto que investiga por qué durante la Batalla de Accio o Actium (en el año 31 a. C.), en la Grecia antigua, las grandes naves de Cleopatra y Marco Antonio perdieron cuando se enfrentaron a los buques más débiles de César Octavio.

¿Podría la bahía de Accio, que tiene todas las características de un fiordo, haber atrapado a la flota de la reina de Egipto en agua muerta?

Eso fue en realidad lo que se preguntaron los científicos franceses.

“Ahora tenemos otra hipótesis para explicar esta rotunda derrota, que en la antigüedad se atribuía a rémoras, ‘peces lechón’ adheridas a los cascos, según decía la leyenda”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=SON0H-nAbZw

https://www.youtube.com/watch?v=KmgRXXNvokE

https://www.youtube.com/watch?v=JwghZEmvmb8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.