El fin del mundo desde una sala de cine
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El fin del mundo desde una sala de cine

¿Qué películas ver y cómo sería el fin del mundo si se tratara de una película?
Por Butaca Ancha
20 de diciembre, 2012
Comparte

¿Cómo sería el fin del mundo visto desde un cine, con unas palomitas, o unos nachos? ¿Qué película tendríamos que estar viendo, o qué música de película escuchando? Butaca Ancha hace una recopilación de todos estos temas:

Cuando vemos una película que juguetea con esta idea, sea uno de los bombásticos espectáculos de Roland Emmerich como 2012 o el Día después de mañana, hasta una visión más personal e “íntima”, como las visiones apocalípticas de Abel Ferrara o Lars Von Trier, somos testigos de la destrucción de símbolos colectivos, la explosión de sentimiento, el anhelo del fin y la desesperanza ante la negación de un nuevo comienzo.

El apocalipsis nos asusta pero nos atrae, un masoquista placer con el cual el cine nos ayuda a fantasear e incluso materializar. El apocalipsis es la excusa perfecta: representa el fin de los miedos y ansiedades generados por el mundo contemporáneo y además ofrece un espectáculo único: el caos.

10 películas imperdibles para antes del fin del mundo (aún hay tiempo)

Qué películas verían antes de que el mundo llegue a su fin? ¿Revisarían los clásicos de su infancia o la lista de las mejores 100 cintas de la historia según Sight & Sound? Ante el infinito mundo de posibilidades, ésta es una selección que  les hará pasar un buen rato antes de despedir la vida como la conocemos, además, si ése no fuera el fin de todos modos se habrán divertido.

Melancolía: El réquiem por la humanidad según Lars Von Trier

El cineasta danés se metió al tema para darle un pequeño giro a las historias apocalípticas, mostrando una película un tanto más enigmática, melancólica, y a su vez más profunda, dando una obra más fuerte y avasalladora que otras películas llenas de efectos rimbombantes y apocalipsis inminente por fuerzas externas.

Buscando un soundtrack para el fin del mundo

Si existe una tarea difícil para hacer antes del fin del mundo  es encontrar el soundtrack perfecto para vivirlo. Escoger las canciones con las que quieres vivir  tus últimos momentos de vida es tan complicado como realizar una lista de tus canciones favoritas de toda la vida. Encapsular tu último desayuno, tu última cerveza, el último beso o la última vez que vas a ver la noche en un puñado de canciones no es tarea sencilla y nadie querría darse a la tarea de prepararlo hasta que el momento llegue y se aparezcan de forma aleatoria. Armar una lista de canciones para el fin del mundo es complicado, hacer una para una película acerca del  amor en el fin del mundo lo es todavía un poco más.

Fotogramas del apocalipsis: El cine de  Roland Emmerich

En su cuento ‘La trompeta del juicio final’Isaac Asimov describe el fin de los tiempos como un momento en que todos seremos iguales, un lugar sin sufrimiento, ni gozo, una introspección sin límites. Un tedio eterno donde no pasa nada. La antítesis de todo lo que representa la filmografía de Roland Emmerich.

El cineasta parece ser un hombre interesado en el fin del mundo y el cine más palomero. El director nunca ha destacado por la gran profundidad intelectual de sus películas, pero, sin duda, ha nutrido al público de imágenes sobre el apocalipsis.

 

Finales de película: La vida no es un filme

 

La patraña de que el 21 de diciembre de 2012 se acabará el mundo me hace reflexionar en las películas de ficción apocalíptica, donde la “cosmofobia” es un “placer que le debe mucho a Hollywood, cuyos efectos especiales acaban con todo sin alterar la realidad”, escribe Juan Villoro [Reforma, 6 de diciembre de 2012], o en otras historias de ficción científica que recrean futuros inhóspitos, pero habitables —a pesar de la lluvia ácida— y transitorios como Blade Runner, de Ridley Scott (según sea el final del productor-esperanzador o el del realizador-intimista), u 2001: Odisea del espacio, de Stanley Kubrick, sin efectos especiales monumentales pero inquietante.

¿Cómo sería el fin del mundo si fuera una película?

 

12 monos. El apocalipsis según Gilliam

El muro había caído. Las teorías conspirativas empezaron a migrar en la gama de colores. Atrás quedó relegado el rojo soviet que otrora era el principal motor de la novela policiaca norteamericana, y que por inicios de los años noventa ya era sólo parte de una fracción de paranoicos veteranos. El mundo polarizado se estaba disolviendo y la nueva reconfiguración mundial puso sobre la mesa una serie de interrogantes sobre el futuro de la humanidad. Ahí donde la duda se encarna, resurge la ciencia ficción y, mejor aún, ahí donde la nueva ola francesa lacónica y esteta se olvidó, Terry Gilliam salta al escenario.

Ve el especial completo en Butaca Ancha.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Dan Nobel de Medicina a descubridores del virus de Hepatitis C

Harvey J. Alter, Michael Houghton y Charles M. Rice fueron los galardonados este año con el Premio Nobel de Medicina por el descubrimiento del virus de la hepatitis C.
5 de octubre, 2020
Comparte

El británico Michael Houghton y los estadounidenses Harvey J. Alter y Charles M. Rice fueron los galardonados este año con el Premio Nobel de Medicina por el descubrimiento del virus de la hepatitis C.

La Asamblea del Nobel del Instituto Karolinska, la encargada de elegir al ganador del Nobel en el área médica, destacó que los tres virólogos “han hecho una contribución decisiva a la lucha contra la hepatitis de transmisión sanguínea, un importante problema de salud global que causa cirrosis y cáncer de hígado en personas de todo el mundo”.

El organismo añadió que con sus estudios, los científicos habían ayudado a salvar millones de vidas aislando e identificando el virus, permitiendo que los suministros de sangre en todo el mundo fueran examinados para detectar la hepatitis C y evitando la transmisión de la enfermedad.

El descubrimiento permitió que “ahora existan análisis de sangre altamente sensibles para el virus que prácticamente han eliminado la hepatitis por transfusión en muchas partes del mundo”, explicó la entidad, con sede en Estocolmo.

La hepatitis —o inflamación del hígado— es una enfermedad prehistórica y algunos la consideran una de las principales plagas que han afectado a la salud humana a lo largo de los tiempos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 325 millones de personas en todo el mundo padecen esta afección de forma crónica y 1,4 millones mueren cada año por esta causa.

Imagen de infección con VHC

iStock
La hepatitis C es considerada la más peligrosa porque es una enfermedad que puede causar mucho daño sin que uno lo sepa.

Es la segunda enfermedad infecciosa más mortífera después de la tuberculosis y las más comunes son la hepatitis A, B o C.

Hepatitis C

La hepatitis C, en la que los tres premiados con el Nobel centraron sus estudios, es una de las variantes más dañinas y letales de las hepatitis virales.

Se cree que la mayoría de los que la contraen son personas que compartieron agujas con alguien infectado o que recibieron transfusiones de sangre contaminada con el virus (antes de 1990 no se revisaba la sangre donada en busca de este virus).

Presentación

Getty Images/Jonathan Nackstrand
La Asamblea del Nobel durante la presentación del trabajo de los tres científicos.

Harvey J. Alter nació en Nueva York y ejerció durante años en la Universidad de Georgetown, hasta que en 1969 se reincorporó al Instituto Nacional de Sanidad (NIH), una agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.

Fue codescubridor de un antígeno clave para detectar el virus de la hepatitis B,

Más tarde encabezó un proyecto en el Centro Clínico del NIH que creó un almacén de muestras sanguíneas utilizadas para descubrir las causas y reducir el riesgo de hepatitis asociada a las transfusiones.

Nombrado en 2002 miembro de la Academia Nacional de Ciencias (NAS) y del Instituto de Medicina de Estados Unidos, fue investigador principal de estudios para identificar la hepatitis C.

Michael Houghton, nacido en Reino Unido, ha ejercido en su país y también en Canadá, donde ha continuado prácticamente toda su carrera al frente del departamento de Virología de la Universidad de Alberta.

Junto con su equipo, identificó la secuencia de fragmentos de ADN a partir de ácidos nucleicos encontrados en la sangre de un chimpancé infectado.

La mayoría de estos fragmentos provenían del genoma del propio chimpancé, pero los investigadores predijeron que algunos habrían derivado del virus desconocido, lo que permitió su localización.

Busto de Alfred Nobel

Getty Images
El premio asciende este año a US$1,2 millones y el de Medicina es el primero de los Nobel que se anuncia cada año.

Charles M. Rice nació en 1952 en Sacramento (Estados Unidos) y ejerce desde 2001 en el Centro de Estudios de la Hepatitis C de la Universidad Rockefeller.

Desde su laboratorio, considerado puntero en los estudios del virus, se ha investigado la replicación del virus y las respuestas inmunes innatas que limitan la infección. Su grupo también está desarrollando nuevos modelos experimentales en animales y en cultivos.

Semana de Premios Nobel

Con el anuncio de este lunes se abre la semana en la que se darán a conocer los ganadores del resto de Premios Nobel: Física (martes), Química (miércoles), Literatura (jueves), Paz (viernes) y Economía (lunes de la próxima semana).

El premio asciende este año a US$1,2 millones y es el primero de los Nobel que se anuncia.

La totalidad de los galardones se entrega el 10 de diciembre, aniversario de la muerte del fundador, Alfred Nobel, en actos paralelos en Estocolmo, para los científicos, de Literatura y Economía, mientras que el de la Paz se celebra en Oslo.

El Premio Nobel de Medicina recayó el año pasado en William Kaelin y Gregg Semenza y Peter Ratcliffe por su investigación sobre cómo sienten las células y se adaptan al oxígeno disponible.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=mYv_EYYngC4&t=8s

https://www.youtube.com/watch?v=aBKdOAVLVEc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.