close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook: El Big Brother que alimentan los usuarios
No se trata de adoctrinar sobre usar o no Facebook, eso, al final, es una decisión personal, pero sí de ser conscientes de tener prácticas en internet más seguras.
Por Paola Morales @PaolaMoralesM
4 de diciembre, 2012
Comparte

Haz click para agrandar. Gráfico: Mariana Hernández @mariana1hdzc

Las redes sociales se nutren de una fuente interminable de información: nuestra vanidad.

Sí, de esas fotos en el restaurante tal, de esa en la que apareces haciendo algo superextremo, de la foto en la que te ves guapísima, del estado en el que dices que te encuentras. Tú eres quien le comparte al mundo qué, cómo, dónde estás. Es ahí, en las redes sociales donde tú solito o solita haces check in en el mundo virtual.

Es desde ese momento que comienzas a dejar las migajas que cualquier hacker, novia o novio celoso, némesis o cualquier desocupado puede seguir y saber sobre ti más de lo que quisieras.

Durante la ponencia “Facebook, explotando al ser humano”, organizada por “Enter, Colaboratorio Copyleft”, Raúl Robles Avilés, arquitecto de Redes iSCSI para Hewlett Packard y fundador de la revista Hacking México, explicó que en las redes sociales se explota la exposición material de la vanidad: “Construyes algo así como una information gallery que para el hacker es muy útil, quien absorbe la información que tú mismo das.”

Cuando tuiteas o facebookeas, por ejemplo, “en el Foro Sol, en el concierto de Madonna”, no sólo estás diciendo dónde estás, también dónde no, así, una persona con intenciones peligrosas, puede saber que no estás en tu casa, por poner un caso.

Robles no sólo alertó sobre la compartición voluntaria que hacemos de nuestra “vida privada”, sino de aquella información que no vemos y que también compartimos sin querer (o saber).

Para el doctorando, las redes sociales provocan además estrés y “ansiedad por estar viendo tu teléfono, lo que te postearon, comentaron…”.

Recordó a Facebook como uno de los causantes de gran cantidad de divorcios en la actualidad:

Una encuesta realizada en 2010 por la American Academy of Matrimonial Lawyers evidenció que 81% de “los abogados de divorcio más respetables de la nación” informaron del aumento de redes sociales como prueba para los casos de divorcio. Según ellos, Facebook es el líder: 66% cita a la red social en los casos que involucran pruebas en línea.

Un servicio de divorcio online en España señala que la palabra “Facebook” aparece en 989 de las 5 mil peticiones de divorcio de la empresa, de los cuales, según The Wall Street Journal, todos fueron impugnados.

Pero cómo puede una esposa, esposo, amante hackear o llegar a conclusiones inconvenientes, o bien un gobierno rastrear a un enemigo.

En todo lo que subimos a internet hay metadatos, con los cuales es posible seguir los pasos de una persona que tenga una exposición social descuidada en la red.

Los metadatos son datos que describen otros datos, por ejemplo, una ficha de un libro en una biblioteca. Y estos datos que se suben en automático con la información que compartes en internet, sirven para recuperar información y ayudan a mapearte.

Estos metadatos sirven de puente para ir recogiendo la información de posicionamiento que se puede sacar de tuits, posts, fotos publicadas… Se puede obtener, por ejemplo, información GPS, triangulación basada en la IP desde la que se envió la información.

Actualmente hay software que permite buscar y seleccionar cualquier cuenta de Twitter, Flickr o Facebook para extraer toda la información GPS y de fechas; con esa información se puede crear una base de datos de visualización de coordenadas por fechas.

Pero no todo está perdido en la batalla de los metadatos. En la red también hay disponibles algunos programas que te permiten eliminarlos de tus archivos antes de compartirlos abiertamente. Para los interesados, basta con meter en el buscador de su preferencia “metadatos remover” para obtener varias opciones y que elegir el que creas conveniente.

Y cómo me protejo

No se trata de adoctrinar sobre usar o no Facebook, eso, al final, es una decisión personal, pero sí de ser conscientes de tener prácticas en internet más seguras, señala Robles.

Otras recomendaciones son no te etiquetes, no reveles dónde estás y, sobre todo, “sé consciente de todo lo que haces y subes a la red”.

Si quieres saber más sobre el tema, el experto en seguridad dará una conferencia sobre el robo de identidad el 15 de diciembre en el Telmex HUB.

Aquí puede ver y escuchar la ponencia de Raúl Robles:

*Raúl Robles Avilés trabaja actualmente como Arquitecto de Redes iSCSI para Hewlett-Packard en Rio Rancho, New Mexico, donde es el encargado de implementar soluciones SAN (Storage Area Network) para empresas como eBay, FBI, NASA, Bolsa de valores, Bases Militares, Disney Cruises.

Estudió Ingeniería en Sistemas Computacionales en la ESCOM del IPN, para posteriormente hacer una maestría en Estados Unidos. Actualmente se encuentra cursando el doctorado en UNM en Ciencias de la Computación.

Ha trabajado para Intel Corporation y Laboratorios Sandia en Albuquerque Nuevo México, donde estuvo involucrado en proyectos de reconstrucción facial y arqueológica con sistemas de simulación utilizando la teoría de las cuerdas.

Cuenta con más de 12 años de experiencia en el medio de la Informática, en los cuales ha trabajado de forma independiente como consultor y auditor de seguridad informática.

Hacking México es la primera revista impresa mexicana de hacking ético y seguridad informática.

En redes sociales: Facebook y Twitter @HackingMexico.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
EPA
Qué es "la luna de gusano", la superluna que no se veía desde hace casi 40 años
Llega la primavera al hemisferio norte y este año viene acompañada de una superluna llena, la tercera y última del año.
EPA
20 de marzo, 2019
Comparte

La primavera llega este miércoles al hemisferio norte del planeta con una luminosa compañera: la tercera y última superluna llena del año.

La llamada “luna de gusano” ya se puede apreciar desde algunos lugares de la Tierra, pero el momento de mayor visibilidad se dará poco después del inicio oficial de la primavera en el hemisferio norte y del otoño en el hemisferio sur, que se produce este miércoles a las 21:58 GMT.

Lo llamativo de esta superluna es precisamente la coincidencia con el equinoccio de primavera y de otoño (en el sur), algo que no sucedía desde hace casi 40 años, en 1981.

Luna… ¿de gusano?

El viejo almanaque de los campesinos nativos de Norteamérica empezó a poner nombres a las lunas llenas en la década de 1930.

Algunos escritores vinculan dichos nombres a los meses de nuestro calendario moderno, pero también es posible que estén asociados a las estaciones del año.

“Luna de gusano” se refiere a la primera luna llena de marzo en referencia al deshielo primaveral en el hemisferio norte que libera gusanos en el terreno.

Pero también tiene otros nombres, como “luna de cuervo” (los graznidos de los cuervos indican el final del invierno) o “luna de savia o de azúcar” (para marcar el inicio de la temporada de jarabe de arce).

Celebración de la llegada de la primavera en India

EPA
La luna llena y la llegada de la primavera se celebran en Bhopal, India, de una forma especial, con el festival Holi.

Además, los nombres específicos para la luna llena suelen recibir calificativos adicionales cuando coinciden con otros eventos lunares.

En enero, por ejemplo, hubo una “superluna de sangre de lobo” y en febrero tuvimos una “superluna de nieve”.

“Lobo” y “nieve” son los nombres para las primeras lunas llenas de enero y febrero, respectivamente.

Otros nombres incluyen “fresa” para junio, “esturión” para agosto y “fría” para diciembre.

Cuando en un mismo mes hay una segunda luna llena se la conoce como luna azul.

Qué es una “superluna”

Cuando observamos la Luna, su tamaño parece fluctuar levemente en el cielo nocturno porque orbita la Tierra en una trayectoria elíptica.

Así, parece ligeramente más grande cuando está en el punto más cercano a nuestro planeta en su órbita, lo que se conoce como perigeo, según explica la NASA (Agencia Espacial de Estados Unidos).

Los astrónomos usan los términos “superluna” o “de perigeo” cuando la Luna está llena y en su punto más cercano a la Tierra.

La NASA dice que una superluna se ve un 14% más grande y un 30% más brillante que una luna llena normal, aunque la diferencia es difícil de distinguir a simple vista.

La de este miércoles es la tercera y última superluna de 2019. No será una luna de sangre, como las dos anteriores de este año, porque no coincide con un eclipse lunar.

Tampoco será la más brillante puesto que la de febrero fue la más cercana a la Tierra y pudo verse en todo su esplendor durante seis horas, según explicó la NASA.

Los astrónomos esperan otras tres superlunas (no llenas) este año: el 1 y el 30 de agosto y el 28 de septiembre. Nuestro satélite estará entonces en su punto más cercano a la Tierra, pero no será visible porque no reflejará la luz solar.

La siguiente superluna llena será en marzo de 2020.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.