Peña Nieto, AMLO y Josefina repudiados en sus narices
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Peña Nieto, AMLO y Josefina repudiados en sus narices

El libro-álbum fotográfico Rateros vendepatrias asesinos se inserta a la perfección en una sociedad que votó mayoritariamente por el candidato que no pudo citar en la FIL tres libros leídos a lo largo de su vida
Por Moises Castillo
2 de diciembre, 2012
Comparte

Portada del libro Rateros vende patrias

Ya pasó casi medio año de tanta basura mediática y electoral y lo mejor es dejar atrás las pobres alternativas de los ex candidatos. La pasada campaña presidencial fue como un partido eliminatorio mundialista entre México y Jamaica: aburrido, más patadas que buen juego, a veces somnoliento y predecible. Como dijera en su momento el escritor Juan Villoro “en un país políticamente deficiente, no se vota para celebrar al menos malo sino para perdonarlo”.

Ayer regresó el PRI a Los Pinos. Unos están eufóricos, otros tienen pavor o simplemente les da igual. “Todo mundo roba sea del partido que sea” parece ser el lugar común. La clase política está desprestigiada “haiga sido como haiga sido”. Y el libro-álbum fotográfico Rateros vendepatrias asesinos (Periferia, 2012) se inserta a la perfección en una sociedad que votó mayoritariamente por el candidato que no pudo citar en la anterior FIL de Guadalajara tres libros leídos a lo largo de su vida.

Hace un par de semanas esta editorial independiente presentó su debut -limitado a mil copias- que ayuda a refrescar la memoria política-electoral, pero sobre todo revela cómo la gente de la calle exhibió, repudió y descargó toda su furia contra la publicidad de los presidenciables. En la frente de Enrique Peña Nieto alguien escribió “¡No votes, bótalos!”, a Andrés Manuel López Obrador lo marcaron con una esvástica nazi y a Josefina Vázquez Mota sólo le pusieron “fea”.

Los autores Julio Zenil y Cristina Paoli fusionaron sus talentos visuales y de diseño para tener un registro fiel y contundente de la voz ciudadana contra los ex candidatos en lugares públicos como el Metro. “Salinas con copete”; “68, Atenco, Fobaproa, ¿quieres más”;  “Ni PRI, ni PAN, ni PRD”; “mentiroso”; “impostor” son varias frases que se pueden ver y leer a todo color.

-¿Cómo nació el libro?

Julio: en realidad las fotografías se tomaron antes de tener la idea del libro. Desde niño siempre me llamó la atención cómo la gente ridiculiza los carteles publicitarios y me sorprendió en esta ocasión cómo se ensañaron con algunos políticos. Estuve tomando las fotografías para compartirlas en alguna plataforma digital o algo así. Sorprendido por este fenómeno, lo platiqué con Cris que tuvo la genial idea de llevarlo al impreso. Después de que esta propaganda se transforma en basura, todos estos mensajes que resultaban tan llamativos y agresivos quedaban en el olvido. Fue un trabajo editorial arduo, pero resultó un proceso bastante rápido comparado con otros proyectos editoriales en los que ha trabajado Cris.

Cristina: había que hacerlo rápido porque si nos tardábamos, sentíamos que ya no iba tener repercusión y no iba a ser tan pertinente. Julio tomó las fotos durante el proceso electoral, me las dio y duró un par de meses la labor editorial.

-¿Cuál fue el recorrido callejero?

Julio: me muevo regularmente en el Metro, es una especie de ecosistema donde la gente se manifiesta de forma más brutal. Hay algunas fotos de publicidad electoral en la calle, en parabuses y observamos el derroche de creatividad. Pero el Metro creo que es un espacio donde la gente se deja sentir un poco más este rencor contra la clase gobernante.

-¿Habías hecho un trabajo cargadamente político?

Julio: tengo distintos trabajos audiovisuales. Soy productor-director en Mapa Producciones, pero un trabajo enfocado hacía lo político, nunca.

-¿Cómo revalorizar las fotos para no caer en un producto “panfletario”?

Julio: el libro terminado le ha dado otro valor estético a las fotografías. Las fotos por sí mismas son otra cosa, pero dentro del libro adquieren otro discurso distinto. El trabajo que hizo Cris fue muy bueno, encuadró los detalles para destacar algunos políticos chimuelos o una travesura. Hay imágenes agresivas como la que está en la portada, pero es una instantánea cuidada que te comunica el sentir de la gente que votó o no.

-¿Cómo fue el proceso de selección de las imágenes?

Cristina: tuve que editar muchas fotos, sobre todo porque el presupuesto para hacer el libro era reducido, máximo 80 páginas. Decidí acomodar las imágenes de la agresión más leve a la más fuerte. El trabajo de edición básicamente consistió en eso. También intenté un balance entre todos los personajes que estaban intervenidos. Peña Nieto es el más lastimado y curiosamente hubo pocas de López Obrador. Nos llamó muchísimo la atención que casi todos tienen la palabra “rateros” y es la constante en todo el libro. El formato de “bolsillo” lo definimos así porque varias de las fotografías venían del iPhone.

-¿Hubo alguna anécdota detrás de las fotografías?

Julio: a mí me llamó la atención que en uno de los anuncios que estaban más tachoneados al otro día lo desaparecieron. Tenía curiosidad si iban a poner un póster nuevo de Peña Nieto, pero se quedó vacío el lugar.

Cristina: era divertido observar que en algunos anuncios intervenidos se notara la defensa al político y en seguida se atacara a quien pintarrajeó el insulto. Y así se van sumando collages de distintas descalificaciones.

Julio: sí hay uno muy simpático que tiene escrito en la frente “puto” y se ve que alguien lo trató de borrar, y se notan distintas intenciones de personas tapando la palabra o reforzando el ataque. Finalmente es un reflejo de cómo estamos.

-Por otro lado, ¿cómo surgió Periferia como proyecto editorial?

Cristina: me dedico a diseñar libros, libros de arte contemporáneo sobre todo. Estudié la licenciatura en Diseño Gráfico en la Universidad Iberoamericana y la maestría en la London College of Communication. Soy autora del libro Mexican Blackletter, Mark Batty Publisher, Nueva York, 2006. En 2011 fundé Periferia Taller Gráfico, un pequeño estudio de servicios editoriales, diseño editorial y gráfico, en donde hacemos libros e impresos para instituciones, editoriales  y artistas (trabajamos con el Museo Tamayo, MUAC, Casa Vecina, Galerie Peter Kilchmann, Arquine, Alias, Francis Alÿs, Teresa Margolles, entre otros). Paralelamente hemos arrancado -ahora con Rateros vendepatrias asesinos– nuestro propio sello editorial Periferia, una plataforma editorial enfocada a la edición de libros de artista y libros que por su contenido argumental o su propia materialidad contribuyan a expandir el campo de las artes, la cultura, la filosofía y el diseño. Nos interesa la colaboración interdisciplinaria que genere publicaciones que exploren el formato de libro impreso como vehículo de comunicación y expresión. Hacer un libro impreso era importante para dejar constancia documental del proceso electoral y no se borrara con el tiempo. La plataforma digital puede a llegar a ser muy efímera y para nosotros era vital que toda esta energía tan fuerte de la gente no se perdiera.

-¿Qué piensan de este regreso del PRI a Los Pinos?

Julios: me asusta. Considero que si bien con el gobierno panista no hubo una verdadera transición, existió apertura y libertad de expresión, puedes hablar de la figura presidencial cosa que antes no sucedía. Antes había una manipulación de los medios, de las noticias. En el 68 la noticia principal al otro día de la matanza fue una noticia del clima. Ahora en general la apertura de los medios es otra, la aproximación de la gente hacía los medios es distinta, ya existe posibilidad de investigar en Internet, ver un poco más allá de televisión. Espero que no sean seis años más de saqueo como han sido estos dos sexenios panistas. Requerimos de otro tipo de población, una sociedad más despierta y activa. Veo que mucha gente se queja, opina y dice cosas pero no hace nada. Este libro de alguna forma es un “granito de arena” para cambiar las cosas, es un trabajo documental que retrata cómo se sentía la población durante el periodo electoral.

Cristina: para mí significa un gran retroceso en la historia de este país. A mí me tiene muy triste porque no llegó de una buena manera al gobierno. También los gobiernos anteriores no lo hicieron nada bien y creo que los ciudadanos tenemos que empezar a tener una vida política más activa, que realmente exijamos a los gobernantes un cambio en su manera de hacer las cosas. Cada vez se está poniendo peor este país y si no generamos un verdadero cambio pues nos vamos a hundir. Nuestro país ya no aguanta más, es un desastre.

> Rateros vendepatrias asesinos (Periferia, 2012) está a la venta en la galería Kurimanzutto, en la librería Conejo Blanco, en Gurú, y Vértigo. También estará presente en el Foro de Ediciones Contemporáneas, Museo Carrillo Gil. [email protected] 5514.2240

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué Brasil es considerado el "laboratorio perfecto" para probar las vacunas contra COVID-19

El país sudamericano, donde ha habido más de 3,5 millones de casos de la enfermedad, ofrece una "oportunidad de oro" en el desarrollo de la fórmula contra el coronavirus, según los mismos científicos que las investigan.
1 de septiembre, 2020
Comparte

Brasil, uno de los países más asolados por la pandemia de coronavirus, se ha convertido en un campo de pruebas de vacunas contra la covid-19.

El país sudamericano, donde ha habido más de 3,5 millones de casos de la enfermedad, es considerado por los científicos que investigan vacunas como una “oportunidad de oro”.

Allí se están probando dos de las vacunas más promisorias y avanzadas contra la infección: la de la Universidad de Oxford con la farmacéutica AstraZeneca y la de la empresa china Sinovac.

Y otras dos, de las farmacéuticas estadounidenses Johnson & Johnson y Pfizer, acaban de recibir aprobación de las autoridades para comenzar en el país sus ensayos clínicos.

Con esto las autoridades brasileñas esperan que sus ciudadanos puedan estar entre los primeros en ser inoculados contra la infección.

E incluso han planteado la posibilidad de producir estas vacunas internamente y exportarlas al resto de América Latina.

Pero ¿por qué Brasil es considerado un “laboratorio ideal” para llevar a cabo ensayos clínicos de vacunas?

vacuna

Reuters
En Brasil se están probando dos de las vacunas más avanzadas contra covid-19 y otras dos comenzarán pronto sus ensayos en ese país.

El doctor Jon Andrus, experto en epidemiología e inmunización de la Universidad George Washington en Estados Unidos, quien fue subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), señala que las altas tasas de transmisión comunitaria del virus es uno de los principales criterios para poder probar una vacuna.

Pero tal como le explicó a BBC Mundo, hay otras razones por las que Brasil es considerado un escenario perfecto para la investigación de vacunas.

“Ciertamente se necesita una situación donde tienes suficiente prevalencia de una enfermedad para poder probar la eficacia de una vacuna y si ésta va a funcionar”.

“Pero pienso que en Brasil hay casi una tormenta perfecta para los ensayos porque además de la alta prevalencia, el país tiene una larga historia de excelencia en salud pública, con instituciones de investigación reconocidas a nivel mundial como Fiocruz (Fundación Oswaldo Cruz) en Río de Janeiro, que durante décadas han estado realizando investigación y ensayos”, afirma el experto.

Vacuna

Getty Images
Más de 170 vacunas contra covid-19 están siendo investigadas alrededor del mundo.

En efecto, Fiocruz es la institución científica que está participando en la investigación y producción de la vacuna de Oxford y AstraZeneca.

Otra institución brasileña reconocida mundialmente, el Instituto Butantan, de Sao Paulo, está participando en la producción de la vacuna china de Sinovac.

Capacidad de producción

Pero también está la experiencia y fortaleza de Brasil en sus programas nacionales de inmunización y su larga tradición en la producción de vacunas.

La planta de Bio-Manguinhos, que pertenece a Friocruz, es uno de los centros de producción de vacunas más grandes de América Latina.

Allí se procesan millones de dosis de vacunas contra la fiebre amarilla, la tuberculosis y el sarampión, entre otras enfermedades.

Y el Instituto Butantan es actualmente el principal productor de vacunas contra la influenza o gripe del hemisferio sur, con una capacidad para producir 100 millones de dosis.

“Hay que destacar que Brasil ha tenido un enfoque estratégico para llegar a ser autosuficiente en la producción de vacunas“, le dice a BBC Mundo Cristiana Toscano.

La doctora es miembro del grupo de expertos asesores para vacunas contra la covid-19 de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Desde hace tres décadas los varios gobiernos han reforzado e invertido en la capacidad nacional pública, así que casi todos los laboratorios de producción de vacunas son financiados con dinero público”, añade.

laboratorio

Getty Images
Brasil cuenta con una larga tradición de desarrollo y producción de vacunas.

En efecto, la mayoría de las vacunas en Brasil, señala la experta, que también es profesora de la Universidad Federal de Goiás, se producen localmente o se intenta establecer mecanismos de transferencia de tecnología con las grandes compañías farmacéuticas.

Y esto es precisamente lo que ahora se está negociando con las vacunas de Oxford y Sinovac: transferir tecnología para producir ambas vacunas localmente.

Los acuerdos

Tanto la vacuna de AstraZeneca como la de Sinovac están llevando a cabo la fase 3 de sus ensayos clínicos.

Los ensayos de la primera se realizan con unos 5.000 voluntarios brasileños. En la segunda participan 9.000 voluntarios.

Como parte de los acuerdos preferenciales para las vacunas que se están probando en Brasil, el país inicialmente recibirá la materia prima para llevar a cabo las etapas finales de producción.

Ambos acuerdos incluyen transferencia de tecnología para que Brasil posteriormente pueda producir las vacunas desde el inicio.

En el acuerdo con Oxford-AstraZeneca el gobierno brasileño invertirá US$127 millones a cambio de tecnología y equipo para que Fiocruz pueda producir inicialmente 30 millones de dosis de la vacuna durante su fase de pruebas.

Si la vacuna demuestra ser efectiva, Brasil podrá producir otros 70 millones de dosis.

El acuerdo entre Sinovac y Butantan ofrecerá a los brasileños 120 millones de dosis de la vacuna.

vacuna

Getty Images
Las autoridades de Brasil indican que esperan poder empezar a vacunar a sus ciudadanos en el primer semestre de 2021.

Los funcionarios brasileños han indicado que esperan poder comenzar a vacunar a algunos de sus ciudadanos en el primer semestre de 2021.

Algunos expertos, sin embargo, han expresado dudas de que el país realmente esté en capacidad para producir dentro de seis meses la enorme cantidad de dosis de vacunas que necesitará para sus 212 millones de habitantes.

En años recientes la economía brasileña se ha contraído y las instituciones públicas del país han sufrido por la falta de financiamiento.

Y tal como le dijo a la agencia Reuters el exministro de Salud, José Gomes Temporao, la transferencia de tecnología toma tiempo, puede tardar entre cinco y 10 años, por lo que los laboratorios del país podrían no estar listos para iniciar en 2021 la producción de las vacunas.

“Es imposible”, declaró Gomes Temporao. “(La transferencia) toma mucho tiempo. Quizás podrán acelerarla un poco, pero no tanto”.

La doctora Cristiana Toscano cree, sin embargo, que Brasil sí está capacitado para recibir la tecnología y comenzar la producción de las vacunas.

“Todo depende de la tecnología de la que estamos hablando y de si el sitio tiene la capacidad”, le dice a BBC Mundo la experta de la OMS.

“Hay tecnologías nuevas que no han sido utilizadas y estoy de acuerdo en que transferirlas puede ser un proceso de hasta 10 años”.

“Pero Butantan, por ejemplo, realmente tiene experiencia en la producción de muchas vacunas inactivadas, como la de Sinovac. Tiene un laboratorio de seguridad que es capaz de hacer todo lo que se necesita para producir una vacuna inactivada”, agrega.

El desafío de la inmunización

Pero hay otro enorme desafío que Brasil tendrá que superar: cómo vacunar a sus millones de habitantes cuando sus programas de inmunización han sufrido retrocesos debido a las campañas de desinformación.

ataúd

Getty Images
Más de 110.000 personas han muerto en Brasil por la pandemia.

En 2019, por primera vez en 25 años, Brasil no logró cumplir los objetivos de vacunación de ninguna de las inoculaciones que suministraba de forma rutinaria.

Esta es una tendencia que ha ocurrido en todos los países de la región debido a las campañas antivacunas y a la creciente renuencia de la gente a ser inmunizada.

“Creo que el principal desafío será cómo mantener actualizado el programa de vacunación que ya estaba afectado aún antes de la pandemia de covid-19 y cómo incorporar ahora a ese programa una nueva vacuna”, afirma Cristiana Toscano.

“Serán desafíos logísticos y operacionales que requerirán movilización, entrenamiento, combatir la renuencia a la vacunación, además de toda la organización de distribución y administración de las 35.000 unidades de vacunación”, agrega la experta.

¿Demasiado optimismo?

Todo lo anterior, sin embargo, es bajo el supuesto de que realmente habrá una vacuna que será efectiva y segura.

Aún no se sabe si alguna de las que se están probando en Brasil, o en otras partes del mundo, mostrarán resultados positivos cuando finalicen los ensayos clínicos.

Bolsonaro

Getty Images
La respuesta del gobierno brasileño a la pandemia ha sido errática.

¿Qué ocurrirá entonces si fracasan las candidatas a las que Brasil está apostando?

El gobierno brasileño está intentando diversificar sus opciones y ha expresado interés en unirse a la iniciativa COVAX de la OMS, que intenta garantizar el acceso global rápido e igualitario a las vacunas contra la covid-19.

Los expertos coinciden en que, por ahora, cualquier apuesta a una vacuna es arriesgada mientras no se conozcan los resultados de los ensayos clínicos.

Y decir que una vacuna estará lista en 2021 podría ser una afirmación demasiado optimista.

“Es importante recordar que no debemos estar esperando una solución mágica”, expresa el exsubdirector de la OPS, Jon Andrus.

“Debemos ser humildes y recordar que no siempre hemos sido exitosos, que tenemos muchas enfermedades para las que no hemos podido encontrar una vacuna a pesar de estar trabajando durante décadas con ellas, como el VIH”, le dice a BBC Mundo.

“Por eso es tan importante que hagamos lo que podemos hacer ahora: todas las intervenciones de salud pública como mantener el distanciamiento social, usar mascarillas, realizar pruebas y rastreo de casos, y seguir las prácticas de higiene”, agrega.

Y la experta de la OMS está de acuerdo.

“La meta que estamos proponiendo (para tener una vacuna en el primer semestre de 2021) parece optimista, pero está condicionada a la aprobación de los ensayos clínicos si éstos muestran resultados positivos y a la aprobación de las autoridades reguladoras”, le dice Cristiana Toscano a BBC Mundo.

“Y mientras eso ocurre es necesario minimizar las expectativas y ser más realistas”, agrega la experta.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.