Piloto de Jenni Rivera no tenía licencia adecuada: Reforma; SCT dice lo contrario
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Piloto de Jenni Rivera no tenía licencia adecuada: Reforma; SCT dice lo contrario

El diario publicó que un documento de la Federal Aviation Administration señala que el capitán Miguel Pérez Soto tenía una licencia que no le permitía viajar de noche ni transportar personas. La SCT dice que todo estaba en orden.
12 de diciembre, 2012
Comparte

Jenni Rivera. Foto: AP

Hoy, Reforma publicó que el capitán que piloteaba el LearJet 25 en que viajaba la cantante Jenni Rivera tenía una licencia que no le permitía viajar de noche ni transportar personas.

Según Reforma, se encontró un documento emitido por la Federal Aviation Administration (FAA) en el lugar de la tragedia –la Sierra de Iturbide-, el cual decía que el capitán Miguel Pérez Soto contaba con una licencia “VFR Only” (Visual Flight Rules), que sólo le permitía volar de día y no por instrumentos.

Además, según el certificado 2321024 señala que el permiso tampoco era válido para el transporte de personas: “Not valid for the carriage of persons or property for corporation or hire or for agricultural aircraft”.

Jenni Rivera quería comprar la aeronave en la que murió: SCT

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) informó que al momento del accidente, la cantante Jenni Rivera estaba probando el avión donde pereció, junto con otras seis personas, con el propósito de adquirirlo.

La dependencia federal informó que así lo dio a conocer la empresa propietaria de la aeronave, Starwood Management, subrayando que los peritajes del avión accidentado podrían tomar entre nueve meses y un año para ser concluidos.

La SCT indicó que la compañía “dio a conocer a las autoridades que el aparato utilizado por la Señora Jenni Rivera estaba siendo promocionado con el propósito de que ella lo adquiriera por lo que, según lo dicho por los representantes de la empresa, no estaba prestando el servicio de cabotaje”.

Subrayó que los pilotos de la aeronave Lear Jet 25 con matrícula N3445MC, Miguel Pérez y Alejandro Torres, contaban con licencias que cumplían con la normatividad vigente.

Indicó que la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de la SCT junto con la Federal Aviation Administration (FAA) y la National Transportation Safety Board (NTSB) continúan llevando a cabo la investigación y examinan los documentos y los objetos encontrados para formular hipótesis sobre las causas del accidente.

La SCT informó que la aeronave de referencia experimentó un desplome precipitado que inició a una altitud de 28 mil pies, generando un impacto no controlado a una altitud de 9 mil pies sobre el nivel del mar.

Refirió que los restos de los cuerpos que se han encontrado a la fecha en el municipio de Iturbide, donde el avión se accidentó el pasado domingo, han sido trasladados a las instalaciones del Hospital Universitario de Monterrey.

Precisó que serán las autoridades forenses las que “confirmarán que las identidades de los hallados en el lugar del accidente corresponden a los pasajeros registrados en el manifiesto elaborado al iniciar el vuelo”.

Jenni Rivera decidió cambiar su itinerario de último momento

El empresario que contrató a Jenni Rivera para el concierto que ofreció en Monterrey el sábado pasado reveló que “La Diva de la Banda” decidió cambiar su itinerario y viajar a la ciudad de Toluca de último momento.

El portal conexiontotal.mx informó que Jesús Arreola, director de Acción Artística, empresa que tuvo a su cargo el último concierto de la intérprete, reveló que fue la propia Jenni quien prefirió regresar a la capital del Estado de México.

El plan original era que durmiera en la ciudad de Monterrey junto a su equipo de trabajo, pero debido a que tenía que llegar temprano a un llamado de “La voz… México 2”, decidió cambiar su itinerario de último momento.

“Hablamos con ella (Jenni Rivera) y su representante (Mario Macías) a las 02:30 horas. En esa llamada fue cuando nos informaron que habían cambiado sus planes y volarían de una vez a Toluca”, indicó Arreola.

Al concluir su presentación, Rivera comentó a los empresarios su deseo de asistir a la presentación que la Banda MS ofrecería en un conocido lugar de Monterrey, durante las primeras horas del domingo.

De inmediato, personal se encargó de lo necesario para que la intérprete de “La gran señora” pudiera asistir, “le teníamos cuatro mesas en el área VIP, le habíamos conseguido un disfraz para que no la reconocieran, además le reservamos un hotel”, contó Arreola.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué dar positivo a COVID no siempre significa estar infectado

La mayoría de personas solo están infectados durante una semana, pero pueden seguir dando positivo semanas después.
Getty Images
7 de septiembre, 2020
Comparte

El test más común para diagnosticar el COVID-19 es tan sensible que podría estar detectando fragmentos del virus que ya están muertos, según algunos científicos.

Y es que la mayoría de personas solo permanecen infectadas alrededor de una semana. Sin embargo, el diagnóstico podría seguir dando positivo semanas después.

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Oxford, este hecho podría estar sobreestimando la escala real y actual de la pandemia.

Pero por otro lado advierten que otro tipo de test, con menos sensibilidad, corre el riesgo de no detectar todos los casos.

El profesor Carl Heneghan, uno de los autores del estudio, afirma que en vez de arrojar un resultado positivo o negativo, las pruebas diagnósticas deberían tener un límite en el que pequeñas cantidades de virus no provoquen un positivo.

Según Heneghan, esta detección de virus muerto o viejo podría explicar cómo en varios de los países que se enfrentan a una segunda ola de infecciones las hospitalizaciones se mantienen estables.

El Centro de Medicina Basada en Evidencia de la Universidad de Oxford analizó 25 estudios en que se colocaron muestras de pruebas positivas sobre una placa de petri para ver si el virus crecía.

Investigador trabajando con placas de petri.

Getty Images
Los científicos de la Universidad de Oxford pusieron varias muestras positivas sobre una placa de petri para analizar si el virus crecía.

Este método, conocido como “cultivo viral”, indica si el virus hallado en un diagnóstico positivo puede reproducirse y propagarse en un laboratorio o persona.

Según Nick Triggle, corresponsal de salud de la BBC, la sensibilidad de las pruebas diagnóstico es un problema que se conoce desde el comienzo y que ilustra por qué las estadísticas de la COVID-19 están lejos de ser perfectas.

¿Cómo se diagnostica el coronavirus?

La prueba más común de diagnóstico, la llamada PCR, utiliza químicos que amplifican el material genético del virus para que pueda estudiarse.

Una vez se toma la muestra, esta pasa por varios ciclos de laboratorio para recuperar la mayor cantidad de virus posible.

El número de ciclos necesarios puede indicar qué tanto virus queda, si son pequeños fragmentos o varias cantidades del virus completo.

Realización de prueba PCR a un paciente en Barcelona.

Getty Images
El test PCR es la prueba más común para detectar el coronavirus.

Esta práctica parece revelar la probabilidad de infección del virus. Es decir, mientras más ciclos de amplificación sean necesarios, menos probabilidades de que el virus sea reproducible en el laboratorio.

El riesgo de falso positivo

Cuando uno se hace la prueba de coronavirus, se obtiene un “sí” o un “no”. Pero no hay un indicador de cuánto virus se detectó en la muestra y si se trata de una infección activa.

Una persona con mucha cantidad de virus activo y otra que solo tenga pequeños fragmentos restantes de una infección pasada dan el mismo resultado: positivo.

Sin embargo, Heneghan apunta que la “infectividad del coronavirus parece disminuir tras alrededor de una semana”.

Es decir, su capacidad para invadir un organismo y provocar una infección.

Añadió que, si bien no sería posible verificar todas las pruebas para detectar si el virus estaba activo o no, el número de falsos positivos podría reducirse si los científicos establecieran un punto de corte.

Mujeres con mascarilla en Italia.

Getty Images
La infectividad del virus es su capacidad para invadir un organismo y provocar una infección.

Esto podría prevenir que una persona dé positivo cuando en realidad solo se le ha detectado los restos de una infección ya pasada.

Para Heneghan, esto ahorraría cuarentenas individuales innecesarias y ofrecería una escala más adecuada de la pandemia.

La sanidad pública de Inglaterra coincidió en que los cultivos virales eran útiles a la hora de evaluar las pruebas de coronavirus y que estaban trabajando con laboratorios para reducir el número de falsos positivos.

Sin embargo, explican que establecer un punto de corte no es fácil porque se usan muchas pruebas con diferentes sensibilidad y formas de detección.

Pero el profesor Ben Neuman, de la Universidad de Reading, dijo que cultivar el virus de una muestra de un paciente “no es trivial”.

“Esta revisión corre el riesgo de correlacionar falsamente la dificultad de cultivar Sars-CoV-2 a partir de una muestra de un paciente con la probabilidad de que se propague”, dijo.

Toma de temperatura en Wuhan, China.

Getty Images
Varios estudios coinciden en que alrededor de un 10% de contagiados retiene virus vivo después de 8 días de infección.

El profesor Francesco Venturelli, epidemiólogo italiano, destaca que no existe “certeza suficiente” sobre cuánto tiempo el virus permanece infeccioso mientras se recupera el paciente.

Algunos estudios basados en cultivos virales indican que alrededor del 10% de infectados permanece con virus vivo después de ocho días de infección.

“En Italia sobreestimamos el número de casos por varias semanas” a causa de pacientes positivos que se habían infectado varias semanas antes, dice Venturelli.

El test PCR es un método muy sensible a la hora de “detectar material genético residual del virus”, explica el profesor Peter Openshaw, del Colegio Imperial de Londres.

“No hay evidencia de la infectividad del virus, pero existe un consenso clínico de que es bastante improbable que un paciente sea infeccioso más allá del décimo día de la enfermedad“, agrega Openshaw.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI

https://www.youtube.com/watch?v=Ds3g70Jjv2E&t=14s

https://www.youtube.com/watch?v=UA_FDmt3k90&t=14s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.