53% de los presos en penales federales aún esperan sentencia: encuesta
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

53% de los presos en penales federales aún esperan sentencia: encuesta

Los Resultados de la Primera Encuesta a la Población en Reclusión del Sistema Penitenciario Federal, realizada por el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), muestran las principales tendencias sobre las condiciones de vida, las conductas delictivas y las características sociodemográficas de la población penitenciaria del fuero federal.
Por Omar Granados
12 de enero, 2013
Comparte
El Centro Federal de Readaptación No. 11, en Hermosillo, Sonora, recientemente construído. // Foto: Cuartoscuro.

El Centro Federal de Readaptación No. 11, en Hermosillo, Sonora, recientemente construído. // Foto: Cuartoscuro.

Los Resultados de la Primera Encuesta a la Población en Reclusión del Sistema Penitenciario Federal, realizada por el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), muestran las principales tendencias sobre las condiciones de vida, las conductas delictivas y las características sociodemográficas de la población penitenciaria del fuero federal. De ahí se desprende que 53% de los presos federales no tienen una sentencia aún y la esperan con cárcel preventiva, mientras que 60% de los internos sentenciados fueron procesados por delitos contra la salud.

En el país hay actualmente un total de 418 centros penitenciarios. De estos, 306 pertenecen al ámbito estatal, 90 al municipal, 12 al federal y 10 al Distrito Federal. En enero de 2012, nuestro país contaba con una población penitenciaria total de 233,277 internos -la séptima del mundo en términos absolutos-, 95% de los cuales eran hombres y 5% mujeres, que se encontraban distribuidos por fuero y situación jurídica de la siguiente manera:

Cuadro 0.1

De acuerdo con estos datos y con los del último Censo de Población, México tiene hoy en día una tasa de población penitenciaria de 204 por 100 mil habitantes, ocupando el sexto lugar en Latinoamérica después de Chile, Panamá, El Salvador, Uruguay y Brasil. Chile es el país que, en Latinoamérica, cuenta proporcionalmente con la mayor población penitenciaria ya que tiene una tasa de 318 por 100 mil habitantes.

Por otro lado, y dado que la capacidad instalada en el país es para una población de 188,028 internos, existe una sobrepoblación de 45 mil 249, lo que representa un excedente del 24% (SSP, 2012). Sin embargo, en lo que respecta a los centros federales, ha ha bido un incremento notable en cuanto a su capacidad instalada. Mientras que en 2006 la capacidad instalada era de 6,192 internos, para enero de 2012 la capacidad total ascendió a 17,680 internos, lo que representa un incremento del 185% en su capacidad instalada. En Islas

Marías el incremento es aún mayor pues pasó de tener 915 internos en 2006 a una población de 8,000 en 2012, lo que significa un incremento del 263% en su capacidad instalada (SSP, 2012).

Asimismo, al mes de septiembre de 2012, el sistema federal cuenta ya con una población de 19,500 internos y, al final de la presente administración en el mes de noviembre, tienen previsto poder alojar a cerca de 30,000 internos del fuero federal. Para entonces el sistema federal contará con un total de 17 centros federales y habrá 3 más en proyecto los que, en conjunto, podrán alojar al total de la población interna del fuero federal que, al mes de septiembre de 2012, es de poco más de 45 mil internos (SSP, 2012).

Al mes de septiembre de 2012 se cuenta con 14 centros federales operando en diez estados de la República: Chihuahua, Durango, Jalisco, Estado de México, Morelos, Nayarit, Sinaloa, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz.7 Y será en instituciones penitenciarias de ocho estados (Chiapas, Morelos, Durango, Michoacán, Sonora, Guanajuato, Oaxaca y Coahuila) donde, al final del año, se contará con los 20 mil espacios adicionales mencionados a través de contratos de prestación de servicios (SSP, 2012).

Los principales hallazgos de la encuesta:

• Los delitos contra la salud constituyen el principal delito de los internos sentenciados en los centros penitenciarios federales. 60.2% de los internos están sentenciados por estos delitos. En el caso de las mujeres, el porcentaje es significativamente mayor ya que el 80% está sentenciada por esos delitos.

• Los internos sentenciados en el sistema penitenciario federal son principalmente hombres y mujeres jóvenes (mayoritariamente entre 31 y 40 años), con hijos (78.8% de los hombres y 88.4% de las mujeres tienen hijos) y fuertes desventajas sociales. Provienen de contextos violentos y cuentan con escasa educación. 53.7% de los varones internos y 60% de las mujeres no completaron la secundaria, alrededor de 90% de ellos no terminaron el bachillerato o equivalente técnico. 56.6% de los hombres y 45.3% de las mujeres dijeron que la razón por la que no continuaron estudiando es porque tenían necesidad de trabajar.

• Las mujeres internas en los centros federales están sentenciadas en gran mayoría por delitos contra la salud, no violentos. Se trata, de mujeres sin antecedentes penales (98.9% de los casos no han sido sentenciadas previamente), sentenciadas sin concurso de delitos (88% están sentenciadas únicamente por el delito de drogas) y que en 91.6% de los casos reporta no haber portado armas. Mientras que sólo 2% de los internos varones tienen a su pareja en prisión, 22% de las mujeres se halla en esta situación.

• Sobre las condiciones en que viven los internos del sistema penitenciario federal encontramos que la dotación de bienes de necesidad primaria está cubierta por la institución para prácticamente la totalidad de los internos, en claro contraste con lo que ocurre en los centros penitenciarios locales. La excepción es el agua para beber.

• Los centros del Complejo Penitenciario Islas Marías presentan, en general, las evaluaciones más bajas del sistema penitenciario federal.

• Poco más de la mitad de los internos en los centros federales consideran que los alimentos que reciben son insuficientes en cantidad y más de la mitad de los y las internas en Islas Marías se encuentran insatisfechos con la calidad de los alimentos.

• La mayoría de los y las internas dicen estar satisfechos sobre la calidad de los servicios médicos. Sin embargo, no lo están en cuanto a tiempo que tardan en recibir atención médica cuando la requieren.

• La mayoría de los internos, especialmente los de Islas Marías y Norponiente, enfrentan importantes dificultades para recibir visitas. En Islas, cerca del 90% de los internos nunca ha recibido visita de sus familiares.

• Una tercera parte de los internos dijo haber sufrido golpes en la institución por parte de custodios o de otros internos. Además, más de la mitad de los internos e internas de los centros estudiados, con excepción del CEFERESO Norponiente, dijeron haber sufrido malos tratos, amenazas, insultos y humillaciones.

• Con excepción del CEFERESO Occidente, la falta de actividades de trabajo, educación y capacitación es uno de los principales problemas observados. En varios centros no existe una oferta suficiente de estos programas. En otros, las únicas alternativas son la lectura, las artesanías y contadas horas de deporte. En algunos centros, sin embargo, se le prohíbe la elaboración de productos artesanales o introducir los materiales que requerirían para poder hacerlo.

• La gran mayoría de internos son traslados a los Centros Federales sin su consentimiento.

• Los internos reportan que los derechos de debido proceso son trasgredidos a lo largo del proceso, desde la detención hasta que se dicta la sentencia. No hay diferencias sobresalientes entre las respuestas de las personas sentenciadas en el fuero federal y las sentenciadas en el fuero común.

• Aproximadamente la mitad de las personas sentenciadas dijo haber sido aprehendida en flagrancia. De quienes no fueron arrestados en flagrancia, 91.7% dijo que no le mostraron una orden de aprehensión.

• 57.2% de los sentenciados dijo haber sido golpeado durante la detención.

• Más de la mitad de los sentenciados dijeron que fueron llevados a otro lugar antes de ser llevados a la agencia del Ministerio Público. Estos lugares incluyen cuarteles militares, agencias estatales, separos, casas clandestinas, entre otros.

• Cerca de 30% de los sentenciados fueron arraigados.

• Los datos sugieren que el derecho a una defensa adecuada no se cumple ni en forma ni en fondo. 43.7% de los encuestados dijo no tener abogado al rendir declaración en la agencia del Ministerio Público. 44% de los encuestados dijo que su abogado no le explicaba lo que estaba pasando durante las audiencias, 51% no aconsejaba a sus clientes antes de las audiencias, 39% no le explicaba los resultados de los procesos.

• Los internos reportan que los jueces están ausentes durante las audiencias y que cuando están presentes, suelen no interactuar directamente con los imputados. 75% de los encuestados señala nunca haber hablado con él o la juez.

Lee en Animal Político las reseñas de los primeros trs capítulos del estudio y lee o descarga íntegro el documento original del CIDE:

Capítulo I. Características sociodemográficas de la población interna

Capítulo II. Análisis de las conductas delictivas

Capítulo III. Condiciones de vida en los Centros Federales

Reporte Completo:_CEFERESOS_Final_2012 by http://www.animalpolitico.com

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Viruela del mono: en qué se diferencia de la devastadora viruela humana erradicada hace 40 años

Comparten prácticamente el mismo nombre, pero la viruela humana y la viruela del mono tienen diferencias que analiza BBC Mundo.
20 de mayo, 2022
Comparte

El surgimiento de varios brotes de viruela del mono en Estados Unidos, Canadá y varios países en Europa ha recordado al patógeno que durante siglos devastó a la humanidad.

La viruela humana es una de las enfermedades más letales que han existido y estudios en momias egipcias sugieren que pudo estar circulando entre personas desde hace al menos 3 mil años.

Solo en el siglo XX se estima que mató a alrededor de 300 millones de personas.

Por fortuna, la viruela humana se convirtió en la primera enfermedad erradicada de la historia hace más de 40 años, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) certificó su fin en 1980 tras una exitosa campaña de vacunación global.

Ahora, la viruela del mono está causando el mayor brote jamás visto en Europa de la enfermedad y los científicos estudian a fondo sus implicaciones.

De momento, las autoridades médicas indican que las probabilidades de ver una transmisión descontrolada son bajas y señalan que su letalidad está lejos de la causada por la viruela humana.

En BBC Mundo analizamos las diferencias entre estos dos virus muy parecidos de la misma familia de los orthopoxvirus.

Mortalidad

¿Qué tan mortal es?

Es la pregunta que seguro muchos se hacen al escuchar hablar de una enfermedad desconocida. Sobre todo si comparte el nombre con una de las más mortales de la historia.

“Afortunadamente, la viruela del mono es bastante más leve que la versión mayor de la viruela humana, que llegó a alcanzar un 30%“, explica a BBC Mundo Raúl Rivas González, catedrático de microbiología en la Universidad de Salamanca en España.

La viruela humana se presentaba en dos versiones: variola mayor y variola menor. La mayor era la más la mortal, la que podía llegar al 30%. La menor provocaba una enfermedad más leve y en pocas ocasiones causaba la muerte.

Paciente con viruela.

Getty Images
La versión más mortal de la viruela podía alcanzar una mortalidad de hasta el 30%.

Sucede de forma parecida con la viruela del mono, aunque con porcentajes inferiores de mortalidad. Existen dos “clados” o versiones: la de África occidental y la de África central.

“El de África occidental es el más leve, con una mortalidad de entre el 1% y el 10%, y parece ser el que está originando el brote en Europa”, dice Rivas.

“El de África central, por otra parte, es más virulento y peligroso y puede llegar a matar a alrededor del 20% de infectados”, agrega.

Jacob Lorenzo Morales, director del Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias en España, ofrece los mismos porcentajes y explica que los niveles más altos de letalidad se concentran en poblaciones determinadas.

“Por los datos que hemos visto, las mayores letalidades se dan en zonas rurales muy pobres en África y, en general, en muchos niños por su sistema inmune menos desarrollado”, apunta para BBC Mundo.

Transmisión

Estamos en medio de la pandemia de coronavirus donde nos enfrentamos a un patógeno altamente transmisible, pero este no es el caso de la viruela del mono.

Este tipo de viruela, a su vez, también parece transmitirse con menor facilidad que la viruela humana.

“Es un virus que se transmite muy bien entre animales, pero una vez salta de animal a humano no tiene una alta capacidad de transmitirse”, dice Lorenzo Morales.

Las autoridades médicas señalan que todavía no hay mucha información sobre las posibles vías de transmisión entre humanos en los brotes actuales.

Por lo que se conoce, se transmite principalmente a través de contactos estrechos e intercambios de fluidos corporales. Muchos de los casos en Europa parecen estar vinculados a la transmisión sexual.

Campaña de vacunación en Benín en 1968.

Getty Images
Una campaña de vacunación histórica, especialmente en zonas de menos recursos, consiguió erradicar la viruela en 1980.

Pero se están estudiando todas las vías posibles, como la transmisión indirecta a través de objetos contaminados e incluso aerosoles.

“La viruela erradicada se transmitía de forma similar, pero el contagio entre humanos era mucho más fácil”, recuerda Lorenzo Morales, quien no descarta que en el futuro la viruela del mono pueda hacerse más eficiente en la forma de transmitirse.

Raúl Rivas explica que esta viruela es un virus bastante estable y que varía muy poco. Pero a su vez, Morales menciona que “es un patógeno relativamente nuevo, acostumbrándose a vivir entre nosotros, y todavía no está especializado en multiplicarse e infectarnos”.

La viruela humana solo podía transmitirse entre humanos. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Estados Unidos (CDC), no hay evidencia científica de que la viruela pueda transmitirse por insectos u otros animales.

El origen de la viruela es desconocido. En el caso de la viruela del mono, se le llama así por descubrirse en colonias de monos mantenidos para labores de investigación en 1958.

Síntomas

En ambas enfermedades, el cuadro clínico comienza de forma similar, aunque es algo más leve en la viruela del mono.

“Como en la mayoría de infecciones, empiezan con fiebre y también es común el malestar corporal, cansancio, dolor muscular y en la garganta”, describe Rivas.

Visión microscópica del virus que causa la viruela.

Getty Images
Visión microscópica del virus que causa la viruela.

Además, en ambas enfermedades también se desarrollan las inequívocas pústulas cutáneas que luego pueden dejar visibles cicatrices en la piel de los pacientes.

“Luego, con el paso de los días, la viruela del simio suele hinchar los ganglios linfáticos, tanto los cervicales, maxilares, axilares y en las ingles. Esto no ocurría con la viruela humana”, añade Rivas.

El periodo de incubación de la viruela símica suele ser de siete a 14 días, pero puede reducirse a cinco y elevarse a 21 días.

En el caso de la viruela humana, la incubación puede durar entre siete y 19 días, aunque la duración media era entre 10 y 14 días.

Tratamiento

La viruela fue erradicada gracias a una campaña de vacunación histórica que puso fin a miles de años de muertes causadas por el patógeno.

Dado que el virus de la viruela del mono está estrechamente relacionado con el que causa la viruela, la vacuna contra esta última también ha mostrado ser efectiva para las dos enfermedades.

En este caso, las personas mayores de 55-60 años que fueron vacunadas contra la viruela antes de su erradicación podrían tener entonces una inmunidad considerable contra la viruela del mono.

Edward Jenner.

Getty Images
Los estudios del inglés Edward Jenner en el siglo XVIII fueron clave para el desarrollo de la vacuna contra la viruela.

Sin embargo, mientras se define la mejor estrategia para tratar esta enfermedad, que científicos ven poco probable que se descontrole, los tratamientos disponibles son sobre todo paliativos para los síntomas.

Lorenzo Morales lamenta que no haya un tratamiento específico.

“Como es un patógeno que sobre todo ha afectado a África y no a los países desarrollados, no se invierte suficiente en la búsqueda de tratamientos“, dice.

Sin embargo, a pesar de no contar con tratamientos específicos, hay una diferencia muy grande entre esta viruela del mono y la erradicada: el avance de la ciencia y el conocimiento.

Por cientos de años, la viruela humana hizo estragos sin que se lograse comprender la enfermedad y cómo detenerla.

“Esta viruela del mono es una enfermedad que conocemos bien. Quizás para el público general es algo nuevo, pero se descubrió en 1958. Está bien estudiada también porque es muy parecida a la viruela humana”, dice Rivas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gcPQE4QeRpc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.