Cien años sin Posada
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cien años sin Posada

Hoy se cumplen cien años de la muerte del creador de la Catrina
Por Sergio Martínez Estrada
20 de enero, 2013
Comparte

la-catrina-de-posadas-tan-manoseada-ellaJosé Guadalupe Posada por medio de sus grabados, daba voz  a los descontentos. Con sus denuncias satíricas contra  los caciques  de su natal Aguascalientes se inicio en la crítica social, actividad que  alcanzó su punto más alto en la ciudad de México, urbe en la que  realizó lo más fecundo de su obra en el taller que poseía en Santa Inés , hoy calle de Moneda , número 5, donde Diego Rivera acudía a verlo  trabajar sobre el tema del Juicio Final de Miguel Ángel , o   los motines callejeros, los incendios, los temblores de tierra, los cometas que amenazaban que el mundo se volvería toditito chicharrón, o los caso raros donde una mujer dio luz a tres niños… y cuatro animales.

Para José Guadalupe Posada  todo podía ser calavera, desde don Porfirio, Zapata, Madero, o el Quijote, los obreros, rancheros, catrinas y  gachupines, además de los gatos y  caballos, a quienes también  les suministraba su  dosis de tinta.

Posada nació  en la miseria, el 2 de febrero de 1852, a las diez de la noche, en una modesta vecindad en el barrio  Pueblo Nuevo  o de los indios de San Marcos, en Aguascalientes. En la calle de los Ángeles y Manuel Ponce, marcada con los números 47 y 49. Como lo documenta Alejandro Topete, en su texto sobre Posada publicado  en 1957, editado por el Seminario de Cultura Mexicana,  según acta de bautismo cuyo original  se encuentra en el folio 257 vuelta, del libro de bautismos número 100 ,que existe en la parroquia de la Asunción de Aguascalientes. Esperemos que todavía siga ahí, pues Topete minuciosamente informa de su hallazgo el 26 de diciembre de 1939.

Por los historiadores sabemos que Posada, hijo de un humilde panadero, tenía condiciones poco favorables para convertirse en grabador en el seno de una numerosa familia compuesta por seis hijos. Así después de trabajar con su hermano Cirilo vigilando las tareas de los niños en la escuela municipal y frecuentar el taller de  su tío Manuel, alfarero, lugar donde aprendió a darle forma plástica al barro, a la edad de 15 años José Guadalupe aprende  el oficio de pintor,  y a la edad de 19 años, en 1871, ya  trabaja en el famoso taller del litógrafo y editor político  Trinidad Pedroza. En esa época en Aguascalientes existía intensa  y palpitante actividad política, Pedroza desde  su periódico El Jicote que ilustraba Posada, ejercía un periodismo crítico, elección que al pasar los años los obligo a buscar asilo en la ciudad de León, lugar donde fundan un taller de tipografía y litografía que se encargaba de realizar anuncios y imágenes religiosas y estampas para cajetillas de cigarrillos.

Ahí por de manera afortunada surge un acontecimiento notable: la escuela secundaria de León establece en su curricula académica  las materias de encuardenación y litografía, Posada después de  cuatro años de  maestro de la última y emigra a la Ciudad de México, un lugar óptimo para desarrollar su lenguaje.

José Clemente Orozco, en su autobiografía comparte su experiencia al encontrase con Posada y en ella describe sus constantes visitas al taller del grabador, quien trabaja a la vista del público, detrás de la vidriera que daba a la calle, en la que se detenía a contemplarlo por algunos minutos camino  a la escuela. Esa fue confiesa Orozco, el primer estímulo que despertó mi imaginación  y me impulsó a emborronar papel con los primeros muñecos, la primera revelación de la existencia del arte de la pintura.

Así se convirtió en uno de los mejores clientes de las ediciones de Vanegas Arroyo, cuyo expendio estuvo situado entre las calles de Argentina y Guatemala. En ese expendio eran iluminadas a mano, con estarcidor, los grabados de Posada y al observar tal operación recibí las primeras lecciones  de colorido.

Ilustrador de noticias en un país donde el analfabetismo llegaba a cerca del 80 por ciento de la población, la obra de José Guadalupe Posada  contaba con un gran éxito, sus impresos se distribuían en hojas y anuncios comerciales.

La enorme obra del maestro José Guadalupe Posada es universal,  su influencia en la historia del arte ha trascendido su época y es fuente de nuevas interpretaciones, además de ser una de las  iconografías sobre la crítica social más importantes del siglo XX.

Con motivo del centenario luctuoso se han preparado diversas actividades para conmemorar esta fecha, diversas actividades a lo largo del 2013 entre exposiciones, publicaciones, conferencias, coloquios, ciclos de cine, programas literarios, concursos, un programa de cursos de verano y educativos, talleres, música y  teatro se realizará un Homenaje Nacional creador de la Catrina.

Aguascalientes ha declarado el 2013 como el año de José Guadalupe Posada con el tema Posada 100, entre los que se encuentra la primer Bienal Internacional de Grabado José Guadalupe Posada, y la edición  del libro José Guadalupe Posada, a cien años de su partida, de Helia Emma Bonilla, entre otras actividades.

La exposición temporal José Guadalupe Posada. Transmisor, que se presentará en el Munal del 14 de marzo al 23 de junio junto con una selección en formato impreso en las Galerías Abiertas de las Rejas de Chapultepec,  y la muestra José Guadalupe Posada. La línea que definió el arte mexicano en el Museo Nacional de la Estampa del 21 de marzo al 2 de junio.

Entre las exposiciones internacionales está una exhibición de 97 piezas en Gatineau, Canadá, del 24 de enero al 15 de marzo y una exposición de grabados en la embajada de México en Alemania del 8 de marzo al 20 de abril.

Por su parte el maestro Francisco Toledo editará un cuadernillo de dibujo, un programa de actividades de verano de carácter didáctico para visitantes de museos y recintos participantes en todo el país (Promoción Nacional de Verano), un billete conmemorativo acompañado de un sorteo programado para el 12 de febrero en colaboración con la Lotería Nacional.

También se realizará el Coloquio Internacional Las repercusiones de Posada en la plástica mexicana organizado por el Munal, un ciclo de conferencias y actividades académicas realizado por el gobierno de Aguascalientes.

Sobre la obra poco divulgada del maestro Posada  es bueno destacar la serie sobrecarteles de Circo, Maroma y Teatro que pertenecen al  Archivo Histórico de la Ciudad de México Carlos de Sigüenza y Góngora, a través de los cuales el artista anunciaba lo mismo puestas en escena y ópera, que la presencia del circo u otras actividades que el Ayuntamiento de entonces autorizaba y le pedía diseñara para dar a conocer al público, que serán exhibido próximamente en el Museo de la Ciudad de México.

 

Sobre su muerte, habría que decir, que esto de la injusticia artística tiene, o debe tener, un tanto de ley física del destino; que reúne  diversos infortunios que no es fácil que la fuerza de la voluntad individual los supere.

A las  nueve de la mañana en la casa número 6, planta baja, de la calle de la Paz,  del 20 de enero de 1913, José Guadalupe Posada de 66 años,  muere víctima de una enteritis aguda, fue enterrado en una tumba terrible, de donde nadie reclamó sus restos, y estos fueron a parar a la fosa común, para cumplir con su idea por convertirse en  calavera del montón. A su entierro asistieron tres amigos. Dos de ellos analfabetos el otro,  Jesús García, de 52 años, soltero, empleado, que vivía en la 4ª  calle de Tacuba  número 37, fue quien dio aviso de la muerte del ahora homenajeado grabador, al juez del Registro Civil, ese mismo día, a las 5 y 20 minutos de la tarde, ante él declaró que el finado, viudo de María de Jesús Vela, e hijo de los finados, Germán Posada, y Petra Aguilar era de Aguascalientes. Así obtuvo una boleta para 6ª clase para el Panteón de Dolores, Roque Casa y Felipe Rodríguez , de 40 años ambos de la ciudad de México, solteros, empleados, que viven donde el compareciente Jesús García ratificaron el acta,  que contiene dos firmas, la del juez Juan B . Ceballos  y J. García. El original se encuentra  a la hoja número 35 , del libro número 784 de defunciones del archivo de las Oficinas del Registro Civil de la Ciudad de México.  Su editor Vanegas Arroyo no asistir al entierro, pues se entera tres días después.

Posada nos legó más de 15 mil grabados donde la muerte se volvió calavera  que pela, llora, se emborracha, llora y baila.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La matanza de Tlatelolco: qué pasó el 2 de octubre de 1968 en México

Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.
2 de octubre, 2020
Comparte

La historia que derivó en una masacre empezó con una pelea de estudiantes en el centro de Ciudad de México.

El grupo antimotines de la policía capitalina, conocido como Cuerpo de Granaderos, intervino para calmar la riña. Pero lo hizo de manera brutal.

Golpeó a decenas de estudiantes y testigos de la pelea. Persiguió a los jóvenes hasta las escuelas donde buscaron refugio y también allí agredió a alumnos y profesores que impartían clase.

Era el 23 de julio de 1968. En esa época la policía mexicana tenía fama de cometer abusos, pero la agresión a los estudiantes fue excesiva.

Cuatro días después, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) organizaron una marcha contra la violencia policial.

Pero la caminata, a la que se sumaron miembros del Partido Comunista Mexicano, fue reprimida por los granaderos.

A partir de ese momento empezó un movimiento estudiantil que en pocas semanas creció rápidamente. La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

Las autoridades reportaron autobuses quemados y el estallido de artefactos explosivos. Decenas de jóvenes fueron detenidos y en el Zócalo, la plaza central del país, se desplegaron tanquetas y decenas de militares.

Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

Colección Justina Lori
Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

El Ejército ocupó las instalaciones de la UNAM y el IPN, pero no logró contener el movimiento agrupado en el Consejo Nacional de Huelga (CNH).

El rector de la Universidad Nacional, Javier Barros Sierra, renunció en protesta por la invasión a la autonomía universitaria.

El movimiento sólo fue contenido hasta la tarde del 2 de octubre. Ese día se había convocado una nueva marcha de protesta que partiría de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco.

Cientos de soldados rodearon el sitio. Cuando los estudiantes anunciaban que se cancelaba la caminata para evitar violencia, inició una balacera contra la multitud.

Cincuenta años después, aún no está claro dónde empezaron los disparos. Tampoco se sabe realmente cuántas personas murieron o fueron heridas.

Pero el ataque se convirtió en un parteaguas en la historia del país. Desde el 2 de octubre de 1968 México fue otro, social y políticamente distinto al del día anterior.

La década anterior

Plaza de las tres culturas

Getty Images
La masacre tuvo lugar en la Plaza de las Tres Culturas de la Ciudad de México

Esta es la historia que se recuerda cada año durante el aniversario de la masacre.

Pero se habla poco del entorno social y político que había en el país por esos años, que motivó el acelerado crecimiento del movimiento estudiantil de 1968.

Un momento que explica también la fuerte reacción del gobierno del entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Desde los años 50 y en la siguiente década, en el país se registró una serie de movimiento de médicos, ferrocarrileros, electricistas, campesinos y estudiantes.

En todos los casos, las protestas fueron disueltas por policías y militares.

Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como "alegre, creativo".

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como “alegre, creativo”.

Las movilizaciones estudiantiles de 1968 fueron consecuencia de ese largo proceso, explica Gilberto Guevara Niebla, uno de los fundadores del CNH.

“El movimiento de 68 no se comprendería si no se considera que en esa época existía un régimen autoritario y represivo”, le dice a BBC Mundo.

“Sobre todo en los años 60 hubo una sucesión de intervenciones militares en las universidades, que fue creando un ambiente de descontento y de malestar entre la juventud”.

Ese 1956, por ejemplo, los estudiantes del IPN protagonizaron una huelga que terminó con la ocupación militar de sus instalaciones. La vigilancia de los soldados permaneció durante un año.

Otro caso fue la huelga de 1963 en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, también disuelta por el Ejército.

Tlateloco

Colección Justina Lori
El rector de la UNAM en 1968, Javier Barrios Sierra.

Dos años más tarde, hubo una serie de paros y marchas de médicos y enfermeras en demanda de mejor salario. A las protestas se sumaron también estudiantes de la carrera de medicina.

Esos acontecimientos estaban muy presentes en el ánimo de los estudiantes en 1968, recuerda Rolando Cordera quien fue consejero por la Escuela de Economía ante el CNH.

Tlateloco

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

“En algunos que se convirtieron en dirigentes de la movilización existía algún tipo de memoria”, le dice a BBC Mundo.

“Antes de nosotros hubo otros mexicanos que habían reclamado más o menos lo mismo: cumplimiento de la ley, respeto a los derechos y la Constitución”.

“Vivíamos un mar de estímulos”

Pero el enojo por las intervenciones militares y la decisión de las autoridades para disolver las protestas son una parte de la historia tras el movimiento de 1968.

Ese año en Europa ocurrió una serie de protestas estudiantiles, sobre todo en Francia. Un elemento que influyó en México, pero su impacto fue menor a lo que sucedía en Estados Unidos, recuerda Guevara Niebla.

En ese país había una intensa oleada de protestas contra la guerra en Vietnam, la lucha por los derechos civiles de algunas minorías así como un creciente proceso de liberalización sexual y feminismo.

“Coincidieron muchos factores”, recuerda el fundador del CNH. “A través de la televisión sabíamos lo que ocurría en Estados Unidos y con los jóvenes de Francia”.

Manifestación de estudiantes en julio de 1968.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
“Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”, dijo Rolando Cordera.

“Los estudiantes de México vivíamos en un mar de estímulos que jugaron un papel decisivo para explicar la revuelta estudiantil”.

Rolando Cordera recuerda. “Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”.

“En el caso nuestro era un orden muy autoritario, que no respetaba las movilizaciones de reclamo social”.

Con tal escenario el movimiento estudiantil creció en poco tiempo. A las primeras manifestaciones, en julio de ese año, acudieron cientos de jóvenes.

Al paso de los meses aumentó el número de asistentes. En la llamada Marcha del Silencio, el 13 de septiembre, participaron más de 150.000 personas.

Tlatelolco

Getty Images
La matanza fue un parteaguas en la historia de México.

No todos eran estudiantes. El movimiento logró el respaldo de sindicatos, grupos de vecinos y hasta amas de casa. Las protestas se extendieron por varias ciudades del país.

Las demandas del CNH también cambiaron. Al inicio era la disolución del cuerpo de granaderos, eliminar de las leyes el delito de disolución social y castigo a los responsables de agredir estudiantes.

Luego el pliego petitorio incluyó la liberación de todos los presos políticos, y un diálogo público y abierto del Consejo Nacional con el gobierno federal.

Juegos Olímpicos

Más allá de la creciente inconformidad, ¿por qué ocurrió la masacre en Tlatelolco?

Hubo varios elementos, coinciden algunos historiadores. Ese 1968 México era sede de los Juegos de la XIX Olimpiada, programada para empezar el 12 de octubre de ese año.

Semanas antes del evento llegaron periodistas enviados por medios internacionales. Además sería la primera vez que los Juegos Olímpicos se transmitirían por satélite a todo el mundo.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.

Para ese momento, las protestas estudiantiles eran más intensas. Muchos periodistas empezaron a cubrir las movilizaciones.

No era la imagen de país que pretendía enviar el gobierno de Díaz Ordaz. Además, el presidente estaba convencido que los estudiantes formaban parte de una especie de conjura comunista en contra de los juegos.

La decisión fue enviar un mensaje contundente para terminar con la rebeldía de varios años, señala Guevara Niebla.

“Después de 1968, Díaz Ordaz declaró que al enfrentar el conflicto se habían agotado los recursos políticos y se tuvo que acudir a la fuerza”, recuerda.

“Lo que se quería era destruir de un solo golpe el movimiento estudiantil para dar paso a las Olimpiadas. La represión tuvo lugar diez días antes de que empezaran, estaban obligados a sofocar las protestas, pero lo hicieron de una manera brutal”.

Soldados en la UNAM.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
La represión fue brutal.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.