CNDH da carpetazo a queja sobre homicidio encubierto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

CNDH da carpetazo a queja sobre homicidio encubierto

La Comisión realizó un proceso de conciliación con la fiscalía de Yucatán sin consentimiento de la familia del joven José Felipe Castillo, muerto en julio de 2011.
Por Paris Martínez
8 de enero, 2013
Comparte

A través de un proceso de “conciliación” realizado sin conocimiento de la familia denunciante, la Comisión Nacional de Derechos Humanos dio por “solucionado” el expediente de queja abierto el 23 de abril de 2012, relacionado con la muerte del adolescente  yucateco José Felipe Castillo, en cuya investigación la Fiscalía de dicha entidad incurrió en “irregularidades” confirmadas por este organismo autónomo.

“Hace tres días, me llegó vía postal una carta de la CNDH, en la que se me informa que el expediente está cerrado desde el 4 de octubre de 2012, y que ya hubo un acuerdo entre autoridades, a través de un proceso realizado a mis espaldas”,  informó ayer Marco Antonio Castillo, padre del menor cuyo cadáver fue hallado el 13 de julio de 2011 en un lote baldío, horas después de que rompiera el compromiso matrimonial que sostenía con otra adolescente.

Tal como revelan las fotografías tomadas durante las primeras labores periciales, el joven de 17 años murió ahorcado con una camisa, y presentaba una herida de varios centímetros en el cráneo, así como lesiones en todo el cuerpo, mismas que, señaló el padre de la víctima, fueron ignoradas durante la autopsia realizada por las autoridades de Yucatán, para concluir así que se había tratado de un suicidio.

Además, abundó el señor Castillo, la Fiscalía estatal nunca investigó a los familiares de la adolescente con la que su hijo rompió el compromiso marital, a pesar de que, al ser entrevistados por sus agentes, estos reconocieron haber estado en el lote donde José Felipe murió, horas antes de que su cadáver fuera hallado.

“La investigación de la Fiscalía yucateca estaba pagada, y por eso fue orientada de tal modo que se descartara el homicidio, a pesar de que había suficientes indicios que así lo señalaban –recordó el señor Castillo–, y por eso yo denuncié este encubrimiento primero ante la Comisión de Derechos Humanos del estado, pero como no hizo nada, acudí ante la Comisión Nacional.”

 

Las marcas de golpes en el cuerpo de José Felipe Castillo no quedaron inscritas en la autopsia elaborada por las autoridades yucatecas en 2011.

Las marcas de golpes en el cuerpo de José Felipe Castillo no quedaron inscritas en la autopsia elaborada por las autoridades yucatecas en 2011.

 

 

Fue así como, el 23 de abril de 2011, el señor Castillo y su esposa se encadenaron a un árbol ante la fachada de la CNDH, para denunciar lo que consideran encubrimiento de las autoridades yucatecas, y horas después el ombudsman nacional anunció que este caso sería atraído para su investigación.

No obstante, denunció el padre de familia, ocho meses después “me hacen llegar por correo cinco hojas en las que, para resumir, me dicen que ya hubo una conciliación entre la CNDH y la Fiscalía de Yucatán… pero, me pregunto, si la conciliación debe darse entre las partes implicadas en un conflicto, ¿por qué yo, que soy la parte denunciante, no sabía de ese acuerdo ni de las procedimientos emprendidos para lograrlo? ¿Por qué la Comisión dio por “solucionado” el asunto desde el 4 de octubre pasado, y por qué me notifica de ello hasta ahora, tres meses después?”

Ésa “fue una conciliación a modo, tibia, para cubrir a las autoridades que, de inicio, encubrieron el asesinato de mi hijo. Pero más allá de que el muerto sea mi hijo, se trata de una vida humana, sea quien sea, cualquier persona que fallezca, no puede ser tratada de esa manera”, remató.

Cabe destacar que, en vida, el joven José Felipe Castillo destacó por su pericia artesanal en la talla de madera, a grado tal que los escudos oficiales que elaboraba han adornado oficinas de políticos de todo el espectro, como Marcelo Ebrard, Carlos Navarrete, Roberto Madrazo, Beatriz Paredes, Humberto Moreira, Manuel Espino, Luis Felipe Bravo Mena, César Nava, Felipe Calderón, así como del ya fallecido Juan Camilo Mouriño.

 

Con 17 años al momento de morir, el joven artesano se especializaba en tallar en madera escudos oficiales para la clase política mexicana.

Con 17 años al momento de morir, el joven artesano se especializaba en tallar en madera escudos oficiales para la clase política mexicana.

 

 

Sutiles omisiones

El artículo 122 del Reglamento de la CNDH establece que cuando un expediente de queja sea susceptible de ser solucionado por la vía conciliatoria, esto debe ser informado “inmediatamente” al quejoso, “aclarándole en qué consiste el procedimiento, su contenido y sus ventajas”; no obstante, el padre del artesano fallecido negó haber sido informado de que se estaba buscando un arreglo con la Fiscalía de Yucatán, sino hasta tres meses después de que el acuerdo fue oficializado.

Pero esta no es, señaló José Antonio Castillo, la única “omisión irregular” en la que incurrió el ombudsman nacional.

“En el oficio fechado el 31 de octubre de 2012, la CNDH señala que hubo un proceder irregular de los agentes implicados, y aún así da el asunto solucionado –detalló el señor Castillo–, luego de que el 4 de octubre la Fiscalía aceptó ocho sugerencias formuladas por el ombudsman; sin embargo, nunca dice qué irregularidades acreditó, y cuál es su gravedad, simplemente da por concluido el asunto y punto.”

Efectivamente, el oficio V2/97956 del organismo defensor de derechos humanos, dirigido al señor Castillo, establece que en torno a la muerte de su hijo no hubo una correcta integración de la averiguación previa, y señala que las “irregularidades” cometidas por la autoridad serán “referidas en el apartado de observaciones de este documento”, sin embargo, tal apartado no se incluyó en la misiva.

“En el documento me informan que sería adjuntada la lista de irregularidades cometidas por la Fiscalía –insistió Castillo–, pero sólo me entregaron cinco hojitas, y ese apartado de ‘observaciones’ no viene… esa es otra irregularidad en este caso.”

Cabe destacar que entre los ocho puntos que componen el acuerdo conciliatorio entre CNDH y Fiscalía General de Yucatán se encuentran que ésta reconozca a los familiares de José Felipe como coadyuvantes en la investigación; subsanar las irregularidades en las que incurrieron los agentes y que contra estos se abra procedimiento administrativo; incluir en la averiguación previa las evidencias recabadas por el ombudsman; explicar la negativa a practicar una segunda autopsia al cadáver; así como que se repare el daño a los deudos y se les brinde atención victimológica.

Para cumplir “totalmente” con estos puntos, la Fiscalía contó con 90 días (establecidos por ley), que comenzaron a correr el 4 de octubre de 2012, fecha en que aceptó este acuerdo, plazo que, subrayó Marco Antonio Castillo, se cumplió el jueves pasado, 3 de enero, es decir un día antes de que la notificación de que el caso estaba solucionado fue entregada a los deudos.

“Ese plazo se venció –concluyó el padre de familia– y las autoridades de Yucatán no cumplieron ni porque se trataba de un acuerdo a modo.”

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Mascarillas 'egoistas': ¿qué son y por qué no se recomienda su uso para evitar el contagio de la covid-19?

En algunas partes del mundo las mascarillas que tienen una válvula de exhalación han sido prohibidas. Te contamos por qué expertos dicen que no son efectivas en el contexto de una pandemia.
3 de septiembre, 2020
Comparte
Mascarilla con válvula

Getty Images

Una de las discusiones que más tiempo tomó zanjar en los inicios de la pandemia giró en torno a la utilidad de las mascarillas como medida para evitar el contagio del SARS-CoV-2.

Sin embargo, ahora que Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que los gobiernos alienten al público en general a usarlas donde haya “una transmisión generalizada y sea difícil el distanciamiento físico” y como parte de una serie de medidas para la prevención, que incluyen el lavado de manos y la distancia social, el debate parece haberse trasladado a la efectividad de un modelo de mascarilla en particular: la que tiene válvula.

¿Sirven o no sirven estas mascarillas faciales para frenar el avance de la pandemia? ¿Nos protegen más que las que no tienen? ¿Y por qué han generado polémica?

Respuesta contundente

Son varias las mascarillas en el mercado que vienen con una válvula en el centro o en un costado (los modelos N95, FPP2 y FPP3 cuentan con ella).

Pero independientemente del modelo del que se trate y de qué porcentaje de partículas filtre cada una, ningún cubrebocas con válvula es efectivo en el contexto de una pandemia, advierten los expertos.

Esto se debe a que esta clase de mascarilla protege a quien la usa, pero no a los demás, dado que filtra las partículas del aire exterior cuando la persona inhala, pero permite el escape de partículas a través de la válvula cuando la persona exhala.

Es decir, si la persona que la usa está infectada, puede expulsar gotículas con el virus al exhalar, y poner en riesgo al resto de las personas.

Familia con mascarillas

Getty Images
Las mascarillas más simples son las que se recomiendan en el contexto comunitario.

Tal es así, que en junio el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) y portavoz del Ministerio de Sanidad sobre la pandemia en España, Fernando Simón, tildó estos tipos de mascarillas como “egoístas”, precisamente por proteger solo a quien la lleva.

“El problema de la válvula es que el aire que exhala la persona que la lleva, lo concentra en un punto concreto. Eso puede hacer que alguien que esté expuesto a ese aire pueda infectarse”, explicó.

“Pueden ser las mascarillas egoístas porque yo me protejo y los demás me preocupan poco”, añadió.

En opinión de Ben Killingley, especialista en medicina de urgencias y enfermedades infecciosas del Hospital del University College en Londres, Reino Unido, si bien el uso general de la mascarilla tiene el doble propósito de proteger a ambas partes, “la razón por la que se promueve es para que las gotas que exhala la gente que puede estar infectada y no lo sabe no les lleguen a los demás”.

Y, desde este punto de vista, no tiene ningún sentido que se utilicen mascarillas con válvula en el contexto comunitario.

“En realidad, solo los respiradores, que se ajustan bien a la cara, tienen válvulas, y estos están reservados para los profesionales de la salud. El público ha tenido acceso a ellos, pero la recomendación para la gente es que utilice las mascarillas faciales quirúrgicas básicas, y no este tipo de mascarillas que no brindan ningún beneficio añadido para ellos”, enfatiza Killingley.

No recomendables, excepto algunos casos

Dado que la protección funciona en un solo sentido, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), que meses atrás se adelantó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en recomendar el uso de mascarillas, también advirtió en contra de su uso.

Asimismo, autoridades de distintas regiones en España, donde el uso de mascarillas es obligatorio hasta en la calle, han prohibido esta clase de respiradores en algunas circunstancias.

Y en muchos lugares del mundo —incluidas algunas aerolíneas— tampoco se permite el ingreso a espacios cerrados con ellas.

Mascarilla con válvula

Getty Images
Las mascarillas con válvula están destinadas a los trabajadores sanitarios.

¿Para que se hacen mascarillas con válvula entonces?

“La idea de incluir una válvula que se cierra cuando se inspira y se abre cuando se exhala es que sean más cómodas para el trabajador sanitario que las usa”, explica Killingley.

“Esas mascarillas son más cómodas de usar, porque permite una mejor circulación de aire“.

Al permitir la salida de aire, la válvula ayuda a regular la temperatura y evitar que la tela se humedezca.

Por eso resultan útiles si uno está por ejemplo en una obra en construcción, un taller, o en cualquier lugar donde se genere polvo, para evitar respirar estas partículas.

La otra excepción es, como mencionamos antes, el caso de los trabajadores sanitarios, que pueden estar en contacto con personas infectadas, y donde el objetivo es que ellos no se contagien.

Aún así, los CDC dejan claro que el personal hospitalario no puede usarlas en ambientes que deban permanecer estériles (como durante la realización de un procedimiento invasivo o en una sala de operaciones), ya que la válvula “permite que el aire exhalado no filtrado entre en el ambiente estéril.

Y para otros procedimientos, cuando los trabajadores de la salud utilizan este tipo de mascarillas con válvulas, lo suelen hacer acompañados de una careta protectora.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI&t

https://www.youtube.com/watch?v=zERDdsdMRRE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.