Sensores digeribles y médicos robots: el futuro de la salud
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Sensores digeribles y médicos robots: el futuro de la salud

En el CES 203 se presentó un "tenedor inteligente": el HAPIfork, equipado con un sensor que detecta la velocidad entre bocado y bocado
13 de enero, 2013
Comparte

cesEl Doctor RP-Vita llega al auxilio: un cuerpo blanco, ruedas en los pies y un monitor por rostro. Se trata de un robot creado como “médico asistente” para centros de salud, que acaba de ser aprobado por una agencia federal estadounidense para prestar servicios de telemedicina.

“Usa sensores para caminar entre camas sin chocarse, puede ‘dialogar’ con otros equipos del hospital y sirve para hacer videoconferencia cuando no hay un médico cerca: el especialista interactúa con el paciente a través de la pantalla”, dicen sus responsables en la empresa InTouch Health, presente en la gran feria CES (Consumer Electronics Show) que tiene lugar esta semana en Las Vegas.

Un poco más allá por los pasillos del centro de convenciones, las miradas están puestas en un “tenedor inteligente”: el HAPIfork, equipado con un sensor que detecta la velocidad entre bocado y bocado y con un vibrador que alerta al comensal cuando es conveniente desacelerar la ingesta, por el bien de su dieta.

“Se trata de una solución muy simple pero que ha estado en desarrollo por siete años. Ahora están dadas las condiciones tecnológicas para que funcione, como el hecho de que pueda mandar los datos de la comida a una aplicación específicamente desarrolada”, afirma ante BBC Mundo Jean-Noel Berenger en el stand de Hapilabs, donde llevan más de 40 entrevistas en unas pocas horas, tal el interés que generó el producto.

Son apenas dos ejemplos, pero hablan de una tendencia: en 2013, la principal muestra de tecnología de consumo del mundo ha dado un espacio destacado a la salud. Los productos y soluciones del rubro que se ven en esta CES son 25% más que en ediciones anteriores, según los organizadores, con casi 250 marcas presentes.

Y no sólo en la feria: según la Asociación de Electrónicos de Consumo (CEA), más de 50% de los internautas estadounidenses usó alguna aplicación de salud o entrenamiento físico durante 2012 y más de un tercio planea comprarse un producto relacionado con el bienestar en los próximos doce meses.

Computadoras de piel

Una recorrida por la CES deja en evidencia que ya no se trata de los clásicos relojes de monitoreo cardíaco, pedómetros o balanzas digitales: éstos parecen vetustos ante el avance de apps que se pueden manejar desde el teléfono y controlan múltiples variables corporales en simultáneo; de sensores diminutos y omnipresentes, de nuevos materiales para las ropas, de nuevos lentes para las cámaras… Una oferta impensable hace apenas unos años.

Detrás del auge en las soluciones de salud, bienestar y fitness hay, por una parte, cambios sociales: un interés creciente en cuidar el cuerpo. Pero hay, también, dos factores tecnológicos de fondo que lo han hecho posible.

Por una parte, la expansión del concepto de computación portable o usable –wearable computing, en inglés- que ha generado una variedad de dispositivos diminutos para llevar sobre la piel o la ropa y ha permitido cierta independencia de los gadgets que antes había que cargar en la mano o en un bolso.

“El desarrollo de los productos de salud va de la mano con esta tendencia de la computación portable y con el avance de las llamadas ‘redes de área corporal’, el entorno que se genera alrededor del cuerpo a partir de la interrelación de sensores o dispositivos corporales”, detalló el analista Eric Adams, editor de la revista “Men’s Health” y uno de los conferencistas de salud durante la CES.

Las novedades, en este sentido, van desde sensores impermeables que se pegan en el abdomen por siete días -para recolectar información sobre, por ejemplo, la dieta y la actividad física, que luego se analiza en la computadora- a mini cardiógrafos que evalúan el ritmo cardíaco desde el pulgar u otros sensores que se tragan para medir minuto a minuto cómo reacciona el cuerpo ante una droga.

“Los sensores han permitido llevar la experiencia a campos como el control del stress, sirven para el tratamiento de niños autistas o para enseñar a relajarse a un paciente cardíaco”, ejemplificó ante BBC Mundo Zeke Hausfather, encargado de investigación de Puzzlebox, una empresa que presentó un helicóptero en miniatura que se maneja por ondas cerebrales captadas por un sensor en la sien.

Menú de apps

Pero, aún más importante que la usabilidad y la portabilidad, ha resultado la explosión de aplicaciones: esos programitas disponibles en su mayoría con sólo un clic y por unos pocos dólares que se llevan en elsmartphone o la tableta y que han ampliado los usos que los amantes del deporte o la vida sana pueden dar a la tecnología.

Los que se vieron en CES cubren toda una gama de posibilidades: desde ponerse metas de ejercicio físico y controlar luego los resultados hasta establecer un sistema de recompensas durante una dieta de adelgazamiento; desde compartir datos con el médico para un diagnóstico remoto a monitorear lo que ocurre con el cerebro durante el sueño. Todo, desde el teléfono.

Un estudio reciente de la CEA estima que este año se bajarán de internet unos 44 millones de aplicaciones de salud y el uso de programas en dispositivos móviles será -según un análisis de la consultora Forrester- uno de los elementos que impulsará el negocio de tecnología de salud más allá de la marca de US$10 mil millones en 2013.

Con cuidado

Pero no todos los pronósticos son así de auspiciosos: hay quienes opinan que la moda de la salud techie no llegará tan lejos como se prevé, en parte porque muchas de las soluciones no tienen una utilidad real una vez que decae el interés por la novedad.

Por caso, ¿para qué sirve saber cuántos pasos he caminado esta semana? ¿Hace falta que el tenedor me diga que coma despacio? ¿Y con quién compartir los resultados de mi última sesión de bicicleta, si mis amigos practican natación?

También juega en contra el cansancio que genera el uso de dispositivos de computación portable –hay estudios que muestran que el interés por llevar un chip encima decae rápidamente – y los costos de adquirir productos específicos y sumar un nuevo integrante a la (cada vez más numerosa) familia de gadgets personales. En otras palabras: una apppara medir los pasos caminados en el teléfono inteligente tendrá muchas más posibilidades de éxito que un pedómetro comprado ad hoc.

“Las aplicaciones están ahí, son parte central de nuestras vidas. Usarlas para la salud y el ejercicio no es más que una transición obvia”, dijo a BBC Mundo Arrianne Hoyland, desarrolladora de la empresa United Health Group.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 claves para vigilar el aire que respiramos en interiores y evitar el COVID-19

Vigilar el aire que respiramos en interiores, como escuelas u oficinas, es más importante que nunca para evitar el contagio de coronavirus. Aquí te presentamos 5 aspectos a considerar.
28 de agosto, 2020
Comparte

Con el regreso a clases y a las oficinas en muchos países, evitar la propagación del coronavirus al interior de edificios se ha vuelto una cuestión clave.

Durante meses se nos ha dicho que nos lavemos las manos y mantengamos el distanciamiento social para evitar al SARS-CoV-2 que causa la enfermedad covid-19.

Pero científicos e ingenieros dicen que también debemos pensar en el aire que respiramos, a medida que los niños vuelven a las aulas y más personas vuelve a sus trabajos.

Hay 5 aspectos clave a tener en cuenta.

1. Si está mal ventilado, aléjate

Cuando entras en una habitación y el aire se siente viciado o cargado, algo anda mal con la ventilación.

No está entrando suficiente aire fresco, lo que aumenta las posibilidades de infectarse de coronavirus.

Investigaciones recientes muestran que en espacios confinados puede haber una “transmisión aérea” del virus, pues hay pequeñas partículas del patógeno que permanecen en el aire.

Un oficinista viendo a través de una ventana

Getty Images
Es importante estar consciente de la calidad del aire que se respira en espacios cerrados.

Así que la entrada de aire fresco es más importante que nunca.

Entonces, si un lugar está mal ventilado, hay que dar la vuelta y marcharse, dice el doctor Hywel Davies, director técnico de la Institución Colegiada de Ingenieros de Servicios de Construcción de Reino Unido.

Es vital tener un flujo de aire limpio: “Si hay alguien infectado en un edificio y entra suficiente aire del exterior, se diluye cualquier material infeccioso que se esté dispersando. Se está reduciendo el riesgo de que otras personas se infecten”.

2. Vigilar el aire acondicionado

Desde las oficinas hasta las tiendas, el aire acondicionado es bienvenido en los días calurosos, pero es importante saber qué tipo de aparato hay.

El más simple, conocido como aire acondicionado split, toma aire de una habitación, lo enfría y luego lo expulsa nuevamente.

Un aire acondicionado split

Getty Images
Las unidades split solo reciclan el aire del interior.

En otras palabras, está recirculando el aire. Esto no es un problema si se visita rápidamente un lugar. Pero puede ser un riesgo si se está en el lugar durante varias horas.

Un estudio de un restaurante en China, publicado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU., mostró que este tipo de aire acondicionado jugó un papel clave en la propagación de coronavirus.

En el establecimiento había un cliente “presintomático”, es decir, alguien que estaba infectado pero no se dio cuenta porque aún no había desarrollado síntomas.

Los científicos consideran que liberó el virus al respirar y hablar. El patógeno fue dispersado por el lugar a través de las corrientes de aire de los split en la pared.

El resultado fue que otras nueve personas se infectaron.

Davies insiste en la importancia del aire fresco: “Si hubiera habido un buen suministro de aire exterior, es muy probable que menos personas se hubieran infectado”.

3. Informarse de la ‘proporción de aire fresco’

En un edificio moderno donde las ventanas están selladas, ¿cómo se puede obtener suficiente aire fresco?

Lo más común es tener un sistema de ventilación en el que el aire viciado se extrae de las habitaciones y se canaliza a una unidad de tratamiento, a menudo ubicada en el techo.

Una unidad de aire acondicionado en un techo

Getty Images
Los sistemas más modernos mezclan aire fresco del exterior con el que permanece en el interior de une dificio.

En esos lugares el aire fresco exterior se lleva adentro y se combina con el aire del interior. Lo que se respira es una mezcla de eso.

Dado el riesgo de infección por coronavirus, el consejo profesional es maximizar el suministro fresco exterior.

“Tener un 100% de aire exterior o cerca del 100% es algo bueno“, dice la profesora Cath Noakes de la Universidad de Leeds (Reino Unido).

“Cuanto más aire fresco, menor es el riesgo de que el virus vuelva a circular por el edificio”, añade.

La combinación precisa suele estar en manos de los administradores del edificio.

Pero la desventaja de hacer funcionar aire 100% fresco es el costo: el aire entrante debe calentarse en invierno y enfriarse en verano, todo lo cual requiere energía.

4. Comprobar los filtros

Un sistema de ventilación moderno debe tener filtros, pero estos no son infalibles.

Investigadores en EE.UU. que estudiaron lo que sucedía en el Hospital Universitario de Salud y Ciencia de Oregón encontraron que los filtros atraparon rastros de coronavirus, pero algunos pudieron escapar a él.

Una oficinista con máscara

Getty Images
Los empleados deberían preguntar si hay filtros y qué tanto se verifican.

El profesor Kevin van den Wymelenberg, quien dirigió el proyecto, cree que limpiar los filtros podría revelar si hay alguien infectado trabajando en un edificio.

En Corea del Sur, una empresa de telefonistas ubicada en un edificio de oficinas detectó que una persona fue capaz de infectar a más de 90.

Si los filtros se hubieran revisado con más frecuencia, la presencia del virus podría haberse detectado antes.

Van den Wymelenberg dice que la información de los filtros puede “mostrarnos dónde atacar y cuándo” para combatir las infecciones.

5. Tener cuidado con las corrientes de aire

Cualquier experto en la materia lo dice: el aire fresco es la clave. Pero un especialista en modelar el movimiento del aire agrega que no es tan simple.

Nick Wirth solía trabajar en el diseño de autos de Fórmula 1 y ahora asesora a supermercados y empresas de procesamiento de alimentos sobre cómo administrar el flujo de aire para mantener a las personas seguras.

Gráfico sobre las diferencias de transmisión

BBC

Advierte que si alguien está sentado al lado de una ventana abierta y es una persona contagiada, podría transmitir el virus a otros en la dirección que lleva el viento.

“Si abres una ventana, ¿adónde va a ir el aire? No es deseable que haya gente en una línea directa de ese flujo de aire”, explica.

“Más aire fresco en general es mejor, pero si fluye horizontalmente y está lleno de virus, podría tener consecuencias no deseadas“.

https://www.youtube.com/watch?v=N_i9OcJBtiQ

Al respecto, la profesora Cath Noakes dice que los beneficios de una gran cantidad de aire fresco que diluye la presencia del virus superará cualquier riesgo.

En su opinión, una ventana abierta podría llevar a que más personas reciban el virus, pero en cantidades más pequeñas y menos riesgosas,.

No es de extrañar que haya desacuerdos: todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre el virus.

Pero el aire que respiramos formará parte de cualquier esfuerzo para hacer que los edificios sean más seguros.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI&t=2s

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0&t=149s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.