close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Gates y Slim presentan complejo para "mejora del maíz"
Carlos Slim y Bill Gates inauguraron ayer un centro de biociencias que desarrollará tecnologías que buscan el incremento de la producción interna de maíz y trigo en México
Por Francisco Sandoval Alarcón
14 de febrero, 2013
Comparte

Bill Gates, cofundador de Microsoft y el segundo hombre más rico del planeta, según Forbes, se mostró a favor de “explorar” la posibilidad de comercializar semillas genéticamente modificadas (conocidas como transgénicas), pero bajo un proceso de “rigurosa” revisión.

Lo dijo en una conferencia de prensa en la que estuvo acompañado de Carlos Slim, empresario y dueño de Telmex; Enrique Martínez, Secretario de Agricultura en México; y Thomas Lumpkin, Director General del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), quienes este miércoles 13 de febrero de 2013 inauguraron el nuevo complejo de biociencias del CIMMYT, cuya construcción fue patrocinada por la Fundación Slim y que operara con recursos de la Fundación Gates.

Gates comparó el tema de los transgénicos con el de la elaboración de medicamentos, los cuales tienen un exhaustivo marco regulatorio.

“Se usan diferentes técnicas para la creación de vacunas y medicinas, con un marco regulatorio muy fuerte que observa lo que se debe sacar al mercado tras acumular grandes cantidades de datos”, explicó quien por años ha sido uno de los principales benefactores de CIMMYT, organismo dedicado a la investigación y mejoramiento de semillas genéticamente modificadas (transgénicas).

Gates dijo que aun cuando estas semillas permiten el mejoramiento de las cosechas, cada país debe considerar su implementación y garantizar que su uso sea completamente seguro.

Slim le apuesta a incremento de producción interna de maíz

El empresario Carlos Slim  dijo que con la creación del nuevo complejo de biocencias del CIMMYT en Texcoco, Estado de México, la producción de estos cultivos a nivel nacional podría elevarse hasta en un 75% en los próximos cinco años.

El CIMMYT surgió a raíz de un programa piloto en México en 1943, patrocinado por el Gobierno de México y la Fundación Rockefeller. El proyecto dio como resultado la colaboración innovadora de investigadores mexicanos y de otras nacionalidades, quienes lograron mejoras a las semillas.

Fueron esas mejoras las que impulsaron al Gobierno de México, en la década de los sesentas del siglo XX, a exportar las semillas a países como India y Pakistán, cuyos productores lograron incrementar sus cosechas en más de un 40% en menos de un año. Fue el surgimiento de la llamada “Revolución Verde”.

El CIMMYT actualmente trabaja en 100 países en vías de desarrollo a través de oficinas en Asia, África y América Latina. Tiene una plantilla de 100 científicos de 40 países, quienes a partir de este miércoles cuentan con un nuevo complejo de investigación ubicado a 45 kilómetros del Distrito Federal.

En el centro de Texcoco se tiene contemplado el desarrollo de herramientas que permitan “fortalecer”, a través de modificaciones genéticas, semillas de maíz y trigo, que según estimaciones de Slim permitirían a México, en un lapso de cinco años, incrementar su producción interna en un 75% y disminuir la importación de estos productos.

Las cifras oficiales señalan que en los últimos 12 años la importación del maíz en México se incrementó en más de un 300%.

“Ante el aumento de la demanda de productos agrícolas se vuelve indispensable que el campo mexicano aumente su productividad”, aseguró Slim, quien calificó como el “principal reto” de México incrementar la elaboración de productos básicos como el maíz y el trigo.

Las plantas genéticamente modificadas tuvieron su primera incursión en el campo mexicano en 1988, cuando se presentó la primera solicitud para importar y liberar en Culiacán, Sinaloa, tomate con la característica de resistencia a insectos. Fue hasta el 2009 sin embargo, que se legisló para impulsar la siembra experimental con semillas genéticamente modificadas.

Cifras de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados, que conforman los titulares de la Secretaría de Agricultura y Medio Ambiente, entre otros, revelan que de 2009 a la fecha se han otorgado poco más de 300 permisos para la siembra de organismos geneticamente modificados (transgénicas).

Del total de permisos, 27 fueron otorgados a CIMMYT para la siembra en Morelos de semillas de trigo resistentes a la sequía.

Aun cuando en México la siembra de semillas genéticamente modificadas es una práctica permitida y regulada por el Estado, organismos internacionales como Greenpeace sostienen que con esos cultivos se afecta el ecosistema y se corre el riesgo de contaminar las variedades nativas del maíz y otras semillas.

El complejo de Texcoco inaugurado ayer, cuenta con un laboratorio de biociencias de 5500 metros cuadrados; instalaciones para la preparación de muestras; invernaderos de biociencias; servicios de cómputo y telecomunicaciones; un auditorio; un área de dormitorios que mide 4000 metros cuadrados y un banco con más de 28 mil muestras de maíz. Tuvo un costo de 25 millones de dólares, pagados por la Fundación Slim.

Aquí, el video del recorrido de Carlos Slim y Bill Gates:

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Los países de América Latina donde más ha crecido la obesidad
Los hombres de Argentina, Uruguay y Chile se sitúan en lo más alto del ranking en cuanto a porcentaje de obesos. Les sigue muy de cerca México.
14 de mayo, 2019
Comparte

Un fantasma recorre Latinoamérica. Es la epidemia de obesidad.

Llega, como en cualquier otro rincón del mundo, de la mano de la alimentación de baja calidad, los productos procesados y el estilo de vida sedentario.

Además, dicen los expertos, está muy vinculada al perfil socioeconómico de cada país.

Y, en contra de lo que se creyó durante mucho tiempo, los datos demuestran que la obesidad avanza más rápido en las poblaciones rurales que en las ciudades.

No es un problema exclusivamente regional: de media, la población mundial ha engordado entre 5 y 6 kilos por personaen los últimos 31 años, según un estudio del Imperial College de Londres que analizó el peso de más de 112 millones de personas en 200 países del mundo entre 1985 y 2016.

Los investigadores esperan que sus hallazgos ayuden a orientar las políticas públicas de lucha contra la obesidad, cuyas consecuencias van desde cáncer, diabetes, enfermedades respiratorias crónicas y problemas cardiovasculares de todo tipo.

Gente obesa

Getty Images
Uno de cada cuatro hombres en Argentina, Uruguay, Chile o México es obeso.

Una persona obesa se define como alguien con una alta proporción de grasa corporal y un índice de masa corporal (BMI) de más de 30.

Y varios países de América Latina figuran entre aquellos que han registrado un mayor aumento del índice de masa corporal de sus habitantes, así como en el porcentaje de obesos.

Obesidad en los hombres

Si analizamos los datos país por país, los hombres de Argentina, Uruguay y Chile se sitúan en lo más alto del ranking en cuanto a porcentaje de obesos.

Les sigue muy de cerca México.

Evolución de la tasa de obesidad de los hombres en los últimos 31 años. En Latinoamérica. Los países están ordenados de mayor a menor tasa de obesidad en la actualidad.

Efectivamente, mientras el porcentaje de hombres obesos sobre el total de la población masculina es del 28,2% en Argentina, en Uruguay es del 25,8%, del 25,7% en Chile y del 25,1% en México.

En otras palabras, al menos un cuarto de los hombres en estos países son obesos.

“Chile, Argentina, Paraguay y México comparten un patrón: su obesidad se da tanto en las zonas rurales como en las urbanas y tanto en mujeres como en hombres”, destaca además Jaime Miranda, profesor investigador de la Universidad Cayetano Heredia en Perú.

Hombre obeso

Getty Images
En Costa Rica, República Dominicana y Haití es donde la obesidad entre hombres ha avanzado más rápidamente.

En el otro lado de esta lista, se encuentran los hombres de Guatemala, Ecuador y Bolivia, que cierran la tabla.

Mayor aumento

Los países donde la obesidad en los hombres ha avanzado con mayor rapidez en los últimos 31 años, sin embargo, son, por ese orden, Costa Rica, República Dominicana y Haití.

El porcentaje de hombres obesos ha aumentado más en esos 3 países que en el resto de la región, aunque seguidos muy de cerca por México y Argentina.

Y República Dominicana comparte con Perú el dudoso honor de ser uno de los países del mundo con mayor aumento del índice de grasa corporal entre los hombres: más de 3,1 kg/m2.

(Perú, sin embargo, registra el menor aumento en porcentaje de obsesos del continente).

Países en los que la obesidad de los hombres ha crecido más . . Aumento del porcentaje de hombres obesos sobre el total de la población masculina.

Obesidad en mujeres

En el caso de las mujeres, el mayor porcentaje de obesas con respecto al total de la población femenina se encuentra en República Dominicana y México, con un 35,4% y un 34% respectivamente.

Pero lo llamativo de estos datos, es que de los 20 países de la región, en 9 de ellos, una de cada tres mujeres ya supera un peso que los médicos consideran obesidad.

Esa cifra equivales a un tercio de la población femenina.

Chile, Uruguay, Cuba y Costa Rica se sitúan en un segundo escalón de este ranking con porcentajes de obesidad femenina que van del 32 al 31,2%.

En el otro espectro de la tabla encontramos a Ecuador, Perú y Paraguay con un 25,6%, 25,1% y 24,4% respectivamente.

Evolución de la tasa de obesidad de las mujeres en los últimos 31 años. En Latinoamérica. Los países están ordenados de mayor a menor tasa de obesidad en la actualidad.

Mayor aumento

Por su parte, los países donde la obesidad en las mujeres ha avanzado con mayor rapidez en los últimos 31 años son, por este orden, Haití, República Dominicana, Costa Rica, Salvador y Honduras.

Este último país es, junto a Egipto, aquel en el que las mujeres han aumentado más su índice de masa corporal: 5 kg/m2.

Y en casi todos una constante es que se ha pasado de malnutrición a un consumo intensivo de alimentos no saludables.

“Estamos hablando de la comida procesada”, puntualiza a BBC Mariachiara Di Cesare, profesora del Imperial College que participó en el estudio.

De hecho, lo más chocante es que la obesidad convive con la desnutrición en extensas áreas de la región.

Países en los que la obesidad de las mujeres ha crecido más . . Aumento del porcentaje de mujeres obesas sobre el total de la población femenina.

En América Latina, la diferencia entre las tasas de obesidad en el campo y en la ciudad también se está reduciendo a ritmos veloces, pero este es un fenómeno que se da sobre todo entre las mujeres.

“En este tema puede haber algunas cuestiones de género, pero no podemos afirmar nada con seguridad. Habría profundizar en este fenómeno con más estudios y análisis”, reconoce Di Cesare.

Las principales causas

Para la profesora Di Cesare, es probable que esto se deba a que “desarrollo económico en las áreas rurales ha reducido el gasto energético de las mujeres”.

“Hoy la tasa de obesidad es más alta en las zonas rurales que en las urbanas y esto se debe en primer lugar a la irrupción de los alimentos procesados, listos para consumir, que son altamente sabrosos y aportan gran cantidad de calorías”, explica por su parte Catterina Ferreccio, profesora titular de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Alimentos procesados

Getty Images
Los alimentos procesados son ricos en azúcares y grasas.

Estos alimentos son ricos en azúcares refinadas que provocan adicción y además, dice, son fáciles de digerir para niños y adultos, satisfacen el apetito con menor costo y esfuerzo que lo que se requiere para una dieta saludable.

Y en su análisis sobre el terreno, Ferreccio observó que con la llegada de los supermercados y las cadenas de proveedores han ido cerrando los pequeños almacenes de verduras y frutas y las pescaderías que estaban cerca de la población.

Cree que esos supermercados están dominados por alimentos altamente procesados, ricos en azúcares y grasas.

“Este nuevo ambiente alimentario prevalece en los barrios de bajo nivel socioeconómico de América Latina, tanto en zonas urbanas como en pequeñas ciudades o zonas rurales, y es el primer determinante del desbalance calórico que explica la obesidad”, dice.

Mujeres en Perú

Getty Images
Las mujeres en las zonas rurales también están haciendo menor actividad física.

El segundo factor que está espoleando la obesidad en América Latina es la mecanización de la mayoría de los sistemas productivos y el aumento de los vehículos motorizados.

“Esto disminuye el uso de calorías a través de la actividad física, agravando aún el desbalance calórico”, dice a BBC Mundo la profesora Ferreccio.

“Los retos que se vienen para la región van a ser grandes. Estamos hablando de vivir con cáncer, con diabetes, con hipertensión o infartos cerebrales a edades más tempranas“, advierte Miranda.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pXpSgVrh0_0

https://www.youtube.com/watch?v=ZEX-s3z3Vp8

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.