Dinero, dinero, dinero: ¿de qué sirve que los millonarios lo donen?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Dinero, dinero, dinero: ¿de qué sirve que los millonarios lo donen?

Cada más más multimillonarios deciden unirse a la campaña de Gates para donar la mitad de su fortuna. Pero el hombre más rico del planeta, Carlos Slim, dice tener sus razones para no figurar en la lista.
1 de febrero, 2013
Comparte
El mexicano Carlos Slim.

El mexicano Carlos Slim es el hombre más rico del mundo, y también el quinto mayor filántropo.

Cuando Bill Gates y Warren Buffett planearon el proyecto quizás no se imaginaron que, dos años más tarde, 90 multimillonarios acordarían donar sus riquezas. Posiblemente tampoco pensaron que uno de los mayores críticos de su campaña sería el hombre más rico del mundo, el mexicano Carlos Slim.

Gates y Buffett, el segundo y tercero más ricos del mundo, iniciaron en 2010 “The Giving Pledge” (“Compromiso de dar”), una campaña para alentar a los multimillonarios del planeta (sólo aquéllos con mil millones de dólares o más) a donar la mitad de su fortuna -vivos o en testamento- para causas filantrópicas.

El último en anunciar que regalaría gran parte de su riqueza fue Patrice Motsepe, el magnate de la minería en Sudáfrica, que es el empresario negro más rico del país.

Motsepe dijo esta semana que donaría la mitad de su fortuna para mejorar las vidas de los más pobres en su país.

Días antes del anuncio de Motsepe, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, anunció que donaría US$350 millones a la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, para establecer un fondo multidisciplinario de educación y ayuda financiera.

El regalo de Bloomberg forma parte de un paquete de fondos que el alcalde donará a la universidad que asciende a más de $1.000 millones, según anunció en una declaración.

Tanto Motsepe como Bloomberg declararon que sus donaciones estuvieron inspiradas en la campaña de Gates y Buffet.

Desde educación hasta marihuana

El proyecto comenzó alentando a los más ricos dentro de Estados Unidos a donar gran parte de su fortuna a alguna causa u organización filantrópica de su elección, y la idea desde entonces se ha ido extendiendo al resto del mundo.

En septiembre de 2012 The Giving Pledgeanunció que la campaña contaba ya con 92 multimillonarios comprometidos.

La lista actualmente incluye a Mark Zuckerberg de Facebook, Sanford Weill de Citigroup Inc., Larry Ellison de Oracle Corp., Pierre Omidyar de eBay Inc., y Gordon Moore de Intel Corp.

Tal como explicó Gates, cada quien puede elegir la forma como donará su dinero. Puede ser estableciendo fundaciones que adopten estrategias para resolver problemas específicos o también se puede elegir hacer “regalos” personales a organizaciones que ya existen.

Mark Zuckerberg, por ejemplo, realizó su primera donación a un proyecto de educación en Nueva Jersey y se ha comprometido a donar casi US$500 millones a una fundación en Silicon Valley.

Gordon Moore, de Intel, eligió establecer una fundación centrada en asuntos científicos ambientales y sanitarios; el presidente de Progressive Corp, Peter Lewis declaró que ayudará causas a menudo “olvidadas”, como thinktanks progresistas y periodismo de investigación. Y se dedicaría también a mejorar lo que dice son las “desastrosas leyes” sobre el uso de la marihuana.

Lewis desea ampliar el acceso de la droga para mejorar el dolor y la náusea causadas por otras enfermedades. El filántropo, de 78 años, declaró que él mismo había utilizado marihuana después de que se le amputó la pierna.

Los compromisos de los individuos o familias que se unen a The Giving Pledge pueden verse en cartas abiertas publicadas en el website de la organización, donde cada uno explica sus razones para donar y los motivos de su filantropía.

“El objetivo es mejorar la visibilidad de la filantropía y las cosas grandiosas que ésta puede lograr” declaró entonces Gates al diario Wall Street Journal.

“El compromiso está provocando que multimillonarios comiencen a donar cuando son jóvenes y de forma inteligente por medio de reuniones privadas donde los miembros pueden intercambiar experiencias y frustraciones y debatir estrategias para donar su dinero”.

El crítico

Pero Carlos Slim, el hombre más rico del mundo, cuya fortuna según Forbes asciende US$74.000 millones, ha criticado reiteradamente estos esfuerzos filantrópicos.

Cuando se anunció la campaña de Gates y Buffett declaró en una entrevista con la cadena CNBC que regalar dinero “no resuelve ningún problema”.

“Preferiría que Bill Gates creara una Microsoft o que Steve Jobs creara una Apple”, dijo. Y agregó que regalar fortunas personales “es una idea interesante”, pero que no resuelve ningún problema.

Aún así, Slim no es tan ajeno a las donaciones.

Aunque no se ha comprometido con la campaña de Gates y Buffett, el mexicano es el quinto mayor filántropo del mundo, según la revista Forbes.

La publicación afirma que el hombre más rico del mundo ha donado US$4.000 millones. La suma ha sido destinada a su fundación, cuyos programas se centran principalmente en desarrollo digital, educación y salud.

También realizó una donación a la Fundación Gates de US$150 millones para programas de nutrición y prevención de enfermedades en América Central.

Los críticos insisten en que, siendo el hombre más rico del planeta, quizás podría dar un poco más. Sus US$4.000 millones todavía están muy por debajo de los US$28.000 millones que dona el mayor fliántropo del mundo, Bill Gates.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Trump vs Biden: ¿cuándo sabremos el resultado de las elecciones de Estados Unidos? (y por qué puede ser tan disputado)

Estados Unidos se enfrenta a unas elecciones insólitas este martes 3 de noviembre, marcadas por la pandemia. Y puede que el resultado no se sepa hasta mucho después de la noche electoral.
3 de noviembre, 2020
Comparte

Las elecciones presidenciales que celebra Estados Unidos este martes son inéditas, y puede que pasen días o incluso semanas antes de que se conozca quién resultó ganador: Joe Biden o Donald Trump.

Millones de estadounidenses han votado esta vez por correo debido a la pandemia de coronavirus, lo que significa que es muy probable que el recuento de todos los votos se retrase.

¿Cuándo se suele conocer el resultado de las elecciones estadounidenses?

El resultado de las elecciones se suele anunciar la noche del día de las elecciones, que este año es este martes 3 de noviembre.

Diferentes estados concluyen las votaciones en horarios distintos. Las primeras urnas cierran en la costa este a las 19:00 hora local (00:00 GMT).

Después del cierre de las urnas se procede al conteo de votos en cada estado.

Los principales medios de comunicación estadounidenses “declaran” la victoria de un estado cuando creen que un candidato tiene una ventaja definitiva, pero eso es una predicción y no el resultado final. Lo mismo ocurre cuando los medios “declaran” ganador a nivel nacional.

Los presidentes de Estados Unidos no se deciden por el total de la votación popular a nivel nacional, sino ganando en los suficientes estados.

Mujer votando por correo

Getty Images
Millones de estadounidenses han votado de forma anticipada y por correo.

Cada estado tiene una cierta cantidad de “votos electorales” que se lleva por completo el ganador en ese territorio. El número de votos electorales de cada estado se basa en la población del mismo.

Para ganar la Casa Blanca se necesitan 270 votos electorales.

En 2016, la victoria electoral fue declarada a favor de Donald Trump alrededor de las 02:30 AM hora local del este (07:30 GMT), cuando la victoria en el estado de Wisconsin le permitió superar los 270 votos electorales necesarios.

¿Por qué la votación por correo podría retrasar el resultado de estas elecciones?

Durante los comicios anteriores era común que algunos estados limitaran el voto por correo, restringiéndolo a personas mayores de 65 años, aquellos que sufrían alguna enfermedad o que se encontraban fuera de ese estado.

Pero, en esta ocasión, esta modalidad está ampliamente permitida en la mayoría de los estados.

En las últimas elecciones presidenciales en el país, casi una cuarta parte de los votos se emitieron por correo.

Según el Proyecto de Elecciones de EU, hasta este 2 de noviembre más de 97 millones de estadounidenses habían votado anticipadamente, ya sea por correo o en persona. Esto ya es más que el número total de votos anticipados emitidos en las elecciones de 2016.

De estos votos un poco más de 62 millones son usando el servicio postal, en medio de los intentos de los estados por evitar aglomeraciones que puedan facilitar la propagación de la covid-19.

Estados péndulo en EE.UU.

BBC

Sin embargo, el Servicio Postal de Estados Unidos, el responsable de entregar las boletas postales, está experimentando recortes presupuestarios.

El presidente Trump impidió que se disponga de fondos adicionales, entre preocupaciones en el país por si el organismo podrá hacer frente al volumen de papeletas enviadas o si habrá mayores retrasos.

¿Cómo se contabilizan los votos por correo?

Los votos por correo suelen tardar más en contabilizarse.

Los diferentes estados tienen diferentes reglas sobre cómo y cuándo hacerlo.

La mayoría de los estados solo contarán las boletas postales recibidas antes del cierre de las urnas.

Pero algunos estados, como California, aceptarán votos siempre que sean enviados el día de las elecciones, incluso si llegan semanas después.

Promo image showing Joe Biden and Donald Trump

BBC
Puede que no sepamos el resultado de estas elecciones hasta día o semanas después.

El conteo de las boletas postales toma más tiempo porque cada voto debe tener una firma que se corresponda con la firma de la tarjeta de registro del votante.

Otro aspecto que retrasa el proceso es el momento en que se empiezan a contar esos votos.

Algunos estados como Florida, por ejemplo, comenzaron a contar las boletas enviadas por correo antes del día de las elecciones, pero ese no es el caso de la mayoría de los estados, que esperarán hasta el cierre de las urnas.

En 2016, el total de votos tardó más de un mes en escrutarse.

La entonces candidata demócrata Hillary Clinton llegó a ampliar su ventaja en el voto popular a nivel nacional, pero Trump ya había ganado los suficientes estados para asegurarse la presidencia.

¿Pueden existir demoras en los centros de votación?

Hacer fila en un recinto electoral seguirá siendo, por ahora, la forma más común en que los votantes estadounidenses entregarán su voto.

Y esa situación se complica debido a la pandemia de coronavirus y las restricciones a causa de ésta.

Algunos estados ya habilitaron centros para la votación anticipada en persona y se registraron enormes colas.

Fila de votantes

EPA
El voto en persona en algunos estados ya ha visto largas filas y cifras record de participación.

La mayoría de la gente votará este 3 de noviembre, y se estima que habrá abiertos menos centros electorales de lo habitual. También se advirtió de la falta de personal.

¿Trump y Biden aceptarán el resultado?

Existe la posibilidad de que el candidato que lleva la delantera en la noche de las elecciones no gane, una circunstancia que se ha vuelto más probable debido al voto por correo.

Biden, por un lado, aseguró que aceptará el resultado, pero insistió en que “se cuente cada voto”.

Hillary Clinton, quien fue la contrincante demócrata de Trump en 2016, ha dicho que Biden no debería conceder la victoria la noche de las elecciones “bajo ninguna circunstancia”.

“Creo que esto se va a alargar”, subrayó.

Mientras tanto, Trump advirtió que en la elección de noviembre puede producirse un “tremendo fraude” debido al voto por correo, pese a que hay muy poca evidencia de ello.

Y se negó a comprometerse a una eventual transferencia pacífica del poder si pierde.

¿Qué pasa si no se acepta el resultado de las elecciones?

El presidente llegó a decir que piensa que el resultado de estas elecciones puede terminar en la Corte Suprema de Estados Unidos.

Esto ha sucedido antes. En las elecciones de 2000, el candidato demócrata Al Gore afirmó que su estrecho margen de derrota en Florida ameritaba un recuento.

Se necesitaron 36 días para que el alto tribunal decidiera en contra de su reclamo y la contienda terminara a favor del republicano George W. Bush.

Además, este año pueden surgir otros desafíos legales, desde los requisitos de identificación para el voto por correo hasta la legalidad de los cambios hechos para esta votación debido a la pandemia.

Section divider

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=4hw6wlscdUk

https://www.youtube.com/watch?v=QkzsUZOK6-0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.