Cardenales inician primera reunión previa al Cónclave
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cardenales inician primera reunión previa al Cónclave

El tema central es fijar la fecha para el cónclave y fijar los procedimientos previos, como cerrar la Capilla Sixtina a los visitantes y despejar el hotel Vaticano de huéspedes.
4 de marzo, 2013
Comparte
VATICANO-CARDENALES

Guardias suizos saludan mientras varios cardenales llegan a una reunión en el Vaticano, el lunes 4 de marzo de 2013. Foto: AP

Cardenales de todo el mundo comenzaron el lunes la primera de varias reuniones en el Vaticano previas al cónclave en el que elegirán al nuevo papa, en medio de escándalos dentro y fuera de la Iglesia, y mientras aún reverbera la renuncia de Benedicto XVI.

Los prelados, con sus característicos capelos rojos, entraron en el Vaticano el lunes por la mañana. Los periodistas y camarógrafos pululaban alrededor de los clérigos mientras sus asistentes les abrían paso entre la multitud.

“Un papa latinoamericano es posible ¡Todo es posible!” dijo el cardenal portugués José Saraiva Martins al entrar.

El tema central es fijar la fecha para el cónclave y fijar los procedimientos previos, como cerrar la Capilla Sixtina a los visitantes y despejar el hotel Vaticano de huéspedes. También deberán verificar que no haya micrófonos ocultos, para que nadie trate de escuchar las conversaciones secretas de los cardenales.

Sin embargo, es posible que los cardenales no logren acordar una fecha el lunes. El decano del Colegio Cardenalicio, el cardenal Angelo Sodano, ha dicho que la fecha no se decidirá hasta que todos los cardenales hayan llegado a Roma.

El primer día de análisis estuvo afectado por nuevas revelaciones escandalosas: el cardenal escocés Keith O’Brien admitió que incurrió en conducta sexual indebida que no corresponde a un sacerdote.

O’Brien renunció la semana pasada como arzobispo de St. Andrews y Edimburgo. Dijo que no participaría en el cónclave después que cuatro hombres denunciaron que él actuó de manera inapropiada con ellos. Se trató de la primera vez que un cardenal se coloca al margen de un cónclave a causa de un escándalo personal.

Otro tema que ha captado la atención general es una reunión de los tres cardenales que realizaron la investigación sobre la filtración de documentos confidenciales de la oficina del sumo pontífice.

Los medios noticiosos italianos han difundido versiones con fuentes anónimas del presunto contenido del documento preparado por los cardenales, las cuales el Vaticano ha calificado como “falsas”.

Aunque los reportes no sean ciertos, la filtración de datos por parte del mayordomo de Benedicto XVI confirmó un gran nivel de disfunción dentro de la burocracia del Vaticano, con intrigas, disputas de poder y acusaciones de corrupción, nepotismo y favoritismo al más alto nivel de la jerarquía eclesiástica.

En una de sus últimas audiencias antes de su renuncia, Benedicto XVI se reunió con los tres cardenales que prepararon el informe, quienes decidieron que su documento se mantendría en secreto. Sin embargo les autorizó a que respondieran preguntas de los cardenales sobre su contenido.

Otro tema que deben abordar los cardenales es la razón por la que están aquí: la renuncia de Benedicto XVI y sus implicaciones. Su decisión de poner fin a una tradición de 600 años y jubilarse en vez de continuar en el cargo hasta la muerte podría alterar el concepto del papado y a los cardenales no les asusta sopesar las implicancias que esto tiene para el próximo pontífice.

AP

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los 'hijos de Chernóbil': qué revela el primer estudio genético de los descendientes afectados por el accidente nuclear

Una de las grandes interrogantes del mayor accidente nuclear de la historia se ha resuelto, 35 años después.
23 de abril, 2021
Comparte

Una de las grandes interrogantes del mayor accidente nuclear de la historia parece haber encontrado una respuesta, 35 años después.

Cuando el reactor número cuatro de la central de Chernóbil explotó en la madrugada del 26 de abril de 1986, la ciudad del norte de Ucrania se volvió un pueblo fantasma y la vida de decenas de miles de personas quedó marcada por el desastre atómico.

Desde entonces, muchos de los sobrevivientes han tenido que lidiar con enfermedades vinculadas a la radiación a la que se vieron expuestos y con la incertidumbre de qué podría pasar con sus descendientes, los llamados “hijos de Chernóbil“.

Y es que una de las preguntas que ha inquietado por décadas tanto a científicos como a sobrevivientes es si los efectos de la radiación nuclear podría pasar a los descendientes.

Ahora, por primera vez, un estudio genético ofrece luces sobre el asunto y sus resultados acaban de ser publicados en la revista Science.

La investigación, dirigido por la profesora Meredith Yeager, del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) de EE.UU., se centró en los hijos de los trabajadores que se alistaron para ayudar a limpiar la zona altamente contaminada alrededor de la planta de energía nuclear (los llamados liquidadores).

También fueron estudiados los descendientes de los evacuados de la ciudad abandonada de Pripyat y otros asentamientos en un radio de 70 km alrededor del reactor.

A los participantes, todos concebidos después del desastre y nacidos entre 1987 y 2002, se les examinó el genoma completo.

Y el resultado fue una sorpresa para muchos de los implicados.

Los resultados

El estudio no halló un “daño adicional al ADN” en los niños nacidos de padres que estuvieron expuestos a la radiación de la explosión de Chernóbil antes de ser concebidos.

“Incluso cuando las personas estuvieron expuestas a dosis relativamente altas de radiación, en comparación con la radiación de fondo, no tuvo ningún efecto en sus futuros hijos”, le explicó la profesora Gerry Thomas, del Imperial College de Londres, a la periodista de la BBC Victoria Gill.

Thomas, que ha pasado décadas estudiando la biología del cáncer, en particular los tumores que están relacionados con el daño de la radiación, explicó que este estudio fue el primero en demostrar que no existe un daño genético heredado tras la exposición a la radiación.

“Hay muchas personas que tenían miedo de tener hijos después de las bombas atómicas . Y también personas que tenían miedo de tener hijos después del accidente en Fukushima, porque pensaban que su hijo se vería afectado por la radiación a la que estaban expuestos”, recuerda.

"Liquidadores"

Getty Images
Los “liquidadores” eran personal llamado para ayudar con las operaciones de limpieza después del desastre.

“Es muy triste. Y si podemos demostrar que no hay ningún efecto, con suerte podemos aliviar ese miedo”, agrega.

Thomas no participó en el estudio, aunque ella y sus colegas han llevado a cabo otra investigación sobre los casos de cáncer relacionados con Chernóbil.

Su equipo ha estudiado el cáncer de tiroides, porque se sabe que el accidente nuclear causó unos 5.000 casos, la gran mayoría de los cuales fueron tratados y curados.

El estudio

Uno de los investigadores principales de la investigación, Stephen Chanock, también del NCI, le explicó a la BBC que el equipo de investigación reclutó familias enteras para que los científicos pudieran comparar el ADN de la madre, el padre y el niño o la niña.

“Aquí no estamos viendo lo que les sucedió a esos niños que estaban en el momento del accidente; estamos viendo algo llamado mutaciones de novo“.

Estas son nuevas mutaciones en el ADN: ocurren al azar en un óvulo o espermatozoide. Dependiendo de en qué parte del mapa genético de un bebé surja una mutación, podría no tener ningún impacto o podría ser la causa de una enfermedad genética.

“Hay entre 50 y 100 de estas mutaciones en cada generación y son aleatorias. De alguna manera, son los componentes básicos de la evolución. Así es como se introducen nuevos cambios en una población”, explica Chanock.

Escena de la serie

SKY UK LTD/HBO
En la ciudad de Pripyat vivían más de 50.000 personas.

“Observamos los genomas de las madres y los padres y luego al niño. Y pasamos nueve meses más buscando cualquier señal en el número de estas mutaciones que estuviera asociada con la exposición de los padres a la radiación. No encontramos nada”.

Esto significa, dicen los científicos, que el efecto de la radiación en el cuerpo de los padres no tiene ningún impacto en los hijos que conciban en el futuro.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=24JaHawe-RM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.