Diez acciones para la felicidad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Diez acciones para la felicidad

Por Alejandra Martins, BBC Mundo.
20 de marzo, 2013
Comparte

felicidad2

Le preguntamos a nuestros lectores qué significa la felicidad. Éstas son sus respuestas en redes sociales. Cuanto más grande la palabra, mayor fue la frecuencia con que fue elegida.

“Este 20 de marzo de 2013 me comprometo a intentar crear más felicidad en mí y en el mundo que me rodea”.

En más de 130 países, más de 20.000 personas ya han firmado en internet en las primeras horas del día esa declaración, parte de los eventos a nivel global con que se celebra este miércoles el primer Día Internacional de la Felicidad.

La fecha fue escogida por Naciones Unidas, que celebró el año pasado una cumbre sobre el tema y adoptó recientemente una resolución llamando a dar más prioridad en planes políticos y económicos a la felicidad y el bienestar.

“¿Un llamado de la gigantesca y burocrática ONU? ¿Firmar una declaración? ¿No es la felicidad un tema individual y el producto de un laaaaaaaargo proceso de trabajo personal?”, dirán muchos escépticos.

Jóvenes con mensajes positivos en Londres

Pero lo cierto es que la conmemoración ha logrado algo sin precedentes. “Felicidad”, a secas, sin condiciones ni subjuntivos, es uno de los tópicos que domina las tendencias en las redes sociales.

“Felicidad significa calidad de vida tal como cada uno la experimente. Si más personas en el mundo viven en una forma que contribuye a la felicidad de otros, tendremos un mundo con mayor cohesión”, asegura Richard Layard, economista y profesor emérito del London School of Economics.

Layard es uno de los fundadores de Action for Happiness, o Acción para la Felicidad, el movimiento global que promueve la firma de compromisos en la red e insta a gobiernos e instituciones a tomar la felicidad en serio y comprender que no hay progreso sin bienestar.

El grupo, que cuenta entre sus seguidores al Dalai Lama, incluye en su sitio en la red medio centenar de sugerencias concretas que pueden tomarse a nivel individual en el día a día.

Pasos transformadores

De la larga lista de acciones sugeridas, decidimos destacar diez que se repiten una y otra vez en los sitios vinculados al Día del Felicidad.

Vivir más en el presente, cultivando mindfulness o conciencia plena, no siendo rehenes de lamentaciones pasadas o ansiedades futuras, sino conscientes del momento presente. ¿Qué veo? ¿Qué me rodea?

Ver lo bueno en otras personas. El criticismo constante puede ser destructivo y enfocarse en lo bueno es una clave en las relaciones, según el psicólogo John Gottman.

Agradecer por tres cosas buenas cada día, aunque a veces parezca un ejercicio difícil. La gratitud es poderosa y las personas más agradecidas son más saludables, según Acción para la Felicidad, que habla de valorar o “ver con el corazón” a las personas en nuestra vida.

Richard Layard

Contribuir como voluntario. Ayudar es bueno para la salud, de acuerdo al sitio, que también habla de pequeños gestos positivos o compasivos con uno mismo y los demás: una sonrisa, una palabra de aprecio.

Hacer algo nuevo, fuera de lo usual, expande la creatividad.

Aprender a meditar. Son muchos los estudios que vinculan la meditación con un estado alerta, mayor calma y mejor salud.

Tener más contacto con la Naturaleza

Saber qué nos motiva, qué nos hace feliz. Pase lo que pase, nadie puede quitarnos el poder de elegir cómo reaccionamos, según la pianista de 109 años Alice Herz Sommer.

Crear un clima de mayor autonomía en el trabajo, ya que esto mejora la motivación e incentiva la creatividad.

Pedir ayuda, si no se logra escapar de patrones destructivos.

Andar en bicicleta

Desde Bután, que lleva una medida nacional de bienestar, hasta el índice para una vida mejor de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, son muchos los gobiernos e instituciones que parecen haber despertado a algo que pocos dudaban a nivel de la calle: el Producto Bruto Interno y el crecimiento económico no bastan para medir el bienestar en una sociedad.

Para Layard, numerosos estudios en los últimos 30 años indican por qué crear las condiciones para una vida satisfactoria es una decisión inteligente para los gobiernos desde el punto de vista económico.

A efectos de crear más felicidad a nivel de la sociedad, Layard recomienda a los gobiernos varias acciones, desde dar prioridad a la salud mental (la depresión y la ansiedad están detrás del 40% de las licencias por enfermedad en el mundo industrializado), hasta menor disparidad salarial y escuelas que enseñen a los niños a tener más resiliencia emocional y contribuir más al bien común.

Thich Nhat Hanh

Acción para la Felicidad asegura que el movimiento no pretende dar fórmulas que nada tienen que ver, por ejemplo, con la realidad de la pobreza en muchos países en desarrollo. Pero señala que tomar medidas hacia una sociedad con mayor felicidad es una responsabilidad de gobiernos no sólo en países industrializados, sino en economías emergentes.

A nivel individual, lo más importante parece ser recordar que la felicidad puede aprenderse.

Como señala el maestro budista Thich Nhat Hanh, la felicidad se cultiva y se asemeja a andar en bicicleta.

Si nos caemos, la clave está en las pequeñas acciones y día tras día, volver a pedalear.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
PA Media

COVID-19: las 4 señales de alerta que indican el surgimiento de variantes peligrosas

Cuando las tasas de contagio son altas es probable que han surgido nuevas variantes Estas son las situaciones que deben ser una señal de alerta de mutaciones peligrosas.
PA Media
11 de febrero, 2021
Comparte
Inglaterra

PA Media
Reino Unido es uno de los países afectados por variantes que parecen ser más contagiosas.

En noviembre de 2020, fue impuesto un confinamiento en Reino Unido. Nadie podía salir de casa, excepto para actividades esenciales, como ir al mercado. Poco a poco, las tasas de infección empezaron a bajar en el país, excepto en Kent.

A pesar de las estrictas reglas contra el movimiento de personas, la covid-19 continuó avanzando en ese condado en el sureste de Inglaterra y los hospitales se llenaron rápidamente de personas infectadas.

En Sudáfrica, en octubre de 2020, una nueva ola de covid-19 comenzó repentinamente a invadir la provincia de Eastern Cape.

La tasa de personas infectadas era mucho más alta que en otras áreas del país, donde el número de casos se estaba estabilizando después del primer brote de covid-19.

En la ciudad brasileña de Manaos, una crisis sin precedentes alcanzó su punto máximo el 15 de enero, cuando los hospitales abarrotados se quedaron sin oxígeno.

La ciudad, capital del estado Amazonas, ya muy afectada por la primera ola de covid-19, estaba experimentando una nueva explosión de la enfermedad.

En los tres casos, nuevas variantes, más contagiosas, jugaron un papel importante en el caos provocado por las altas tasas de infecciones y hospitalizaciones.

Y la tendencia es que continúen ocurriendo otras mutaciones mientras el virus esté en circulación.

Según los investigadores entrevistados por BBC News Brasil, hay cuatro señales de advertencia particularmente importantes para monitorear nuevas variantes:

  1. Aumento de hospitalizaciones
  2. Evidencia de reinfección
  3. Cambios en los síntomas y la gravedad de la enfermedad
  4. Cambios en los grupos de edad más infectados.

Estar atento a estas pistas para identificar mutaciones peligrosas lo antes posible es esencial para evitar que se propaguen y mitigar el daño.

Los principales riesgos son que el virus se vuelva más letal, más contagioso y más resistente a las vacunas y al sistema inmunológico humano.

1. Aumento de hospitalizaciones

Una de las principales señales de alerta sobre la posibilidad de una nueva variante en una zona es que ocurra un aumento brusco de hospitalizaciones y muertes por covid-19.

En ese caso, los investigadores primero verifican si hay una explicación humana.

Pasajeros llegando al aeropuerto de Heathrow en enero.

EPA
Reino Unido impuso una serie de duras medidas para tratar de atajar la llegada de nuevas variantes.

Por ejemplo, si el gobierno local relajó las reglas de contacto social en las semanas previas al brote o si ocurrió poco después de la temporada navideña.

Si no hay una explicación razonable para que una zona experimente un aumento repentino de las infecciones, es una señal de advertencia sobre la posibilidad de que una variante más contagiosa circula en esa región.

Fue esta “luz amarilla” la que llevó a los científicos de Sudáfrica a movilizar esfuerzos para identificar cambios genéticos en el coronavirus que circula en la provincia de Eastern Cape.

Si bien todo el país estaba experimentando una estabilización en las infecciones a principios de octubre de 2020, casi tres meses después del máximo de la primera ola de covid-19 allí, la ciudad de Nelson Mandela Bay estaba experimentando un aumento exponencial de las hospitalizaciones.

En noviembre, investigadores de la Universidad de KwaZulu-Natal en Durban, Sudáfrica, secuenciaron el virus de personas infectadas en esa ciudad y encontraron que era una variante con 20 mutaciones, un número considerado alto para Sars-CoV-2.

Pronto, la covid-19 se propagó nuevamente por todo el país, provocando una nueva ola con un pico de infección mayor que el primero.

La alta tasa de infección llevó a los científicos a sospechar que sería una versión más contagiosa del virus.

Hospital en Sudáfrica

Reuters
El aumento repentino en las hospitalizaciones es una de las señales de una posible nueva variante.

Luego identificaron dos mutaciones de especial preocupación que más tarde se encontrarían en la variante descubierta en Manaos: la N501Y y la E484K.

Ambas mutaciones están localizadas en la “espiga” de Sars-CoV-2, como se le llama a la proteína que sirve como punto de conexión entre el coronavirus y las células del cuerpo humano.

La N501Y hace que el virus sea más contagioso, mientras que la E484K evita la acción de los anticuerpos neutralizantes, que se ubican entre la espiga y las células humanas para evitar que el virus se multiplique.

Esta última mutación preocupa especialmente a los científicos porque parece reducir la eficacia de las vacunas y se sospecha que facilitan la reinfección en personas que ya fueron contagiadas por el virus original.

Aquí es donde entra la segunda señal de advertencia sobre la presencia de nuevas variantes.

2. Incidencia de reinfecciones

Si una localidad comienza a notar un aumento en las infecciones de personas que dicen haber contraído covid-19 anteriormente, este es otro factor de alerta de la posible presencia de variantes, especialmente si el nuevo contagio se ha producido en un período corto de tiempo.

La investigación realizada por la agencia de salud pública del gobierno británico, Public Health England, encontró que la mayoría de las personas que ha contraído covid-19 (83%) tiene inmunidad durante al menos cinco meses.

Si un número considerable de personas que ya han sido infectadas comienzan a dar positivo por covid-19, puede ser que haya una variante en circulación capaz de eludir los anticuerpos producidos por el sistema inmunológico después de una primera infección.

La reinfección por otra variante es una de las hipótesis investigadas para explicar el aumento en las hospitalizaciones y muertes ocurridas en enero en Manaos, Brasil.

Vacuna

Getty Images
La vacunación masiva ya empezó en varios países de América Latina.

La ciudad ya había sufrido mucho por la primera ola de la enfermedad. Y una investigación publicada en la revista Science el 9 de diciembre estimó que el 76% de la población ya habría contraído covid-19.

En teoría, este número (si es correcto) sería un porcentaje suficiente para generar la llamada inmunidad de grupo, cuando el elevado número de personas con anticuerpos es capaz de detener la circulación de la enfermedad porque al virus se le dificulta encontrar personas vulnerables y pierde fuerza.

Pero en enero, los hospitales de la capital amazónica comenzaron a llenarse rápidamente hasta el punto que la estructura de salud pública se vio desbordada y decenas de personas murieron por falta de oxígeno.

Una hipótesis para este nuevo pico en casos de covid-19 es que parte de ellos se debió a reinfecciones por la variante P.1, que circulaba en Manaos en ese momento.

El virólogo Felipe Naveca, quien participó en la secuenciación de esta variante, explica que es difícil confirmar casos masivos de reinfección, pues el paciente debe someterse a dos pruebas de covid-19 con resultados positivos en un intervalo de 90 días, además de secuenciar dos cepas diferentes del virus.

“Esto muchas veces no se logra porque la persona busca atención médica al final de la infección. Pero creo que hay varios casos de reinfección. Tenemos algunos por confirmar”, dijo el investigador, quien forma parte del Instituto Leônidas & Maria Deane (ILMD / FioCruz).

3. Cambio en los síntomas y la gravedad

Otro signo de la posible aparición de una variante es un cambio constante en los síntomas de quienes dan positivo en la prueba de covid-19 o un aumento significativo en los casos graves de la enfermedad.

Estos factores indicarían la presencia de mutaciones que interactúan de forma diferente con las células humanas, provocando reacciones distintas a las provocadas por la cepa original del coronavirus.

coronavirus

Science Photo Library
Cuando un número considerable de personas se contagian puede ser que haya una nueva variante circulando.

Por ahora, no hay evidencia concluyente de que las variantes encontradas en Manaos, Sudáfrica y Reino Unido provoquen síntomas diferentes o sean más agresivas.

Pero debido a que son más transmisibles, pueden aumentar rápidamente el número de personas infectadas, provocando altas tasas de internamientos en los hospitales y más muertes.

Además, debido a que pueden asegurar una unión más eficaz de las partículas del virus en la célula humana y evitan la acción de los anticuerpos, las mutaciones N501Y y E484K terminan produciendo cargas virales más altas en los infectados.

Y las cargas virales altas están relacionadas con condiciones más graves de la enfermedad.

“Los estudios indican que estas variantes permiten que el virus se conecte a la célula de una manera más eficiente y sólida. Y que más virus se adhieran a cada célula. Entonces, tenemos una mayor tasa de reproducción del virus en el cuerpo”, explica el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, Reino Unido.

La investigación preliminar publicada por el gobierno británico el 22 de enero estimó que la variante encontrada en Kent (Reino Unido) podría ser hasta un 30% más mortal que el virus original.

Según el estudio, entre 1.000 personas de 60 años infectadas por la variante antigua, posiblemente 10 morirán. Con la variante identificada en Kent, ese número se eleva a 13.

4. Cambio en el grupo de edad infectado

Finalmente, otro signo a observar es un eventual contagio más acelerado entre personas de grupos de edad poco afectados por la cepa original del coronavirus.

Es decir, si más niños y adolescentes comienzan a infectarse o presentan casos más severos de covid-19, esto sería indicativo de una variante con mutaciones capaces de mejorar la conexión entre la proteína espiga del virus y los receptores de las células de los jóvenes.

Los estudios indican que los niños se ven menos afectados por el coronavirus porque tienen menos receptores en el pulmón capaces de reconocer y conectarse a la proteína espiga.

Brasil

EPA
Lo preocupante es que surja una nueva variante que pueda burlar a las vacunas, dicen los expertos.

Sigue sin haber estudios concluyentes sobre el impacto de las variantes en los niños.

Pero el gobierno británico ya ha dicho que hay evidencia de una mayor transmisión de la variante de Reino Unido entre los niños.

Esto ayudaría a explicar la rapidez con la que esta variante se extendió por todo el territorio, convirtiéndose en el virus dominante en Inglaterra.

Ante la sospecha de que el virus estaría infectando a más niños y jóvenes, el primer ministro, Boris Johnson, ordenó el cierre de las escuelas al menos hasta el 8 de marzo.

La reapertura dependerá de las tasas de vacunación entre la población más vulnerable.

¿Cómo frenar la aparición de nuevas variantes?

Si bien el virus está circulando con tasas de transmisión significativas, existe el riesgo de que surjan nuevas variantes, señala la microbióloga Ana Paula Fernandes, investigadora del Centro de Tecnología en Vacunas y Diagnóstico de la Universidad Federal de Minas Gerais (Brasil).

“Cuantas más personas infectadas haya en una población, mayor es la posibilidad de que aparezca una variante”, dice Fernandes, quien también es coordinadora de la red nacional de diagnóstico, que une a diferentes universidades e institutos de investigación de Brasil para responder a la pandemia.

“Sin medidas de contención y sin una amplia cobertura de vacunación, puede surgir una variante que eluda completamente las vacunas. Esto es una preocupación”, agrega.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5JIm2fDK1es

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.