El alfabeto (ilustrado) del narco mexicano
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El alfabeto (ilustrado) del narco mexicano

La palabra de esta semana: Periodista
24 de marzo, 2013
Comparte

Narco (Vice)Éste es uno de 29 testimonios que he recogido entre gente metida en la Guerra contra el Narco. Los nombres y locaciones específicas han sido omitidas por seguridad. Lo he acompañado de un dibujo y mi definición sobre alguna de las 29 palabras que he escuchado mentar a esta gente. Aquí les dejo la palabra de esta semana: Periodista.

I. “Lo levantaron en las afueras del edificio de Seguridad Pública Municipal. Permaneció desaparecido un mes, luego su cadáver fue encontrado envuelto en una cobija, en el fondo de un barranco de 40 metros de profundidad a mitad de la carretera. Sus colegas del diario donde trabajaba dicen que lo asesinaron por andar tras la pista de una banda de secuestradores y polleros; de acuerdo a los exámenes periciales que le fueron practicados, fue golpeado hasta la muerte. Esta es la única información con la que cuentan su ruca y sus cuatro morritos, quienes hasta el día de hoy no han tenido acceso al expediente ministerial. El bato fue secuestrado por un comando de cinco personas armadas frente a un grupo de policías municipales que se hicieron más bien pendejos. Para sus carnales, la ejecución del reportero está relacionada a las indagaciones que realizaba en torno al levantón de un vecino y compa; la ruca de éste último le habría entregado una lista de los posibles responsables. Jamás pidieron rescate.

El lugar donde encontraron el cadáver del reportero es el mismo donde se halló a un judicial ejecutado en las mismas condiciones; su muerte fue relacionada con grupos dedicados al tráfico de personas. Este bato había sido informante del reportero en otros casos relacionados a secuestros y polleros.

El bato era fundador de un diario morrito surgido de la fusión de otros dos periódicos, también morritos, creados por su jefe y carnales; en todas las publicaciones familiares el bato cubrió la fuente policiaca. Desde que empezó a jalar, el bato adquirió el mote de ‘El Escorpión’. El Escorpión: no sé porqué.

Un año después de su muerte, luego de la insistencia de la familia en esclarecer el asesinato, las autoridades estatales dieron un girón a la investigación y a todo el pedo: comenzaron a señalar a su ruca como la principal sospechosa. El argumento de los placas que aquella lo mandó asesinar para cobrar los seguros de vida ‘millonarios’ del bato. Todo esto luego de que la ruca, ante medios locales, aseguró conocer a los asesinos.”

II. El ejercicio del periodismo fuera de Ciudad de México padece dos formas de violencia: una la que encarnan amenazas y ejecuciones de reporteros por parte del crimen organizado, otra la que acarrea pertenecer a los márgenes de la concentración inmensa de poder que caracteriza al centro geográfico y simbólico del país. A diferencia de los cronistas consagrados que publican libros a destajo, acuden a foros internacionales de periodismo, publican textos que cotizan entre 600 y 1,200 dólares, los reporteros de estas provincias (no sólo las de los diarios independientes, sino también las del ejercicio del periodismo independiente en general) se parten en la madre a diario cubriendo sus fuentes sin el cobijo que dan los reflectores del prestigio internacional, sin la protección de los monopolios mediáticos y editoriales, sin el amparo de ninguna ley que proteja de manera real un trabajo que paga el equivalente a 600 dólares al mes. La inmensa mayoría de reporteros en México trabajan en estas condiciones, sin el capital simbólico que dan las bondades etéreas y cuasi-carismáticas de una carrera periodística cercana al poder. La tradición periodística latinoamericana deriva del ejercicio político de los antiguos cronistas de la Colonia, quienes fungían como ojos de la monarquía española. Herederos de esa proximidad, periodistas mexicanos construyeron durante décadas dos formas de ejercicio periodístico: la orgánica, sometida a los intereses del Estado; y la divergente, atrincherada en la denuncia. Con la alternancia lenta, supuesta y dolorosa de la democracia, así como la incursión del país en el modelo turbo-capitalista, el periodismo fue traspasado como un bien inherente a los tratados comerciales, de las formas de poder estatal a los poderes del mercado. La “autoridad moral”, fama, prestigio internacional, talento, habilidad, acceso a los círculos de poder, notoriedad y otras virtudes del periodista reputado no son más que formas en que el capital económico o cultural se conoce y reconoce, parafraseando a Bourdieu. Estas cualidades, aunque parecen concernir exclusivamente al periodista, existen en la medida en que las políticas del mercado las avala. Estas políticas reconocen, en especial, las formas en que mucho del periodismo sobre el narcotráfico construye mitos y estereotipos del poder, pero también idealiza a las víctimas del mismo. Es como si el capital de esta información fuera extraído del sufrimiento del otro, mientras la mirada, como los ojos del colonizador, permanece en una trinchera privilegiada. Al hacer de las víctimas del narco el objeto de nuestro estudio, corremos el riesgo de hacer de la muerte una curiosidad etnográfica y, por ende, del periodismo una sofisticada forma de exclusión. Los consorcios mediáticos, al reproducir los mecanismos en que el poder opera, reproducen también la desigualdad, la represión, el exterminio de segmentos población enteros. Esto sólo puede llamarse violencia institucionalizada.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
BBC

Brexit: 3 aspectos que cambiarán en la vida de europeos y británicos tras la salida de Reino Unido de la Unión Europea

Este 1 de enero acaba el llamado "periodo de transición" en el que Londres y Bruselas mantuvieron la mayoría de las leyes de la Unión mientras negociaban su nueva relación. ¿Qué pasa ahora?
BBC
1 de enero, 2021
Comparte

Reino Unido abandonó la Unión Europea (UE) el pasado 31 de enero de 2020, pero los cambios más visibles para ciudadanos europeos y británicos de a pie se notarán en 2021.

Este 1 de enero acaba el llamado “periodo de transición” en el que Londres y Bruselas mantuvieron la mayoría de las leyes de la Unión mientras negociaban su nueva relación.

Y el pasado 24 de diciembre, tras varios meses de intensas negociaciones y cuatro años de terremoto político originado por el referendo del Brexit, ambas partes sellaron el acuerdo que definirá su relación futura por décadas.

Aunque esto evita el llamado “Brexit duro” -una salida del bloque sin acuerdo- europeos y británicos ya no contarán con las mismas libertades que antes.

El Brexit supone, entre otros cambios, el fin del libre movimiento de personas, la imposición de controles aduaneros y la limitación de servicios que antes fluían de un lado a otro sin mayores restricciones.

Las nuevas regulaciones están contenidas en un documento de más de mil páginas donde se abordan, además, otros puntos como la cooperación climática, de seguridad y transporte.

No se descarta que en el futuro se restablezcan algunas facilidades que se perderán al efectuarse el Brexit, pero en BBC Mundo resumimos algunos de los aspectos principales que cambiarán para el ciudadano de a pie a partir de este 1 de enero.

https://www.youtube.com/watch?v=17IOYOyeNf0

Travel

BBC

1. Estancias limitadas

Durante años, británicos y europeos viajaban de un lado a otro del canal de la Mancha y podían elegir libremente donde vivir y trabajar.

Dichas facilidades llegaron a su fin y ahora se necesitará un visado para estancias largas y motivos de trabajo.

Para viajes de turismo, sin embargo, británicos y europeos seguirán sin necesitar visas y podrán usar sus permisos de conducción para manejar en cada país.

En el caso de los británicos, ahora solo pueden permanecer en territorio de la UE un máximo total de 90 días en un período de 180 días consecutivos. Para visitas a Bulgaria, Croacia, Chipre y Rumanía se aplican otras reglas. Si se viaja a estos países, las visitas a otros países de la UE no contarán para el total de 90 días.

Los británicos también deberán garantizar que sus pasaportes tienen al menos seis meses de validez (y no más de 10 años de haber sido expedidos) y pueden verse obligados a declarar ante las autoridades europeas cuestiones como el motivo de su visita y el pasaje de vuelta desde la UE.

Boris Johnson al anunciar el acuerdo.

Getty Images
Reino Unido y la Unión Europea alcanzaron un costoso acuerdo para definir su relación futura el pasado 24 de diciembre, a solo una semana del plazo final.

Es muy probable que más adelante los británicos deban utilizar y pagar el ETIAS (el sistema de registro electrónico de la UE para viajeros exentos de visado).

Además, al pasar por los controles migratorios, en principio ya no podrán utilizar la fila rápida reservada a los ciudadanos de la UE, el Área Económica Europea (Islandia, Liechtenstein y Noruega) y Suiza, lo que podría dilatar esperas en fronteras y aeropuertos.

Los europeos, por otra parte, pueden permanecer hasta seis meses en Reino Unido.

Si se viaja para recibir un tratamiento médico privado el permiso podría extenderse. Lo mismo si eres académico y cumples ciertos requisitos. En esos casos, la estancia puede ampliarse hasta 11 y 12 meses respectivamente.

Británicos en una cola en el aeropuerto.

Getty Images
Los británicos tendrán que tomar filas rápidas distintas cuando a partir de ahora aterricen en territorio europeo.

Además, ya no podrán entrar en Reino Unido con su tarjeta de identificación a partir de octubre de 2021, a menos que hayan oficializado su estatus como residente, en cuyo caso no habrá cambios hasta 2025. Los demás tendrán que presentar su pasaporte.

Por otra parte, europeos y británicos seguirán contando con asistencia médica de emergencia durante los viajes de turismo tanto en Reino Unido como la UE.

Actualmente, esta asistencia médica es facilitada por una tarjeta sanitaria común con la que cuentan tanto europeos y británicos. Reino Unido planea expedir una nueva tarjeta para sus ciudadanos, pero en principio tendrá una cobertura muy similar a su homóloga europea.

Sin embargo, el gobierno británico aconseja comprar un seguro de viaje con cobertura médica antes de irse de vacaciones, incluso a la UE.

Además de estas consideraciones, también se impondrán límites a los artículos que cada ciudadano lleve consigo de un lado a otro y los pasaportes de mascotas europeos dejarán de ser válidos en Reino Unido.

2. Visados especiales para trabajar

Los europeos que quieran trabajar en Reino Unido tendrán que aplicar en línea para una visa y se les pedirá una oferta de trabajo, suficiente nivel de inglés y un salario de al menos 25.600 libras al año (US$34.189), entre otros requerimientos que juntos conforman un sistema basado en puntos.

Y los ciudadanos británicos que quieran vivir y trabajar en algún país del bloque deberán cumplir los requisitos del sistema migratorio de donde quieran establecerse.

Vista de la zona financiera de Londres este diciembre.

Getty Images
Trabajar en Reino Unido no será tan sencillo como antes para los europeos, quienes deberán solicitar una visa con varios requerimientos.

Así también, algunas profesiones ya no serán homologadas de forma automática como antes, por ejemplo la arquitectura, la medicina o la enfermería.

Sin embargo, aquellos ciudadanos que ya vivían en Reino Unido y la UE antes del final de 2020 tienen sus derechos garantizados y solo necesitan formalizar su estatus como residentes.

Las nuevas regulaciones no aplican en el caso de Irlanda, que en materia de viajes y migración tiene una serie de arreglos con Reino Unido que son anteriores a la entrada de ambos en la Unión Europea, la llamada Área de Viaje Común (Common Travel Area o CTA).

Principales consecuencias tras el Brexit, en cuatro puntos

  • Fin de la libertad de movimiento: Se puede seguir viajando sin visa, pero solo para estancias cortas.
  • Visados para trabajar: Reino Unido implantará un nuevo sistema basado en puntos y la UE aplicará las reglas para terceros países.
  • Salida del mercado único: No habrá tarifas adicionales entre exportaciones e importaciones, pero se impondrán controles de seguridad en aduanas que podrían dilatar el intercambio fluido de bienes.
  • Excepciones: Las consideraciones anteriores no aplican para Irlanda del Norte ni europeos ni británicos con residencia oficial y regularizada en Reino Unido y la UE.
Short presentational grey line

BBC

Fin del programa Erasmus

El nuevo acuerdo de libre comercio entre Londres y Bruselas no impidió la ruptura del programa Erasmus para los estudiantes universitarios.

Reino Unido no participará más en este esquema en que se facilitaba que los universitarios europeos estudiaran durante un semestre o año fuera de sus países de origen en otro Estado miembro.

Boris Johnson anunció en su lugar otra alternativa para los estudiantes británicos, aunque aún no se han revelado suficientes detalles.

Los estudiantes en Irlanda del Norte sí continuarán en dicho programa como parte de un pacto con el gobierno de la República de Irlanda.

Trade

BBC

3. Bienes y servicios

En este aspecto, el haber conseguido un acuerdo ha salvado a muchos de un aumento considerable de precios en muchos productos que Reino Unido importa desde la UE y viceversa.

Y es que ambas partes acordaron no imponer tarifas ni costos adicionales al flujo de bienes, lo que en principio beneficia tanto a exportadores como importadores a ambos lados del canal.

Camionero en Dover, Reino Unido.

Getty Images
A pesar del acuerdo de libre comercio entre Londres y Bruselas, se introducirán controles migratorios y aduaneros que obstaculizarán el fácil flujo de antes.

Sin embargo, serán necesarios nuevos controles fronterizos y trámites burocráticos antes no existentes, lo que podría provocar demoras y disrupciones en las cadenas de suministro.

Esos controles, sin embargo, no se impondrán en Irlanda del Norte. Esto es porque comparte frontera terrestre con la República de Irlanda, miembro de la UE, y permanecerá de forma efectiva dentro del mercado único europeo.

Por otra parte, los proveedores de servicios británicos tendrán que adecuarse a las reglas de cada Estado miembro o relocalizarse en la UE si desean continuar operando como hoy.

Otro aspecto en que se insiste que tanto europeos como británicos deben estar alertas es el posible cambio en las tarifas de roaming para celulares.

Mujer hablando por teléfono en Roma.

Getty Images
Los ciudadanos tendrán que estar atentos a lo que dicten los proveedores de internet en materia de roaming.

Antes, un británico o europeo podía disfrutar de la misma tarifa contratada en su país de origen en cualquier Estado miembro de la UE.

Reino Unido y la UE han dicho que cooperarán en “justas y transparentes tarifas para el roaming internacional”, pero nada detiene que viajeros británicos y europeos no sean cobrados por usar su teléfono en uno u otro territorio.

De cualquier forma, las compañías proveedoras serán las encargadas de mantener las mismas condiciones o de lo contrario fijar nuevas tarifas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=TX16kTOyqzo&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.