El oasis automotriz
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El oasis automotriz

La industria de los autos ha sido un oasis en medio de la crisis, actualmente genera el mayor ingreso de divisas por encima del turismo, las remesas y el petróleo.
Cuartoscuro
Por Javier Risco
2 de marzo, 2013
Comparte

Álvaro López vive en la ciudad de Puebla, y como su padre, trabaja en la planta de producción de la automotriz Volkswagen. Tiene 28 años, es ingeniero y es coordinador de Nave 84, encargada de la producción del Nuevo Jetta de exportación a Norteamérica. Tal vez no lo sabe, pero ese automóvil que supervisa fue el vehículo automotor de mayor exportación en 2012. Como él, 1.7 millones de mexicanos son parte de la industria automotriz, un millón de manera directa y casi 700 mil de manera indirecta, lo que representa una cuarta parte de la población ocupada en el sector manufacturero.

Planta_Volkswagen-4

La industria de los autos ha sido un oasis en medio de la crisis, actualmente genera el mayor ingreso de divisas por encima del turismo, las remesas y el petróleo. El año pasado este sector le dio al país 32 mil 244 millones de dólares, casi 200 por ciento más que la derrama económica producida en el año 2000, y 11 por ciento más que en 2011, según datos del Banco de México. ¿Pero cuál ha sido el secreto de esta industria? Eduardo Solís, Presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), señala cuatro razones de peso; la primera la atribuye a una suerte del destino, la localización geográfica, México se encuentra en una posición privilegiada para la exportación de productos a Estados Unidos, Japón y Europa; la segunda razón, la importante cantidad de tratados comerciales y las facilidades arancelarias con más de cuarenta países; otro punto a considerar es que el mercado mexicano se ha convertido en el principal proveedor de autopartes a nivel mundial, una de cada tres se produce en México; y por último el talento de los cientos de miles de trabajadores en nuestro país.

Del talento, Antonio Durán, periodista especializado en la industria automotriz señala que es fundamental “separar el término mano de obra, como sinónimo de barato o poco calificado”, México se ha convertido en productor de maquila calificada; “los obreros mexicanos se van a Japón, Alemania y Estados Unidos, además la especialización existente en las Universidades del país ha impulsado para que México participe en el mejoramiento de autopartes”. Aunque puede sonar como una buena noticia esta especialización también exhibe la incapacidad del país para dar el paso en materia de diseño y tecnología automotriz; Thomas Karig Vicepresidente de relaciones corporativas de Volkswagen México, cuando se le pregunta acerca del papel de nuestro país como generador de diseño, advierte que por el momento el desarrollo de nuevos autos seguirá estando en manos de países como Alemania, Estados Unidos y Japón; afirmación que coincide con la visión del periodista especializado, Antonio Durán, que da una prospectiva de producción de más de 3 millones 200 mil unidades anuales en un periodo no mayor a cinco años.

La industria automotriz está repleta de cifras positivas, tal vez sustentada por la frase “de lo perdido lo que aparezca”, sus competidores, el turismo ha sido golpeado por los preocupantes cifras de la inseguridad; el petróleo se sustenta en una empresa –Pemex- que vive al día; y las remesas que se han mantenido estables por la incertidumbre de una reforma migratoria. Sin embargo la principal preocupación de la industria automotriz es el mercado interno. Según el informe “Diálogos con la industria Automotriz 2012-2018”, el principal reto es reactivar el mercado de casa para activar su potencial, esto incluye mejorar la antigüedad del parque vehicular, tanto en vehículos ligeros como en transporte pesado; y el punto dos y tal vez el que más problema causa “ordenar la importación de vehículos usados provenientes de Estados Unidos”, para Eduardo Solís, presidente de la AMIA, frenar y regular los llamados “autos chocolate” es la prioridad número uno de la asociación.

WV-Mexico-4

Mientras la industria vive este auge, las historias de vida se alejan de la macroeconomía y celebran la difícil comprensión de la palabra “estabilidad”. Héctor Muñoz tiene 48 años es técnico en “Calidad de Motores” en la planta de VW, Puebla, con 12 mil pesos al mes la vida le sonríe desde su punto de vista, por llevar en su trabajo 20 años. Viene de una familia de comerciantes; “estar en la planta me ha dado seguridad, la seguridad de tener a dos de mis hijos en la universidad estudiando la carrera de ingeniería”. Héctor representa al mexicano de la clase media, de acuerdo a información del Banco Mundial, 17 por ciento de la población en nuestro país entró a este estrato social entre 2003 y 2009. Como él encontramos también la historia de José Alvarado Mexicano, de 42 años, desde los 19 años trabaja en la planta, a pesar de la crisis el trabajo desde su punto de vista ha sido el mismo “hay estabilidad siguen saliendo muchos autos, seguimos sacando muy bien la producción” nos dice apurado mientras mira su reloj, no quiere perder su bono de puntualidad.

El empleo se cuida, no confundamos la situación de un país con el espejismo de una industria, durante enero de 2013, 2.7 millones de personas en México no tuvieron un empleo en el mercado laboral, la tasa de desempleo repuntó para ubicarse en 5.42 por ciento, mientras que en el mismo periodo de 2011 se ubicaba en 4.90 por ciento de la Población Económicamente Activa. De hecho, la generación de empleo formal registró un retroceso en enero pasado respecto a su nivel el año pasado, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, al iniciar 2013 se generaron 35,694 plazas, 30 por ciento menos a tasa anual. En ero de 2012 se generaron poco menos de 51 mil puestos de trabajo. De esta cifra todavía hay que clasificar el tipo de trabajo, de los 35 mil empleos creados 33 por ciento fue de tipo permanente, mientras 67 por ciento de tipo eventual, de aquí la frase anteriormente usada en el texto de la difícil comprensión de la palabra “estabilidad” en el vocabulario laboral mexicano.

Todo indica que la industria automotriz mantendrá cifras positivas, la inauguración de nuevas plantas; como la de Silao, Guanajuato, de Volkswagen; o la planta de Audi en Puebla la cual empezará a funcionar en 2016; la nueva fábrica del gigante japonés Nissan en Aguascalientes, todos ejemplos exitosos de inversión extranjera directa, que inyectan certidumbre en el mercado mexicano.

Al final los números que rigen las economías se reducen a historias como las de Álvaro López, un joven ingeniero industrial mexicano que tiene en su manos la producción del automóvil más exportado a Estados Unidos, sus objetivos: seguir produciendo un auto cada 35 segundos y mantener un trabajo que, de manera atípica en este país, podría durarle toda la vida.

Destino final

Estados Unidos sigue siendo el principal destino de los vehículos mexicanos que se exportan, con casi 64 por ciento de participación, muy por encima del 16.4 por ciento que se distribuye en Latinoamérica y del 8.7 por ciento en Europa.

Los autos de mayor exportación en 2012 fueron:

1) Nuevo Jetta
2) Fusion
3) Journey
4) Silverado 2500
5) Sentra
6) RAM 2500
7) Versa.

Este reportaje fue elaborado en colaboración con el reportero Marlon Bishop y la organización Round Earth Media.Planta_Volkswagen-4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué algunas personas contraen COVID entre la primera y segunda dosis de la vacuna

Aunque varios países vayan avanzados en la vacunación, el virus sigue avanzando. Los expertos recomiendan seguir protegiéndose incluso después de ser inoculado.
10 de marzo, 2021
Comparte

La enfermera Maria Angélica Sobrinho, de 53 años, fue la primera en ser vacunada contra la covid-19 en la ciudad de Bahía en Brasil. Unos días después, empezó a mostrar síntomas y se le diagnosticó una infección por coronavirus.

Sobrinho no es la única persona que ha pasado por esto. En varios países del mundo se han reportado casos de otros pacientes que durante el intervalo de al menos 21 días entre la primera y la segunda dosis han contraído la enfermedad.

Es algo han aprovechado quienes difunden noticias falsas y bulos en las redes sociales para afirmar que los productos base de las vacunas podrían llegar hasta a matar.

Por ello, antes de alarmarse o compartir este tipo de informaciones, es preciso tener mucho cuidado y entender lo que está pasando.

Entonces ¿cómo es posible dar positivo por covid-19 entre la primera y segunda dosis de la vacuna?

Protección incompleta

Varias de las vacunas que ya se administran en distintos países requieren dos dosis para asegurar la protección completa, como la de Pfizer, Oxford/AstraZeneca, Coronavac, Moderna o Sputnik V.

El tiempo entre una dosis y otra varía según el fabricante. Pfizer recomienda dejar pasar 21 días y la Universidad de Oxford unos tres meses, por ejemplo.

Personal médico preparando una dosis de SinoVac.

Getty Images
Muchas de las vacunas que ya se administran requieren dos dosis para conseguir la protección máxima.

Ninguna vacuna disponible es capaz de proteger antes de que hayan pasado 14 días desde que se aplicó primera dosis, ya sea contra la covid-19 u otra enfermedad”, aclara la doctora Isabella Ballalai, vicepresidenta de la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones.

Con independencia de la tecnología, las vacunas suelen contener antígenos, unas sustancias que interactúan con el sistema inmune y crean los anticuerpos necesarios para combatir una futura invasión vírica.

La cuestión es que este proceso tarda un tiempo en completarse: las células inmunitarias necesitan reconocer los antígenos, “interactuar” con ellos y crear una reacción satisfactoria. Este trabajo suele tomar unas dos semanas.

Por ello es necesario que el paciente que reciba una primera dosis siga protegiéndose con el uso de mascarillas, el distanciamiento social y el lavado frecuente de manos entre otras medidas.

“Recibir las dos dosis tampoco implica estar liberado para tener una ‘vida normal’. Por lo que sabemos, la vacuna protege contra las consecuencias más graves de la covid-19, pero las personas inmunizas podrían seguir transmitiendo el virus a otros”, complementa Ballalai.

Si la vacunación también ralentizará la propagación del virus se está investigando en los estudios preliminares de los primeros meses de campaña.

Por lo tanto, mientras el virus continúe circulando a niveles altos y no haya una gran parte de la población vacunada, la recomendación es seguir las medidas de control y respetar las restricciones.

Panel informativo sobre el uso correcto de mascarillas en un aeropuerto.

Getty Images
A pesar de ir vacunados, es preciso seguir respetando las restricciones y medidas que impongan las autoridades.

Imposibilidad científica

Otro bulo que circuló recientemente señalaba la posibilidad de que la propia vacuna cause covid-19.

Pero eso, dice Ballalai, es absolutamente imposible.

“Los inmunizadores están hechos con virus inactivados y ni siquiera de milagro podrían causar la enfermedad“, dice la especialista.

Este, por cierto, es un mito que aparece cada año durante las campañas contra el virus de la influenza, que suele circular en otoño e invierno.

“El sujeto recibe la vacuna y unos días después presenta síntomas de gripe. Entonces llega a creer que la culpa es de la dosis aplicada”, apunta Ballalai.

De nuevo, la explicación está en el tiempo que se necesita para que proteja: mientras el sistema inmunológico no cese la producción de anticuerpos, el riesgo de infectarse con influenza (o coronavirus, en el ejemplo actual) es alto.

CoronaVac, la vacuna china, está hecha con virus inactivos, un modelo utilizado en la ciencia durante muchas décadas.

Como su nombre lo indica, los coronavirus presentes en ampollas se someten a un proceso con sustancias químicas y cambios de temperatura que lo inactivan y eliminan cualquier posibilidad de que invadan las células y se repliquen en nuestro organismo.

Ampollas de CoronaVac.

Getty Images
La vacuna CoronaVac se basa en virus inactivos y es imposible que produzcan la enfermedad en el organismo.

Cuidados y recomendaciones

También es importante saber que los efectos adversos de las vacunas son poco frecuentes, pero posibles.

“El individuo puede tener fiebre, malestar y un poco de dolor”, ejemplifica Ballalai.

Si el malestar no desaparece después de unos días o se vuelve más intenso, es importante buscar consejo médico.

Se debe al hecho de que estos síntomas incluso pueden ser causados ​​por el efecto de las vacunas, pero también son característicos del propio covid-19 y sería importante descartarlos.

Con más de 200 millones de dosis de vacunas contra la covid-19 administradas por el mundo y la rapidez con que se sigue inoculando en ya varios países, de momento no hay noticias sobre efectos colaterales preocupantes que justifiquen la paralización de las campañas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.