"Ingoogleable": aquello de no existir en Google
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

"Ingoogleable": aquello de no existir en Google

Hay quienes buscan intencionalmente no ser encontrados por el gigante buscador.
28 de marzo, 2013
Comparte

google_glasses-766928La palabra ‘ingoogleable’ -ungoogleable en inglés- fue eliminada de la lista de las nuevas palabras suecas después de una guerra de marcas. Pero surge la pregunta de qué se puede encontrar o no en un servidor de búsqueda en línea.

Hoy Google parece ser la fuente de toda la información.

Es tan extraño concebir que algo hoy en día no sea encontrado al buscarlo en Google que se ha generado un adjetivo para describirlo.

El término ‘ingoogleable’ ha saltado a los titulares después de la disputa entre el buscador y las autoridades de la lengua en Suecia.

El Consejo de Lenguaje de Suecia quería incluir ‘ingoogleable’ en su lista anual de nuevas palabras, pero definió el término como “algo que no podía ser encontrado en ningún buscador en línea”.

Google pretendía que la definición sueca se refirirera sólo a búsquedas en Google, y el Consejo optó entonces por eliminar la palabra completa para evitar una batalla legal.

La disputa pone sobre la mesa la pregunta de qué significa ser ingoogleable. O más específicamente, ¿hay todavía cosas imposibles de encontrar en un servidor de búsqueda en línea?

Si la respuesta es sí, ¿hará parte de una estrategia deliberada?

Ser “ingoogleable”, bendición o maldición

Una firma que escogió llamarse a sí misma ‘367’ podría entender que su nombre es como pegarse un tiro en el pie, ya que cuando la gente lo busca en Internet se encuentra con varias rutas de buses antes de llegar a la empresa.

Una situación similar podría enfrentar un persona con un nombre común al tratar de promover sus publicaciones. Mark Smith en un buscador puede resultar en miles de otros Mark Smiths antes de llegar al que realmente es.

Pero hay quienes buscan intencionalmente ser ingoogleables.

Internet, a diferencia de los humanos, tiene una memoria casi perfecta. Por eso es tan útil. Pero esa memoria también puede ser un estorbo para algunos.

Imagine que la fotografía de una situación comprometedora de alguien en la universidad fue subida a internet. ¿Qué pasa cuando por ejemplo esa persona trata de conseguir trabajo como abogado?

Para situaciones como esas, existen compañías dedicadas a sacar gente de las listas de los buscadores en línea.
“La ingoogleabilidad significa cada vez más privacidad”, dice Cameron Hulett, director ejecutivo de marketing digital de la empresa Undertone.

“Hay firmas que manejan la reputación en línea de las personas, aunque llegar a ser ingoogleable es la forma extrema, porque no se limita sólo a manejar la situación, sino se trata de eliminar todo lo que existe”, agrega.

Luego de eso están además las redes en línea que son una especie de lugares de subasta donde la gente comercia drogas, material erótico y otros asuntos prohibidos.

Sitios web como esos usan softwares para crear redes anónimas. Frente a sitios web cuestionables que son inaccesibles, un buscador puede decidir si restringe el acceso de los usuarios.

Pero el deseo de ser ingoogleable va más allá de estos temas. El profesor Ralph Schroeder, del Instituto de Internet de Oxford, llama la atención sobre los activistas prodemocracia en China que siempre necesitan operar desde el anonimato para evitar ser obstaculizados en sus actividades.

Podría también ser tan simple como un quiz que pretenda evitar la trampa.

Tratar de ser más inteligente que Google fue popular por un rato. El término “Googlewhack” hace referencia a cuando una búsqueda en Google de dos palabras arroja un solo resultado.

El comediante Dave Gorman escribió un libro sobre el tema después de descubrir que una frase en su sitio web “Francophile namesakes” sólo arrojó un resultado.

En la actualidad, sin embargo, mucha gente que usa Google seleccionará una de las opciones que le ofrece el autocompletado del buscador, así que toparse con un Googlewhack es improbable.

Los Paywalls son otro factor. Frecuentemente usados por publicaciones académicas y medios de comunicación como The New York Times o Financial Times, restringen parte de los contenidos -a suscriptores por ejemplo- que pueden ser encontrados en Google.

No existir en Google

Usuario del servicio de Google. Foto: Google.com.

Usuario del servicio de Google. Foto: Google.com.

Para algunos, ser ingoogleable equivale a ser incognoscible. Se trata de mantener la mística de sí mismo.

Irene Serra escogió deliberadamente el nombre ‘–isq’ para su banda para hacerla difícil de encontrar en línea.

Como el nombre contiene un signo de guión, los buscadores no encuentran resultados con facilidad. La banda tiene un sitio web pero no quiere que sea fácil de encontrar.

“No queríamos dar todo de una sola vez”, dice Serra, “si la gente quería saber de nosotros tenía que hacer un poco más de esfuerzo. Finalmente cuando nos encuentran, tenemos mucho en el sitio”.

Esta condición les permite también mantener el control de todos los dominios de su nombre.

Seb Mower, consultor en optimización de buscadores en línea, dice que incluso las cosas ingoogleables pueden ser encontradas.

La mayoría de la gente que usa Google lo hace con prisa, pero un poco de tiempo para pensar puede mejorar el resultado de la búsqueda.

Por ejemplo, la banda -isq aparece en las listas de Google si se escribe entre comillas en la ventana de búsqueda. Así: “-isq”.

“Donde Google realmente lucha”, dice Mower, “es en mostrar imágenes de texto. Si usted quiere todos los números pasados de la revista Times, ninguna de esa información se podría poner en un índice”.

Para algunos, al parecer, ser ingoogleable es desafortunado. Pero para otros, la ignorancia de los algoritmos de Google es una bendición.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

A un año del COVID: ¿cómo se determina cuándo finaliza una pandemia?

El 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al brote de un nuevo tipo de coronavirus una "pandemia". Te contamos qué metas deben alcanzarse para salir de la emergencia sanitaria.
11 de marzo, 2021
Comparte

China reportó los primeros casos de un nuevo tipo de coronavirus a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el último día de 2019 -de ahí que se lo bautizara “covid-19”-, pero el organismo lo declaró oficialmente una “pandemia” el 11 de marzo, hace un año.

Esta enfermedad viral se sumó así al grupo de los grandes brotes que afectaron la salud global a lo largo de los tiempos, como la peste negra, la viruela, la gripe de 1918-9 y, más recientemente, el VIH/Sida y la influenza A (H1N1).

Ninguna de esas enfermedades representa hoy una amenaza a la humanidad. Incluso una -la viruela- llegó a erradicarse.

¿Qué debe ocurrir para que el covid-19 también deje de ser considerado una pandemia?

¿Cuáles son las metas que deben alcanzarse?

La respuesta más directa surge de analizar la definición de lo que constituye una pandemia.

Según la Real Academia Española, es una “enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región”.

Por lo tanto, se infiere que el covid dejará de ser pandémico cuando ya no tenga un alcance tan grande.

Pero ¿quién define el umbral y cómo se determina?

Incluso si la OMS decidiera que se terminó la pandemia, serán cada uno de los países -o incluso de los Estados o provincias- los que determinarán cuándo termina la emergencia sanitaria y pueden levantarse las cuarentenas y restricciones.

Aquí te explicamos qué criterios epidemiológicos podrían utilizarse para decidirlo.

No más contagios

La forma más clara de determinar el final de una pandemia sería que ya no haya circulación del SARS-Cov-2, el virus que causa el covid-19.

Click here to see the BBC interactive

En la actualidad (al 11 de marzo de 2021) solo 14 países o territorios de todo el mundo están libres de covid, según la OMS, y de ellos 12 son islas en el Pacífico o Atlántico (que debieron cerrar sus fronteras para poder mantener afuera al virus).

A nivel global hay unas 117 millones de personas infectadas y cerca de 2,6 millones de víctimas fatales, cifras que siguen aumentando día a día.

Por lo tanto, la meta de frenar completamente la transmisión del coronavirus parece muy lejana, si no imposible.

Esto, a pesar de que ya existen ocho vacunas que previenen la enfermedad y que al menos 125 países y territorios comenzaron a vacunar a su población.

Click here to see the BBC interactive

Incluso en Estados Unidos, el país qué más dosis ha administrado hasta el momento (más de 90 millones), los expertos advierten que será casi imposible alcanzar los niveles de vacunación necesarios -por encima del 75% de la población- para lograr la anhelada meta que algunos allí han bautizado #ZeroCovid.

Si consideramos, además, que fuera de EE.UU. y un puñado de países como Israel, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido y Chile, la vacunación viene a un ritmo muchísimo más lento, y que, encima, siguen surgiendo nuevas cepas del virus que podrían reducir la efectividad de las vacunas, puede prácticamente descartarse que el coronavirus sea vencido por knock-out gracias a la inoculación, como esperaban algunos.

Inmunidad de rebaño

No obstante, la vacunación sí puede contribuir a otra forma de poner fin a la pandemia, la llamada inmunidad de rebaño o colectiva.

Esta se logra cuando una porción amplia de la población se vuelve inmune al virus, por lo que se reduce fuertemente su circulación.

La teoría es que, si suficientes personas son resistentes a la enfermedad, los más vulnerables quedan protegidos de un posible contagio.

Científicos británicos estimaron que la inmunidad de rebaño en el caso del covid-19 se lograría cuando aproximadamente el 60% de la población haya estado expuesta al SARS-Cov-2.

Esta exposición puede ser natural, a través de una infección, o gracias a una vacuna.

Con cada vez más personas infectadas o inoculadas con el coronavirus, ¿será esta la salida de la pandemia?

Mujer recibiendo vacuna

iStock
Cada vez más personas recibirán la vacuna o contraerán el covid, ¿podremos alcanzar la inmunidad colectiva?

No en el corto plazo, según la OMS.

A finales de diciembre, el organismo advirtió que “las encuestas de seroprevalencia sugieren que en la mayoría de los países, menos del 10% de la población ha sido infectada con covid-19”.

En tanto, aunque las estadísticas sobre vacunación muestran que hasta el momento se han administrado más de 300 millones de dosis antivirales, las personas inmunizadas serían muchas menos, ya que la mayoría de las vacunas requieren dos dosis.

Si bien se trata de un avance científico enorme, logrado en tiempo récord, su impacto sigue siendo limitado si consideramos que en el mundo viven más de 7.700 millones de personas.

Lo otro que complica alcanzar la inmunidad de rebaño es que las personas infectadas con covid no necesariamente están protegidas contra la enfermedad.

“Todavía no se sabe con certeza cuánto dura la inmunidad de este coronavirus, pero basados en los coronavirus que ya existen y que infectan a la población regularmente, como los coronavirus que causan resfriado, sabemos que la gente se contagia con estos virus una y otra vez”, advirtió a BBC Mundo Jeffrey Shaman, profesor de Ciencias de salud ambiental de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

“Todavía estamos aprendiendo sobre la inmunidad al covid-19”, coincidió, por su parte, la OMS en su reporte.

“La mayoría de las personas que están infectadas con covid-19 desarrollan una respuesta inmune en las primeras semanas, pero no sabemos qué tan fuerte o duradera es esa respuesta inmune”.

“También ha habido informes de personas infectadas con covid-19 por segunda vez”, advirtió.

Un hombre en la cama soplándose la nariz

iStock
La esperanza es que el covid-19 se transforme en una especie de gripe.

Como la gripe

Por todo esto, muchos creen que la salida de la pandemia no se dará ni eliminando el covid, ni logrando una inmunidad colectiva superior al 60%.

Se dará cuando logremos tener la enfermedad suficientemente bajo control.

¿Qué significa esto? Que la cantidad de infecciones, hospitalizaciones y muertes ya no serán considerados una emergencia sanitaria.

Un reciente artículo en la revista The Atlantic estimó que en EE.UU. ese umbral se alcanzaría cuando haya menos de 100 muertes al día.

¿Por qué 100? Porque esa es la cantidad aproximada de personas que fallecen cada año a causa de la influenza (gripe).

Joseph Eisenberg, epidemiólogo de la Universidad de Michigan, dijo a la revista que ese nivel de mortalidad es “ampliamente considerado aceptable por el público”.

Las comparaciones con la gripe no son antojadizas.

Son varios los expertos que creen que el coronavirus podría eventualmente convertirse en un problema endémico, con picos estacionales, como los distintos virus de influenza.

A medida que más personas se exponen al covid, lo esperable es que comiencen a bajar las tasas de transmisión e infección.

A la vez, el SARS-Cov-2 podría ir mutando para ser menos dañino, como ocurre con muchos virus que tienden a ser más agresivos cuando recién aparecen y luego se hacen menos letales para poder sobrevivir.

https://www.youtube.com/watch?v=kWa06mmJT4U&t=15s

Seguramente seguiría habiendo brotes, como ocurre con la influenza, pero la esperanza es que el desarrollo de nuevos medicamentos para tratar la infección podrían hacerla menos mortal.

“Lo que esperamos es lograr niveles de la infección que sean controlables y que el virus se vuelva cada vez menos severo, para lograr un equilibrio en el que la endemicidad de este patógeno no sea tan mala para la mayoría de la gente”, señaló a BBC Mundo el profesor Shaman, quien en octubre publicó un estudio en la revista Science sobre el potencial del covid de volverse endémico.

“Ese sería el tipo de estabilidad que nos permitiría vivir con este virus y, a la vez, volver a algún tipo de normalidad”, afirmó.

¿Cuánto tiempo tardará?

Otro trabajo publicado en Science en enero por científicos de la Universidad de Emory y la Universidad Estatal de Pensilvania, estimó el plazo, utilizando un modelo matemático para reproducir la propagación del virus.

Su conclusión fue que “domar la pandemia” -es decir, que el covid-19 se haga endémico- tardará entre un año y una década.

Por su parte, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, fue más preciso.

En agosto pasado, estimó que la pandemia terminará “en menos de dos años”, o sea, antes de mediados de 2022, un poco menos de lo que tardó en superarse la gripe de 1918-9, la mayor pandemia del siglo XX.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.