Policía de NY arresta por llevar condones en la bolsa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Policía de NY arresta por llevar condones en la bolsa

Si eres un chica blanca de clase media como yo, probablemente estarás a salvo. Pero pongamos que eres una trabajadora sexual, o un niñato gay al que acaban de echar de casa.
Por Molly Crabapple
10 de marzo, 2013
Comparte

a3002a9ea24e3aba4d5198b94f8df028La mujer preguntó al agente Hill por qué la habían detenido.

Llevaba unos shorts de mezclilla y una playera ajustada roja. Hacía media hora que estaba ahí de pie, al aire libre. Tuvo una conversación con un hombre que pasaba por ahí. Cuando el agente Hill le registró el bolsó, encontró un condón y un dolar veinticinco.

La detuvo por “merodear con el propósito de ejercer la prostitución.” Para apoyar la declaración rellenó una casillas especificando qué llevaba puesto y cuántos condones cargaba en la bolsa.

En la web PROS, leí un estudio llamado “Crisis de salud pública” sobre cómo el NYPD (el departamento de policía de Nueva York) arresta por llevar condones encima y me acordé de todas esas camisas apretadas que he llevado muchas veces, caminando sin rumbo alguno, en deliciosos días de primavera. Y pensé: esa podría ser yo o cualquiera de mis amigas.

El NYPD te puede detener por llevar condones, pero eso depende de quién seas. Si eres un chica blanca de clase media como yo, probablemente estarás a salvo. Pero pongamos que eres una trabajadora sexual, o un niñato gay al que acaban de echar de casa. Pongamos que eres una mujer transexual que ha salido a cenar con su novio. O quizá ya te hayan detenido por ser una trabajadora sexual. Quizá algún policía retrasado piensa que pareces una puta.

Entonces no estás para nada a salvo.

Como la mayoría de bromas crueles del sistema judicial, no sabes que te puede pasar algo así hasta que te pasa personalmente. Monica Gonzalez es enfermera y abuela. En el año 2009, el agente Sean Spencer la detuvo por prostitución mientras estaba de camino a urgencias con un ataque de asma. El condón que encontró resultó ser imaginario. Gonzalez interpuso una demanda después de que retiraran los cargos. Pero, de todas formas, si el condón hubiera sido real, ¿por qué debería haber sido arrestada?

Un arresto siempre es violento. El NYPD pueden romperte las costillas o no, pero en un proceso de detención en América siempre hay un tipo atándote las manos en la espalda, a punta de pistola, encerrándote en una jaula. Las celdas son cajas llenas de mierda, normalmente tan llenas de gente que no te puedes ni sentar. La policía puede dejarte ahí dentro durante tres días, lo suficiente como para perder tu trabajo. Parece obvio, pero lo digo porque la educada clase media suele banalizar estas detenciones. Hablan de “sacar a esa gente de la calle.” No se dan cuenta de que la constante amenaza de arresto es traumática hasta que les pasa a ellos o a sus hijos.

La prostitución en Nueva York es solo un delito menor, pero una condena puede dejarte sin bonos de alimentación o sin pensiones de vivienda. Mientras la sociedad finge querer que los trabajadores sexuales cambien de profesión, a la vez hace todo lo que puede para que eso no ocurra. La mayoría de acusados por prostitución suplican un acuerdo. Demasiado pobres y asustados para luchar, hombres y mujeres aceptan cargos que les perseguirán de por vida.

Existen dos tipos de arrestos por prostitución. Para decir que es “prostitución” el policía tiene que presenciar una oferta, pero para decir “merodear con el propósito de ejercer la prostitución” sólo necesita pruebas circunstanciales. En las declaraciones, los agentes sólo tienen que rellenar una serie de preguntas. ¿Estabas merodeando por una zona de prostitución? Según Karina Claudio, líder del grupo comunitario Make de Road, estas zonas pueden estar en cualquier sitio. ¿Ibas vestida de manera provocadora? ¿Hablaste con un hombre? ¿Estabas cerca de alguien que ha sido arrestado anteriormente por ser trabajador sexual? ¿Llevabas condones contigo?

Claudio dice, “Obviamente, hay un problema tan amplio con la ley que si vas con minifalda y camiseta ajustada en ‘un sitio donde hay prostitución’, puedes ser detenida. Esto es un juego de ruleta rusa.
Y más problemas tendrás si eres transexual. ”

En un estudio llevado por Make the Road, un 59% de los transexuales cuestionados han sido detenidos por la policía. Cristina, una mujer transexual estaba de marcha con su novio cuando le acusaron de prostitución al encontrarle condones en el brassier.

Hagamos una pausa un momento para imaginar qué les llevó a ese descubrimiento. Los policías se negaron a creer que ese tipo no era un cliente. Claudio dice,”Esto es lo que les pasa a nuestros miembros cuando van travestidos. Entran en tiendas, discotecas y restaurantes y son etiquetado como trabajadores sexuales por su aspecto e identidad sexual.”

Así es como te arrestan por llevar condones sin ser un trabajador sexual. Llevas condones para proteger tu salud y la de tus clientes. Incluso quizás conseguiste los condones en tu centro de salud municipal. Nueva York distribuye 40 millones de condones al año. La ciudad tiene su propia marca de condones, el logo son unas letras iguales que las de las líneas del metro.

Así que te detienen. Las pruebas necesarias para encerrarte son que llevas encima uno de estos condones de la marca de la ciudad.

Si no te detienen, la policía también tiene la curiosa manía de confiscarte los condones.

La red PROS tienen montones de historias viscerales. Una mujer blanca de 37 años en Coney Island nos dijo, “Me encerraron porque tenía un condón. No estaba prostituyéndome y, aparte de todo, se quedaron el condón.” Un trabajador puertorriqueño homosexual de 22 años nos contó que haga lo que haga está condenado. Él sólo quiere hacer dinero y protegerse de enfermedades. ¿Por qué les confiscan los condones? ¿Quieren que se mueran?

¿Cómo es que siguen pasando estas atrocidades? Ah, porque los trabajadores sexuales no importan.

Pues los trabajadores sexuales sí que importan. A sus amigos y familiares, a sus hijos y a sus padres, y a sus comunidades, les importan. Pero al poder no les importan, incluso cuando este mismo poder es el que paga para que le pongan un pañal haciendo realidad su fantasía todos los miércoles.

Los horrores son aceptados cuando no les pasa a la clase dominante.

El 90% de las personas que son detenidas y cacheadas son de color. Dado al trabajo de organizaciones comunitarias, los medios de comunicación tradicionales han informado que el NYPD rellena sus cuestionarios buscando hierba debajo de los testículos de adolescentes negros. Ahora también informan de que en un edifico de Clean Halls pueden empotrarte contra una pared o incluso arrestarte por no llevar tu carnet de identidad cuando sales a tirar la basura. Si las drogas y las armas son la excusa para atormentar a la gente negra, los condones son lo mismo para gays y mujeres.

Grupos de defensa de los derechos LGBT y trabajadores sexuales luchan contra el uso de condones como pruebas. El feminismo convencional no hace nada. Un movimiento que a gritos y muy justamente lucharon contra los farmacéuticos que se negaban a  preescribir la píldora anticonceptiva, ha mantenido un largo silencio y no han dicho nada sobre las mujeres que son encerradas por llevar otro tipo de anticoncepción encima.

El feminismo convencional debería recordar que la guerra sobre mujeres siempre empieza con la guerra sobre prostitutas. Más tarde se expandió e incluye a cualquiera excepto a las blancas virgencitas que se arrodillan ante Cristo en la iglesia. Hasta el año 1996, en Irlanda se encerraban a madres solteras y a víctimas de violaciones en Magdalene Laundries, donde las monjas les obligaban a purgarse de sus pecados imaginarios. Las monjas construyeron este recinto, Magdalene Laundries, para encerrar a trabajadoras sexuales. Diez mil mujeres murieron entre esas paredes. Vidas de mujeres de todos los ámbitos. Excepto de los más ricos, claro.

El proyecto de ley para que los condones dejen de ser pruebas se introdujo en 1999. Salud y derechos civiles llevan luchando contra eso durante más de diez años. Audacia Ray, fundadora de la organización activista Red Umbrella Project, dice que mientras muchos políticos apoyan el proyecto en privado, temen hacerlo público. No quieren ser vistos como que están a favor de la prostitución.

Si eres de Nueva York y piensas que está mal que encierren a la peña por tratar de protegerse a ellos mismos y a sus parejas del VIH, quizá deberías llamar al señor senador. En No Condom as Evidence encontrarás más información.

Las organizaciones benéficas no cambian las cosas. Lo que hace que cambien es la solidaridad. ¿Has estado algún día en shorts, tomando el sol con un condón en la cartera? ¿Tenías miedo de ser arrestada? ¿O es que te portas bien como mujer? ¿Eres miembro de la clase privilegiada? ¿O vas a dar la espalda a la violencia del sistema hasta que un día te pase a ti?

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 cifras que muestran cómo el COVID-19 está fuera de control en EU

Con la cercanía del invierno y ante la carencia de un plan gubernamental nacional para hacer frente a los nuevos brotes, los casos, las hospitalizaciones y las muertes se multiplican.
14 de noviembre, 2020
Comparte

La incertidumbre política y la emergencia sanitaria se cruzan en EE.UU.: mientras el gobierno de Donald Trump se enfoca en pedir recuentos y disputar el resultado de las elecciones, la pandemia de coronavirus vive su peor momento en el país.

Con la cercanía del invierno y ante la carencia de un plan nacional para hacer frente a los nuevos brotes, los nuevos casos, las hospitalizaciones y las muertes se multiplican.

Desde hace días, medios de EE.UU. críticos con la gestión de Trump habían señalado que el presidente, que pasó más de una semana sin hablar ante la prensa, no parecía mostrar interés en sus obligaciones y en el curso de la pandemia, mientras intenta revertir desde Twitter y los tribunales el resultado de los comicios.

En la tarde de este viernes, sin embargo, Trump apareció otra vez frente a las cámaras para prometer que una potencial vacuna estará lista ante de finales de año y descartó la posibilidad de que su gobierno imponga una nueva cuarentena para hacer frente a la pandemia.

“Este gobierno no se cerrará. Ojalá el… pase lo que pase en el futuro, ¿quién sabe qué gobierno será? Supongo que el tiempo lo dirá. Pero puedo decirles que este gobierno no irá a un cierre“, dijo.

TRump

Getty Images
Trump reapareció esta semana tras más de una semana sin dar una conferencia de prensa.

Un día antes, el doctor Anthony Fauci, la principal autoridad en enfermedades infecciosas del país, había llamado a redoblar los esfuerzos ante el aumento de los casos porque una vacuna efectiva, dijo, no iba a estar disponible de forma inmediata.

“La ayuda está en camino. Pero aún no está aquí”, afirmó.

Fauci no ha sido el único en llamar la atención sobre el creciente número de contagios en EE.UU.

Tom Frieden, exdirector de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), consideró que la nación atraviesa una “temporada peligrosa“, mientras el corresponsal médico de CNN, Sanjay Gupta, calificó la situación como un “desastre humanitario“.

En tanto, el epidemiólogo Michael Osterholm, quien recientemente fue nombrado miembro del grupo de trabajo sobre el coronavirus del presidente electo, Joe Biden, describió el panorama actual como un “infierno covid”.

Según Osterholm, aunque EE.UU. no el único lugar del mundo donde los casos repuntan de nuevo, la situación se vuelve más crítica por dos motivos: primero, porque es el país con más contagios y muertes en el mundo y, segundo, porque el gobierno saliente no parece interesado en tomar medidas de mitigación en lo que le queda en el cargo.

Nos podemos hacer una idea de lo sombría de la situación repasando algunas de las cifras que han sonado las alarmas de la comunidad médica y científica.

1. Un récord histórico de casos

Desde hace meses, EE.UU. ocupa la triste posición de ser el país con más casos y muertes por coronavirus del mundo.

De los más de 53 millones de contagios reportados a nivel global, más de 10,3 millones son de habitantes de Estados Unidos, casi un 20% del total global en una nación cuya población representa el 4% del planeta.

Pero si las cifras totales son alarmantes, lo que ha pasado en los últimos días ha sido motivo de preocupación mayor.

Solo el jueves, EE.UU. superó los 160.000 nuevos casos en un día, casi una semana después de cruzar el récord de los 100.000 contagios diarios.

Dos estados, Texas y California, fueron los primeros esta semana en reportar más de un millón de personas infectadas, mientras otros, como Florida, le siguen los pasos.

El aumento ha sido una tendencia en las últimas semanas en más de 40 estados y, según los modelos de varias universidades, la cifra podría ir a peor en los días venideros.

De acuerdo con los CDC, se prevé que antes del 5 de diciembre se reportarán entre 630.000 y 1.700.000 nuevos casos en el país, aunque la agencia señala que la estimación puede quedarse por debajo.

“Durante las últimas semanas, se han reportado más casos de los esperados en la predicción. Esto sugiere que el pronóstico actual puede no reflejar la gama completa de casos que se notificarán en el futuro. Las previsiones para nuevos casos deben interpretarse en consecuencia”, indica en su página web.

2. Creciente número hospitalizaciones

La escena es conocida: como pasó en la primavera y el verano, los hospitales de muchos estados comienzan otra vez a quedarse sin camas, ahora en una proporción mayor.

Actualmente, hay más estadounidenses hospitalizados con covid-19 en EE.UU. que en cualquier otro momento anterior de la pandemia.

Hasta el 12 de noviembre, más de 67.000 personas recibían atención hospitalaria tras dar positivo por coronavirus, según datos del Covid Tracking Project, un sistema de monitoreo de la pandemia.

Hasta este viernes, 17 estados reportaban un incremento general de hospitalizaciones.

pandemia

AFP
Actualmente, hay más estadounidenses hospitalizados con covid-19 en EE.UU. que en cualquier otro punto anterior de la pandemia.

El récord anterior se remontaba al 15 de abril, cuando Nueva York era el epicentro del covid-19 en EE.UU., y se reportaron 59.940 hospitalizaciones a nivel nacional.

El nuevo récord de hospitalizaciones muestra que hemos entrado en el peor período de la pandemia desde el brote original en el noreste (en Nueva York y estados cercanos)”, escribieron los creadores del Covid Tracking Project el miércoles.

3. Las muertes vuelven a aumentar

Los CDC registraban hasta este viernes más de 242.200 fallecidos, una tasa de mortalidad de 73 por cada 100.000 habitantes en EE.UU.

Y reportaron el 10 de noviembre 1.859 muertos por covid-19, la cifra más alta desde los más de 2.500 registrados el 25 de junio, un día anómalo pues para entonces la media semanal había estado cayendo hasta unos 600.

De hecho, el 10 de noviembre se superó por primera vez la cifra de 1.000 muertos de media en los siete días anteriores, algo que no pasaba desde agosto.

Trevor Bedford, analista del Instituto de Investigación Fred Hutchinson de Seattle, recordó en Twitter que las muertes durante la pandemia generalmente comienzan a aumentar tres semanas después de que se disparan los casos.

“Estimo que Estados Unidos reportará más de 2.000 muertes por día en tres semanas”, escribió.

corona

Getty Images
El número de casos positivos se ha multiplicado en las últimas semanas.

El modelo matemático del Institute for Health Metrics and Evaluation proyecta unas 399.162 muertes en EE.UU. para el 1 de febrero si se mantiene las condiciones actuales, pero si se flexibilizan aún más las medidas de protección, estima que la cifra rondaría los 513.657.

4. Situación crítica en numerosos estados

Si al inicio de la pandemia el epicentro estuvo más “concentrado” en algunos estados (como Nueva York y después Florida), ahora los epidemiólogos advierten que la situación es más complicada por el creciente número de casos que se reportan a lo largo y ancho del país.

Según tuiteó Frieden, esto se debe a que Estados Unidos entró en “la fase exponencial” de propagación del virus, por lo que es previsible que la situación empeore significativamente en la mayoría de los estados.

No obstante, aclaró que no todos los lugares están experimentando actualmente la misma tasa de propagación del covid-19.

“Por ejemplo, Dakota del Sur (el estado con la tasa más alta) tiene 100 veces más propagación que Vermont”, dijo.

corona

Getty Images
Las filas de autos para hacerse pruebas de coronavirus han vuelto a aumentar.

Numerosos estados y ciudades muestran otras cifras preocupantes.

  • El área de Minot, en Dakota del Norte, ha reportado más casos per cápita que cualquier otra parte del país.
  • El brote en Wisconsin ha aumentado más rápido que en cualquier otro estado.
  • El condado que incluye Los Ángeles ha reportado más casos de covid-19 desde el inicio de la pandemia que cualquier otro lugar.
  • Texas tiene más casos que cualquier otro estado y el mayor número de contagios en campus universitarios.
  • En la ciudad de El Paso, las autoridades han pedido el traslado de más morgues móviles ante el creciente aumento de muertes y han necesitado trasladar enfermos por vía aérea a otras localidades porque se han quedado sin capacidad en los hospitales.

“La gente no quiere escuchar que lo que está sucediendo en El Paso no es un evento aislado. Se convertirá en la norma”, le dijo el epidemiólogo Michael Osterholm a Yahoo Finance.

5. La Casa Blanca como epicentro

Para muchos medios de EE.UU., un reflejo de cómo la pandemia está fuera de control en el país es la propia situación en la Casa Blanca, en la que casi 200 personas, desde el presidente hasta miembros de su equipo servicio personal y de seguridad, han dado positivo o han tenido que aislarse por estar en contacto con el virus.

Más de 30 personas, incluido Trump, su esposa y su hijo menor, en fechas cercanas al evento para la nominación de Amy Conney Barret para la Corte Suprema.

El mismo presidente tuvo que ser hospitalizado y unas semanas más tarde varios asistentes del vicepresidente Mike Pence también se enfermaron.

A inicios de noviembre, tras un evento durante la noche de las elecciones en el que Trump se proclamó ganador cuando aún continuaban los conteos, se reportó un nuevo brote: el jefe de gabinete de Trump, Mark Meadows, uno de sus jefes de campaña y otra decena de funcionarios dieron positivo.

corona

Getty Images
Unos 130 imembros del Servicio Secreto se han contagiado o han tenido que aislarse por estar en contacto con el virus.

Este viernes, medios de EE.UU. reportaron que al menos 130 miembros del Servicio Secreto, que se encargan de la seguridad de Trump y la Casa Blanca, dieron positivo o han tenido que aislarse tras exponerse a personas enfermas con covid-19.

Además, al menos ocho miembros del personal del Comité Nacional Republicano, incluido el Jefe de Gabinete, Richard Walters, tienen el virus, según informó la organización.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.