México, ¡campeón Sub-20 de la Concacaf!
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

México, ¡campeón Sub-20 de la Concacaf!

El Tricolor terminó con cinco victorias, 15 goles anotados y sólo uno recibido.
4 de marzo, 2013
Comparte
Mexico_Campeon_sub 20

Foto: Cuartoscuro,

El capitán Antonio Briseño recibió de manos de Alfredo Hewitt, el trofeo que acreditó anoche a México como ganador del Campeonato Sub-20 de la Concacaf, donde el Tricolor terminó con cinco victorias, 15 goles anotados y sólo uno recibido.

Luego de la victoria por 3-1, sobre el conjunto de Estados Unidos, en el encuentro final desarrollado en la cancha del Estadio Cuauhtémoc, fue el recibimiento del trofeo, lo que engrandeció más la brillante competencia de los mexicanos.

Los fuegos pirotécnicos iluminaron el cielo y en el sonido local se escuchó “We are the champions”, de Queen, al tiempo que los seleccionados dieron la vuelta de los campeones vitoreados por su público que siempre los impulsó.

Los de Estados Unidos recibieron su medalla de subcampeón y también los de El Salvador, por el tercer puesto.

El trofeo “Juego Limpio” fue entregado a la Selección de El Salvador, el de mejor arquero fue para Richard Sánchez (México), el de goleador al panameño Amet Ramírez (con cuatro tantos) y al de mejor jugador fue para el capitán mexicano Antonio Briseño.

Golea Tricolor 3-1 a EU y da a México campeonato Sub-20 de Concacaf

Golazo de Julio “La Momia” Gómez destrabó un cerrado encuentro y al final la Selección de México goleó 3-1, a la de Estados Unidos para ganar el Campeonato Sub-20 de la Concacaf, en partido que se definió en tiempos extras, tras igualar 1-1 en los 90 minutos, en la cancha del Estadio Cuauhtémoc.

Jesús Corona inauguró el marcador al minuto tres y al diez fue igualado por Benjamín Joya, de penal, para que continuara un partido bien disputado por ambos conjuntos y con el resultado como un volado, hasta que llegaron los goles de Gómez, al 99 y de Jorge Espericueta, al 112 de penal.

El encuentro inició con la máxima expresión ofensiva y la primera oportunidad de gol se presentó con un mal despeje al centro del arquero Richard Sánchez, pero Daniel García envió por arriba su remate.

Un pase filtrado llevó a Jesús Corona a prolongar el esférico por lado derecho, para luego hacer remate e inaugurar el marcador al minuto tres, pero al nueve cometió mano Hedgardo Marín y un minuto después convirtió en gol el tiro penal Benjamín Joya, para el 1-1.

Jesús Escoboza mandó servicio desde su lado izquierdo y un solitario “Tecatito” Corona “voló” su disparo, cuando era más difícil que anidarlo, al minuto once, y a partir de ese momento bajó un poco la intensidad ofensiva del juego porque tuvieron más cuidado en las marcas.

Sánchez hizo una excelente salvada a remate con la cabeza de Shane ONeil, quien aprovechó un tiro de esquina a los 22 minutos y cinco minutos después llegó la oportunidad para Marco Bueno, que sacó disparo en el área, pero tapó un defensa.

Al 33, cometió falta el capitán Briseño en el área que el silbante no marcó penal y los estadunidenses continuaron con un ligero dominio a la ofensiva y buen orden defensivo.

Para el segundo tiempo salió un lastimado Armando Zamorano, por el ingreso de Jorge Espericueta y al minuto 55, hizo Josecarlo Van Rankin un disparo de media distancia que atrapó el guardameta de las “barras y las estrellas”.

Jesús Escoboza entró a velocidad por izquierda, se llevó un defensa y ya en el área realizó potente disparo que tapó con el cuerpo el arquero Cody Cropper, al 73.
Cuatro minutos después realizó Mario Rodríguez remate con la cabeza hacia abajo y el arquero Sánchez apenas metió la pierna para tapar y el esférico salió por arriba del larguero.

A los nueve minutos del primer tiempo extra, Julio “La Momia” Gómez aprovechó un tiro de esquina por derecha para realizar un remate de “tijera” en el área y hacer un golazo que hizo estallar de júbilo a todo el equipo y los más de 41 mil aficionados que llenaron el escenario.

Jesús Corona, quien hizo un extraordinario encuentro, ingresó al minuto 110 al área y fue jalado de la playera para que no anotara, cayó, el árbitro marcó penal y Jorge Espericueta cobró al lado derecho para el 3-1.

La locura se incrementó por el aseguramiento del título, en medio de porras, gritos, el canto del Cielito Lindo y las luces de las cámaras de los celulares que captaron el momento histórico del título número doce para México en esta categoría.

Un gran festejo organizaron los tricolores sobre la cancha al silbatazo final y los jugadores estadunidenses se quedaron con el deseo de ganar su primer título de este campeonato.

El trabajo del árbitro Enrico Wijgaarden, de Surinam, fue con varios desaciertos, amonestó a Antonio Briseño (minuto 30), Marco Bueno (91), por México, y a Daniel García (60) y expulsó a Shane ONeill (111), por Estados Unidos.

Alineaciones

México: Richard Sánchez, Francisco Flores, Antonio Briseño, Hedgardo Marín (Abel Fuentes, 58), Bernardo Hernández, Armando Zamorano (Jorge Espericueta, 46), Josecarlos Van Rankin, Uvaldo Luna (Julio Gómez, 74), Jesús Escoboza, Jesús Corona y Marco Bueno.
DT: Sergio Almaguer

EU: Cody Cropper, Shane ONeil, Javan Torre (Brandon Alle, 106), Juan Pablo Oceguera, William Trapp, Benjamín Joya, Dilon Serna, Miguel López, José Villareal, Daniel García y Mario Rodríguez.
DT: Tab Ramos.

Aquí puedes ver un video con los mejores momentos del partido:

NTX

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los 'hijos de Chernóbil': qué revela el primer estudio genético de los descendientes afectados por el accidente nuclear

Una de las grandes interrogantes del mayor accidente nuclear de la historia se ha resuelto, 35 años después.
23 de abril, 2021
Comparte

Una de las grandes interrogantes del mayor accidente nuclear de la historia parece haber encontrado una respuesta, 35 años después.

Cuando el reactor número cuatro de la central de Chernóbil explotó en la madrugada del 26 de abril de 1986, la ciudad del norte de Ucrania se volvió un pueblo fantasma y la vida de decenas de miles de personas quedó marcada por el desastre atómico.

Desde entonces, muchos de los sobrevivientes han tenido que lidiar con enfermedades vinculadas a la radiación a la que se vieron expuestos y con la incertidumbre de qué podría pasar con sus descendientes, los llamados “hijos de Chernóbil“.

Y es que una de las preguntas que ha inquietado por décadas tanto a científicos como a sobrevivientes es si los efectos de la radiación nuclear podría pasar a los descendientes.

Ahora, por primera vez, un estudio genético ofrece luces sobre el asunto y sus resultados acaban de ser publicados en la revista Science.

La investigación, dirigido por la profesora Meredith Yeager, del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) de EE.UU., se centró en los hijos de los trabajadores que se alistaron para ayudar a limpiar la zona altamente contaminada alrededor de la planta de energía nuclear (los llamados liquidadores).

También fueron estudiados los descendientes de los evacuados de la ciudad abandonada de Pripyat y otros asentamientos en un radio de 70 km alrededor del reactor.

A los participantes, todos concebidos después del desastre y nacidos entre 1987 y 2002, se les examinó el genoma completo.

Y el resultado fue una sorpresa para muchos de los implicados.

Los resultados

El estudio no halló un “daño adicional al ADN” en los niños nacidos de padres que estuvieron expuestos a la radiación de la explosión de Chernóbil antes de ser concebidos.

“Incluso cuando las personas estuvieron expuestas a dosis relativamente altas de radiación, en comparación con la radiación de fondo, no tuvo ningún efecto en sus futuros hijos”, le explicó la profesora Gerry Thomas, del Imperial College de Londres, a la periodista de la BBC Victoria Gill.

Thomas, que ha pasado décadas estudiando la biología del cáncer, en particular los tumores que están relacionados con el daño de la radiación, explicó que este estudio fue el primero en demostrar que no existe un daño genético heredado tras la exposición a la radiación.

“Hay muchas personas que tenían miedo de tener hijos después de las bombas atómicas . Y también personas que tenían miedo de tener hijos después del accidente en Fukushima, porque pensaban que su hijo se vería afectado por la radiación a la que estaban expuestos”, recuerda.

"Liquidadores"

Getty Images
Los “liquidadores” eran personal llamado para ayudar con las operaciones de limpieza después del desastre.

“Es muy triste. Y si podemos demostrar que no hay ningún efecto, con suerte podemos aliviar ese miedo”, agrega.

Thomas no participó en el estudio, aunque ella y sus colegas han llevado a cabo otra investigación sobre los casos de cáncer relacionados con Chernóbil.

Su equipo ha estudiado el cáncer de tiroides, porque se sabe que el accidente nuclear causó unos 5.000 casos, la gran mayoría de los cuales fueron tratados y curados.

El estudio

Uno de los investigadores principales de la investigación, Stephen Chanock, también del NCI, le explicó a la BBC que el equipo de investigación reclutó familias enteras para que los científicos pudieran comparar el ADN de la madre, el padre y el niño o la niña.

“Aquí no estamos viendo lo que les sucedió a esos niños que estaban en el momento del accidente; estamos viendo algo llamado mutaciones de novo“.

Estas son nuevas mutaciones en el ADN: ocurren al azar en un óvulo o espermatozoide. Dependiendo de en qué parte del mapa genético de un bebé surja una mutación, podría no tener ningún impacto o podría ser la causa de una enfermedad genética.

“Hay entre 50 y 100 de estas mutaciones en cada generación y son aleatorias. De alguna manera, son los componentes básicos de la evolución. Así es como se introducen nuevos cambios en una población”, explica Chanock.

Escena de la serie

SKY UK LTD/HBO
En la ciudad de Pripyat vivían más de 50.000 personas.

“Observamos los genomas de las madres y los padres y luego al niño. Y pasamos nueve meses más buscando cualquier señal en el número de estas mutaciones que estuviera asociada con la exposición de los padres a la radiación. No encontramos nada”.

Esto significa, dicen los científicos, que el efecto de la radiación en el cuerpo de los padres no tiene ningún impacto en los hijos que conciban en el futuro.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=24JaHawe-RM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.