76% de trabajadoras domésticas no tiene ningún beneficio laboral
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

76% de trabajadoras domésticas no tiene ningún beneficio laboral

Según la última encuesta de INEGI, sólo 22 mil trabajadoras domésticas de 2.2 millones, tiene acceso a servicios de salud, prestaciones, y un contrato de trabajo escrito.
Por Luis Brito
3 de abril, 2013
Comparte

Josefina tiene 28 años trabajando pero no puede darse el lujo de enfermarse o sufrir un accidente y menos de tomar vacaciones. Carece de seguridad social y un día que falta a su empleo es un día que no gana dinero para encarar los gastos familiares.

La mujer de 43 años de edad es una de las 2.2 millones de personas que se emplean como trabajadoras domésticas en el país, sector que enfrenta la ausencia de derechos laborales a pesar de representar el 4.5% de la población ocupada a nivel nacional.

Sólo unos 22 mil empleados domésticos en México tienen acceso a servicios de salud, prestaciones, y un contrato de trabajo escrito, de acuerdo a la estadística más reciente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Un 20% tiene algún tipo de beneficio y el 76% ninguno.

Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2012 (ENOE) del Inegi, el sector está compuesto por 2.1 millones de mujeres y 100 mil hombres, cifra de la cual el 83% se dedica al aseo en hogares y el resto trabaja cuidando personas, lavando y planchando o como choferes o cocineros.

Oriunda del municipio de Miahuatlán, en el sur de Oaxaca, Josefina se mudó a los 14 años de edad a la Ciudad de México apenas con estudios de primaria terminados, el mismo nivel educativo que tiene el 35% de los empleados domésticos. Otro 8 %  es analfabeta, un 27% no acabó el nivel básico y sólo el 32% cuenta con secundaria. Ella dice que su intención sólo era visitar la ciudad, pero en poco tiempo ya estaba aseando y cocinando en una casa, al igual que una hermana que tenía años haciéndolo.

Junto con su esposo y sus hijos de 9 y 18 años de edad, vive en un barrio de Cuautepec, zona al norte del Distrito Federal que colinda con el Estado de México. Tarda unos 150 minutos en trasladarse a las dos casas donde trabaja seis días a la semana de manera intercalada porque están ubicadas en el sur de la capital.

Siete de cada 10 trabajadores del hogar gana hasta 2 salarios mínimos por día, unos 126 pesos. Josefina forma parte del selecto grupo del 4.2% que recibe más de tres salarios mínimos, porque percibe 250 pesos por jornada, los cuales junta con el sueldo de su esposo, quien es guardia de seguridad, para pagar renta, transporte, alimentación, escuelas de los hijos, y, cuando alguno de los cuatro se enferma, consultas médicas y medicamentos.

La empleada no se queja de sus dos distintos patrones e incluso resalta que en una casa lleva más de 20 años trabajando, sin embargo resiente no contar con seguridad social ni vacaciones con sueldo pagado.

“Mi preocupación y la de todas es el Seguro Social, es lo que platicamos, ¿por qué no nos dan Seguro? Si mis hijos o yo nos enfermamos vamos con doctores particulares”, expresa Josefina.

No es común que Josefina visite a su familia en Miahuatlán, porque, aunque puede pedir días de vacaciones, el dinero no alcanza para viajar.

La exigencia de garantizar derechos

A casi dos años de su adopción, México no ha ratificado el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que establece normas en el trabajo doméstico, entre ellas un salario mínimo y seguridad social.

Para presionar al Estado a su ratificación, el Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH) iniciará a partir de este 3 de abril una campaña de concientización que abarcará incluso protestas, informó su dirigente, Marcelina Bautista, en entrevista con Animal Político.

La activista aseguró que las empleadas domésticas son un sector invisible para las autoridades, y ejemplificó que en la Cámara de Diputados están empolvándose dos iniciativas presentadas por legisladoras del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en 2007 y 2010 para que la Ley Federal de Trabajo reconozca derechos laborales y se fije un salario mínimo base.

Aunque con las reformas realizadas en 2012 al Capítulo 13 de la Ley, que se refiere al empleo doméstico, se incluyó que el descanso debe ser de un día y medio a la semana, no se estipuló una jornada de 8 horas, la obligación de un contrato escrito, seguridad social o beneficios en instituciones de salud. Para Bautista, la regulación continúa siendo escueta, ambigua y no favorece a las trabajadoras, porque existen casos de mujeres que laboran hasta 16 horas seguidas.

Las trabajadoras domésticas no tienen derecho a pensión, ahorro, alimentación o vivienda, a pesar de que son cabeza de 684 mil hogares en el país. Incluso también en numerosos casos son víctimas de grupos de trata de personas, que las trasladan a entidades a laborar bajo engaños de que recibirán un buen salario.

“Es un trabajo que no está regulado, más del 98% nunca ha firmado contrato, nunca se establece la relación laboral en la que se respete sus derechos y los del patrón, y eso es simplemente por falta de voluntad para regular, porque llevamos más de 20 años en esta lucha de reivindicar los derechos y hay propuestas para crear mejores condiciones pero normalmente escuchamos que no se puede”, señaló la dirigente de CACEH.

El Convenio 189, acogido por la OIT en junio de 2011, está en análisis por parte del Gobierno federal, el cual debe turnarlo al Senado para su estudio y ratificación. El documento, ratificado en América Latina por Uruguay, especifica que todos los miembros de la organización deben adoptar medidas para asegurar condiciones de empleo equitativas y decentes.

Dentro de la campaña “Ponte los guantes por los derechos de las trabajadoras del hogar”, la cual es apoyada por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CNDH), el CACEH realizará un acto en el bosque de Chapultepec el 7 de abril, y dos días después una protesta frente al Senado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué tan ‘rutinarias’ son las suspensiones de ensayos como el de la vacuna de AstraZeneca

El anuncio de la suspensión temporal de las pruebas clínicas de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca hizo énfasis en el carácter "rutinario" de la medida. ¿Significa eso que no hay motivos para preocuparse?
Getty Images
9 de septiembre, 2020
Comparte

El anuncio de la suspensión temporal de las pruebas clínicas de la vacuna contra el coronavirus que desarrollan la universidad de Oxford y AstraZeneca, hecho el martes, hizo énfasis en el carácter “rutinario” de la medida.

“Esta es una acción de rutina que tiene que darse siempre que haya una enfermedad potencialmente inexplicable en uno de los ensayos”, aseguró la portavoz de la farmacéutica, Michelle Meixel, en un comunicado.

“En pruebas a gran escala habrá enfermedades por casualidad, pero deben revisarse de forma independiente para verificar esto con cuidado”, insistió la vocera.

Y hasta las autoridades de salud de México -uno de los países llamados a participar en la fabricación de la vacuna- pidieron no sacar las cosas de proporción como producto del anuncio.

“Quiero dejar claro, no hay que anticipar vísperas, no empezar a especular sobre la seguridad, en general de las vacunas, y en particular de esta que está involucrada porque no tenemos la información correspondiente”, dijo el subsecretario de salud mexicano Hugo López Gatell.

Y, efectivamente, todavía es demasiado pronto para saber si los problemas de salud que motivaron la hospitalización del voluntario que participaba en la fase tres de los ensayos clínicos en Reino Unido fueron provocados por la vacuna.

Vacuna contra el coronavirus.

Reuters
La farmacéutica presentó la medida como “una acción de rutina”.

Según The New York Times, el voluntario fue diagnosticado con mielitis transversa, un síndrome inflamatorio que afecta la médula espinal y puede ser causada por infecciones virales, pero también por otros trastornos de la mielina, como la esclerosis múltiple.

Esto todavía no ha sido confirmado por AstraZeneca, que insistió en que “la situación está siendo investigada por un comité independiente y es demasiado pronto para concluir el diagnóstico específico”.

Y el carácter “rutinario” de este tipo de medidas también fue estacado por el corresponsal en temas de salud de la BBC, Fergus Walsh, quien informó que esta es de hecho la segunda pausa en los ensayos de Oxford y AstraZeneca “desde que los primeros voluntarios fueron inmunizados en abril”.

¿Motivo de preocupación?

“A primera vista, puede parecer alarmante: un ensayo de una vacuna -y no cualquier vacuna, sino una que recibe una grandísima atención mundial- se pospone debido a una sospecha de reacción adversa grave”, reconoció Walsh.

“Pero tales eventos no son inauditos“, destacó el periodista de la BBC.

Prueba de la vacuna de AstraZeneca en Brasil

AFP
Esta es la segunda interrupción de los ensayos clínicos de la vacuna de AstraZeneca.

“Cuando se tienen más de 18.000 adultos en pruebas en todo el mundo, en algún momento alguien se va a enfermar. Y si hay alguna duda (acerca de las causas) lo correcto es hacer una pausa e investigar”, explicó Walsh.

Y en lo mismo insistió Sir Jeremy Farrar, un experto en control de enfermedades infecciosas y director del Wellcome Trust, una organización benéfica de investigación biomédica con sede en Londres.

“Yo he sido tanto un investigador como un participante en este tipo de pruebas de vacunas, y a menudo hay pausa. Pero para mí esto solo subraya lo importante que es que este tipo de ensayos se hagan correctamente, que haya supervisión independiente y que podamos confiar en los reguladores”, le dijo a la BBC.

“Sí, las pausas son comunes, pero tenemos que tomarlas en serio. Cada una de estas pausas debe ser tomada en serio”, insistió.

Vacunas contra la covid-19

Getty Images
Las grandes farmacéuticas se han comprometido a mantener los más altos estándares éticos y científicos.

Por lo pronto, la suspensión temporal de las pruebas se produce justo un día después de nueve grandes farmacéuticas, incluida Astrazeneca, se comprometieran públicamente a mantener los más altos estándares éticos y científicos en la búsqueda de una vacuna contra el coronavirus.

Y según Walsh, el equipo de la Universidad de Oxford cree que la pausa “demuestra que están comprometidos con la seguridad de sus voluntarios y con los más altos estándares de conducta en sus estudios”.

El futuro

Astrazeneca, sin embargo, también dijo que estaba trabajando para “acelerar” la revisión del caso, “para minimizar cualquier impacto potencial en el cronograma del ensayo”.

Y para el corresponsal de temas de salud de la BBC, una decisión sobre la continuación de las pruebas podría tomarse en materia de días.

Logos de AstraZeneca

Getty Images
AstraZeneca quiere retomar los ensayos lo antes posible, pero sin comprometer la seguridad de los participantes.

“Hasta entonces todos los lugares de vacunación en Reino Unido, Brasil, Sudáfrica y Estados Unidos estarán paralizados“, destacó Walsh.

López Gatell, sin embargo, fue más cuidadoso con respecto a los posibles tiempos de reanudación de las pruebas.

“Hay situaciones que se resuelven en 24 horas o 72 horas y ya se reactivan, pero si es algo que requiere otro tipo de investigaciones más detalladas en los tejidos humanos, en los líquidos humanos, en la historia clínica de la persona afectada, se requerirá más tiempo“, explicó el funcionario mexicano.

“Es difícil predecir cuánto durará la suspensión”, agregó, luego de explicar que como México no está participando en las pruebas clínicas, la única suspensión de las mismas para el país sería “que se retrase el momento de llegada de vacuna”.

A menos, claro está, que el peor escenario se confirme y las pruebas no logren confirmar la seguridad del producto.

La vacuna que desarrollan la Universidad de Oxford y AstraZeneca utiliza una versión genéticamente modificada del adenovirus que causa el resfriado común en los chimpancés.

Y según sus competidores rusos, “a diferencia de los muy bien estudiados vectores adenovirales humanos (como el que ellos emplean para su vacuna Sputnik V), no hay estudios de largo plazo para vacunas innovadoras basadas en ARNm y adenovirus de monos”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI&t=2s

https://www.youtube.com/watch?v=RaH9rA2Kdxw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.