76% de trabajadoras domésticas no tiene ningún beneficio laboral
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

76% de trabajadoras domésticas no tiene ningún beneficio laboral

Según la última encuesta de INEGI, sólo 22 mil trabajadoras domésticas de 2.2 millones, tiene acceso a servicios de salud, prestaciones, y un contrato de trabajo escrito.
Por Luis Brito
3 de abril, 2013
Comparte

Josefina tiene 28 años trabajando pero no puede darse el lujo de enfermarse o sufrir un accidente y menos de tomar vacaciones. Carece de seguridad social y un día que falta a su empleo es un día que no gana dinero para encarar los gastos familiares.

La mujer de 43 años de edad es una de las 2.2 millones de personas que se emplean como trabajadoras domésticas en el país, sector que enfrenta la ausencia de derechos laborales a pesar de representar el 4.5% de la población ocupada a nivel nacional.

Sólo unos 22 mil empleados domésticos en México tienen acceso a servicios de salud, prestaciones, y un contrato de trabajo escrito, de acuerdo a la estadística más reciente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Un 20% tiene algún tipo de beneficio y el 76% ninguno.

Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2012 (ENOE) del Inegi, el sector está compuesto por 2.1 millones de mujeres y 100 mil hombres, cifra de la cual el 83% se dedica al aseo en hogares y el resto trabaja cuidando personas, lavando y planchando o como choferes o cocineros.

Oriunda del municipio de Miahuatlán, en el sur de Oaxaca, Josefina se mudó a los 14 años de edad a la Ciudad de México apenas con estudios de primaria terminados, el mismo nivel educativo que tiene el 35% de los empleados domésticos. Otro 8 %  es analfabeta, un 27% no acabó el nivel básico y sólo el 32% cuenta con secundaria. Ella dice que su intención sólo era visitar la ciudad, pero en poco tiempo ya estaba aseando y cocinando en una casa, al igual que una hermana que tenía años haciéndolo.

Junto con su esposo y sus hijos de 9 y 18 años de edad, vive en un barrio de Cuautepec, zona al norte del Distrito Federal que colinda con el Estado de México. Tarda unos 150 minutos en trasladarse a las dos casas donde trabaja seis días a la semana de manera intercalada porque están ubicadas en el sur de la capital.

Siete de cada 10 trabajadores del hogar gana hasta 2 salarios mínimos por día, unos 126 pesos. Josefina forma parte del selecto grupo del 4.2% que recibe más de tres salarios mínimos, porque percibe 250 pesos por jornada, los cuales junta con el sueldo de su esposo, quien es guardia de seguridad, para pagar renta, transporte, alimentación, escuelas de los hijos, y, cuando alguno de los cuatro se enferma, consultas médicas y medicamentos.

La empleada no se queja de sus dos distintos patrones e incluso resalta que en una casa lleva más de 20 años trabajando, sin embargo resiente no contar con seguridad social ni vacaciones con sueldo pagado.

“Mi preocupación y la de todas es el Seguro Social, es lo que platicamos, ¿por qué no nos dan Seguro? Si mis hijos o yo nos enfermamos vamos con doctores particulares”, expresa Josefina.

No es común que Josefina visite a su familia en Miahuatlán, porque, aunque puede pedir días de vacaciones, el dinero no alcanza para viajar.

La exigencia de garantizar derechos

A casi dos años de su adopción, México no ha ratificado el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que establece normas en el trabajo doméstico, entre ellas un salario mínimo y seguridad social.

Para presionar al Estado a su ratificación, el Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH) iniciará a partir de este 3 de abril una campaña de concientización que abarcará incluso protestas, informó su dirigente, Marcelina Bautista, en entrevista con Animal Político.

La activista aseguró que las empleadas domésticas son un sector invisible para las autoridades, y ejemplificó que en la Cámara de Diputados están empolvándose dos iniciativas presentadas por legisladoras del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en 2007 y 2010 para que la Ley Federal de Trabajo reconozca derechos laborales y se fije un salario mínimo base.

Aunque con las reformas realizadas en 2012 al Capítulo 13 de la Ley, que se refiere al empleo doméstico, se incluyó que el descanso debe ser de un día y medio a la semana, no se estipuló una jornada de 8 horas, la obligación de un contrato escrito, seguridad social o beneficios en instituciones de salud. Para Bautista, la regulación continúa siendo escueta, ambigua y no favorece a las trabajadoras, porque existen casos de mujeres que laboran hasta 16 horas seguidas.

Las trabajadoras domésticas no tienen derecho a pensión, ahorro, alimentación o vivienda, a pesar de que son cabeza de 684 mil hogares en el país. Incluso también en numerosos casos son víctimas de grupos de trata de personas, que las trasladan a entidades a laborar bajo engaños de que recibirán un buen salario.

“Es un trabajo que no está regulado, más del 98% nunca ha firmado contrato, nunca se establece la relación laboral en la que se respete sus derechos y los del patrón, y eso es simplemente por falta de voluntad para regular, porque llevamos más de 20 años en esta lucha de reivindicar los derechos y hay propuestas para crear mejores condiciones pero normalmente escuchamos que no se puede”, señaló la dirigente de CACEH.

El Convenio 189, acogido por la OIT en junio de 2011, está en análisis por parte del Gobierno federal, el cual debe turnarlo al Senado para su estudio y ratificación. El documento, ratificado en América Latina por Uruguay, especifica que todos los miembros de la organización deben adoptar medidas para asegurar condiciones de empleo equitativas y decentes.

Dentro de la campaña “Ponte los guantes por los derechos de las trabajadoras del hogar”, la cual es apoyada por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CNDH), el CACEH realizará un acto en el bosque de Chapultepec el 7 de abril, y dos días después una protesta frente al Senado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

'Anidamiento': el novedoso acuerdo entre divorciados en el que se turnan la casa, no los hijos

En los divorcios de la generación millennial, cada vez se da más el caso en que los hijos se quedan en la casa de siempre, mientras que los padres rotan la permanencia en la vivienda.
Getty Images
29 de agosto, 2021
Comparte

Separarse de una pareja siempre es difícil, especialmente si los hijos se ven atrapados en el proceso.

Pero algunos padres están recurriendo a una solución innovadora para facilitar el proceso.

“Birdnesting”, o anidamiento, es una alternativa que permite a los niños permanecer en su hogar de siempre y pasar tiempo con cada padre.

Cada tutor legal está en casa durante su tiempo de custodia acordado, y se va a otro lugar cuando está “fuera de servicio”.

El concepto recibe su nombre por la forma en que los padres crían a sus polluelos en el mundo de las aves, manteniéndolos a salvo en un nido y entrando y saliendo del nido alternativamente para cuidarlos.

“Queríamos mantener la estabilidad para los niños, y no solo romper todo de una vez”, dice Niklas Björling, de 38 años, de Estocolmo, Suecia, cuya joven familia “anidó” durante ocho meses después de que él y su esposa se separaron.

“Los niños tenían oportunidad de mantener su casa, la escuela y los amigos como siempre”, explica, y además evitan el estrés de tener que desplazarse entre dos casas.

Una opción al alza

Aunque todavía es un concepto relativamente desconocido a nivel mundial, el birdnesting parece estar en aumento en países occidentales, principalmente entre las familias de clase media.

Los abogados de divorcio han informado de un aumento en el número de “nidos” en lugares como EE.UU., Australia y los Países Bajos.

Niklas Björling

Niklas Björling
Niklas Björling dice que él y su exmujer priorizaron la estabilidad de los niños cuando se separaron.

En Suecia, donde la custodia de los hijos es compartida por igual, ha sido un acuerdo tomado por padres divorciados durante décadas: algunos lo han hecho incluso desde los años 70.

Björling se quedó en la habitación libre de su madre durante su “tiempo fuera” de hijos, mientras que su expareja alquilaba una habitación en una casa compartida.

Los que tienen más recursos pueden optar por comprar apartamentos individuales, invertir en una segunda propiedad compartida o convertir parte del hogar principal en un anexo, dice la doctora Ann Buscho, una terapeuta de California que ha escrito un libro sobre “anidamiento”.

Para muchos, es un “arreglo de transición o temporal”, pero algunos de sus clientes lo han hecho durante años, asegura.

Sin embargo, a medida que más familias comienzan a adoptar el concepto, los expertos están divididos sobre su impacto tanto en los niños como en los padres.

¿Qué consecuencias puede generar?

Buscho dice que es importante comprender el contexto detrás de la tendencia, incluida la influencia de los planes de crianza de celebridades no tradicionales en los divorciados de los millennials.

La actriz Anne Dudek y su esposo, Matthew Heller, hicieron público que “anidaban” después de su divorcio en 2016.

También se sabe que la actriz Gwyneth Paltrow se quedó con frecuencia en la casa que solía compartir con el músico Chris Martin, de Coldplay, mucho después de que se separaran.

Gwyneth Paltrow

Getty Images
Gwyneth Paltrow aseguraba que su Chris Martin y ella compartían la custodia de sus hijos en su casa de siempre.

“Creo que el ‘desacoplamiento consciente’ de Gwyneth Paltrow tuvo un gran efecto aquí. Hicieron una especie de anidación modificada. Y creo que tan solo la idea de un divorcio con respeto y amabilidad tuvo un gran impacto en la gente”, dice Buscho.

“Simplemente hay más conciencia sobre el hecho de que es una opción disponible para las personas”, señala Ben Evans, abogado experto en derecho familiar de Coop Legal Services, en Inglaterra.

Stephen Williams, otro abogado de la firma británica Ashtons Legal dice que se prioriza la salud mental de los menores.

“La gente se ha vuelto mucho más sabia sobre la necesidad de pensar en el desarrollo de sus hijos”, dice.

¿Realmente beneficia a los menores?

Cualesquiera que sean las razones por las que las parejas separadas están probando el anidamiento, juzgar su eficacia es complicado.

Dado que es una tendencia bastante nueva, no hay datos comparativos sobre el bienestar de los niños en este tipo de familias en comparación con otros acuerdos de crianza compartida.

Buscho ha entrevistado a docenas de familias que “anidan” para su investigación, además de que ella misma lo hizo en un período de 15 meses con su exmarido y tres hijos en la década de 1990.

Cree firmemente que es más saludable para los niños, ya que les permite seguir las rutinas y adaptarse más lentamente a los cambios en la familia.

“Si les preguntas a los niños, siempre te dirán que el divorcio no es divertido. No saben lo que es un divorcio sin anidamiento”, dice.

“Pero lo que dirán es que los padres soportaron la carga del divorcio y ellos no”.

Pareja de adultos discutiendo y dos menores

Getty Images
Las discusiones de pareja suelen tener un efecto nocivo sobre los niños.

Esa es una perspectiva que comparte Linnea Andersdotter, que ahora tiene 36 años.

Pasó por esa experiencia en Estocolmo durante varios años, después de que sus padres se separaran cuando ella tenía 11 años.

“Lol sentí como algo muy dramático cuando me lo hicieron saber por primera vez -que iban a separarse- pero cuando descubrí que no tenía que mudarme, eso realmente me ayudó a no asustarme”, dice.

Me mantuvieron en una pequeña burbuja segura mientras ellos resolvían el asunto de la ruptura”.

Pero los críticos argumentan que puede crear una situación de “casa intermedia” que no ayuda a los niños a procesarla realidad de la separación de sus padres.

Eline Linde, que vivía así cerca de Oslo, Noruega, cuando era una adolescente dice que la experiencia fue “extraña y confusa”.

“No sabía si era la casa de mamá o papá, o si estaban probando porque iban a volver a estar juntos”, recuerda la joven de 28 años.

“Creo que deberíamos tener mucho cuidado al promocionar la idea”, coincide Malin Bergström, psicóloga infantil y científica del Instituto Karolinska de Estocolmo.

“Es una forma de proteger a los niños y resguardarlos de la realidad, básicamente. Creo que es una amenaza para la salud mental”, considera.

Eline Linde

Eline Linde
Eline Linde dice que cuando era niña encontraba confusa la experiencia del anidamiento.

Por el contrario, dice que “enfrentar desafíos junto con los padres, como mudarse del hogar familiar, puede darles a los niños las herramientas para convertirse en un adulto resiliente que pueda manejar las cosas en el futuro”.

Bergström también tiene dudas sobre la suposición de que “anidar” es menos estresante para los niños que desplazarse entre los hogares de dos padres.

Participó en varios estudios amplios del Centro de Estudios de Equidad en Salud en Estocolmo, los cuales sugirieron que había muy poca diferencia en la salud mental de los niños en acuerdos típicos de custodia compartida, en comparación con aquellos que vivían en una familia nuclear tradicional con dos padres.

¿Qué pasa con los padres?

También hay desacuerdo sobre el impacto del anidamiento en los padres.

El abogado de derecho familiar Ben Evans cree que funciona para algunas parejas porque puede ayudar a “ganar un poco de tiempo y aliviar la presión sobre ellas”.

Ambas partes pueden reflexionar sobre los pasos futuros, argumenta, y evitar decisiones impulsivas o costosas.

Buscho dice que un período de anidación también proporciona un “respiro” para ayudar a las exparejas a descubrir cómo quieren que sea su plan de crianza compartida a largo plazo, o incluso podría facilitar una reconciliación.

Hija con sus dos padres

Getty Images
Los divorcios y los conflictos no tienen que ser traumáticos si se evitan enfrentamientos, dicen los expertos.

Pero Bergström sostiene que anidar puede tener un impacto psicológico negativo en los padres divorciados, al estancar su capacidad para superar la ruptura.

“El impulso natural después de un divorcio como padre es crear su propia vida, hacer frente a las cosas, seguir adelante”, argumenta. “Y creo que los nidos van en contra de ese impulso”.

Åse Levin, una diseñadora gráfica de Estocolmo de 50 años, dice que eso le sucedió cuando intentó anidar durante seis meses después de que ella y su pareja se separaron.

La pareja entró y salió del mismo alquiler de un dormitorio cuando estaban lejos de sus dos hijos: “Sé que los dos teníamos mucha ansiedad al estar en ese apartamento… no tenías tus cosas, así que no era un lugar acogedor al cual ir”, recuerda.

“Estás atrapado en una especie de burbuja o algo así, no puedes hacer nada. No puedes seguir adelante”.

Al final, su pareja se quedó en su antiguo apartamento y su padre la ayudó a comprar un pequeño lugar a poca distancia.

Si bien “anidar” puede reducir los cambios en la vida de los niños, también crea nuevos desafíos logísticos para los adultos, desde descubrir nuevas rutinas para las tareas domésticas hasta navegar por lo que sucede si alguien comienza a salir con otra persona.

Pareja enfadada

Getty Images
Algunas parejas separadas se pueden sentir “atrapadas”, dice Åse Levin.

“Una clienta llegó a casa y encontró un condón usado en el dormitorio cuando llegó su turno. Eso no salió tan bien”, dice Buscho. “Es necesario que haya acuerdos muy detallados”.

“Necesitas tener una buena relación con tu ex”, concuerda Bodil Schwinn, de Sollentuna, Suecia, quien dice que lo pasó bien durante dos años y planea mantener el arreglo durante al menos otros 18 meses.

Ella y su expareja dividieron el costo de alguien que limpiara la casa y compraban cosas para el refrigerador según las necesidades: “Nunca discutimos cosas como ‘compraste carne’ o ‘te comiste mi carne o mi queso’, simplemente nos ocupamos de eso”, dice Schwinn.

Ella puso un límite al hecho de que la nueva novia de su ex dormía en su cama compartida cada dos semanas, por lo que acordaron convertir su oficina de casa en un nuevo dormitorio.

“Mucha gente piensa que esto es realmente extraño, pero a mí me parece bien. Estoy feliz de que él esté feliz y haya encontrado a alguien”, dice.

El futuro de la anidación

El abogado Stephen Williams cree que“anidar” no es una solución para todos, y dice que los padres recién separados no deben sentirse presionados por subirse al tren.

Para empezar, algunas parejas carecerán de los recursos económicos o de las redes de apoyo para encontrar un alojamiento alternativo durante el “tiempo fuera”.

Bodil Schwinn

Bodil Schwinn
Bodil Schwinn dice que anidar funciona bien para ella y su exmarido.

También dice que no será la opción correcta si todavía hay un alto nivel de conflicto, si uno de los padres no puede comprometerse con el arreglo o si simplemente no se siente como el trato adecuado.

“En mi opinión, el anidamiento es solo una de las diversas intervenciones positivas que pueden ayudar a los padres a cuidar a sus hijos después de la separación”, dice.

Pero los partidarios de la tendencia esperan que se convierta en algo más común.

Buscho señala que la paternidad compartida entre padres divorciados parecía radical en la década de 1950, pero ahora es ampliamente aceptada como una opción positiva para muchas familias.

“Mi esperanza es que en el futuro, a medida que la conciencia de la anidación crezca, se convierta en una rutina, que las personas comiencen su proceso de separación con un período de anidación de algunos meses o incluso más”.

En Estocolmo, Niklas Björling disfruta de un pequeño apartamento de alquiler a poca distancia de su expareja, que comparte con sus hijos cada dos semanas, y con su nueva novia cuando no están.

Reflexionando sobre su experiencia, dice: “No me arrepiento de haberlo hecho… Pero quieres liberarte por completo después de un tiempo”.

Puedes leer la versión original de este artículo en inglés en BBC WorkLife.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=K3Ul81J5oEU&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.