close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

México se enreda con sus testigos protegidos

Durante mucho tiempo, la legislación mexicana no definió quién y como podía convertirse en testigo protegido o colaborador, y entonces esa decisión quedó a cargo de los fiscales en turno.
24 de abril, 2013
Comparte
Foto: Especial.

Foto: Especial.

Le llaman “Jennifer”. Es el seudónimo con que la agencia antidrogas de Estados Unidos, la DEA, y el gobierno del expresidente mexicano Felipe Calderón (2006-2012) bautizaron a un testigo protegido cuyas declaraciones sirvieron para encarcelar a decenas de personas entre alcaldes, diputados, fiscales y militares.

La mayoría de los señalados con estas declaraciones están libres por falta de pruebas o porque los jueces determinaron que la incriminación de “Jennifer” y otros testigos colaboradores eran falsas.

El uso sin control de estos testimonios perjudicó al sistema judicial de México, afirma a BBC Mundo el analista Gabriel Regino, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Causaron una alta erosión en la credibilidad de los sistemas de procuración de justicia que se traduce en falta de confianza de la sociedad”, explica.

“Muchas personas se encuentran privadas de su libertad, condenadas anticipadamente y violándose la presunción de inocencia con base en declaraciones manipuladas, en creaciones autoritarias del Ministerio Público”, según Regino.

En México el Ministerio Público (MP) es la entidad responsable de investigar los delitos y promover su castigo ante el Poder Judicial.

En las últimas semanas ha perdido varios casos que se fincaron en declaraciones de testigos protegidos. En uno de éstos, el del exfiscal Noé Ramírez Mandujano -acusado de colaborar con el cartel de narcotráfico de los hermanos Beltrán Leyva- el juez que atendió el proceso dijo que las autoridades fabricaron pruebas en contra del inculpado y solicitó que se investigue a “Jennifer”.

“Mateo”

¿Por qué el enredo de México con los testigos protegidos?

La investigadora Eloísa Quintero, del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe), dice que es una combinación de leyes incompletas y un particular “modus operandi” de las fiscalías mexicanas.

Durante mucho tiempo, la legislación mexicana no definió quién y como podía convertirse en testigo protegido o colaborador, y entonces esa decisión quedó a cargo de los fiscales en turno.

La falta de límites provocó un fenómeno que la investigadora Quintero define como “dación de información en cuotas”, es decir, que los testigos ofrecían trozos de los datos que conocían a cambio de cada vez mayores beneficios.

A diferencia de otros países, como Italia, la legislación mexicana no establecía límites y por eso ocurrieron casos como el de “Jennifer” o “Mateo”, otro polémico informante a quien se han comprobado acusaciones falsas en los juicios.

“Lo que están haciendo es lucrar, por decir así, abusar de los beneficios que le pueda otorgar el estado y eso va en detrimento del proceso de investigación que se realiza”, advierte Quintero.

En eso coincide el académico Gabriel Regino. Alega que desde hace varias décadas, pero especialmente durante el gobierno del expresidente Felipe Calderón, los testigos colaboradores fueron utilizados como parte de una estrategia política para crear la percepción de que las autoridades ganaban la guerra contra el narcotráfico.

“En México los testigos protegidos suplieron la deficiencia de la capacidad de investigación del Ministerio Público, al ser utilizados como una especie de sustituto de evidencias forenses, investigaciones o razonamiento científico en la investigación criminal”, subraya Regino.

Testimonios desechados

En algunos casos, por la ausencia de reglas claras y los intereses particulares de fiscales y otras autoridades, esos testigos fueron utilizados para toda clase de casos, insiste Regino.

“Su testimonio se convirtió en un arcoiris que le permitía a la fiscalía en turno utilizarlos como instrumentos inquisitoriales, para enjuciar a quien había sido detenido, sin importar si era o no responsable”, explicó el abogado.

Así, durante el gobierno de Calderón hubo testimonios como el de “Mateo”, un presunto jefe del cartel Beltrán Leyva que lo mismo involucró en el narcotráfico a un exalcalde de Cancún, en el sureste del país, que a diputados de Michoacán, en el occidente de México y a periodistas en el noreste.

Todos los casos fueron desechados por los jueces porque la fiscalía no pudo probar que las acusaciones de los testigos fueran reales.

En los tres procesos el común denominador fue que los acusados eran críticos y opositores políticos del gobierno de Calderón. Hasta ahora los responsables de la Procuraduría General de la República (PGR) en ese periodo gubernamental no han respondido a las críticas y acusaciones penales.

¿Protegidos?

Legalmente la figura de testigo protegido es la de una persona que puede aportar información contundente para desarticular organizaciones criminales.

Una de las condiciones es que el informante se mantenga en el anonimato y sea custodiado por las autoridades. Pero en México eso a veces no ocurre.

El nombre real de “Jennifer” y de otros testigos colaboradores han sido publicados en casi todos los medios mexicanos, e incluso en algunos casos se hizo pública la ubicación de algunos de ellos.

Su identidad se conoce a través de los expedientes en los juicios donde participan, o por filtraciones de los investigadores. Jennifer, por ejemplo, es un exabogado del Cártel de Sinaloa que encabeza entre otros Joaquín Guzmán Loera, El Chapo. Y Mateo fue presuntamente el jefe del cartel Beltrán en el noreste mexicano.

Esa costumbre tiene consecuencias. En 2009, por ejemplo, fue asesinado Edgar Bayardo del Villar, uno de los testigos clave en la llamada Operación Limpieza que aparentemente informó de colaboraciones de fiscales mexicanos y empleados estadounidenses con el cartel Beltrán Leyva.

Otros informantes también han sido asesinados, según documentaron medios locales.

En medio de la polémica, algunos legisladores reclaman cancelar el uso de testigos protegidos, una decisión que podría ser equivocada, coinciden los analistas.

“Es un elemento indispensable para allegarse información y datos en ciertas investigaciones”, advierte la investigadora de Inacipe.

“Pero para operar con seguridad jurídica se tiene que contar con una regulación legal que no tenga lagunas”.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Millennials, la generación solitaria: por qué el 22% dice que no tiene amigos

En una encuesta, los millenials dijeron ser los que se sienten más solos. ¿Cómo se comparan con los 'baby boomers' y la Generación X?
4 de agosto, 2019
Comparte
hombre

Getty
¿Cuántos amigos tienes?

Para un millennial es normal tener miles de amigos en sus redes sociales, pero en la vida real la situación es radicalmente diferente.

Los millenials, aquellas personas nacidas entre 1982 y 1999, son la generación más solitaria desde la mitad del siglo pasado.

Al menos así lo refleja una reciente encuesta en la que los millennials dijeron tener menos amigos que sus predecesores de la Generación X (1965-1981) y los baby boomers (1946-1964).

En la encuesta no se incluyó a la Generación Z, que le sigue a los millennials.

La encuesta la hizo YouGov, una firma demoscópica británica que consultó la opinión de más de 1,500 personas en Estados Unidos.

mujer

Getty
Los millennials se sienten más solos que sus generaciones anteriores.

Entre los encuestados, tres de cada 10 millennials dijeron que siempre o frecuentemente se sienten solos.

En comparación, dos de cada 10 de la Generación X y 1.5 de los baby boomers dijeron lo mismo.

Sin amigos

Los millennials también tienen la mayor tendencia a no tener amigos.

El 27% dijo que no tenía amigos cercanos y el 22% dijo que, excluyendo a sus familiares y a su pareja, simplemente no tenía amigos.

El 30% dijo que no tenía “mejores amigos”, lo que también significa que la mayoría (70%) reportó que tiene “al menos un mejor amigo”.

¿Por qué ocurre?

Entre todos los encuestados, el 31% dijo que le cuesta trabajo hacer amigos.

amigos

Getty
El uso excesivo de redes sociales puede aumentar la sensación de soledad.

La razón más común es la timidez (53%). El 27% dijo que “no siente que necesite amigos” y un 26% dijo que no tiene ningún hobby o interés que le ayude a crear amistades.

La encuesta de YouGov no analiza directamente por qué los millennials se sienten solos, pero algunos estudios previos apuntan a que internet y las redes sociales pueden estar relacionadas con esta realidad.

Un estudio de la Universidad de Pensilvania citado por YouGov, por ejemplo, concluyó que usar menos redes sociales lleva a una “significativa reducción de la depresión y la soledad”.

Maike Luhmann, psicólogo de la Universidad Ruhr de Bochum (Alemania), matiza un poco la situación.

“Siempre y cuando hagamos lo que debemos hacer, reconectarnos con las personas, la soledad es algo bueno“, dice Luhmann en entrevista con el portal Vox.

amigos

Getty
El 38% de los millennials dijo que había hecho un nuevo amigo durante los últimos 6 meses.

“Se convierte en algo malo cuando se vuelve crónico. Ahí es cuando se producen los efectos sobre la salud”, continúa.

“Y entre más tiempo estés solo, se vuelve más y más difícil conectarse con otras personas”.

Pero en medio del panorama desolado que la encuesta muestra de los millennials, hay un dato que podría ser esperanzador: el 38% dijo que había hecho un nuevo amigo durante los últimos seis meses.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ktu0V3H8ZsU

https://www.youtube.com/watch?v=5BShG6hUsnI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.