close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Jóvenes mantienen toma de Rectoría, pese a advertencia de Narro
Pese a advertencias de Narro, anoche, dos jóvenes leyeron un comunicado para anunciar que durante la asamblea emergente se decidió apoyar la toma del edificio de las oficinas centrales de CU.
Por Luis Brito
23 de abril, 2013
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

Una asamblea estudiantil respaldó anoche la toma de la Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) por un grupo de aparentes alumnos del CCH Naucalpan y otros planteles, a pesar de la advertencia del rector José Narro Robles de que no habrá impunidad y de constantes protestas de universitarios a lo largo del día en contra de la ocupación.

Pasadas las 21:00 horas, dos jóvenes con los rostros cubiertos leyeron un breve comunicado para anunciar que durante la asamblea emergente se decidió apoyar la toma del edificio de las oficinas centrales de Ciudad Universitaria.

No obstante, las ocho demandas que el grupo de manifestantes lanzó el pasado viernes, cuando la Rectoría fue ocupada, se redujeron a dos la noche de ayer: reinstalación de los seis alumnos del CCH Naucalpan expulsados provisionalmente y desistimiento de acciones penales en contra de quienes tomaron las instalaciones.

Según los voceros, en la asamblea efectuada en el auditorio Che Guevara de la Facultad de Filosofía y Letras participaron estudiantes y profesores de las facultades de Economía, Ingeniería, Arquitectura, Ciencias Políticas y Sociales, Medicina, y Derecho, entre otras, así como de planteles de Preparatoria y CCH, e integrantes de la Asamblea Académica Universitaria.

Por votación de los participantes, la prensa no tuvo acceso a la asamblea emergente, la cual se prolongó de las 17:00 horas a pasadas las 20:00 horas.

“Los respaldamos en su totalidad”, indicó uno de los dos jóvenes en la lectura del comunicado.

Al medio día, el Rector Narro Robles ofreció una conferencia de prensa en la que señaló que será la Procuraduría General de la República (PGR) la que valore si se utiliza la fuerza pública para liberar la Rectoría, luego que la UNAM presentó una denuncia y aseguró que no habrá impunidad.

La toma del edificio afecta procesos de admisión y de estudiantes de Bachillerato que pasan a licenciatura; trámites jurídicos, registro de calificaciones, y pago a profesores, de acuerdo con la UNAM.

Para los manifestantes, sin embargo, los trabajadores no entraron ayer al edificio a laborar porque las autoridades no quisieron.

Fernando, uno de los jóvenes con rostro cubierto, expuso a Animal Político que el grupo sólo ocupa parte del vestíbulo de Rectoría y oficinas de Sistemas Escolares, porque el acceso principal y elevadores fueron cerrados el viernes por las autoridades antes de su ocupación.

El espacio que ocupan abarca unos 15 metros de largo, en el cual tienen cobijas para pernoctar y latas de atún, galletas y botellas de agua para alimentarse.

“Sólo estamos en parte del vestíbulo, cuando llegamos (el viernes), ya habían desalojado y cerrado la puerta y las cortinas metálicas. No hay luz y sólo hay un baño, sin agua; no tenemos acceso a la torre y ni siquiera es nuestra intención”, dijo el joven con el rostro cubierto.

Las demandas se centran en que Narro Robles discuta personalmente con el grupo la reinstalación de los alumnos expulsados y la reforma educativa en CCH y Preparatorias, llamada de “ocho puntos”. Los manifestantes están inconformes con que las materias Educación Física e Inglés sean obligatorias, así como con el uso de tecnología en clases, porque “eso deja abierta la posibilidad de que tengamos que usar tablets y ¿de dónde va a salir el financiamiento?”

Protestas contra la protesta

Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

En el tercer día de toma de Rectoría, los hombres y mujeres que la ocupan recibieron a lo largo de la jornada reclamos y exigencias de estudiantes para que liberen las instalaciones.

La constante desde la mañana y hasta pasadas las 20:00 horas fue que universitarios, en grupo o individualmente, se apostaron en el acceso principal del edificio para protestar contra los cinco o seis jóvenes de rostro cubierto que lo resguardan.

“Nosotros enseñamos la cara, no como ustedes que son cobardes, así nunca los van a pelar”, gritó una alumna de Derecho que llegó al filo de las 18:00 horas con varios compañeros para disuadir a los jóvenes de rostros cubiertos.

“¡Credenciales! ¡Demuestren que son estudiantes!”, coreó el grupo de futuros abogados, a lo que sólo dos jóvenes accedieron, mostrando el reverso de sus identificaciones.

En ese tono fueron la mayoría de los reclamos: “Tengo dos trabajos y estudio, a diferencia de ustedes, güevones”, espetó una mujer. “Por gente como ustedes afuera creen que todos los universitarios somos porros”, gritó un alumno. “Vengan con argumentos, ponemos unas mesas largas aquí afuera y discutimos lo que quieran, pero ahorita voy a mi clase”, expuso uno más.

Otros universitarios les recriminaron permanecer al interior del edificio y no repartir volantes o informar en los salones acerca de sus demandas. Numerosos alumnos que acudieron al exterior de Rectoría sólo buscaban conocer sobre la situación, porque no sabían nada en torno al conflicto.

Un grupo de Derecho recabó firmas para exigir la liberación de Rectoría, y durante la mañana varios estudiantes comenzaron a coordinarse para establecer mesas de diálogo entre la comunidad para analizar la ocupación.

La mayor parte del tiempo, los jóvenes con rostros cubiertos permanecían en silencio ante los reclamos, aunque a veces alguno explicaba que la medida era para luchar por la educación y que la toma no afectaba clases. Pocas veces compañeros los animaron con Goyas.

Hasta después de la lectura del comunicado con la decisión de la asamblea, el exterior del acceso principal quedó solo para alrededor de 30 simpatizantes de la toma, quienes, ya sin estudiantes recriminando, se dedicaron a gritar consignas de apoyo y en repudio a los medios de comunicación porque “mal informan”.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
6 métodos extraños que usaban en el pasado para evitar los embarazos
Te contamos algunos de los métodos más raros que empleaban muchas mujeres de antaño.
28 de abril, 2019
Comparte
Pareja

Getty Images
Algunos métodos no solo no eran eficaces, sino que podían resultar peligrosos.

Quienes quieren disfrutar del sexo sin riesgo de embarazo tienen, hoy día, numerosos métodos anticonceptivos a su disposición.

Muchas mujeres prefieren la píldora mientras que otras se inclinan por un dispositivo intrauterino hormonal o un diafragma, y hay quienes optan por el condón ya que además de servir para evitar el embarazo, ofrece protección contra las enfermedades de transmisión sexual.

¿Pero cómo se cuidaban las mujeres o las parejas en el pasado, antes de que se desarrollaran estos métodos científicos con resultados probados?

Aquí compartimos algunos de los métodos más llamativos (y algunos incluso peligrosos).

Heces de cocodrilo

Para evitar el embarazo, las mujeres en el antiguo Egipto recurrían a un método tan curioso como oloroso.

Cocodrilo

Getty Images
La idea era crear una barrera ácida que frenara al esperma.

Se insertaban dentro de la vagina o en la vulva una sustancia pastosa hecha con excremento de cocodrilo y leche ácida.

Lo que se buscaba con este ungüento era crear una barrera ácida que impidiese el paso del esperma.

Es difícil creer que este método antihigiénico haya resultado efectivo, a menos que su eficacia haya radicado en el olor de la mezcla, o incluso en la idea misma, capaz de quitarle el deseo hasta al más apasionado.

Otro método empleado por aquellas reacias a introducirse heces en la vagina era una mezcla de miel y bicarbonato de soda.

Pesario de bloque

El pesario de bloque se utilizaba como método anticonceptivo hacia finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX en Europa.

Este incómodo dispositivo se colocaba en el cuello del útero de la mujer por hasta cuatro meses.

Se creía que evitaba que los embriones fertilizados recién formados se implantaran en el útero y comenzaran a desarrollarse.

Algunos estaban hechos de goma, metal o hueso.

Además de ser dolorosos, provocaban infecciones y, con frecuencia, eran expulsados por el cuerpo de las mujeres.

Saltar hacia atrás

El ginecólogo griego Soranus recomendaba a las mujeres en el siglo II a saltar hacia atrás siete veces y a estornudar inmediatamente después de mantener relaciones sexuales para evitar el embarazo.

Mujer estornudando

Getty Images
Primero saltar y luego estornudar para expulsar al semen del cuerpo.

Si bien Soranus no explica en detalle cómo debe hacer la mujer para provocarse un estornudo, el argumento detrás de esta idea es que la fuerza del estornudo provoca la expulsión del semen del cuerpo de la mujer.

Demás está decir que se trata de un método completamente inútil.

Condones de oveja y pescado

Durante la Revolución inglesa (entre 1642 y 1688), los soldados del rey Carlos I fueron provistos de condones hechos con intestinos de pescado y oveja para protegerlos de enfermedades de transmisión sexual.

Pero no solo los soldados los usaban.

Hacia finales del siglo XVIII, en Londres, por ejemplo, había dos tiendas dedicadas exclusivamente a la venta de condones.

Ilustración de un hombre en el siglo XVIII

Getty Images
Muchos hombre usaban los condones, los lavaban y los volvían a utilizar

Estos adminículos de intestino de oveja debían ser remojados en agua por un par de horas antes de usarse, para que hacerlos más flexibles y fáciles de colocar.

Se los ataba en la base del pene con un cordón para mantenerlos en el lugar y, después de usarlos, se los lavaba cuidadosamente, se los dejaba secar, y se los guardaba para la próxima ocasión.

En el siglo XVIII, el mujeriego y seductor Casanova optó por los condones de lino.

Siempre los inflaba primero para verificar que no hubiese filtraciones.

Beber mercurio

En el siglo VII en China, se les recomendaba a las mujeres beber una tintura de metal tóxico para evitar el embarazo.

Mercurio

Getty Images
La poción hecha en base a mercurio debía ingerirse con el estómago vacío

Una de las recetas médicas indicaba freír mercurio con aceite.

Esta poción debía ingerirse con el estómago vacío.

Es posible que haya servido para evitar el embarazo, pero esta mezcla venenosa provocaba esterilidad y, en muchos casos, una muerte agónica.

Testículos de comadreja

En Europa, durante la Edad Media los testículos de la comadreja eran apreciados como anticonceptivos.

La Trotula, una guía médica femenina escrita en el siglo XII, recomienda cortar los testículos de estos animales vivos, envolverlos en piel de ganso, y usarlos como amuletos para evitar el embarazo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=QCh6w30ZQiE&t=4s

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.