close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
CDHDF confirma 7 asesinatos cometidos por policías capitalinos
La CDHDF informó que en estos siete asesinatos "no se encontraron evidencias que permitan confirmar que el actuar (de los agentes) correspondiera a una legítima defensa"
Por Paris Martínez
2 de mayo, 2013
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) confirmó ayer la responsabilidad de policías capitalinos –tanto de la Secretaría de Seguridad Pública como de la Procuraduría General de Justicia locales– en siete asesinatos de civiles, ocurridos entre 2010 y 2013, los cuales entran en la categoría de “ejecuciones arbitrarias”, debido a que fueron perpetrados “a voluntad (de los agentes implicados), sin tener en cuenta la ley”.

A través de la recomendación 8/2013, el ombudsman capitalino informó que en estos siete asesinatos “no se encontraron evidencias que permitan confirmar que el actuar (de los agentes) correspondiera a una legítima defensa”, además de que “los policías (implicados) no actuaron en proporción a la situación que enfrentaban ni redujeron al mínimo los daños y lesiones, buscando en todo momento la protección de la vida humana”.

Por ello, el organismo defensor de los derechos humanos en la capital del país determinó que los responsables no sólo deben ser procesados penal y administrativamente, además de reparar el daño a las víctimas, sino que también demandó tanto a la SSP como a la PGJDF emprender acciones de capacitación a su personal en materia de “razonabilidad” en el uso de la fuerza y las armas letales, así como poner en marcha un “sistema audiovisual permanente al interior de sus patrullas y diseñar un mecanismo que permita registrar y concentrar los reportes de la policía sobre el uso y resguardo de armamento”.

Living

El más reciente asesinato policiaco documentado por el ombudsman capitalino ocurrió el 12 de enero de 2013. Las víctimas: un joven de 22 años y su acompañante, de 17, los cuales fueron detenidos “sin motivo legal” por Luis Guillermo Flores Capetillo, agente de la Policía de Investigación de PGJDF, y otros cómplices, luego de que abandonaron el bar Living, de Bucareli, alrededor de la 1:30 de la madrugada.

Cinco horas después, los cuerpos de ambos jóvenes fueron hallados en la delegación Venustiano Carranza. Habían sido amordazados con alambre, mismo material usado para atarlos de brazos, pies y manos. Presentaban mutilación de orejas y murieron por disparos en la cara.

En la versión del agente Flores Capetillo, respaldada por los comandantes Raúl Porras Barrios y Jaime Víctores Oliver, éste se encontraba en Bucareli realizando “servicio”, a bordo de la patrulla 03094, cuando las dos víctimas le solicitaron apoyo “para que las sacara de esa zona”, ya que ahí se acababa de suscitar una “riña colectiva”, por lo que el policía les permitió abordar el vehículo oficial y, asegura, “calles después los dejó”.

No obstante, la CDHDF logró demostrar la “falsedad” de estas declaraciones a través del testimonio de testigos presenciales de la detención, así como con los videos registrados por las cámaras de seguridad del gobierno capitalino, las cuales dejan ver que el agente Luis Guillermo Flores Capetillo detuvo a ambos jóvenes y los obligó a abordar no en su patrulla, sino en un vehículo blanco, no oficial, que lo escoltaba.

A través de videos de tránsito, además, se pudo confirmar que la patrulla 03094 y el vehículo en el que llevaban privadas de la libertad a las víctimas, así como un taxi que formaba parte del convoy, se trasladaron “al lugar donde se encontraron los cuerpos de las personas agraviadas”.

Con estas evidencias, el ombudsman concluyó que “el agente de la Policía de Investigación Luis Guillermo Flores Capetillo “colaboró” en la privación de la vida de ambos jóvenes, “al generar las condiciones para que (los asesinatos) se llevaran a cabo, pues fue el responsable de llevar a cabo su detención ilegal y arbitraria (…) y proporcionando informes falsos a sus superiores jerárquicos y a la autoridad ministerial”.

En este caso, destaca la recomendación 8/2013, las víctimas fueron colocadas en “situación de inferioridad e indefensión, se afectó su libertad e integridad personal, de forma previa a ser privadas de la vida; y su detención y muerte no tuvo causa legal”.

Ángel y Ángel

El segundo caso de “ejecución arbitraria” confirmado por la CDHDF ocurrió el 18 de noviembre de 2012, cuando José Ángel Serrano Romero, policía de la Secretaría de Seguridad Pública, disparó su arma larga contra un grupo de jóvenes, matando a uno e hiriendo a otros dos.

A unos metros de ahí se hallaba el policía Elías Ángel García Mata, el cual testificó que su compañero había disparado, ante las supuestas amenazas de la víctima y sus amigos, quienes, según el dicho de los agentes, se encontraban armados y se les acercaban intimidantemente.

Sin embargo, las investigaciones ministeriales posteriores permitieron determinar que el joven asesinado y sus dos amigos heridos “no portaban arma de ningún tipo”, además de que no se acercaban a los policías, sino que, por el contrario, “ya se retiraban y habían caminado aproximadamente tres metros cuando el policía José Ángel Serrano les disparó”.

Por ello, la CDHDF determinó que, en este caso, “el uso de la fuerza letal se llevó a cabo sin advertencia previa, y sin que existiesen causas para utilizar el arma de fuego”.

Estos hechos ocurrieron, destacó el ombdusman, “sólo porque por la noche los jóvenes estaban caminando en la calle”, y el ataque emprendido por el policía en contra de ellos se realizó de manera “deliberada e injustificada”.

Frases extrañas

El 29 de octubre de 2011 los policías Humberto Barragán Rojas y Fernando Ramírez Cruz atendieron una petición de ayuda en una pensión donde se rentan cuartos a personas que ejercen la prostitución, donde un inquilino, desnudo, agredía a otros moradores del inmueble.

Según los testimonios recabados, el inquilino agresivo lanzaba “frases extrañas” y amenazas en contra de todos los presentes, incluidos los policías, contra los cuales “se abalanzó”, aunque completamente desarmado.

La recomendación 8/2013 destaca que, a pesar de que los agentes están supuestamente capacitados para emplear la fuerza necesaria para controlar a una persona agresiva, los relatos de testigos revelan que, al ser enfrentados por el inquilino violento y desnudo, ambos policías “salieron corriendo” hacia la calle, momento en que el agente Humberto Barragán disparó contra el inquilino en un pie.

Viéndose herido, el inquilino agresor dio vuelta para volver a su vivienda, a pesar de lo cual Barragán Rojas “emitió un segundo disparo, ocasionándole la muerte”, medida que, en interpretación de la Comisión de Derechos Humanos del DF, era “innecesaria” pues “no hay evidencias de que (el uniformado) se encontrara ante un peligro real e inminente de perder la vida o de sufrir lesiones graves”.

Por ello, concluyó el ombudsman, ésta se trata, como en los casos anteriores, de una muerte “deliberada e injustificada”.

Playera a rayas

Detener “al perro ese” fue la consigna de los agentes que tripulaban las patrullas P-3308, P-3305, P-2604, P-2623, P-3314, de la Secretaría de Seguridad Pública, luego de que, el pasado 20 de julio de 2011, lograran capturar a dos personas que, a bordo de motoclicletas con reporte de robo, intentaron fugarse en la delegación Venustiano Carranza.

La indicación, sin embargo, no hacía referencia a ninguno de los dos detenidos, sino a un tercer sospechoso, vestido con “playera rayada” que había logrado escapar a pie, por lo que, faltando 20 minutos para las 2:00 de la madrugada, “se ordenó (a través de la radio) que a todas las personas que anduvieran caminando se les detuviera”. Cuarenta segundos después, por la misma frecuencia policial, los patrulleros involucrados en la persecución solicitaron una unidad médica, pues había un herido.

Se trataba del joven de playera rayada, el cual recibió un disparo en la parte posterior del cráneo y, según la necropsia, “muy probablemente realizó maniobras de lucha, forcejeo y/o sometimiento momentos antes de su muerte”.

Tras constatar estos hechos, la CDHDF concluyó que, aun cuando no existe ningún agente procesado en este momento por el asesinato de este joven, “el disparo (que le dio muerte) lo hizo alguno de los policías de la SSP” que lo perseguían, cuyos nombres se reservó el organismo defensor de derechos humanos, por hallarse la investigación aún en fase preparatoria.

Aún así, la recomendación 8/2013 deja ver que al menos seis policías de la SSP participaron en esta persecución, aunque también hay evidencias de que a ella se sumaron patrulleros de otros puntos de la delegación Venustiano Carranza.

Esta acción, concluyó el ombudsman, “fue ejecutada por servidores públicos (…) sin respetar los estándares locales e internacionales para evitar la privación de la vida”, por lo que entra en la categoría de “ejecución arbitraria”.

Cabe destacar que ni la víctima ni los dos detenidos estaban armados.

Arma de cargo

Víctor Manuel Rangel Cabrera, agente de la Policía de Investigación de la PGJDF, viajaba en su motocicleta acompañado de su esposa, el pasado 26 de mayo de 2010, cuando chocó con un taxi en la delegación Gustavo A. Madero, a cuyo conductor el policía increpó y, luego de una discusión, asesinó con su arma de cargo.

Según testigos del homicidio, luego de efectuar el primer disparo, Rangel Cabrera puso su pistola entre los dedos inertes del taxista, y así ejecutó una segunda detonación, con lo cual intentó sustentar su versión de los hechos, según la cual el trabajador del volante lo había despojado de su arma durante el pleito verbal, por lo que el uniformado forcejeó con él y, en este trance, el arma se disparó.

Aunque la Comisión de Derechos Humanos del DF reconoce que no puede responsabilizarse a la Procuraduría por actos cometidos por sus agentes cuando están en su tiempo libre, el ombudsman concluyó que “en este caso se reúnen los componentes para afirmar que la falta de controles sobre la labor policiaca, así como el debido resguardo de las armas (cuando los agentes no están en funciones), por parte de la PGJDF, incidieron para que, de forma injustificada, se privara de la vida a la persona agraviada.”

Bajo reserva

Los detalles del último caso de asesinato perpetrado por policías capitalinos, por petición de los deudos, quedaron bajo reserva. No obstante, la CDHDF señaló que se trata del asesinato de un joven por un elemento de la Policía de Investigación de la Procuraduría capitalina, el cual reconoció haber accionado su arma de fuego “en el ejercicio de sus funciones”.

No obstante, la Comisión de Derechos Humanos del DF determinó que este policía “no demostró que se encontraba ante un peligro inminente de muerte o de lesiones graves, ni que tenía el propósito de evitar la comisión de un delito particularmente grave, que entrañara una seria amenaza para la vida” por lo que “quedó demostrado que dicho servidor público violó el derecho a la vida de la persona agraviada”.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
La carrera por producir carne artificial y cómo puede cambiar la forma en la que comemos
El desarrollo de la biotecnología está abriendo la puerta a que podamos comer carne de cerdo o de pollo sin que sea necesario matar a un solo animal y, además, hay quien defiende que beneficia al medio ambiente pero, ¿es realmente una alternativa?
23 de marzo, 2019
Comparte

Cada vez el futuro está más cerca. Un grupo de científicos británicos de la Universidad de Bath (Inglaterra) se ha marcado como misión producir carne cultivada en laboratorio.

Si lograran reproducir el proceso a escala industrial, los amantes de la carne podrían comerse un trozo de tocino sin que ningún animal haya tenido que ser sacrificado.

Los productos cárnicos de laboratorio aún no están a la venta, aunque una compañía estadounidense, Just, ha dicho que sus nuggets de pollo cultivado a partir de células extraídas de pluma de pollo vivo pronto estarán en algunos restaurantes.

La doctora Marianne Ellis, ingeniera química de la Universidad de Bath, cree que la carne cultivada en laboratorio es “una fuente de proteína alternativa para alimentar al mundo”.

Las estructuras donde se cultiva la carne a partir de células madre.

BBC
Los bloques donde se cultiva la carne a raíz de células madre.
Biorreactor.

BBC
Este es un biorreactor en el que crecen las células madre.

Para eso es necesario tomar una muestra del tejido de cerdo, aislar las células madre para cultivar otras nuevas y después ponerlas en un biorreactor. De esta forma pueden expandirse de forma masiva, explica el estudiante de posgrado Nick Shorten, de la Universidad de Aberystwyth, en Gales.

“Así el cerdo todavía está vivo y feliz, a la vez que puedes conseguir mucho tocino”.

Pero replicar el sabor y la textura del tocino llevará años de investigación. Por el momento, en Bath están experimentando con algo que es completamente natural: hierba.

A modo de prueba, lo que estos investigadores británicos están haciendo es hacer crecer células de roedores, que son más baratas y fáciles de usar, en unas estructuras de hierba que funcionan a modo de andamio.

Gráfico

BBC

“La idea era esencialmente, en lugar de alimentar a una vaca con pasto y luego comer la carne, ¿por qué no ‘dar de comer hierba a nuestras células cultivadas’?”, dice Scott Allan, un estudiante de posgrado en ingeniería química.

“Usamos el andamio hecho con hierba para que las células crezcan, y después éste se puede incorporar al producto final”.

Ese producto final sería realmente tejido muscular puro, carne magra, y no algo con el sabor y la textura de un tocino o de un filete, así que habría que añadirle células de grasa y células conectivas para darle “un poco más de sabor”, explica Allan.

Para que la carne cultivada sea una opción factible en el futuro, las células tendrán que cultivarse a gran escala.

Cerdos en un mercado en Alemanis.

Getty Images
Las células se extraen de los animales y pueden hacerse crecer en el laboratorio siguiendo un procedimiento especial.
Doctora Marianne Ellis.

BBC
La doctora Marianne Ellis es la encargada de liderar el proyecto.

“Lo que estamos haciendo aquí es diseñar biorreactores, y el proceso necesario para usarlos y cultivar células musculares a gran escala que sean rentables, seguras y de alta calidad. De esta forma, podremos proporcionar células musculares cultivadas a tanta gente como la quiera”, asegura la doctora Ellis.

Para ello, Ellis prevé tomar “las células primarias” de un animal vivo o que haya sido recientemente sacrificado, o si no usar una población de células “inmortalizadas”, que seguirán dividiéndose.

“Esto hace que no sea necesario matar a ningún animal, siempre tendrás esta célula ‘inmortal’ que podrás usar siempre”.

Una carne que no necesita el sacrificio de un animal puede resultar muy atractiva. Tanto para los animalistas como para quienes están preocupados por los problemas ambientales que supone la producción ganadera.

Una vaca comiendo pasto.

Getty Images
La carne hecha en laboratorio puede ser una alternativa para quienes les preocupa el sacrificio animal y el medio ambiente.

Richard Parr es director gerente para Europa en The Good Food Institute, un grupo sin ánimo de lucro que promueve alternativas a los productos de la agricultura convencional.

Parr dice que la carne cultivada en laboratorio tiene el potencial de usar mucha menos tierra y agua, emitir menos dióxido de carbono, ahorrarles a miles de millones de animales un inmenso dolor y sufrimiento, y de ayudar a combatir la resistencia antimicrobiana y la contaminación de los alimentos.

“También es una oportunidad comercial enorme en la que las empresas, universidades y gobiernos deberían aprovechar la oportunidad para apoyar e invertir”, argumenta.

La primera hamburguesa del mundo cultivada en el laboratorio

PA
La primera hamburguesa del mundo cultivada en el laboratorio se reveló en 2013. No prosperó porque producirla resultaba muy caro.

Según Marianne Ellis, la mayoría de los análisis parecen sugerir que la carne cultivada supone también una reducción significativa tanto de los gases de efecto invernadero, como del uso de la tierra y el agua, pero no está tan claro el ahorro energético.

Un estudio reciente descubrió que la carne cultivada en laboratorio podría ser peor para el clima que la carne convencional, aunque la investigación no analizó el uso del agua y del suelo.

“La carne cultivada podría ser una de estas alternativas prometedoras para reducir las emisiones agrícolas, pero hasta que obtengamos más datos de producción, no podemos asumir eso de forma automática”, dice el autor del artículo, John Lynch, de la Universidad de Oxford.

Puesto de carnicería con piezas de carne roja.

Getty Images
Tú mismo puedes contribuir a reducir las emisiones de dióxido de carbono consumiendo, por ejemplo, menos carne roja.

Los investigadores de Bath ven un futuro donde la carne cultivada conviva con la agricultura tradicional.

Illtud Dunsford, cofundador con Marianne Ellis de la empresa de biotecnología Cellular Agriculture, proviene de una larga familia de agricultores en Gales y es defensor de métodos tradicionales, pero dice que en el futuro será necesario gestionar las tierras de cultivo y que el ganado seguirá jugando su papel, pero más pequeño.

“En mi pequeña granja en el oeste de Gales, lo que me gustaría ver es que fuimos capaces de mantener una gama de razas de ganado nativas muy, muy tradicionales, aunque sea a escala muy pequeña, pero con una calidad y cuidados excelentes”.

Illtud Dunsford

BBC
Illtud Dunsford es granjero pero también un emprendedor en biotecnología.

No se espera que la carne cultivada en laboratorio esté disponible a gran escala en al menos cinco años.

Queda por ver si la gente querrá comerla o no. Las encuestas en Reino Unido, por ejemplo, sugieren que el 20% la comería, el 40% no y el resto está está indeciso.

Los sondeos muestran también que las generaciones más jóvenes, los habitantes de núcleos urbanos y las personas de mayor nivel económico están más abiertas a la idea.

Chris Bryant, psicólogo de la Universidad de Bath, dice que hay tres factores importantes que deben tenerse en cuenta: el precio, el sabor y la seguridad.

El tercero es el más difícil de abordar, dice, basado en “la falacia naturalista“, bajo la cual la gente cree que las cosas naturales son buenas y las antinaturales son malas.

En última instancia, serán los consumidores quienes juzguen el éxito o el fracaso de la carne cultivada en el laboratorio.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=d4L-tZXPhxY

https://www.youtube.com/watch?v=chAeHyV7aSA

https://www.youtube.com/watch?v=_22FeI4172s

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.