close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Cómo funcionan las impresoras 3D?

Con los usos dados hasta ahora, las impresoras 3D pueden salvar vidas, crear armas, pero también se ha impreso chocolates, aviones, coches y joyería
Por Juan Francisco Medina
27 de mayo, 2013
Comparte
La vida de Kaiba Gionfriddo fue salvada gracias a la imrpesión 3D.

La vida de Kaiba Gionfriddo fue salvada gracias a la imrpesión 3D.

Kaiba Gionfriddo, un bebé estadounidense de un año ocho meses, nació con un defecto inusual. Uno que casi lo mata. Su tráquea no dejaba pasar oxígeno a sus pulmones y en varias ocasiones estuvo a punto de perder la vida.

Los doctores de Kaiba usaron el pasado 23 de mayo, una impresora en tercera dimensión (3D) para crear un tubo tráquea para el bebé. Para ello, usaron un plástico que en tres años será completamente asimilado por el cuerpo del pequeño. Nunca necesitará otra cirugía para retirar esa pieza.

Las impresoras 3D han permitido avances para la ciencia como el logrado para Kaiba, pero también en Estados Unidos, país que ha visto cientos de tragedias causadas por el fácil acceso a las armas de fuego, hay quienes ven en estas impresoras una forma más fácil de estar armado.

Defense Distributed es una asociación que pugna por el derecho a portar un arma, tal como lo establece la segunda enmienda de la Constitución estadounidense, y promueve la “Wiki Pistola”, una pistola impresa en 3D.

Para ese fin, Defense Distributed tiene un plan de tres puntos: Producir y publicar un archivo para crear la primera arma lista para imprimir, adaptar el diseño para impresoras más pequeñas y finalmente convertirse en los primeros adoptantes de la “wiki pistola”. El gobierno estadounidense ordenó a Defense Distributed retirar los planos que subió al internet para que cualquier persona pueda fabricar su propia arma.

El pasado 23 de mayo, un hombre de Wisconsin, Estados Unidos, que se hizo llamar “Joe”, mostró en un video una pistola hecha de plástico que sólo le costó 25 dólares. El arma fue hecha con impresora 3D que le costó mil 725 dólares. Joe cargó la pistola con balas de .380 milímetros y el ingeniero Michael Guslick, a quien se le conoce por imprimir uno de los primeros cargadores de balas para rifles semi-automáticos AR-15, estuvo a cargo de grabar el video.

Dos meses antes, el 22 de marzo, otro hombre en Tennessee, Jeff Heeszel, diseñó e imprimió balas con la misma tecnología.

Con los usos dados hasta ahora, las impresoras 3D pueden salvar vidas, crear armas, pero también se ha impreso chocolates, aviones, coches y joyería. Pero ¿Cómo es posible imprimir en 3D y hacerlo en tantos materiales? ¿Qué son y cómo funcionan esas máquinas?

Capas de materiales

Las impresoras 3D no imprimen, construyen. No esparcen tinta sobre papel, van acumulando material capa tras capa hasta formar objetos. El proceso, conocido también como manufactura por adición, puede durar días enteros.

El primer paso es dibujar el objeto. Quienes no tengan esa habilidad pueden elegir figuras prediseñadas. Los planos tienen que ser tridimensionales, por lo que se necesita de un software especial.

El siguiente paso es trasladar ese diseño y convertirlo en un objeto. Existen diversas compañías que ofrecen el servicio de “impresión”. Basta con cargar el archivo .STL (que significa Lenguaje de Mosaico Estándar por sus siglas en inglés) y elegir el material. Hasta ahora se ha usado plástico, papel, chocolate y células vivas.

El proceso es de adición de capas de manera sucesiva y cada capa mide cerca de 0.1 milímetros; Por ello, una pieza puede llevar varias horas o días para estar lista. La traquea de Kaiba Gionfriddo tardó un día entero en construirse.

La historia de las impresoras 3D inició en 1976, cuando se inventó la impresora de inyección de tinta. En 1984 los avances de dicha impresora se modificaron de imprimir tinta, a imprimir materiales. En ese año Charles Hull, cofundador de 3D Systems inventó la estilográfica, un proceso de impresión que permite crear un objeto tridimensional a partir de información digital.

En 1992 se produjo la primera máquina que involucra un láser de rayos UV de “fotopolímeros solidificantes”. Un líquido con la viscocidad y el color de la miel, que crea partes tridimensionales capa por capa.

En 1999 se implantó el primer órgano hecho en un laboratorio, cuando un paciente se sometió a un aumento de vejiga mediante una estructura en 3D cubierta de sus células. En la década del 2000 se empezó a experimentar con la “impresión” de órganos y tejidos con esa tecnología. En los últimos cinco años se han impreso aeronaves, automóviles, joyas y hasta una quijada prostética.

En el futuro, hasta comida

Las impresoras pequeñas, hechas para crear juguetes o pequeños gadgets cuestan al menos mil dólares. Una profesional cuesta entre 15 mil y 60 mil dólares y las industriales, con las que incluso se pueden “imprimir” casas, alcanzan precios de hasta 600 mil dólares. Algunas de las compañías que están explotando este nuevo mercado son Shapeways, Sculpteo o Thingverse.

Las impresoras 3D también las han usado para crear las partes de un auto totalmente funcional. El proyecto fue desarrollado por Jim Kor en Winnipeg, Canadá el 10 de febrero de 2013. La semana pasada, la NASA otorgó una concesión para desarrollar una impresora que cree comida para sus astronautas a la compañía Anjan Contractor.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Emma Coronel: la controversia en México por la aparición de esposa del Chapo en una serie

Emma Coronel aparece en un capítulo de la serie "Cartel Crew" de VH1, que muestra la vida cotidiana de familiares de narcotraficantes.
19 de noviembre, 2019
Comparte
Emma Coronel

Getty Images
Emma Coronel participa en la segunda temporada de la serie “Cartel Crew”.

En el juicio en Nueva York contra su esposo Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, se le veía tranquila, casi siempre en silencio. A veces conversó con periodistas al terminar las audiencias.

Parecía claro que Emma Coronel Aispuro quería mantener un bajo perfil, como hizo desde que se casó con el capo en 2006.

Por eso la sorpresa de muchos cuando se divulgó que la joven de 30 años de edad participaría en un capítulo de la serie Cartel Crew, producida por la cadena de televisión VH1.

Se trata de un programa enfocado en la vida cotidiana de personas o familiares vinculados en algún momento con carteles de narcotráfico.

La serie empezó en enero y ahora se encuentra en su segunda temporada, que incluye el capítulo donde aparece Emma Coronel.

El tema desató controversia en el país, que enfrenta la mayor ola de violencia en un siglo.

Algunos como el periodista Javier Garza, exdirector del diario El Siglo de Torreón, cuestionaron la decisión de la televisora.

“La idea de darle escaparate a estilos de vida obtenidos gracias a la violencia que destroza países y familias, es tan enferma como cualquier atrocidad de un narco” publicó en Twitter.

Chapo Guzmán

Reuters
Joaquín Guzmán fue sentenciado a cadena perpetua.

La misma idea expresó el periodista Ioan Grillo, autor de varios libros sobre narcotráfico en México como “Caudillos del crimen: de la Guerra Fría a las narcoguerras”.

“Es una decisión enferma y terrible por parte de VH1 de tener a la esposa de “El Chapo”, Emma Coronel en su reality show ‘Cartel Crew'” escribió en la misma red social.

“Hay una catástrofe humanitaria en México por la violencia del cártelde Sinaloa. “Este no es un reality show glamoroso. ¿Dónde están las imágenes de las fosas masivas?”.

Algunos inclusive pidieron boicotear a la televisora. Hasta el momento VH1 no ha respondido a las críticas.

El controvertido capítulo estaba programado para transmitirse este lunes 18 de noviembre. La transmisión cuatro meses después que Guzmán Loera fue sentenciado a cumplir dos cadenas perpetuas en prisión.

Atracción por la farándula

En realidad los capos de narcotráfico en México y otros países suelen buscar los reflectores y la fama, dicen especialistas a BBC Mundo.

Por ejemplo, Guzmán Loera era aficionado a la serie de televisión La reina del sur, protagonizada por Kate del Castillo y producida por la cadena Telemundo.

Chapo Guzmán

EPA
“El Chapo” planeaba una película con Sean Penn y Kate del Castillo.

En octubre de 2015 el capo se reunió con ella y el actor Sean Penn en su refugio de El Triángulo Dorado, una región montañosa entre los estados de Sinaloa, Durango y Chihuahua.

Uno de los temas de la conversación, reveló Penn a la revista Rolling Stone, fue la producción de un filme sobre su vida.

Un proyecto que “El Chapo” buscaba concretar al menos desde 2007, reveló el narcotraficante Alex Cifuentes durante el juicio contra Guzmán Loera en Nueva York.

Inclusive contrató a un guionista y buscó ayuda de directores de cine, según dijo el testigo en el juicio.

Pero Joaquín Guzmán no es el único interesado en la farándula. Es el caso de Edgar Valdéz Villarreal, “La Barbie”, uno de los líderes del cártel de los hermanos Beltrán Leyva.

El capo solía visitar bares y restaurantes que frecuentaban artistas y jugadores de fútbol. De hecho “La Barbie” fue involucrado en la investigación sobre ataque contra el jugador Salvador Cabañas en 2010.

La Barbie

Getty Images
“La Barbie” visitaba bares que frecuentaban artistas y futbolistas.

El deportista recibió un disparo en la cabeza cuando departía con actores y futbolistas en un bar de Ciudad de México.

Otro ejemplo de la tentación por la fama son los “narcocorridos”, que según académicos con frecuencia son patrocinados por algunos líderes de bandas y cárteles.

“Viven su realidad”

Tal afición suele transmitirse a los familiares de los capos, explica José Reveles, autor de varios libros de narcotráfico como “El Chapo: entrega y traición”.

“Viven una vida no ajena a la realidad pero sí en su realidad”, le dice a BBC Mundo.

“Pasa lo mismo que en el mundo del espectáculo, muchísimos casos de mujeres acosadas, engañadas o enamoradas a través del poder que da ser alguien importante”.

De alguna manera puede ser el caso de Emma Coronel y su participación en la serie de televisión.

En “Cartel Crew” se intenta mostrar cómo los participantes intentan llevar una vida normal, y la forma como enfrentan las consecuencias de su vinculación con el tráfico de drogas.

Emma Coronel

Getty Images
Emma Coronel guarda silencio por su papel en la serie de televisión.

El formato es el conocido como “reality show” donde con varias cámaras se filman todos los detalles y recorridos de quienes participan.

En la segunda temporada aparecen personajes como Michael Blanco, hijo de Griselda Blanco, una de las lideresas del Cártel de Medellín conocida como “La reina de la cocaína”.

También aparece la modelo Stephanie Acevedo, hija del narcotraficante José Ramón Acevedo quien permaneció en prisión por introducir cocaína a Estados Unidos a través de Miami.

Y otro caso es el de Dayana Castellanos, encarcelada durante tres años por traficar droga en Florida.

La filmación de la aparición de Coronel se hizo en Miami.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=vBlOELSWjFI

https://www.youtube.com/watch?v=WPAFssynBMU&list=PLLhUyPZ7578fsQjh8hazd4Z5ocTXgra3a

https://www.youtube.com/watch?v=zfMvqmn0Bb4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.