¿Deberíamos todos ser un poco psicópatas en el trabajo?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Deberíamos todos ser un poco psicópatas en el trabajo?

Si tu jefe no tiene empacho en ponerle el pie a sus subalternos y lo hace todo para agradar a sus superiores, quizás sea hora de buscar otro trabajo.
Por Tim Bowler // BBC Mundo
20 de mayo, 2013
Comparte

La mayoría de nosotros probablemente piensa en los psicópatas como maníacos blande-cuchillos a los que hay que tener tras las rejas.

Pero nos equivocamos. Muy por el contrario, podemos aprender de los psicópatas, según el psicólogo experimental de la Universidad de Oxford, Kevin Dutton.

“Es cierto. Incluso entre psicólogos como yo, cuando usamos la palabra ‘psicópata’, imágenes de temibles asesinos nos vienen a la cabeza”, dice.

Sin embargo, el especialista cree que todos podríamos beneficiarnos de actuar de forma implacable, audaz, confiada, centrada, mentalmente fuerte, encantadora y carismática… Todas características del psicópata típico.

Ninguna de ellas es un problema en sí misma, señala Dutton. La situación se vuelve peligrosa cuando “todas esas características se intensifican demasiado: ahí es cuando el individuo comienza a convertirse en disfuncional”.

“No estoy idealizando a los criminales psicópatas violentos, porque ellos acaban con la vida de otras personas”, aclara Dutton.

Pero en su nuevo libro, “La sabiduría de los psicópatas”, argumenta que adoptar ciertas características psicopáticas pueden ayudarnos desempeñarnos mejor laboralmente.

Los psicópatas tienden a no tomarse las cosas personalmente “y no se autoflagelan cuando las cosas salen mal”, dice.

“Si estás pidiendo un aumento de sueldo, es muy posible que te sientas ansioso. ¿Qué pasará si no te lo dan? ¿Qué pensará tu jefe de ti? Bueno, saca valentía de tus convicciones y simplemente inténtalo. No te concentres en lo negativo, sino en lo positivo”, añade.

Para el psicólogo, al hacer aquello que proporciona más confianza, se incrementan las posibilidades de tener éxito.

Profesión de psicópatas

Incluso una falta de sensibilidad para con los otros -común entre psicópatas- puede resultar útil en ciertos empleos y ocupaciones.

“Imagínate que tienes las habilidades que se requieren para convertirte en un gran cirujano, pero que no puedes mantener la distancia emocional con la persona que estás operando. Un doctor me dijo una vez que apenas piensas en que esa persona es la esposa o el marido de alguien, empiezas a caminar en una cuerda floja emocional”, explica.

“Es el tipo de situación en que distanciarte de la gente puede predisponerte al éxito”.

Muchos creen que estas características vienen de la mano de ciertos trabajos de alta jerarquía, como el de jefes ejecutivos, abogados o incluso periodistas.

También los políticos pueden tener su lado psicopático.

“Los políticos tienen que ser implacables para implementar sus ideas frente a la oposición”, dice el profesor Dutton.

“Los más exitosos son aquellos que dicen lo que piensa la mayoría. Son brillantes para escurrirse dentro del espacio vital de la gente, son gatos piscópatas ladrones”, añade.

Psicópatas de psicópatas

Sin embargo, otros especialistas argumentan que los psicópatas sólo representan el 1% de la población y que la definición de Kevin Dutton es demasiado amplia.

“Es incorrecto describir a estas personas como psicópatas. Se trata de una definición clínica”, dice el profesor Cary Cooper, de la escuela de Gerencia de la Universidad de Lancaster.

Además, indica, los gerentes que acosan y presionan pueden lograr ganancias personales, pero sólo a costa del prójimo.

“No es que vayan a matar a nadie, pero indirectamente pueden ocasionar un daño a otras personas porque están demasiado centrados en su propio éxito y las necesidades de los otros les resultan indiferentes. Básicamente se trata de un estilo abrasivo de gerencia”, dice.

Sin entrar en la definición de piscópata, Jonny Gifford, del Instituto de Personal y Desarrollo (CIPD, por sus siglas en inglés), coincide con Dutton en que podemos aprender de ciertas características mencionadas por el psicólogo de Oxford.

“A muchos no nos gusta jugar a la política en las organizaciones, pero tenemos que ser realistas y reconocer que a veces es necesario es ser políticamente astuto”, afirma.

La clave, por supuesto, está en distinguir de antemano cuáles conductas son éticas y cuales no.

“Está muy bien decir que uno debe trabajar con apego a sus propios valores, pero los valores de uno pueden ser una porquería”, dice Gifford.

Cortadores de pescuezos

Mientras que aquellos que persiguen sólo sus propios objetivos pueden traer beneficios a la empresa en lo inmediato, en el largo plazo pueden convertirse en un problema para sus organizaciones.

“A ellos les va muy bien, pero el equipo sufre”, dice Jonny Gifford, del CIPD.

Es importante darse cuenta de que siempre habrá gente dispuesta a cortarte el pescuezo en una organización, señala. Desde el punto de vista de la empresa, el reto es controlar esta clase de conducta, mantener a raya a ciertas personas para que tengan un impacto negativo con sus acciones.

Kevin Dutton es de quienes opinan que, a veces, ser implacable o carecer de empatía es exactamente lo que se requiere para manejar una empresa grande.

“Imagínate que tienes la cualidades estratégicas y financieras para ser un alto ejecutivo, pero careces de la falta de escrúpulos para despedir a personas que no están haciendo su trabajo, o la frialdad para capear un vendaval. Así nunca lograrás llegar a capitán del barco, ¿verdad que no?”, insiste.

Pero para aquellos que sospechan que su jefe tiene tendencias psicopáticas fuera de control, aquí les va su recomendación:

“Si tu jefe tiende a a ponerle el pie encima a quienes están por debajo de él pero hace lo extraordinario para impresionar a quienes están por arriba, es hora de buscar otro empleo”.

¿Es mi jefe un psicópata?

La respuesta es posiblemente sí, si:

  • No tiene ningún reparo en maniupular tus emociones.
  • Ve a los empleados como piezas de ajedrez.
  • Se abroga el crédito por tus ideas.
  • Miente de la manera más fresca para promoverse.
  • Es bueno para lograr que otros asuman la culpa por los errores.
  • Es encantador, siempre y cuando eso le beneficie.
  • Tiene carisma, pero con una cierta frialdad.

Fuente: Kevin Dutton, autor de “La sabiduría de los psicópatas”

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Boris Johnson: 4 claves del escándalo que motivó la dimisión del primer ministro de Reino Unido

El primer ministro británico, Boris Johnson, enfrentó una crisis de credibilidad en su gobierno que generó nuevas presiones en las propias filas conservadoras para sustituirle.
7 de julio, 2022
Comparte

Hicieron falta más de 50 renuncias a su gobierno para que el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, escuchara las voces que pedían su dimisión.

Johnson se vio inmerso en una crisis de consecuencias imprevisibles que derivó en una ola de renuncias de ministros y otros altos funcionarios que alegan haber perdido su confianza en el primer ministro para llevar las riendas del país.

La sacudida se inició el martes cuando, a partir de un escándalo de acoso sexual en el que se vio involucrado Chris Pincher -un parlamentario conservador cercano a Johnson- los ministros de Economía, Rishi Sunak, y de Salud, Sajid Javid, dos pesos pesados del ejecutivo, presentaron su dimisión.

Sunak argumentó que los ciudadanos esperan que el gobierno sea dirigido de una forma “apropiada, competente y seria”; mientras que Javid afirmó que la administración de Johnson no estaba “actuando en el interés nacional”.

A partir de allí, y en un plazo de 24 horas, presentaron su renuncia más de 40 viceministros y otros altos cargos. Para la mañana del jueves, el número ya había llegado a 50 y seguía en aumento.

Tras resistirse inicialmente a la posibilidad de abandonar el cargo, Johnson anunció la tarde del jueves hora local que renunciaría como líder del Partido Conservador, pero conservará su puesto hasta que se elija un nuevo líder conservador para que tome las riendas del país.

El mandatario había dejado clara su voluntad de seguir en el cargo durante una sesión parlamentaria el miércoles.

Los llamamientos para que renunciara ocurrieron solo un mes después de que el primer ministro enfrentara una moción de censura en el Parlamento en la que 41% de los legisladores de su propio partido votaron contra él.

Rishi Sunak.

Reuters
El ministro de Economía, Rishi Sunak, era una de las figuras de más peso en el gabinete.

Aquel intento de destituirlo tuvo lugar después de que salieran a la luz pública fotos y pruebas de encuentros y celebraciones en la sede del gobierno mientras el resto del país se encontraba confinado por las restricciones impuestas por el propio ejecutivo de Johnson durante la pandemia.

BBC Mundo responde las preguntas clave sobre la crisis que hizo colapsar el gobierno de Boris Johnson.

1. El origen de la crisis

El pasado 30 de junio, el diario británico The Sun publicó que el entonces subjefe de la bancada del Partido Conservador en el Parlamento, Chris Pincher, había manoseado a dos hombres en un club privado en Londres.

Pincher, quien había sido nombrado en ese cargo por Johnson en febrero de este año en medio de una reorganización del Ejecutivo, renunció inmediatamente.

A los pocos días, los medios británicos publicaron información sobre al menos otros seis casos de supuesta conducta sexual inapropiada por parte de Pincher ocurridos en los últimos años.

Pincher, quien fue suspendido por el Partido Conservador, ha pedido disculpas y ha dicho que cooperará plenamente con las investigaciones sobre su conducta y que está buscando “apoyo médico profesional”.

2. ¿Cómo estuvo implicado Boris Johnson?

Aunque el primer ministro británico no es quien ha incurrido en conductas sexuales inapropiadas, el escándalo de Pincher lo coloca en una situación difícil debido a que se está cuestionando su buen juicio, así como la transparencia con la que el gobierno manejó el caso.

Chris Pincher

PA Media
Los señalamientos contra Chris Pincher desataron la ola de renuncias que llevó a la decisión de Johnson.

El pasado 1 de julio, la oficina del gobierno le dijo a la prensa que Johnson no sabía que hubiera acusaciones contra Pincher antes de su nombramiento.

El portavoz del gobierno dijo que el primer ministro no era consciente de “acusaciones específicas” sobre Pincher.

Esa fue la misma línea que mantuvieron en los días siguientes varios miembros del gabinete.

Sin embargo, el 4 de julio, el portavoz del mandatario dijo que Johnson conocía “acusaciones que fueron resueltas o no progresaron hasta la fase de queja formal” y que no se había considerado apropiado detener el nombramiento de Pincher debido a “acusaciones no sustentadas”.

Esa misma tarde BBC reveló que Johnson había sido informado de una queja formal sobre el “comportamiento inapropiado” de Pincher, mientras este trabajó en el Ministerio de Exteriores entre 2019-2020.

Esta queja llevó a un proceso disciplinario que confirmó que sí hubo un comportamiento inapropiado.

Posteriormente, en una entrevista con la BBC, Johnson dijo: “Hubo una queja que me hicieron llegar a mí específicamente… fue hace mucho tiempo y me la presentaron de forma oral. Pero eso no es excusa, yo debí haber actuado a partir de ella”.

Manifestación contra Boris Johnson.

Getty Images
El llamado “partygate” había dañado la credibilidad del gobierno de Johnson.

El primer ministro calificó como “un error” haber nombrado a Pincher, de quien dijo que se había comportado “muy, muy mal”, por lo que pidió disculpas a las personas afectadas.

3. ¿Por qué se cuestionó al primer ministro?

“Todo esto se trata de una cosa: la verdad”, señaló Chris Mason, editor de Política de BBC, al analizar la crisis en marcha en el gobierno británico.

“Al margen de la marejada de detalles y acusaciones, todo se reduce a si la gente puede creer lo que dice el número 10 (como se llama coloquialmente al Ejecutivo británico)”, agregó.

Y es que la respuesta del Ejecutivo al escándalo de Pincher fue cambiando progresivamente a medida que han ido surgiendo otros elementos, al igual que ocurrió durante el llamado partygate, el caso sobre las fiestas celebradas en la sede del gobierno durante el confinamiento por el coronavirus, en el que finalmente se comprobó que incluso Johnson había asistido a alguna de estas reuniones sociales.

“Las preguntas se refieren a lo que Boris Johnson sabía y cuándo lo supo. Y las respuestas siguen cambiando, a menudo como reacción a hechos incómodos que demuestran que su anterior defensa era una basura, o al menos no tan sincera como podría haber sido”, explicó Manson.

Reino Unido

PA
Johnson flanqueado por los dos primeros ministros que renunciaron, Rishi Sunak (dcha) y Sajid Javid.

En medio de la oleada de renuncias, Johnson fue interrogado el miércoles en un comité de la Cámara de los Comunes, la cámara baja del Parlamento británico, y rechazó comentar sobre las renuncias en su gobierno.

Ante la pregunta de uno de los diputados sobre si continuaría siendo primer ministro “mañana”, Johnson respondió: Por supuesto”.

Poco después le dijo al comité que estaba teniendo una semana “excelente” y descartó la convocatoria de elecciones anticipadas.

“El trabajo de un primer ministro, en circunstancias difíciles, cuando ha recibido de las urnas un mandato colosal es seguir adelante, y eso es lo que voy a hacer”, manifestó Johnson.

4. ¿Qué ocurrirá ahora?

Tras haber sobrevivido a la moción de censura en su contra hace apenas un mes, Boris Johnson estaba protegido de otra iniciativa semejante durante un año.

Boris Johnson.

Getty Images

Pero el deterioro de la situación política de Johnson fue tan veloz tras el escándalo de Pincher, primero, y luego con las renuncias en su gobierno, que aceptó renunciar este jueves.

Según dice, seguirá siendo primer ministro hasta que se elija otro líder.

El puesto al que renuncia es como líder del Partido Conservador y ahora habrá un concurso de liderazgo en el que alrededor de 100.000 miembros del partido eligirán a un nuevo líder.

Posteriormente Johnson presentará su renuncia a la Reina Isabel II y ella le pedirá al nuevo líder del partido que forme un nuevo gobierno.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-s2KMg099A4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.