El Barsa se queda en el camino; Bayern Munich va a la final de la Champions
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El Barsa se queda en el camino; Bayern Munich va a la final de la Champions

El equipo de Jupp Heynckes humilló al Barsa con un 7-0 global (4-0 en la ida), un resultado casi impensable para un equipo blaugrana acostumbrado a ganar todo
1 de mayo, 2013
Comparte
CAMPEONES BARCELONA-BAYERN

Los jugadores de Bayern Munich, Thomas Mueller, derecha, y Franck Ribery, izquierda, festejan tras vencer 3-0 al Barcelona y avanzar a la final de la Liga de Campeones el miércoles, 1 de mayo de 2013, en Barcelona. (AP)

Bayern Munich dio una extraordinaria muestra de superioridad, barrió 3-0 al Barcelona y avanzó el miércoles a la primera final alemana de la Liga de Campeones.

El equipo de Jupp Heynckes humilló al Barsa con un 7-0 global (4-0 en la ida), un resultado casi impensable para un equipo blaugrana acostumbrado a ganar todo y que empieza dar señales de que llega al final de un ciclo.

Bayern se clasificó a su tercera final de la Liga de Campeones en los últimos cuatro años y enfrentará el 25 de mayo en Wembley al Borussia Dortmund, que eliminó el martes al Real Madrid con un sufrido 4-3 global.

Bayern ya aseguró el título de la Bundesliga, y también está clasificado a la final de la Copa de Alemania, por lo que podría conseguir un triplete inédito para el fútbol germano.

Barcelona no contó con Lionel Messi, el astro argentino que jugó a media máquina la semana pasada en la ida en Munich, aunque el sábado metió un gol y asistió en otro en un empate 2-2 ante el Athletic de Bilbao en la liga española.

“Cuando un equipo es tan superior, simplemente felicitarlo”, comentó el zaguero catalán Gerard Piqué, autor de un autogol a los 72 minutos. “Que no juegue Leo, el mejor jugador del mundo, claro que no es lo mismo”.

Arjen Robben (49) y Thomas Mueller (76) completaron la goleada del Bayern, ante un Camp Nou que presenció un verdadero baile de los alemanes.

A Messi le acompañaron en el banquillo el chileno Alexis Sánchez y el canterano Christian Tello, entre otros, dejando la delantera azulgrana para Cesc Fábregas, Pedro Rodríguez y David Villa.

El Bayern apenas relevó a Dante por Daniel Van Buyten en la defensa y dio entrada al goleador Mario Mandzukic, sancionado en la ida, por Mario Gómez, manteniendo la disciplina táctica, y parecido mordiente.

El férreo engranaje alemán se le atragantó al Barsa desde el arranque, en que sus mejores ocasiones llegaron de larga distancia, con un zapatazo de Rodríguez despejado por Manuel Neuer, y un remate alto de Xavi Hernández en el área tras una llegada por banda derecha de Dani Alves, el más constante en sus subidas al ataque.

También sin el lesionado Sergio Busquets en el eje del mediocampo, la batalla de trincheras se decantó del lado visitante. Acostumbrados al fútbol de ida y vuelta, los germanos hicieron valer la superioridad física de Bastian Schweinsteiger y Javi Martínez y la capacidad de desborde de Franck Ribery y Robben para amenazar al contragolpe, forzando que Piqué neutralizara varias acciones al límite frente al arco de Víctor Valdés.

El descanso llegó con el marcador inalterado y Messi fue el primer futbolista del Barsa en tomar el camino del vestuario.

Pero cuando su equipo regresó a la cancha, el rosarino siguió ocupando asiento, siendo Alexis el elegido por Vilanova para calentar en la banda.

Apenas cuatro minutos bastaron para confirmar que el máximo goleador de la historia del Barsa no estaría en el césped: lo que tardó Robben en recibir un pelotazo diagonal en banda derecha, recortar a Adriano y perfilar su zurda para su clásica comba al poste más lejano, imposible para Valdés.

El tanto dejó la eliminatoria sentenciada, con la utópica tarea para el Barsa de anotar seis goles en 40 minutos. Ingresaron Alexis, Thiago Alcántara y Martín Montoya por los azulgranas, aguantó con seriedad el Bayern, noble competidor y merecido finalista hasta el desenlace, y se aceleró el desfile de aficionados locales hacia la salida.

La mente del ganador, que amplió su castigo con dos centros de Ribery que empujaron Piqué y Mueller, se decantó progresivamente hacia la cita de Wembley, mientras que al Barsa no le queda más ahora que celebrar la conquista de su 22da liga; quizás el domingo cuando reciba al Betis sobre el mismo escenario.

AP

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es la 'regla del silencio incómodo' que utilizan famosos emprendedores como Tim Cook o Jeff Bezos

Si alguna vez te has arrepentido de hablar sin pensar, te contamos cómo funciona una singular regla que algunos de los que manejan las mayores empresas del mundo han aplicado en su ambiente laboral y frente al público.
30 de septiembre, 2020
Comparte

Cuando nos apresuramos en dar una respuesta, las cosas pueden salir mal, y por eso no sería extraño que más de una vez te hayas arrepentido de hablar sin haber pensado lo que ibas a decir.

Hay una estrategia que conocidos emprendedores como Tim Cook, director ejecutivo de Apple, y Jeff Bezos, fundador de Amazon, han puesto en práctica, precisamente para concentrar toda su atención en sus palabras.

Se trata de la “regla del silencio incómodo”, un concepto desarrollado por Justin Bariso, consultor y autor del bestseller “EQ Aplicado, Guía para la Inteligencia Emocional en el Mundo Real”.

Consiste en que cuando te enfrentas a una pregunta desafiante, en vez de responder de inmediato, haces una pausa y piensas profundamente cómo quieres responder.

¿Por qué es incómodo?, porque la pausa puede ser de 10 segundos, 20, o incluso más tiempo, haciendo que el interlocutor se sienta desconcertado, si no está acostumbrado a este tipo de interacciones.

En diálogo con BBC Mundo, Bariso cuenta que Tim Cook es conocido por hacer largas pausas que, en el contexto de un diálogo, se pueden volver muy incómodas.

También lo hace Jeff Bezos, aunque su estilo -agrega Bariso- sigue una manera metódica: al principio de las reuniones se toma un tiempo largo para leer informes en silencio antes de iniciar el diálogo.

Mentes inteligentes como Tim Cook o Jeff Bezos acogen la regla del silencio incómodo”, dice Bariso.

Jeff Bezos

Getty Images
Jeff Bezos, fundador de Amazon, también utiliza largos intervalos de silencio al inicio de las reuniones, explica Justin Bariso.

“Esta regla siempre ha sido una herramienta valiosa de la inteligencia emocional, porque te permite equilibrar el pensamiento y la emoción, en vez de reaccionar basado solo en los sentimientos”.

El silencio de Steve Jobs

Tim Cook y Jeff Bezos no son los únicos directores de empresas que han utlizado la regla del silencio incómodo.

En una ocasión, Steve Jobs se tomó cerca de 20 segundos en contestar un ataque personal, entregando una respuesta contundente.

Era 1997 cuando Jobs -que recién había regresado a Apple- participaba en una conferencia con desarrolladores.

Una persona del público lo atacó diciéndole, “no sabes de lo que estás hablando“.

Lo primero que hace Jobs es quedarse sentado en silencio. Y pensar.

Steve Jobs

Getty Images
En 1997 Steve Jobs, respondió a un ataque en público utilizando la regla del silencio incómodo.

En un tiempo que seguramente parecía una eternidad para la audiencia en el contexto del ataque y la esperada respuesta, Jobs tomó un poco de agua y cerca de 10 segundos, comenzó a responder.

“Tú sabes”, le contesta. “Puedes agradar a algunas personas en algunas ocasiones, pero…”, Jobs vuelve a hacer una pausa como de ocho segundos.

Luego continúa con su respuesta. “Una de las cosas más difíciles cuando estás tratando de lograr un cambio es que, personas como este caballero tienen razón… en algunas áreas”.

Ese es el inicio de una larga respuesta que dejó al público deslumbrado. Pero más allá de las habilidades de Job para responder al ataque y plantear su visión a largo plazo, una de las cosas que destaca Bariso es la duración y efectividad de esa técnica discursiva.

8 beneficios

La inteligencia emocional, agrega, se refiere a la capacidad de entender y manejar las emociones.

Cuando estamos bajo presión, hablamos y actuamos de una manera diferente a cuando tenemos tiempo de analizar las cosas.

“Yo tiendo a hablar demasiado rápido y me he metido en problemas por eso“, cuenta el autor.

Imagen de un reloj

Getty Images
El silencio incómodo suele extenderse por un período de tiempo de entre 10 y 20 segundos.

Esa fue una de las razones por las que Bariso decidió entrar al campo de la inteligencia emocional.

Y cuando practicas la regla del silencio incómodo por un tiempo suficiente, agrega, dejarás de sentirte incómodo.

Estos son algunos de los beneficios que puede proveer la práctica regular de esta regla, según Bariso:

  • Silenciar el mundo exterior
  • Ejercitar tu pensamiento
  • Llegar a la raíz de los problemas con mayor efectividad
  • Dar respuestas mejor pensadas, más profundas
  • Equilibrar tus emociones
  • Estar en armonía con tus valores y principios
  • Decir lo que realmente quieres decir
  • Aumentar tu confianza

Una de las dudas que genera esta regla es si efectivamente cualquier persona puede implementarla.

No solamente por la capacidad personal de ponerla en práctica, sino porque en contextos formales puede generar un rechazo por parte de las demás personas.

Es decir, no todos somos Cook, Bezos o Jobs. Y lo que en algunas personas puede parecer muy interesante, en otras podría llegar a ser visto como insólito, inadecuado, o completamente fuera de lugar.

“Personas como Cook o Bezos no siempre estuvieron en posiciones de poder”, contesta Bariso.

“Una de las razones por las que llegaron donde están, es porque tenían confianza en sus habilidades”, agrega. “Seguir la regla te ayuda a desarrollar la autoconfianza”.

¿Puede la regla jugar en tu contra?

La regla no es una solución mágica y puede jugar en tu contra cuando enfrentas determinadas circunstancias, como cuando se requiere exactamente lo contrario: una respuesta rápida.

“Siempre habrá escenarios donde tienes que hablar o responder rápidamente”, responde Bariso.

“Pero esos escenarios son menores en número de lo que la gente piensa. La mayor parte del tiempo, tomarse 10 o 30 segundos antes de responder, no te hará mal”.

Y si los segundos de pausa se te hacen demasiado eternos, el autor recomienda resistirse a la tentación de contestar lo primero que se te viene a la cabeza y al menos dejar un pequeño espacio para pensar antes de hablar.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6hsbyQAQcWw

https://www.youtube.com/watch?v=j5UTs94JcUE&t=17s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.