El escándalo por tesis sobre coeficiente intelectual de los hispanos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El escándalo por tesis sobre coeficiente intelectual de los hispanos

El académico Jason Richwine renunció a un centro de investigación en Washington tras revelarse que en 2009 realizó una tesis doctoral en la que dice que el CI de negros e hispanos es menor que el de blancos y asiáticos.
16 de mayo, 2013
Comparte
Estudiantes de Staten Island, Nueva York, pasan frente al Edificio Dirksen de Oficinas del Senado en el Capitolio en Washington, el miércoles 10 de abril del 2013, camino a una manifestación por una reforma migratoria.

Estudiantes de Staten Island, Nueva York, pasan frente al Edificio Dirksen de Oficinas del Senado en el Capitolio en Washington, el miércoles 10 de abril del 2013, camino a una manifestación por la reforma migratoria. //Foto: AP

Establecer una asociación entre coeficiente intelectual y raza es un riesgo que puede desencadenar airados debates.

Así lo ha atestiguado la comunidad académica estadounidense durante los últimos días, tras el escándalo surgido por una tesis doctoral en la que se asegura que algunos grupos como los hispanos o los negros tienen un cociente intelectual, CI, más bajo que los asiáticos o los blancos.

La tesis, realizada en 2009, salió a la luz la semana pasada a raíz de un estudio de la Fundación Heritage, un grupo de análisis de carácter conservador con sede en Washington DC.

El autor de la tesis, Jason Richwine, renunció a su cargo de analista de políticas públicas en la fundación y desde entonces rehúye el contacto con la prensa.

Sin embargo, la controversia, lejos de diluirse, ha ido cobrando fuerza con el paso de los días.

El coeficiente intelectual en tela de juicio

Científicos de la Universidad Western de Canadá y el Museo de Ciencia de Londres difundieron el pasado diciembre una investigación en la que aseguran que el coeficiente intelectual ha quedado obsoleto para establecer el nivel de inteligencia real de una persona.

La principal carencia de este mecanismo, constataron, es que no toma en cuenta “la compleja naturaleza del intelecto humano con todos sus distintos componentes”.

El profesor Roger Highfield, del Museo de Ciencia de Londres, le explicó en su momento a BBC Mundo que “los resultados desmienten de una vez por todas la idea de que una sola medida de inteligencia, como el CI, es suficiente para capturar todas las diferencias en la capacidad cognitiva que vemos entre las personas”.

El analista y escritor venezolano Moisés Naím incide en este punto.

En una columna publicada en el diario español El País sostuvo que “entre los científicos sociales no hay consenso acerca de qué es lo que miden los test que estiman el cociente intelectual” y se preguntaba: “¿Miden inteligencia o más bien miden la capacidad de responder bien a ese tipo test? Y si miden inteligencia, ¿qué tipo de inteligencia es?”.

Politización del debate

En su tesis “IQ and Immigration Policy” (CI y políticas de inmigración), Richwine escribió que “la selección de los inmigrantes de alto coeficiente intelectual podría mejorar los problemas de falta de asimilación socioeconómica de los inmigrantes de menor CI y beneficiaría a los potenciales inmigrantes más inteligentes”.

Ahora, más allá de la oportunidad política de este alboroto en un momento en el que el Congreso de Estados Unidos debate la nueva legislación migratoria, surge la duda sobre lo preciso que es el coeficiente intelectual como herramienta para medir no ya la inteligencia de una persona, sino de todo un grupo étnico.

“No creo que el CI tenga ninguna fuerza moral y no creo que se deba utilizar en ningún caso para diseñar políticas de inmigración. De hecho, cualquier tipo de política pública que se sustente sobre este tipo de datos es, para mí, un anatema.

“Es demasiado cercano a la eugenesia y a la moralmente repugnante idea de que la gente más lista es de alguna manera mejor en algún sentido”, aseguró el comentarista político Andrew Sullivan.

Todo esto sin olvidar que el concepto de hispano o latino es una construcción creada en Estados Unidos que no equivale a una raza.

No obstante, Jason Richwine defiende sus argumentos; incluso después de la polémica, le dijo al periodista Byron York, delWashington Examiner, que no se arrepiente de sus aseveraciones.

Richwine negó ser racista y sólo reconoció haber pecado de cierta ingenuidad al no haber tomado en cuenta cómo iba a reaccionar un público no especializado ante su investigación.

Se trata de las únicas declaraciones que ha realizado el académico tras destaparse el escándalo.

Si bien son mayoría quienes lo han criticado, Richwine también tiene sus defensores. Entre estos últimos, se sitúan quienes aseguran que es víctima de una cacería de brujas.

Otros, que no defienden en sí las teorías de Richwine, denuncian que la Fundación Heritage, que ahora se rasga las vestiduras, sabía bien a quién contrataba.

BBC Mundo intentó sin éxito contactar a Jason Richwine.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Quién fue Leona Vicario, la "madre de la patria" que espió para los insurgentes

Vicario, una de las figuras clave para que México lograra su independencia de España en el siglo XIX, es homenajeada este año por su gobierno como "benemérita madre de la patria".
16 de septiembre, 2020
Comparte

Una mujer excepcional, con una vida apasionante y totalmente fuera de lo común para su época.

Así describen historiadores a Leona Vicario, quien fuera figura determinante para el triunfo de la considerada primera transformación de México: su independencia de España, cuyo proceso comenzó con el llamado “Grito de Dolores” hace 210 años.

Vicario rompió esquemas. Rechazó llevar la vida fácil que su fortuna familiar le habría permitido a cambio de apoyar fervientemente la causa insurgente, llegando a espiar para ellos como parte de una sociedad secreta.

“Nace con todo a su favor y lo aprovecha para convertirse en alguien interesado en la vida política de su país, en tener posición propia al respecto, en participar en ella y en la discusión de la vida pública”, destaca la periodista e historiadora Bertha Hernández.

Para muchos, Vicario representa el espíritu de aquella nueva patria mexicana y el germen de la lucha por los derechos de las mujeres que siguen siendo ejemplo para las generaciones actuales.

Y es por eso que el gobierno de México decretó este 2020 como el “Año de Leona Vicario, Benemérita Madre de la Patria” para homenajear, más vale tarde que nunca, a una de las consideradas heroínas de su independencia.

Una imagen iluminada de Leona Vicario

AFP
Calles de Ciudad de México lucen la imagen de Leona Vicario desde hace días con motivo de las fiestas patrias.

Sus dos herencias

Leona Vicario Fernández de San Salvador nació en Ciudad de México, capital del entonces virreinato de Nueva España, el 10 de abril de 1789.

Nacer en una familia criolla con recursos económicos -y sin competir con hermanos varones- le permitió a Vicario acceder a una formación que le ayudó a formar su espíritu crítico.

Hernández destaca cómo su padre, un comerciante español, se percató de la inteligencia y talento de su hija y apostó para que fuera mucho más allá del aprendizaje tradicional de las mujeres de la época, como hacer pequeñas labores, aprender catecismo católico y, en el mejor de los casos, a leer y escribir.

“A Leona le abren las puertas de la biblioteca de la familia. Puede leer, aprende idiomas… y también aprende lo que corresponde a ‘una señorita de su clase’. Recibe una formación que tiene lo mejor de todos los mundos”, le dice Hernández a BBC Mundo.

Leona Vicario

INAH
Vicario fue hija de una criolla y un comerciante español.

Quedó huérfana siendo joven, pero recibió dos importantes herencias.

Por una parte, una cuantiosa fortuna económica. Por otra, una educación liberal que le permitió entender las discusiones de aquella apasionante época.

Entre ellas, la más debatida entonces: ¿debía el virreinato seguir subordinado a España o tenía que definir su destino más allá de lo que se decidiera al otro lado del Atlántico?

Sociedad secreta

Así, Vicario comenzó a interesarse por la vida política en tiempos convulsos. En 1808, mientras Napoleón Bonaparte invadía España, el virrey José de Iturrigaray era depuesto en continente americano.

Tras el inicio del movimiento independentista en la colonia, Vicario se unió a la rebelión e ingresó en una sociedad secreta llamada Los Guadalupes formada por criollos con recursos económicos y acceso a información estratégica que le transmitían a los insurgentes.

Según destaca el historiador Ricardo Cruz García, ella pasó a ser “una parte fundamental para comunicarse de manera clandestina con estos líderes y proporcionarles desde elementos materiales básicos hasta armas”.

José María Morelos en el congreso de Chilpancingo.

Getty Images
Vicario se unió a la lucha insurgente liderada por José María Morelos (derecha), líder de la segunda etapa de la Guerra de Independencia mexicana.

En efecto, Vicario se convirtió en la líder de una red de mensajería con la que garantizaba la correspondencia entre insurgentes y sus familiares, y que permitía saber a las fuerzas de José María Morelos desde cuáles eran los movimientos de las tropas enemigas hasta qué se decía en Madrid.

Decidió emplear su fortuna en financiar la lucha independentista. Dio refugio a fugitivos en peligro e incluso trató de hacer llegar a los insurgentes una imprenta, convencida de la importancia de la prensa para explicar a la población por qué se estaba luchando por la independencia.

Pero el hecho de que Vicario jugara un papel cada vez más fundamental y visible en esa lucha pronto le valió ser denunciada por conspirar a favor de la insurgencia.

Tras un juicio en el que no reveló ninguna información que pudiera comprometer al movimiento, ingresó en prisión, de donde escaparía poco después.

Se reunió entonces con su prometido Andrés Quintana Roo, considerado otro de los próceres de la independencia mexicana, y se unió oficialmente a la lucha insurgente junto a Morelos.

Andrés Quintana Roo

Gobierno de México
Vicario se unió junto a su prometido, Andrés Quintana Roo, en la lucha insurgente por la independencia mexicana.

La historiadora Hernández resume en ella “una actividad política que va evolucionando, desde opinar sobre lo que se discute en la capital a nivel político, a financiar el movimiento y apoyarlo con algo más concreto, hasta finalmente volverse parte de la insurgencia”.

No fue hasta el triunfo independentista en 1821 que Vicario se alejó de la escena pública.

Germen del feminismo en México

Pero en los años siguientes, Vicario siguió estando en el ojo público debido a los numerosos ataques que recibía en la prensa de la época.

La ocasión más sonada, sin duda, fue la carta pública que Lucas Alamán, ministro en el gobierno de Anastasio Bustamante, le dedicó en 1831.

En ella, Alamán aseguraba que si Vicario se unió a los rebeldes había sido por seguir a Quintana Roo en un impulso de “heroísmo romancesco”, más que por tener una convicción política propia.

La respuesta de ella no se hizo esperar. Según le dice a BBC Mundo el historiador Cruz García, se trata de “la primera defensa pública de una mexicana de la libertad e independencia de acción y de pensamiento de la mujer”.

Leona Vicario

Gobierno de México

Mis acciones y opiniones han sido siempre muy libres, nadie ha influido absolutamente en ellas, y en este punto he obrado siempre con total independencia, y sin atender a las opiniones que han tenido las personas que he estimado. Me persuado que así serán todas las mujeres, exceptuando a las muy estúpidas, o a las que por efecto de su educación hayan contraído un hábito servil. De ambas clases también hay muchísimos hombres”.

Con su carta, Vicario subraya que ella es quien toma sus propias decisiones desde mucho antes de conocer al que fue su marido, en una clara reivindicación de igualdad entre géneros poco común en aquellos años.

Placa conmemorativa en la casa en la que vivió Vicario

SECRETARÍA DE CULTURA DE MÉXICO
El año pasado fue develada una placa conmemorativa en la casa que Vicario habitó de 1789 a 1842 en Ciudad de México.

Los dos historiadores consultados por BBC Mundo prefieren, sin embargo, no considerar a Vicario una “pionera del feminismo” ya que ese concepto no existía entonces como tal y no puede, dicen, interpretarse desde el contexto y momento actual.

Aunque según Cruz García, profesor de Historia en la Universidad Autónoma Nacional de México (UNAM), “Vicario es en aquellos años, sin duda, la más visible representante en México de las mujeres que luchan por una igualdad” y su respuesta a Alamán bien podría considerarse como “un germen de esas posturas que hoy llamamos feministas”.

Referente para las nuevas generaciones

Hay otra distinción que muchas biografías y estudios otorgan a Vicario: la de ser la primera periodista de la historia de México.

Hernández cree que esta afirmación es, cuanto menos, “cuestionable”, ya que el concepto actual de periodismo como profesión es radicalmente diferente al de quienes escribían en periódicos en el siglo XIX, lo que no permite hacer esa comparación.

“Antes de Vicario hay otras mujeres que escriben en periódicos de manera anónima, lo que pasa es que no tenemos esos nombres. Así que quizá no es la primera periodista, pero sí la primera que conocemos como la más reconocida de aquel período”, dice Cruz García.

Una vida de excepción hizo a Vicario merecedora de que sus restos reposen junto al de otros héroes de aquella época en la columna del Ángel de la Independencia de Ciudad de México.

Ángel de la Independencia en Ciudad de México

AFP
Los restos de Vicario reposan, junto al de otros héroes de la independencia mexicana, en el Ángel de la Independencia de la capital del país.

Sin embargo, son muchos quienes criticaron que, hasta la conmemoración de este año 2020, la labor de Vicario no haya sido igual de reconocida que la de otros hombres héroes de la patria, ni por parte de los distintos gobiernos ni en la propia enseñanza impartida en las escuelas.

Y en un momento en que la lacra de la violencia de género pasa por una de sus peores épocas en México, expertos apuntan a que fomentar el conocimiento sobre Leona Vicario podría ayudar a empoderar a mujeres al conocer las barreras que una mexicana del siglo XIX consiguió romper gracias, en buena parte, a haber accedido a una educación.

“Son esas niñas que estudian en primaria y secundaria las que necesitan referentes interesantes respecto a lo que pueden hacer y cómo pueden crecer y decidir el rumbo de sus vidas”, concluye Hernández.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=W3yHdmZ_rF8

https://www.youtube.com/watch?v=qJW_CoGVKDk

https://www.youtube.com/watch?v=jizwCrw_WEU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.