close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Aún hay 2 detenidos por convocar a marcha contra Peña
Néstor López Espinoza quedó libre en la noche tras pagar la fianza; se espera que en el transcurso de este martes Eduardo e Iván también abandonen la cárcel.
Por Ernesto Aroche
7 de mayo, 2013
Comparte

op5demayo

Una denuncia anónima y un evento en Facebook para convocar a una marcha contra Enrique Peña Nieto fueron suficientes para que el gobierno de Puebla encarcelara a Néstor López Espinoza, Eduardo Salazar Velázquez e Iván Guizasola Vázquez.

Los tres jóvenes abrieron un evento en Facebook para invitar a manifestarse durante la visita de Enrique Peña Nieto a la capital poblana con motivo del festejo del 151 aniversario de la batalla del 5 de Mayo. La sospecha: que la manifestación pudiera tornarse violenta.

Y aunque no hubo pruebas de que la violencia pudiera hacerse presente en la celebración oficial, como lo reconoció el procurador del estado, Víctor Carrancá Bourguet, los jóvenes fueron detenidos con violencia, incomunicados por más de 24 horas y sus domicilios cateados.

Representantes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Puebla, René Sánchez Galindo y Carlos Figueroa, denunciaron que en el caso de Néstor, quién es militante de Morena, hubo tortura, desaparición forzada, detención arbitraria, cateo sin una orden ni acta circunstanciada y la negación del derecho a fianza.

Finalmente, la fianza sí llegó. La agente del Ministerio Público adscrita al penal de Cholula –donde fueron recluidos Néstor López y Eduardo Salazar- fijó una multa de 21 mil pesos para el primero y de 28 mil pesos para el segundo.

A Iván Guizasola Vázquez la fianza que se le fijó en el penal de San Miguel, ubicado en la capital poblana, fue de 19 mil pesos.

Néstor López. Foto: Ernesto Aroche

Néstor López. Foto: Ernesto Aroche

Hasta la noche de ayer el único que salió libre fue Néstor. Tras cubrir el pago respectivo exigido por la autoridad judicial, se espera que en el transcurso de este martes Eduardo e Iván también abandonen la cárcel.

Pero el problema no ha concluido, los jóvenes aún enfrentan acusaciones por cohecho, resistencia a la autoridad y portación de objeto prohibido: un bóxer.

Desaparición forzada

La mañana del viernes 3 de mayo, Néstor, estudiante de derecho de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), salió de su casa ubicada en Amozoc, municipio connurbado a la Angelópolis, para acudir al Instituto Nacional de Migración donde realiza el servicio social.

A Néstor le cerró el paso una camioneta roja y los tripulantes lo subieron a bordo, dijeron los vecinos citados en un comunicado difundido por el comité estatal de Morena.

28 horas después se sabría que en esa camioneta viajaban policías ministeriales.

La tarde del viernes irrumpieron en la casa del joven cerca de 30 agentes ministeriales para catear su domicilio, sin entregar orden de cateo a Verónica Espinoza, la madre de Néstor, llevándose del domicilio un CPU, una computadora portátil, papelería de Morena, libros, documentos y una memoria USB.

Para ese momento, otro grupo de ministeriales ya había cateado una casa en Tlaxcalancingo, otra comunidad conurbada a la ciudad, y detenido a Eduardo e Iván.

El periódico Intolerancia consignó en su nota que en dicho lugar “presuntamente se elaboraba un plan para desestabilizar el Desfile del 5 de Mayo”. En la nota también se afirmaba que en el lugar “hallaron material presuntamente para elaborar bombas molotov, además de objetos contundentes, como para un enfrentamiento callejero”.

La versión fue desmentida la mañana del domingo, cuando el procurador reconoció que no habían encontrado ningún material explosivo, y que lo único que la dependencia tenía era que los jóvenes difundían a través de internet una convocatoria sobre una manifestación con tintes violentos, “sin embargo no hay ningún elemento que nos permita suponer que hubiera algún tipo de acción o fuera a realizar algún tipo de acción (violenta)”.

El procurador hizo referencia a un evento que se abrió en Facebook, denominado “Peña nieto en Puebla #Op5DeMayo” –el evento fue cancelado a las 23:34 del sábado— mediante el cual se organizaba la manifestación contra el priista.

A los jóvenes se les vincula también con la página “Revolución 2013 Puebla”, una página que se abrió en enero de este año con el mismo fin, coordinar las acciones que se llevarían a cabo como parte de la #OP5deMayo.

De acuerdo con un columnista local, los jóvenes también estaban vinculados con la cuenta de Twitter @Op5deMayo, cuenta que por cierto fue alertada por otra (@DK_AnonOps) de que estaban siendo vigilados.

@op5demayo tengan cuidado, estan siendo vigilados en Facebook; su “evento” no es seguro. Les recomendamos no hacer ninguna pendejada.

— Anon DeathKnight (@DK_AnonOps) 24 de marzo de 2013

 

Fue hasta el domingo por la noche, es decir dos días y medio después de las detenciones, que la PGJ emitió un comunicado formalizando la situación de los jóvenes:

“Néstor López Espinoza, Eduardo Salazar Vázquez e Iván Ismael Guizasola Vázquez, fueron consignados dentro de la averiguación previa 215/2013/DMZS por los delitos de portación  de instrumento prohibido,  cohecho, desobediencia y resistencia de particulares”.

Estos son delitos que en el propio comunicado se reconoce que “no son considerados graves y alcanzan el beneficio de la libertad bajo fianza”.

En el comunicado también se informa que “a las tres personas se les investigó ante la advertencia de la posible comisión de hechos violentos previstos para el 5 de mayo a los que estaban convocando. La PGJ mantiene abierta una carpeta de investigación en torno al caso”.

Finalmente, Néstor abandonó el penal de Cholula la noche de ayer, luego de que se pagara la fianza y multa respectiva y sin ofrecer declaraciones sobre lo sucedido.

Piden la liberación

Previo a la salida de Néstor López, el presidente de Morena, Martí Batres, exigió la liberación de su correligionario y calificó de “abuso” la detención del joven.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
Más dióxido de carbono: la paradójica propuesta contra el cambio climático
Investigadores de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, quieren transformar un gas dañino en otro menos dañino para mejorar las actuales condiciones climáticas.
Getty Images
28 de mayo, 2019
Comparte

Suena como una teoría ilógica: la idea de lanzar intencionalmente más dióxido de carbono a la atmósfera para mejorar las actuales condiciones climáticas que tantos científicos advierten que amenazan la vida en la tierra tal cual la conocemos.

Pero eso es lo que plantean los investigadores de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, con una propuesta de convertir un gas invernadero dañino en otro menos dañino y así ayudar a reducir el cambio climático.

Los investigadores añaden que la estrategia también podría generar ingresos económicos para quienes la adopten.

El estudio, publicado en Nature Sustainability -un sitio especializado en políticas y soluciones de sostenibilidad- describe un potencial proceso mediante el cual el metano, un extremadamente potente gas invernadero, se convierte en dióxido de carbono, un gas que tiene menos impacto en el cambio climático.

En 2018, el metano -generado en su mayoría por actividad humana- alcanzó concentraciones atmosféricas dos veces y media mas grandes que en los niveles preindustriales.

Aunque la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera es mucho mayor, el metano es 84 veces más potente en términos de su efecto sobre el calentamiento global a través de los primeros 20 años desde cuando es despedido al aire.

Además, sostienen los científicos, las fuentes de emisiones de metano -resultado de los cultivos de arroz y crianza de ganado, por ejemplo- pueden ser muy difíciles y costosas de eliminar.

Beneficio neto

Por eso arguyen que el intercambio de un gas por el otro representa un beneficio neto significativo para el clima.

“Si se perfecciona, esta tecnología podría revertir las concentraciones de metano y otros gases en la atmósfera a niveles preindustriales”, indicó Rob Jackson, profesor de Ciencia del Sistema Tierra de la Universidad de Stanford y líder del proyecto.

La mayoría de las propuestas para estabilizar la temperatura global a 2° centígrados por encima de los niveles preindustriales dependen de las estrategias que combinan tanto la reducción de más dióxido de carbono entrando en la atmósfera como la eliminación de las cantidades ya existentes a través de la siembra de más árboles y otras técnicas de captura de carbono.

Pero estas reducciones de dióxido de carbono típicamente contemplan el retiro de cientos de miles de millones de toneladas y, sin embargo, no restauran la atmósfera a sus niveles preindustriales.

En contraste, dicen los investigadores, las concentraciones de metano podrían reducirse a niveles preindustriales con sólo remover 3.200 millones de toneladas de ese gas de la atmósfera y convirtiéndolos en cantidades de dióxido de carbono equivalente a las emisiones de unos cuantos meses de actividad industrial.

Según alegan los científicos de Stanford, su estrategia podría eliminar aproximadamente una sexta parte de todas las causas actuales del calentamiento global.

“Es una alternativa para compensar estas emisiones vía la eliminación del gas metano para que no haya un efecto neto en el calentamiento de la atmósfera”, explicó Chris Field, coautor de la propuesta y director del Instituto Stanford Woods para el Medio Ambiente.

¿Cómo se haría la conversión?

A nivel molecular el metano tiene mucha energía atrapada. Es un combustible que usamos para la calefacción o para cocinar.

Pero está en concentraciones tan pequeñas en la atmósfera, que atraparlo presenta complicaciones, y tan diluido, que no se puede quemar.

Los investigadores proponen un escenario de enormes estructuras de abanicos que succionen el aire y lo pasen por cámaras giratorias que contienen unos químicos llamados zeolitas que actúan como catalizadores.

Los zeolitas son minerales con amplias superficies microporosas que pueden retener moléculas como cobre y hierro y servirían como un filtro para atrapar el metano y convertirlo en dióxido de carbono.

Ese dióxido de carbono se despediría otra vez a la atmósfera a través del calentamiento de las moléculas atrapadas.

Aunque hay otra opción de almacenar el metano y convertirlo en otros productos, esta sería demasiado costosa y añadiría complejidad al proceso.

Negocio rentable

Según el profesor Rob Jackson hay un mercado que se puede crear para esta tecnología, que vendría de gente, compañías o países dispuestos a pagar para retirar los gases de la atmósfera.

“Ya hay un precio que pagar para la emisión de gases invernadero. Ya está en práctica en varios lugares del mundo y se expandirán en las próximas décadas”, declaró en un video de la Universidad de Stanford emitido por las redes sociales.

El proceso de convertir metano en dióxido de carbono podría ser rentable con un precio impuesto a las emisiones de carbono mediante una política apropiada, sostiene el estudio.

Si en este siglo los precios para compensar por esas emisiones de carbono suben a US$500 o más por tonelada, como la mayoría de los modelos proyectan, cada tonelada de metano retirada podría valer más de US$12.000.

Un complejo de filtros de zeolita del tamaño de una cancha de fútbol podría genera millones de dólares al año en ingresos, mientras que retira metano dañino de la atmósfera, aseguran.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=UtuieuqZq7M&t=11s

https://www.youtube.com/watch?v=azQhsNWpbU4&t=12s

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.