“Mi mamá es trabajadora sexual” (crónica)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

“Mi mamá es trabajadora sexual” (crónica)

Las protagonistas de estas historias son madres que buscaron en la calle el sustento necesario para mantener a sus familias. Desde hace más de 20 años la Brigada Callejera del DF les brinda a estas familias ayuda sanitaria, psicológica, y de alfabetización
Por Manu Ureste
24 de mayo, 2013
Comparte
De acuerdo con datos de la Brigada Callejera del DF, en la actualidad hay algo menos de mil trabajadoras sexuales en la zona de La Merced. Da las cuales, unas 600 tienen entre 18 y 35 años, y entre 200 y 300 son de la tercera edad. //Foto: Cuartoscuro

De acuerdo con datos de la Brigada Callejera del DF, en la actualidad hay algo menos de mil trabajadoras sexuales en la zona de La Merced. De las cuales, unas 600 tienen entre 18 y 35 años, y entre 200 y 300 son de la tercera edad. Se calcula que unas 100 menores de edad pueden estar ejerciendo la prostitución. //Foto: Cuartoscuro

“No nos respetan –lamenta resignada moviendo la cabeza y con la mirada de profundos ojos negros clavada en el suelo-. Ni nos respetan nuestros derechos, ni nadie nos tiene en cuenta para nada. Pero lo peor de todo –su voz suave se torna dura, metálica- es que la gente no respeta a nuestros hijos. Si voy por la calle y alguien me reconoce, empieza a chiflarme y a señalarme con el dedo sin importar que vaya acompañada de mi hija…

La mujer respira hondo.

“Es muy difícil ser madre y trabajadora sexual. Muy difícil -levanta la vista y dibuja una mueca quebrada en la boca-. Pero esto lo hago por mi hija y mi nieta, para sacarlas adelante. Por ellas manito –se muerde el labio-, por ellas yo lo doy todo”.

A pesar de que hace ya algunos años que rebasó la cuarentena, Carmen aún conserva destellos infantiles en su cara morena de ángulos pronunciados y limpia de maquillaje. Su complexión -anota el reportero- es la de una mujer frágil; no mide más de un metro 55 centímetros, y la báscula, con esfuerzo, apenas alcanza los cincuenta kilos.

“Es muy difícil ser madre y trabajadora sexual. Pero esto lo hago por mi hija y mi nieta, para sacarlas adelante”

“Llevo ocho años como trabajadora sexual, aquí en La Merced. Mi hija sabe a qué me dedico desde los siete años de edad; ella venía a la escuela aquí en el centro, y decidí que mejor lo supiera directamente por mí y no por alguno de sus compañeritos. No quería que le dijeran ‘oye, mira que tu mamá salió de tal hotel’, o que ‘tu mamá es tal por cual’. Así que mejor yo se lo dije; creo que lo tomó con bastante naturalidad. Sabe que con este trabajo comemos”.  

Carmen se lleva las manos al pantalón tejano descolorido que viste junto a una blusa de color rojo intenso, y entrelaza con parsimonia los dedos diminutos dejándolos descansar sobre dos muslos menudos.

De nuevo mira hacia el suelo.

“La gente es muy mala, ¿sabes? –encoge los hombros y se ajusta por tercera vez la diadema rosa con incrustaciones de cristales que le estira el pelo-. Los mismos comerciantes de aquí se meten mucho con nosotras. Y también las mamás ignorantes nos señalan y nos discriminan por hacer este trabajo. No saben por qué estamos aquí, no saben lo que hemos tenido que pasar… Hay mucha discriminación entre las mismas mujeres –lamenta-; muchas son amas de casa y nos miran de arriba abajo, como si fuéramos unas apestadas. Y no lo somos… Todos los seres humanos somos iguales. Y este es un trabajo como cualquier otro; yo no estoy ahí parada por placer”.

Tras pronunciar esa última frase, “yo no estoy AHÍ PARADA por placer”, Carmen mira de soslayo por el hueco de la ventana que da hacia un callejón que cruza en paralelo la calle Corregidora, en el que varios camiones cargan y descargan mercancía, mientras tres prostitutas platican entre sí a la espera de que algún cliente las levante.

“¿Hasta cuándo pienso seguir en la calle? –repite la pregunta del reportero con la mirada puesta en ninguna parte y su sonrisa permanentemente quebrada-. Hasta que mi hija tenga su carrera –responde convencida-. Porque gracias a este trabajo hemos podido salir adelante. Ella me dice que no quiere hacer la calle y que tampoco quiere ser ayudante de comerciante. Y para mí –su boca deja ver por primera vez una dentadura irregular con pronunciados picos-, es un orgullo y un reto que ella pueda cumplir sus estudios. Quiero que encuentre un buen trabajo, que salga adelante. Como madre, ese es mi mayor deseo”. 

****

Elvira Madrid es presidenta de Brigada callejera del DF. En la imagen porta un cartel promocional de la marcha del Primero de Mayo con el emblema 'La esquina es de quien la trabaja'. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

Elvira Madrid es presidenta de Brigada callejera del DF. En la imagen porta un cartel promocional de la marcha del Primero de Mayo con el emblema ‘La esquina es de quien la trabaja’. //Foto: Manu Ureste

-¡Bravo! ¡Bravo!

El auditorio improvisado se pone en pie; aplaude con fuerza y pide, entusiasmado, el regreso de la artista al escenario.

-Te pareces tanto a mí, que no puedes engañarme…

Enfundada en un vestido largo de felpa negro y con el pelo recogido en un moño muy apretado, Krisna se mueve de un lado a otro gesticulando con sentimiento la letra de la canción de Lupita D’alessio.

 -Sé de una tonta y que se enamoró de tiiii…

La Brigada Callejera está repleta.

El recibidor de la oficina decorada con paredes de color amarillo, verde y blanco, y empapelada de diplomas del Censida y fotografías del Subcomandante Marcos, acoge una fila de trabajadoras sexuales de todas las edades, que sale hasta la puerta del inmueble localizado a un par de cuadras del metro Candelaria. Todas quieren ver las mejores galas de Krisna, una trabajadora sexual transgénero, integrante de la Red Mexicana de Trabajo Sexual y del colectivo ‘Talonearte’, que ofrece un colorido show interpretando a Rocío Durcal y Lupita D’alessio para animar a “las compañeras” en el Día de la Madre.

Media hora después, y tras el último y definitivo bis, Krisna se acomoda el flequillo dejando al descubierto una amplia frente por la que brotan luminosas perlas de sudor. Alza la mano al aire, hace una reverencia teatral a su público para agradecer los aplausos, y abandona el escenario caminando muy lentamente, con una calculada -y ensayada- pose de diva de la canción.

“Las cosas están de la chingada ahí afuera –toma la palabra después del eco de los últimos aplausos Elvira Madrid, presidenta de la Brigada Callejera del DF-. Pero como no todo es tristeza, queríamos felicitarlas con este show el Día de la Madre. Esperamos que les gusten estos regalos –se lleva el puño cerrado a la camiseta negra que reza ‘¡Las mujeres resistimos y luchamos!’-. De veras que se los damos de coraza. Para nosotros, todas ustedes significan mucho”.

A continuación, varios integrantes de la Brigada abren unas cajas grandes de cartón y comienzan a repartir entre todas las asistentes unos kits de productos de belleza.

Las mujeres, sorprendidas, desenvuelven con cuidado los regalos. Les quitan muy lentamente el plástico y los observan entre sus manos con detenimiento.

Todas sonríen y se felicitan entre sí.

Por un día, tal vez sólo hasta que vuelven a salir a la calle, alguien las hizo sentir especiales.

****

Gloria Castro lleva más de 40 años ejerciendo la prostitución en las zonas aledañas al Zócalo capitalino. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

Gloria Castro lleva más de 40 años ejerciendo la prostitución en las zonas aledañas al Zócalo capitalino. //Foto: Manu Ureste

“Cuando empecé a trabajar por Anillo Circunvalación las mujeres me gritaban que me largara; me escupían y me amenazaban con golpearme”

Gloria Castro dice con orgullo que, a diferencia de muchas de sus compañeras, ella no tiene problema para mostrar su rostro a la cámara que la fotografía. “¿Por qué habría de avergonzarme si este trabajo me ha dado de comer a mí y a mi familia?”, pregunta extrañada y con el ceño ligeramente fruncido ante la pregunta del reportero.

Gloria va a cumplir en un par de días 62 años.

Sentada sobre la camilla que la Brigada Callejera emplea para hacer revisiones ginecológicas, cuenta con naturalidad y sin dramatismo que lleva 42 años dedicados a ejercer la prostitución en diferentes lugares del Distrito Federal.

“Hace muchos años yo cobraba 30 pesos y todavía me llevaba una cantidad de 500 o hasta 700 pesos de ganancias diarios. Sin embargo ahora -alza las dos manos repleta de finos dedos al aire y encoge los hombros con una sonrisa honesta-… Ahora vengo desde muy temprano y hay veces que no me llevo ni un rato por mi edad. Algunos clientes me dicen: ‘señora, ya mejor váyase a su casa que está muy mayor…’. Pero yo siempre les digo: mira manito –levanta la mano izquierda y muestra la palma-, la verdad es que tengo hambre y necesidad, y yo estoy aquí trabajando. Y si tú no vienes conmigo, pues otro lo hará. Esto es así”.

Tras la última afirmación Gloria suelta una carcajada.

Se estira con disimulo el pliegue que se le está empezando a formar en el vestido azul largo y holgado que viste, y cuenta manteniendo el gesto alegre que, a pesar de haber perdido a cinco de diez hijos, y de tener en estos momentos a uno recluido en prisión, se considera así misma como una persona “muy risueña, muy tratable”, y sobre todo con una relación “muy allegada con Dios”. Una fe ésta, comenta ahora con un tono solemne en el rostro bien cuidado a pesar de los años, que le ha ayudado a soportar los menosprecios de una sociedad que la señala con el dedo.

“Cuando se lo dije a mi hijo pensé que me iba a rechazar, que me iba a decir que renunciaba a que yo fuera su mamá… Pero fue lo contrario”

“Cuando yo empecé a trabajar por Anillo Circunvalación las mujeres me gritaban que me largara, me escupían incluso, y me amenazaban con golpearme si volvía yo a pasar por ahí… Y pues así me la fui llevando hasta que perdí completamente el miedo, porque yo tenía que sacar a mis hijos adelante. A mí no me importaba arriesgarme y entrar con un psicópata o un maleante si era necesario. No me importaba”.

-¿Cómo le dijo a sus hijos que su madre es una trabajadora sexual? –pregunta el periodista-.

-Cuando se lo dije a mi primer hijo pensé que me iba a rechazar, que me iba a decir que renunciaba a que yo fuera su mamá por trabajar en lo que trabajo; o que me dijera que yo le daba asco… Pero fue lo contrario. Les dije a mis hijos cuál es mi forma de ganarme la vida, nunca lo oculté, y ellos me dijeron que este era un trabajo como otro, y que con este yo les di comida, estudio, y los saqué adelante. No me juzgan y lo aceptan, y eso para mí es lo más importante.

-Y con 62 años a punto de cumplir… ¿no tiene pensado retirarse de las calles?

Gloria se toca el pelo grisáceo que luce muy corto y se acaricia la nuca.

Su mirada risueña, que por unos momentos se había perdido tal vez en divagaciones personales tras la última respuesta, vuelve a posarse, muy atenta y con un extraño halo de optimismo, sobre los ojos de quien tiene enfrente. Echa otro vistazo por entre los barrotes que protegen la ventana, apoya ambas manos sobre la camilla, y contesta:

-Voy a seguir muchos años en esto, porque mi hijo está en la cárcel y tengo que ayudarlo. Tal vez cuando él salga… -deja espacio para una pausa-, podríamos vender algo juntos si él acepta y quiere. Si mi hijo me dijera: ‘mamá ya no quiero que estés en la calle, vamos a poner un negocio’… creo que sí lo dejaría.

 “Me siento muy orgullosa de tener este trabajo; aquí en la Brigada me han enseñado a valorarme, me dicen que soy una guerrera”

-¿Y si él no aceptara el proyecto?

-Si no, pues yo seguiré en la calle los años que Dios me permita. Mientras pueda ahí estaré. La verdad es que me siento muy orgullosa de tener este trabajo, porque aquí, en la Brigada, me han enseñado a valorarme; me dicen que soy una guerrera –suelta otra carcajada-. Por eso en cada marcha que hacen siempre estoy con ellas, y sin taparme con máscaras ni nada, ¿eh? –alza de nuevo la mano mostrando la palma-. Yo sí doy la cara. ¿Además, por qué habría de avergonzarme de este trabajo que me ayudó a superarme y a sacar adelante a mi familia? –cuestiona-. No, sabe Dios que yo no tengo nada de qué esconderme. 

Gloria Castro //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

Gloria Castro asegura que no tiene nada de qué avergonzarse, pues su oficio le ha dado de comer a ella y a su familia durante más de cuatro décadas //Foto: Manu Ureste

 ****

Sonia es, probablemente, la trabajadora sexual más veterana –debe estar próxima a los 70 años- de todas las que se congregaron en las instalaciones de la Brigada Callejera para celebrar el Día de la Madre. Y también una de las más guerrilleras para denunciar los problemas cotidianos que ella y sus “compañeras” se encuentran en las calles de La Merced.

“Bueno, ¿y de qué nos quieren salvar esos políticos, si no hemos pedido su ayuda? -Cuestiona durante la reunión-. Tampoco estamos enfermas. Los hombres son los responsables de que nosotras estemos aquí… Dejan a sus mujeres con hijos, se van y no asumen sus responsabilidad. Pero no -menea ostensiblemente la cabeza mientras apunta hacia el suelo con el dedo índice-, aquí no hay víctimas ni victimarias”.

Ninguna de ellas lo dice, pero el fantasma de la iniciativa de ley en materia de trata de personas del diputado local Manuel Granados, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), está presente durante todo el focus group.

“Los políticos y académicos no se quieren ensuciar los pies viniendo a la zona a escuchar a las compañeras”

“En la marcha del Primero de Mayo reclamamos que el trabajo sexual sea reconocido como un oficio. Ahora todo es trata de personas, y se está criminalizando a la trabajadora sexual: o eres víctima, o eres victimaria. Y nosotros decimos que son cosas diferentes”, apunta Elvira Madrid durante la entrevista posterior al show de Krisna.

“Pero los políticos hacen las leyes al vapor. Son hechas por académicos que SE SUPONE –alza la voz para exagerar el sarcasmo- que saben lo que hacen, pero que vemos que no tienen ni idea”.

Elvira, que lleva más de veinte años recorriendo las calles de La Merced para brindar ayuda a las trabajadoras sexuales como parte integrante de la Brigada Callejera, se ajusta una gorra negra que lleva bordada al frente una estrella roja del EZLN, y comenta con rabia que el trabajo de 23 años “lo están echando a perder” con la ley en materia de trata de personas.

“Recientemente fui al foro de la Suprema Corte y me salí muy enojada –narra con los ojos muy abiertos-. Nos llevamos a una compañera de cada hotel para que escucharan lo que allí se decía. Pero lo que vimos fue a puras señoras ricachonas que quieren salvar al mundo, pero que no tienen ni la menor idea de cómo está la situación, y que pretenden etiquetar todo como si fuera trata, y no hacen esa diferencia”.

 

Beatriz Herrera es integrante del Taller de Periodismo //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

Beatriz Herrera es integrante del Taller de Periodismo Aquiles Baeza. Durante la entrevista, Herrera señaló que en el taller están preparando un libro sobre historias de trabajadoras sexuales, contadas por las mismas protagonistas. //Foto: Manu Ureste

Por su parte, Beatriz Herrera, del taller de Periodismo Aquiles Baeza que está editando un libro “hecho por trabajadoras sexuales”, critica en la misma línea que nadie visite la zona para conocer de voz de las trabajadoras sexuales cuáles son sus necesidades reales. “Vemos que hay gentes que dicen que están haciendo algo por las compañeras, por luchar contra la trata de personas –señala-. Pero vienen aquí rodeados de guaruras y les preguntan así por encima a las muchachas sin entrar al fondo de la cuestión”.

“Los grupos de feministas dicen que todo tipo de prostitución es trata de personas y explotación sexual –añade por su parte Jaime Montejo, integrante de la Brigada Callejera y reportero de la Agencia de Noticias Independiente ‘Noti-Calle’-. Y nosotros decimos que no. Que en la prostitución hay tantos colores como en el arcoíris. Ni todas son víctimas, ni todas son victimarias. Cada mujer vive su situación de manera diferente”.

Aquí el video con la entrevista completa a Elvira Madrid:

 

****

“El trabajo de mi mamá es el que me ha permitido estudiar; ella nos ha sacado adelante y la respeto”

Lentamente la sala se va quedando vacía y las sillas vuelven a amontonarse unas encima de otras.

Son más de las tres de la tarde, y el gentío abarrota el centro de la calle Corregidora por la que se extiende una infinidad de puestos ambulantes.

Sobre las banquetas, y aprovechando la sombra que ofrecen los tenderetes, las trabajadoras sexuales vuelven a la calle.

“Sí, mi mamá es trabajadora sexual -cuenta con normalidad Marta, mientras espera en la oficina de la Brigada a que su madre termine la jornada-. Yo siempre lo supe porque ella misma me lo contó; nos tenemos mucha confianza”.

Tras la respuesta, la joven de 15 años, que dice tener “unas ganas locas” por hacer la prepa y poder estudiar criminología, se pasa muy despacio un largo mechón de pelo negro por detrás de la oreja, y añade, mitad con indiferencia, mitad con hastío, no estar “para nada” preocupada por lo que la gente pueda decir del oficio de su madre.

“No me preocupa lo que digan; el trabajo de mi mamá es el que me ha permitido estudiar y también hacer muchas otras cosas –comenta orgullosa-. Nosotros somos una familia completamente normal, sólo que el trabajo de mi madre es el que es. Pero no me importa que sea prostituta, lo veo como un trabajo cualquiera y me vale lo que la gente pueda decir. Ella nos ha sacado adelante sola a mí y a mis hermanos –concluye con una sonrisa-, y por eso yo la respeto mucho”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los dos papas: 6 cosas que tal vez no sabías de Francisco y Benedicto XVI

La última película del director brasileño Fernando Meirelles se centra en dos hombres fundamentales dentro de la historia reciente de la Iglesia católica: Joseph Ratzinger y Jorge Mario Bergoglio.
27 de diciembre, 2019
Comparte
Fernando Meirelles.

Netflix
Los dos papas (“The Two Popes”) es una película de Fernando Meirelles que se estrenó en Netflix y algunas salas de cine.

“Fueron a buscar al papa al fin del mundo”.

Con esas palabras comenzaba Francisco su papado -el primero de un latinoamericano- aquella noche del 13 de marzo de 2013, en el balcón central de la Basílica de San Pedro.

Y con esa misma escena finaliza la película “Los dos papas” (The Two Popes), del director brasileño Fernado Meirelles y bajo el guion de Anthony McCarten, que se centra en uno de los momentos cruciales de la Iglesia católica de las últimas décadas.

La película se centra en dos personalidades: Joseph Ratzinger, interpretado por Anthony Hopkins cuando aún ocupaba el puesto de papa, como Benedicto XVI; y el argentino Jorge Mario Bergoglio, retratado en el filme por el actor galés Jonathan Pryce cuando aún era cardenal, antes de ascender al papado como Francisco.

“Se trata de dos viejos que resultan ser un papa y un cardenal en ese momento, confesándose y pidiendo perdón”, resumió Pryce en una entrevista con la BBC.

Ratzinger y Bergoglio

AFP
Benedicto XVI saluda al futuro papa Francisco durante una audiencia en 2007.

Aunque la película aborda varios temas -y hace una revisión especialmente de la vida de Francisco-, hay aspectos que tal vez no conozcas de estos dos personajes que han definido el destino de una institución y el de sus más de 1,000 millones de feligreses.

En BBC Mundo te mostramos seis cosas que tal vez no sabías de los dos papas en cuestión.

Benedicto XVI

El papa emérito Benedicto XVI nació en Marktl, Alemania, el 16 de abril de 1927. El 16 de abril de 2005 resultó elegido papa, en reemplazo de Juan Pablo II. El 28 de febrero de 2013 finalizó su pontificado, tras hacer pública su renuncia.

1. Un primo suyo, que sufría de síndrome de Down, fue secuestrado y desaparecido por el régimen nazi

De acuerdo al escritor Cheste Gillis, experto en temas vaticanos del portal National Reporter Catholic, el 28 de noviembre 1996, durante una conferencia organizada por el Consejo Pontificio sobre la Salud Mental, el entonces cardenal Ratzinger relató este episodio de su historia familiar.

“(Mi primo) tenía 14 años y él era un poco menor que yo. Era fuerte y mostraba los típicos síntomas del síndrome de Down”, contó.

“Despertaba simpatía por la sencillez de su inteligencia y su madre, que ya había perdido una hija por muerte prematura, le tenía un gran cariño“, agregó.

En ese entonces, el régimen alemán liderado por Adolf Hitler llevaba adelante programas de exterminio, que el Tercer Reich denominaba de eugenesia.

“Se trataba de la eliminación sistemática de todos los que no eran considerados productivos“, anotó Ratzinger.

Ratzinger.

Getty Images
Joseph Ratzinger formó parte de las juventudes hitlerianas debido a que era obligatorio en su país.

Las políticas del régimen nazi también afectaron al propio papa: cuando tenía 14 años formó parte de las juventudes hitlerianas, que eran obligatorias después de una promulgación del gobierno nazi de marzo de 1939.

En 1941 se ordenó, por parte de las autoridades del Tercer Reich, que mi primo debía ser internado para recibir una mejor asistencia”, explicó Ratzinger.

Y concluyó: “Después de un tiempo llegó la noticia de que el niño había muerto de pulmonía y que su cuerpo había sido incinerado”.

2. Es piloto de helicópteros con licencia (pero no puede conducir vehículos)

Algunas veces, cuando el helicóptero asignado al papado por parte del gobierno italiano viajaba desde el Vaticano hacia Castel Gandolfo -la que fuera residencia de verano de los pontífices-, podía verse a Benedicto XVI de piloto.

De acuerdo a la Agencia de Noticias Católicas, el ahora papa emérito tiene licencia para pilotar helicópteros y “disfrutaba realizando los viajes desde Roma hacia el palacio papal en Castel Gandolfo”.

Pero en esa revelación también se dio a conocer otro detalle un poco curioso: aunque comandaba helicópteros, no tenía licencia para manejar automóviles “porque no había hecho el curso para obtenerla”.

3. Habla con fluidez seis idiomas (y entiende otros dos)

Una de las mayores virtudes de Benedicto XVI, reconocido hasta por sus mayores críticos, es su erudición y formación académica, que incluye varios temas en los que es considerado un experto mundial.

En el campo de la teología, su vasto conocimiento de asuntos complejos del dogma le valió ser designado en 1981, cuando era cardenal, como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe -ex Santo Oficio, máxima autoridad doctrinal de la Iglesia católica después del papa-.

No obstante, para muchos ello va de la mano con otros dos aspectos que subrayan sus críticos: ser profundamente conservador y rechazar las vertientes consideradas liberales dentro de la Iglesia.

Sus capacidades también se revelan a la hora de aprender idiomas: Benedicto XVI sabe hablar con fluidez alemán, inglés, italiano, francés, español y latín, además de que puede leer el griego y el hebreo antiguo.

De hecho, el anuncio de su renuncia fue una carta en latín leída por él mismo durante un encuentro en el Vaticano el 11 de febrero de 2013.

Aunque Juan Pablo II fue un políglota reconocido, lo cierto es que no es común que los papas tengan esta habilidad.

Por ejemplo, el actual pontífice, Francisco, habla con fluidez español, italiano y latín (aunque puede leer en inglés y portugués, según el Vaticano). Y otros papas como Juan Pablo I y Pablo VI solo hablaban su lengua materna, el italiano, y dominaban el latín, el idioma oficial del Vaticano.

Francisco

El papa Francisco, cuyo nombre es Jorge Bergoglio, nació en Buenos Aires el 17 de diciembre de 1936. El 13 de marzo de 2013 se convirtió en papa de la Iglesia católica.

1. Le falta parte de un pulmón

Uno de los detalles que poco se conocen sobre el papa Francisco es que le falta la parte superior del pulmón derecho.

Este hecho fue relatado por el exvocero del Vaticano Federico Lombardi, quien durante una conferencia de prensa después de su elección, en 2013, dijo: “Confirmo que hace muchísimos años se le retiró en una operación parte de un pulmón“.

Lombardi agregó que ese hecho no significaba discapacidad alguna para Francisco y que “quienes lo conocen siempre han visto que tiene buena salud”.

Francisco

Getty Images
A Francisco le falta parte de su pulmón derecho.

El hecho sucedió cuando Bergoglio tenía 21 años y sufrió de pulmonía. Los doctores tuvieron que extraer una porción del órgano respiratorio para evitar que se agravara la enfermedad.

Eso provoca que tenga algunas limitaciones físicas, que incluso revelan otro aspecto de su rutina: cada vez que puede, duerme una siesta de 40 minutos para poder soportar “los rigores de la jornada”, según admitió él mismo.

2. No ve televisión

Aunque es amante del fútbol y en especial seguidor de su equipo, San Lorenzo de Almagro, el actual pontífice ha confesado en varias entrevistas que no ve televisión desde 1990, año en que le hizo una promesa a la Virgen del Carmen.

Televisión no veo desde el año 1990. Es una promesa que le hice a la Virgen del Carmen en la noche del 16 de julio 1990″, le explicó al diario argentino Voz del Pueblo en 2015.

En otra entrevista, esta vez con el diario El País de España, amplió las razones.

“Yo no veo televisión simplemente porque en un momento sentí que Dios me pidió eso. Un 16 de julio del 90 hice esa promesa, y no me hace falta. Solamente fui al centro televisivo que estaba al lado del arzobispado a ver una o dos películas que me interesaban, que me podían servir para el mensaje”, dijo.

San Lorenzo.

Getty Images
Francisco es seguidor del club argentino San Lorenzo de Almagro.

Y añadió: “Y eso que a mí el cine me gustaba mucho y había estudiado bastante cine, sobre todo el de la posguerra italiano, el realismo italiano y el polaco Wajda, Kurosawa, algunos franceses… Pero no ver televisión no me quitó comunicar”.

¿Y cómo se entera entonces de los resultados de su equipo favorito?

“Hay un guardia suizo que todas las semanas me deja los resultados y cómo va en la tabla”, respondió al diario argentino.

3. Trabajó como técnico químico

Antes de convertirse en sacerdote, Jorge Mario Bergoglio egresó a los 21 años de la escuela secundaria con el título de técnico químico.

Y trabajó varios meses en el laboratorio Hickethier-Bachmann de Buenos Aires.

Sin embargo, fue en ese momento cuando abandonó su carrera y siguió su vocación sacerdotal.

En marzo de 1958 ingresó en el seminario y años más tarde fue ordenado sacerdote.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=QCh6w30ZQiE&t=4s

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.