Obama consuela a víctimas de tornado en Oklahoma
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Obama consuela a víctimas de tornado en Oklahoma

El presidente de Estados Unidos visitó la escuela en donde murieron 7 alumnos.
26 de mayo, 2013
Comparte
El presidente estadounidense, Barack Obama, habla con Amy Simpson, directora de la escuela primaria Plaza Towers en donde murieron 7 niños // Foto: AP

El presidente estadounidense, Barack Obama, habla con Amy Simpson, directora de la escuela primaria Plaza Towers en donde murieron 7 niños // Foto: AP

El presidente Barack Obama visitó el domingo Moore, una comunidad de Oklahoma devastada la semana pasada por un tornado, donde consoló a personas afectadas por las pérdidas de vidas y propiedades, y prometió que el gobierno federal “los ayudará durante todo el camino”.

“Sólo soy un mensajero”, dijo el presidente, quien ofreció apoyo moral y financiero a este suburbio de Oklahoma City donde 24 personas, entre ellos 10 niños, perdieron la vida el lunes debido a un monstruoso tornado.

El fenómeno tuvo categoría EF5, el máximo posible en la escala de Fujita usada para medir esa clase de meteoros.

Junto a la gobernadora de Oklahoma, Mary Fallin, y otros funcionarios estatales y federales, Obama señaló lo significativo de las labores de reconstrucción y dijo que “nuestros corazones están con ustedes”.

“Esta es una comunidad fuerte”, aseveró. “No hay duda alguna de que se recuperará. Pero necesitan ayuda”.

Obama exhortó al pueblo estadounidense a contribuir, mencionando que unas 1,200 viviendas quedaron destruidas y que los daños son “muy difíciles de comprender”.

Poco después de su llegada en un día parcialmente nublado, Obama pasó en su caravana junto a campos llenos de escombros y observó un grado de devastación tal que parecía que había caído basura del cielo. Su primera parada fue en la destrozada escuela primaria Plaza Towers, donde siete alumnos perdieron la vida cuando el tornado convirtió el edificio de un piso en un montón de concreto destrozado y metal retorcido.

La Casa Blanca informó que la Dirección de Control de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) ya ha entregado 57 millones de dólares en reembolsos e incentivos para ayudar a construir unos 12,000 refugios contra tornados en Oklahoma. “Estos refugios pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte”, dijo el portavoz presidencial Josh Earnest a los reporteros que acompañaban al presidente a bordo del avión presidencial a Oklahoma.

Obama caminó a lo largo de la calle Eagle Drive, con la escuela demolida a la izquierda, y a la derecha viviendas destruidas hasta donde alcanzaba la vista. Había vehículos volcados y juguetes, libros infantiles, muebles destrozados y material de aislamiento térmico arrancado de las paredes.

Obama se reunió con la familia Lewis, que perdió su vivienda, ubicada detrás de la escuela, y les dijo que lo importante es que sobrevivieron y que las cosas materiales se pueden reemplazar.

“¡Qué desastre!”, le dijo Obama a Zack, hijo de la familia, alumno de tercer grado de la escuela destruida. El padre de Zack, Scott, entró corriendo a la escuela antes de que llegara el tornado y pudo llegar al refugio contra tornados que tiene en su casa.

“Esa es una gran historia que contar”, le dijo Obama al niño. “Esto es algo que no se te olvidará nunca“.

AP

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es el "agua muerta", el fenómeno que atrapa a los barcos en medio del océano

Un estudio realizado en Francia explica un fenómeno que ha dejado perplejos a los oceanógrafos desde que fue observado por primera vez en 1893 por el explorador noruego Fridtjof Nansen.
1 de agosto, 2020
Comparte

En 1893, el explorador noruego Fridtjof Nansen comenzó una expedición al Polo Norte que le daría fama mundial por conseguir romper el récord de latitud norte.

Esa travesía también lo convertiría en la primera persona en observar un extraño fenómeno que ha desconcertado a los oceanógrafos por más de un siglo.

Cuando navegaba por las aguas del Ártico, al norte de Siberia, Nansen notó que de pronto su barco, el Fram, comenzó a detenerse, a pesar de que sus motores andaban a toda máquina.

El aventurero describiría la anomalía como una “fuerza misteriosa” que retenía a su embarcación, haciendo que casi no pudiera maniobrar.

“Hicimos bucles en nuestro curso, a veces dimos vueltas, probamos todo tipo de estrategias para evitarlo, pero con muy poco éxito”, relató luego.

Nansen se convirtió así en el primero en observar este fenómeno, al que le dio el nombre de “agua muerta”.

Capas

Once años más tarde, en 1904, el físico y oceanógrafo sueco Vagn Walfrid Ekman logró identificar qué causaba esta anomalía.

Ekman demostró en un laboratorio que olas formadas en esta parte del océano Ártico debajo de la superficie, entre capas de agua salada y dulce -que tienen distinta densidad- interactuaban con un barco, generando resistencia.

Ártico

Getty Images
En el agua del Ártico se mezclan capas de diversa salinidad.

Lo atribuyó a los glaciares que se derretían, formando una capa de agua dulce sobre el mar, más salado y denso.

Sin embargo, en sus pruebas de laboratorio, Ekman vio que las olas de arrastre generaban oscilaciones en la velocidad del barco.

Esto difería de las observaciones de Nansen, cuyo barco se detuvo a una velocidad constante y anormalmente baja.

Hasta ahora nadie había podido explicar estas diferencias, ni tampoco entender exactamente cómo funciona el efecto que genera el agua muerta.

Pero un equipo interdisciplinario del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS), la institución de investigación más importante de Francia, y de la Universidad de Poitiers, cree haber develado ambos misterios.

“Cinta transportadora”

El grupo de físicos, expertos en mecánica de fluidos y matemáticos franceses utilizó una clasificación matemática de diferentes olas internas y un análisis de imágenes experimentales a escala de subpíxel para estudiar el fenómeno.

En un trabajo que publicaron a comienzos de julio en la revista científica PNAS concluyeron que las variaciones de velocidad descritas por Ekman se deben a la generación de olas que actúan como una especie de “cinta transportadora ondulante”.

Cinta transportadora con valijas en un aeropuerto

Getty Images
El agua muerta atrapa a los barcos y hace que se muevan hacia adelante y hacia atrás, como si estuvieran en una cinta transportadora ondulante, descubrieron los científicos franceses.

Esta “cinta” hace que las embarcaciones se muevan hacia adelante y hacia atrás.

Los científicos también lograron unificar las observaciones de Ekman con las de Nansen, afirmando que el efecto oscilante es solo temporal.

Finalmente “el barco termina escapando y alcanza la velocidad constante que describió Nansen“, publicaron en su estudio.

Los expertos resaltaron que el fenómeno no solo se da en lugares con glaciares, sino en todos los mares y océanos donde se mezclan aguas de diferentes densidades.

“También se encuentra en lagos fríos de montaña en verano porque hay estratificación de la temperatura, y por lo tanto, existe el riesgo de que los nadadores se ahoguen”, advirtió el coautor del estudio Germain Rousseaux, en declaraciones al diario ABC de España.

Rousseaux agregó que el fenómeno ocurre además en la desembocadura de ríos como el Orinoco, en América del Sur, debido al flujo de los ríos con sedimentos sobre el agua salada del mar.

Cleopatra

Curiosamente, este estudio no se realizó con el fin de develar el misterio de lo que le ocurrió a Nansen hace más de un siglo, sino para desentrañar una incógnita mucho más antigua.

Ilustración de la Batalla de Accio

Getty Images
¿Quedó la flota de Cleopatra y Marco Antonio atrapada en agua muerta durante la Batalla de Accio?

El trabajo forma parte de un gran proyecto que investiga por qué durante la Batalla de Accio o Actium (en el año 31 a. C.), en la Grecia antigua, las grandes naves de Cleopatra y Marco Antonio perdieron cuando se enfrentaron a los buques más débiles de César Octavio.

¿Podría la bahía de Accio, que tiene todas las características de un fiordo, haber atrapado a la flota de la reina de Egipto en agua muerta?

Eso fue en realidad lo que se preguntaron los científicos franceses.

“Ahora tenemos otra hipótesis para explicar esta rotunda derrota, que en la antigüedad se atribuía a rémoras, ‘peces lechón’ adheridas a los cascos, según decía la leyenda”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=SON0H-nAbZw

https://www.youtube.com/watch?v=KmgRXXNvokE

https://www.youtube.com/watch?v=JwghZEmvmb8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.