Recuperar La Laguna en bicicleta
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Recuperar La Laguna en bicicleta

Cada miércoles por la noche, un grupo de ciclistas toma las calles de la Comarca Lagunera para retomar la normalidad que el crimen organizado le ha robado a la zona, y de paso, promueven una cultura vial incluyente.
Por Dulce Ramos
15 de mayo, 2013
Comparte

Quien nunca haya visto a una sandía andar en bicicleta, no ha ido a la Comarca Lagunera.

IMG_1814Cada miércoles desde hace dos años, un grupo de ciclistas inicia a las 20:30 horas una rodada nocturna por las calles de Torreón, la principal ciudad de zona metropolitana de La Laguna. Región, donde confluyen municipios de Coahuila y Durango y que está clasificada como la segunda más violenta, sólo después de Acapulco. Su tasa de homicidios dolosos triplica a la nacional.

Casi siempre en la punta del grupo se puede distinguir a la sandía que pedalea, como todo el grupo, con una alegría impensable para cualquiera que viva en una ciudad donde hay, por lo menos un asesinato diario. De cuando en cuando, la fruta ciclista lidera el contingente.

La sandía se llama Francisco Valdés y es un catedrático universitario que ronda los 50 años. El casco verde a rayas con el que protege su cabeza asemeja la mitad de esa cucurbitácea que, casualmente, es típica de la Comarca. Hoy por hoy, cuando las pedaleadas nocturnas superan los 300 participantes, todo aquel que no conoce a Francisco, pero infiere su mando, se refiere a él como el Sargento Sandía.

Fue el Sargento quien justo hoy hace dos años convocó a la primera pedaleada a través de Facebook. 13 bicicletas y 14 laguneros hicieron el primer recorrido por el Boulevard Independencia, una de las vías principales de Torreón. Todos los fundadores recuerdan que la novia de un chico hizo el paseo parada en los ‘diablitos’.

Ese fue el inicio de Ruedas del Desierto (@Ruedasdesierto). Prácticamente el primer grupo de ciclismo urbano en la región y que actualmente lucha en dos frentes: la recuperación de la convivencia fracturada por inseguridad, e incidir en políticas públicas orientadas hacia los ciudadanos. En ambos terrenos ya empiezan a sumar logros.

Pronto alcanzarán los 170 paseos y su decena de organizadores ya ha convocado a casi 400 bicicletas. Su paseante más joven es un pequeño de 5 años y el más viejo, un abuelo de más de 70. Hace un mes inauguraron un paseo nocturno en la ciudad vecina de Gómez Palacio, Durango, que se celebra cada jueves y que pasó de 70 a 100 ciclistas en tres semanas.

 “¿Quieres que te maten?”

En marzo de 2011, el ayuntamiento de Torreón, encabezado por el priista Eduardo Olmos, emuló el paseo ciclista que cada domingo se celebra en el Distrito Federal, en la Avenida Paseo de la Reforma.

Olmos dispuso el cierre de la Calzada Colón una de las más bellas de la ciudad, para que los ciudadanos pedalearan sus casi dos kilómetros desde las 7:00 hasta las 14:00 horas. Si bien la iniciativa tuvo éxito inmediato, pronto se quedó chica para algunos ánimos.

“Ya que empezó, Ruedas del Desierto pidió al alcalde que lo extendiera, pero no tuvimos éxito. Sentíamos que era corto para una actividad de ciclismo urbano, así que los que empujábamos esa idea pensamos: ‘¿Para qué necesitamos al alcalde y al Municipio? En muchas partes del país se hace esto sin apoyo del gobierno’. Y así empezaron nuestras pedaleadas”, cuenta Francisco en el descanso de un paseo sabatino.

Sacar a los laguneros del miedo es el logro más importante hasta ahora, según los organizadores. Foto: //Dulce Ramos

Sacar a los laguneros del miedo es el logro más importante hasta ahora, según los organizadores. // Foto: Dulce Ramos

Pedalear en La Laguna, zona que aparece en la prensa y en la televisión nacional casi como un Bagdad mexicano, parece a todas luces un acto suicida, pero en su nacimiento, Ruedas del Desierto nunca se asumió como un actor en el tema de la inseguridad.

“Nos planteábamos no ir a los sitios más conflictivos. Si oíamos de una balacera decidíamos no acudir ese lugar. No éramos irresponsables, pero bien pronto nos dimos cuenta que éramos parte del asunto”, relata Francisco.

“La gente que se incorpora a nuestros paseos dice: ‘mucho mejor que estar con miedo en mi casa es estar aquí, con mis hijos y con una bola de desconocidos que ahora son mis amigos y me cuidan’. Aunque no nos lo planteamos, ese ha sido el logro más importante de Ruedas del Desierto. El volver a construir esto que le dicen el ‘tejido social’. Que no estemos en nuestro rincón todos temerosos, sino que podamos salir, convivir y tomar las calles”.

Eduardo Rentería, comerciante de 52 años, es otro organizador del grupo y uno de esos 14 laguneros que fundaron la iniciativa. Habitualmente llega a los paseos con su hija adolescente. A lo largo de los recorridos detiene por unos segundos el tránsito vehicular en los cruceros complicados. Se le ve ir y venir, infatigable, de la punta a la retaguardia para incorporar a los rezagados.

Con la experiencia de un centenar de rodadas que cada vez son más nutridas, Eduardo explica el crecimiento de los paseos de manera contundente:

La gente sale a sus calles con toda la seguridad porque en grupo se siente en confianza. Se siente alegre y contenta. Tomar las calles es algo que los ciudadanos está entendiendo”.

Para aquellos que a pesar de todo no logran quitarse la percepción de riesgo y temor, Francisco cuenta la  anécdota de una joven ciclista que se le acercó tras su primera vez en dos ruedas por las vialidades toreonenses:

—Vas al centro de Torreón, en bicicleta, con desconocidos y en la noche. ¿Qué quieres? ¿Que te maten? —preguntaron unas amigas a la chica. Aún así, ella tomó su bicicleta y salió a pedalear. Al terminar le dijo al Sargento:

—Jamás me he sentido más protegida, a gusto y segura que con ustedes a pesar de que no conocía a nadie.

“La inseguridad ha sacado lo mejor de nosotros”

Combatir la percepción de inseguridad para que las rodadas tengan cada vez más y más gente son sólo una parte de los objetivos de este grupo.

“Tenemos que impulsar el ciclismo urbano mucho más allá. Requerimos ciclovías, biciestacionamientos, transporte público digno… una movilidad sustentable, a grandes rasgos”, agrega Eduardo Rentería. Además, Ruedas del Desierto actualmente pugna porque en el consejo ciudadano de las vialidades en Torreón haya un asiento para un peatón, un ciclista y un usuario del transporte público, pues hasta ahora, aseguran, está conformado sólo por automovilistas.

No obstante la dificultad para encontrar puntos de acuerdo con las autoridades de los municipios laguneros, el pasado 28 de abril, el grupo se sumó otro logro; esta vez en conjunto con el ayuntamiento de Gómez Palacio.

A las 9:00 horas de ese domingo, la alcaldesa priista Rocío Rebollo —a quien le rafaguearon su residencia a principios de año y cuyos negocios fueron incendiados por el crimen organizado— inauguró un paseo similar al de Torreón, asesorada por Ruedas del Desierto.

La respuesta ciudadana fue inmediata, pero los visitantes comparten el espacio con elementos del Ejército y la Policía Estatal que blanden sus armas largas y encapuchados, hacen rondines en sus camionetas. En la recuperación del espacio público aún no se puede cantar victoria, como tampoco en el apoyo de las autoridades a una cultura vial que deje de privilegiar al automóvil.

En La Laguna, según cifras del INEGI, seis de cada 10 muertes relacionadas con accidentes de tránsito son de peatones y tres de cada 10, de automovilistas.

“Algo estamos haciendo muy mal como ciudad para darle la mayor parte de la inversión a los automovilistas”, señala el analista político lagunero Carlos Castañón, quien también se ha involucrado con el impulso al ciclismo urbano.

Sobre la inseguridad, Castañón considera que si bien no se puede tapar la violencia con un contingente de bicicletas, la prensa nacional ha abusado de la visión negativa de la Comarca y ha sido omisa en ver “la otra cara de la moneda”.

“Después de cinco años de violencia, hemos visto que paulatinamente ha emergido lo mejor de la sociedad lagunera a través de grupos que no han tirado la toalla y son esperanzadores. Vemos a gente que levanta la mano para hacer rendir cuentas y exigir transparencia de las autoridades, vemos a grupos que han sido profundamente agraviados y que han formado asociaciones para exigir que se esclarezcan, por ejemplo, las desapariciones en Coahuila. Todo eso ha llevado de alguna manera a sintetizar lo mejor de la sociedad para salir adelante”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Viruela del mono: ¿todavía podemos detener el brote?

La Organización Mundial de la Salud dice que la viruela del mono se trata de una emergencia mundial. Entonces, ¿ahora estamos condenados a que otro virus se propague por todo el mundo?
13 de agosto, 2022
Comparte

La viruela del mono cogió al mundo por sorpresa. Durante mucho tiempo ha sido un elemento presente en partes de África central y occidental donde las personas viven cerca de los animales del bosque que transmiten el virus.

Pero ahora se ha vuelto global: se está extendiendo de formas que nunca antes se habían visto y en una escala sin precedentes.

Ha habido casi 27.000 casos confirmados de la enfermedad, principalmente en hombres que tienen sexo con otros hombres, en 88 países.

La Organización Mundial de la Salud dice que se trata de una emergencia mundial. Entonces, ¿se puede detener la viruela del mono? ¿O ahora estamos condenados a que otro virus se propague por todo el mundo?

Hay tres cosas que debemos considerar:

• ¿Es el virus particularmente difícil de manejar?

• ¿Tenemos la capacidad de detenerlo?

• ¿Existe la voluntad de hacer frente a una enfermedad que afecta principalmente a hombres homosexuales y bisexuales?

El virus

No hay nada especial en la biología del virus de la viruela del mono. No es una fuerza imparable.

Probablemente la covid lo fue: se propaga tan fácilmente que posiblemente fue imposible contenerla incluso en los primeros días de la pandemia.

Pero la viruela del mono tiene más dificultades para pasar de una persona a otra. Necesita contacto físico cercano, como a través de la piel infectada, contacto cara a cara prolongado o superficies contaminadas como una sábana o una toalla.

Los dos virus simplemente están en ligas diferentes, y los brotes anteriores de viruela del mono simplemente se han esfumado.

Y ya hemos superado el desafío mucho mayor de vencer al primo mortal del virus, la viruela.

“La viruela del mono es más fácil ya que es menos transmisible que la viruela, por lo que estamos en una posición mucho mejor”, dice Jonathan Ball, virólogo de la Universidad de Nottingham.

Sin embargo, un problema es que algunas personas tienen síntomas leves o que pueden confundirse fácilmente con una enfermedad de transmisión sexual o varicela. Eso significa que puede transmitirse involuntariamente a otros.

En Julio pasado, la ciudad de San Francisco promovió la vacunación contra la viruela del mono durante el festival del fetiche cuyos asistentes son en mayoría hombres gay.

EPA
En Julio pasado, la ciudad de San Francisco promovió la vacunación contra la viruela del mono durante el festival del fetiche Dore Alley cuyos asistentes son en mayoría hombres gay.

Las herramientas

El virus se ha metido en un grupo de personas que tienen la cantidad suficiente de sexo o de contacto íntimo con el número suficiente de parejas para superar sus propias deficiencias y propagarse.

El virus no está clasificado como una infección de transmisión sexual. Pero un estudio del New England Journal of Medicine estima que el 95% de las infecciones de viruela del mono se adquirieron a través del sexo, particularmente el sexo entre hombres.

El sexo, obviamente, está lleno del contacto íntimo piel con piel que el virus usa para propagarse.

Eso deja dos opciones para contener la enfermedad: persuadir a las personas para que tengan menos sexo o reducir el riesgo de contraer la infección cuando se exponen.

Paul Hunter, profesor de la Universidad de East Anglia afirma que “la forma más fácil de prevenirlo es cerrar todas las redes sexuales altamente activas durante un par de meses hasta que desaparezca”, pero no cree que eso suceda nunca.

Algunas personas sí han ajustado su vida sexual en respuesta a las advertencias sobre la viruela del mono y las campañas se han dirigido a las personas con mayor riesgo.

Pero Hunter argumenta que la lección de las infecciones de transmisión sexual, desde la sífilis en la Edad Media hasta ahora, es que las personas siempre tienen relaciones sexuales y “la vacunación es prácticamente la única opción”.

Afortunadamente, la vacuna contra la viruela que se utilizó para erradicar ese virus tiene una eficacia de alrededor del 85% para prevenir la viruela del mono.

Hay suministros limitados, ya que se mantienen reservas en caso de que alguien convierta la viruela en un arma, pero no para hacer frente a un brote de viruela del mono sin precedentes.

Sin embargo, no todas las personas en riesgo necesitarían vacunarse para detener el brote. La “inmunidad colectiva” significa que una vez que se protege un umbral crítico de personas, el virus ya no puede propagarse. Esto será mucho más fácil de lograr con la viruela del mono que con otras enfermedades, incluida la covid.

Kyle Planck, de 26 años, se recuperó de la viruela del mono pero asegura que ha sido "el peor dolor de su vida".

Getty Images
Kyle Planck, de 26 años, se recuperó de la viruela del mono pero asegura que ha sido “el peor dolor de su vida”.

La gente

Si bien cualquiera puede contraer la viruela del mono, son los homosexuales, bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres los que se ven afectados de manera desproporcionada en este brote.

Esto puede facilitar el control del virus ya que, en general, es un grupo que está más al tanto de la salud sexual. También permite que los recursos se dirijan a quienes los necesitan, como vacunar a los hombres que tienen sexo con hombres en lugar de a toda la población.

Sin embargo, el estigma, la discriminación y el abuso pueden hacer que las personas dejen de buscar ayuda, particularmente en países donde el sexo entre hombres es ilegal.

“Algunos países no cuentan con infraestructura y es posible que algunos no tengan la voluntad de realizar pruebas para detectar la viruela del mono, porque son los hombres los que tienen sexo con hombres”, dice Francois Balloux, profesor del University College de Londres.

Todavía hay desafíos en los países que apoyan los derechos LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transgénero). Incluso políticas como pedirles a las personas que se aíslen, con las que estamos tan familiarizados por covid, pueden tener consecuencias no deseadas.

“Eso equivale a salir del clóset, ya sea ante una esposa o padres , por lo que existe una fuerte presión para no decir quiénes fueron tus contactos”, explica Hunter.

La vacuna contra la viruela del mono está disponible en varias ciudades de EE.UU.

Getty Images
La vacuna contra la viruela del mono está disponible en varias ciudades de EE.UU.

Entonces, ¿se puede contener la viruela del mono?

Algunos países ya parecen estar superando el virus. Reino Unido dice que la cantidad de infecciones parece haberse estabilizado en alrededor de 35 por día. Pero los casos continúan aumentando en otros lugares, incluido Estados Unidos, que ha declarado la emergencia sanitaria.

Pero no será suficiente que solo los países ricos se hagan cargo del virus cuando ahora está en más de 80 países que no tienen un largo historial de la enfermedad.

“No está muy claro para mí si se controlará por completo, algunos países podrán lograrlo, otros quizás no”, afirma Balloux.

La líder técnica de la Organización Mundial de la Salud para la viruela del mono, Rosamund Lewis, dice que es “posible” poner fin al brote, pero advierte que “no tenemos una bola de cristal” y no está claro si la organización podrá “apoyar lo suficiente a los países y las comunidades, suficiente para detener este brote”.

Los países endémicos de África, donde la viruela del mono siempre está presente, continuarán lidiando con el virus mientras salta continuamente de los animales silvestres a las personas.

Los estudios han demostrado que el problema está empeorando desde que finalizó el programa de erradicación de la viruela, ya que pocas personas menores de 50 años habrán sido vacunadas.

Lo único que lo detendría es una campaña de vacunación masiva, “pero hay un gran debate en África sobre si eso es apropiado o necesario”, asevera Hunter.

Protesta que busca mayor acción contra la viruela del mono.

Getty Images

¿Qué pasa si no lo contenemos?

La preocupación es que la viruela del mono podría convertirse en una presencia permanente en personas de todo el mundo y no solo en países con animales infectados.

Por el momento eso es en hombres que tienen sexo con hombres, pero cuanto más se prolongue el brote, más posibilidades tiene el virus de establecerse más ampliamente.

Ha habido casos aislados en niños y mujeres, pero estos no han desencadenado sus propios brotes en las aulas o los lugares de trabajo.

Sin embargo, los riesgos aumentan a medida que se le da tiempo al virus para infectar mejor a las personas. Hemos sido testigos de cómo evolucionó la covid y variantes como ómicron se volvieron mucho mejores para infectarnos.

“A menos que el virus cambie, personalmente dudo que se propague entre los niños o, en general, entre las personas que no tienen muchas parejas sexuales”, ilustra Balloux.

“Pero cuanto más larga sea la espera, mayor será el riesgo de que pueda cambiar”, dijo.

El otro problema es que la viruela del mono tiene la habilidad de infectar a una amplia gama de mamíferos, incluidas ardillas, ratas, lirones y monos en África.

Existe el peligro de que el virus pueda afianzarse en otros animales y comenzar a rebotar entre especies. El brote de viruela del mono de 2003 en EE.UU., que provocó 47 casos en seis estados, fue provocado por perros de las praderas como mascotas.

Abordar este brote de viruela símica es posible, pero cuanto más tiempo lo dejemos, más difícil se vuelve y mayor el riesgo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9ZIEc_MgImE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.