Vence reforma migratoria sus primeros obstáculos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Vence reforma migratoria sus primeros obstáculos

El comité de 18 miembros, controlado por los demócratas, inició así el tedioso proceso de debatir y someter a votación algunas de las 300 enmiendas presentadas al proyecto de ley de 844
9 de mayo, 2013
Comparte
Migrantes mexicanos en EU.

Migrantes mexicanos en EU.

El comité judicial mostró el jueves un adelanto de los aspectos del proyecto de ley migratoria que tendrán el camino despejado y los que encontrarán obstáculos en el debate en el pleno del Senado en junio, al aprobar 18 enmiendas y rechazar cuatro, incluyendo una que postergaba la legalización de inmigrantes sin papeles hasta seis meses después de que el gobierno estadounidense logre el control absoluto de la frontera con México.

La enmienda presentada por el principal republicano en el comité, Chuck Grassley, fue rechazada con seis votos en contra, incluyendo a los dos republicanos autores del proyecto de ley que integran el comité: Lindsay Graham y Jeff Flake.

También fue rechazada una propuesta del senador Ted Cruz para triplicar la presencia actual de 21 mil agentes de la Patrulla Fronteriza y cuadriplicar las cámaras, sensores, helicópteros y aviones no tripulados a lo largo de la frontera sur.

En una concesión de la mayoría demócrata, el comité aprobó una propuesta de Grassley para que los parámetros de medición de seguridad fronteriza contenidos en el proyecto de ley -la detención de 90% de las personas que intentan ingresar ilegalmente a Estados Unidos- se aplique a lo largo de la frontera con México y no solamente en tramos considerados de “alto riesgo”.

El comité también accedió a una propuesta de Grassley para aumentar la auditoría del dinero recaudado al aplicar la ley y a otra propuesta del senador John Cornyn para agregar el tráfico de personas a una lista de crímenes violentos que deben ser reportados al FBI.

El comité de 18 miembros, controlado por los demócratas, inició así el tedioso proceso de debatir y someter a votación algunas de las 300 enmiendas presentadas al proyecto de ley de 844 páginas elaborado por un grupo bipartidista de ocho senadores.

El senador demócrata Chuck Schumer -integrante del grupo bipartidista- increpó a los senadores escépticos a no destruir la iniciativa y los invitó a buscar su aprobación como una manera de poner fin a las disputas partidarias que han paralizado el funcionamiento del Congreso.

“Sean constructivos. Estamos abiertos a mejorar (el proyecto de ley). No hagan esfuerzos para matar la mejor esperanza que tenemos de romper la parálisis partidista en el Congreso y en el país”, dijo durante las intervenciones brindadas al comienzo de la sesión.

Schumer se dirigió directamente a los senadores republicanos que plantearon numerosas enmiendas o modificaciones que buscan debilitar la intención de la reforma: condicionar a un reforzamiento de la seguridad fronteriza la opción a la naturalización de los 11 millones de inmigrantes sin papeles que no tengan prontuario policial, paguen multas por 2 mil dólares y pasen 10 años con un estatus provisional que les permita trabajar y viajar al extranjero.

Grassley reiteró sus críticas al proyecto de ley por considerar que no contiene las medidas suficientes para evitar nuevas oleadas de inmigrantes sin papeles en el futuro.

De las cerca de 300 enmiendas presentadas, los ocho republicanos en el comité propusieron un total de 194 modificaciones, encabezadas por las 77 presentadas por Grassley. Le siguen Jeff Sessions con 49, los dos senadores por Utah Orrin Hatch con 24 y Michael Lee con 23, y el senador Cruz con cinco.

Flake y Graham, ambos republicanos integrantes del grupo que elaboró el proyecto de ley, presentaron cuatro y tres enmiendas respectivamente.

Una de las enmiendas busca obligar a los inmigrantes sin papeles a aportar una muestra de su ADN cuando soliciten la legalización.

Sessions destacó en días previos una propuesta suya para limitar en 30 millones la cantidad de extranjeros admitidos en Estados Unidos durante la próxima década. El proyecto de ley no menciona una cifra específica.

Hatch también propuso reformar el código penal estadounidense para aumentar la sentencia a 20 años de cárcel —desde los cinco años en la actualidad— para quienes apelen a documentación fraudulenta para “facilitar o asistir la asistencia o contratación de trabajadores no autorizados”.

Los autores del proyecto se han comprometido públicamente a contrarrestar enmiendas que busquen debilitar la iniciativa siempre y cuando se adopten medidas para aumentar la seguridad en la frontera.

El resto del grupo lo completan los republicanos John McCain y Marco Rubio, y los demócratas Bob Menéndez, Dick Durbin y Michael Bennet.

Durante la fase de debates, que podría durar dos semanas, habrá mucho interés en ver si los cuatro autores del proyecto de ley que integran el comité pueden mantenerse unidos para rechazar enmiendas que buscan debilitar la esencia de la reforma.

Una eventual aprobación de la reforma en el Senado —controlado por los demócratas— resolvería solamente la mitad de la ecuación y quedaría pendiente la cámara de representantes controlada por los republicanos.

El presidente Barack Obama ha reiterado su expectativa de que el proceso legislativo culmine durante el primer semestre de 2013.

AP

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cubrebocas contra el coronavirus: ¿a quién protegen de la COVID, a ti o a los demás?

No todos las mascarillas son iguales. Te explicamos cuáles son las que están diseñadas para proteger al usuario y cuáles se utilizan para proteger a la persona que las usa y por qué es importante conocer la diferencia.
16 de julio, 2020
Comparte
Si están bien diseñados los cubrebocas pueden ser efectivos para reducir la extensión de la propagación del virus.

AFP
Si están bien diseñados los cubrebocas pueden ser efectivos para reducir la extensión de la propagación del virus.

¿Debemos usar mascarillas? Le decimos a nuestros hijos que se cubran la boca cuando tosen, de manera que cuando no podemos predecir quién se enfermará o no de covid-19, tiene mucho sentido usar una mascarilla en público.

Pero no todas las mascarillas son iguales.

Pueden dividirse en dos categorías amplias: las mascarillas respiratorias diseñadas principalmente para proteger al usuario, y los cubrebocas, que pueden considerarse que actúan más como dispositivos para desviar la respiración.

Aunque los dispositivos para desviar la respiración ofrecen poca protección, especialmente con las salpicaduras de líquidos, su principal función es evitar que las exhalaciones se alejen demasiado del usuario.

Tiene sentido usar una si el objetivo es evitar respirar sobre otras personas.

Aunque el virus en sí mismo fácilmente puede pasar a través de estos cubrebocas, si están bien diseñados pueden ser efectivos para reducir la extensión de la propagación.

Por eso es que recientemente se ha aconsejado llevar cubrebocas, especialmente en lugares cerrados.

El otro tipo, las mascarillas respiratorias, se presentan en una variedad de tipos y medidas que van desde los equipos de respiración autónoma (ERA), hasta las mascarillas desechables llamadas mascarillas filtrantes parciales (FFP).

En Reino Unido y Europa, las FFP pueden dividirse en tres categorías dependiendo en cuántas partículas de sal (diámetro promedio de 0,6 micrómetros) y partículas de aceite (diámetro promedio de 0,4 micrómetros) dejan pasar, junto con varios otros parámetros (para comparación un cabello humano tiene 75 micrómetros de ancho).

Las mascarillas FFP1 pueden evitar que 80% de las partículas de prueba pasen a través de ellas. Las FFP2 el 94% y las FFP3 99%.

Esta eficacia relativamente alta de filtración de las mascarillas FFP también hace que sea bastante difícil respirar con ellas, así que en ocasiones se les agrega una válvula.

Ya que el objetivo de la válvula es facilitar la respiración del usuario, las válvulas tienden a filtrar el aire que entra, pero no el que sale.

Como resultado, estos dispositivos están diseñados para proteger al usuario del medio ambiente, no al medio ambiente del usuario.

¿A quién protegemos?

Esta distinción entre los cubrebocas diseñados para proteger al usuario y las mascarillas que pueden proteger a otras personas, ha sido central en el reciente debate sobre estos dispositivos.

En los ambientes clínicos, las mascarillas normalmente se usan como parte de un equipo de protección personal (EPP).

Los cubrebocas actúan más como dispositivos para desviar la respiración.

EPA
Los cubrebocas actúan más como dispositivos para desviar la respiración.

Sin embargo, la severa escasez de EPP durante de la pandemia ha llevado a que los equipos más efectivos de EPP queden reservados para los trabajadores salud y otras personas que están en el frente de la pandemia.

Las compras de pánico de EPP pusieron a los trabajadores sanitarios en riesgo.

Fuera de los ambientes clínicos, la situación es muy diferente.

Aunque desde una perspectiva personal a todos nos gustaría estar protegidos del virus, la escasez de EPP significa que el principal objetivo es evitar que el virus se propague en la población general, no proteger a individuos específicos.

Es por eso que, en lugar de EPP, se nos aconseja cubrirnos la boca para desviar nuestra respiración de manera que si somos portadores del virus haya menos probabilidades de que este se contagie a otras personas.

Las mascarillas quirúrgicas son el único tipo de dispositivo para desviar la respiración que está fabricado con estándares específicos (son considerados dispositivos médicos en la Unión Europea).

Cubrebocas

Getty Images
La vasta mayoría de los otros cubrebocas que la gente compra o hace no están fabricados con algún estándar específico, lo que quiere decir que su efectividad varía mucho.

La vasta mayoría de los otros cubrebocas que la gente compra o hace no están fabricados con algún estándar específico, lo que quiere decir que su efectividad varía mucho, aunque los nuevos lineamientos para crear cubrebocas hechos en casa ya están recomendando qué diseños y materiales funcionan mejor.

En lo que se refiere a buen diseño, un cubrebocas bien ajustado debe cubrir la boca, la nariz y la barbilla, con ajustes alrededor de las orejas para asegurar que no quedan brechas a los lados.

Esto es importante porque aunque tu respiración pasará a través de la tela, el objetivo es reducirla para que no se propague tanto.

Irónicamente, si el objetivo es desviar la respiración para proteger a otras personas, un segundo argumento en contra de usar mascarillas diseñadas para los EPP se vuelve irrelevante.

En lugar de desviar la respiración, las mascarillas FFP con válvulas dirigen la respiración hacia afuera en una dirección específica a través de la válvula.

Como resultado, la protección del usuario viene a expensas de aquellos que están parados frente a la válvula.

Prohibidas

Esta es la razón por la que el Área de la Bahía de San Francisco prohibió el uso de mascarillas con válvulas en público.

El departamento de bomberos de San Francisco hizo un video instando al uso de doble mascarilla para asegurar que tanto el usuario como quienes lo rodean estén protegidos.

Otros sugieren cubrir las válvulas con cinta adhesiva.

Mujer con cubrebocas

Getty Images
Sin estándares obligatorios, la efectividad de los cubrebocas siempre será variable.

También hay que notar que estas mascarillas casi siempre se usan con una pantalla facial de plástico en ambientes clínicos para que tanto el trabajador sanitario como el paciente estén protegidos.

Sin estándares obligatorios, la efectividad de los cubrebocas siempre será variable.

Esta variabilidad ha sido la causa de gran parte del debate sobre el uso de los cubrebocas.

Desafortunadamente, ha tomado muchos meses, en particular en las naciones occidentales, entender que la razón por la que debemos cubrirnos la cara en público no es proteger a individuos, sino hacer una pequeña contribución para proteger a todos.

*Simon Kolstoe es profesor de cuidados a la salud basados en evidencia de la Universidad de Portsmouth, Inglaterra.

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original en inglés.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JGg3BXeb_Gc

https://www.youtube.com/watch?v=7BDFWi95rm8

https://www.youtube.com/watch?v=yP0AgFBUKVQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.