Trabajo no remunerado en hogares tuvo un valor de 3.1 billones de pesos: INEGI
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Trabajo no remunerado en hogares tuvo un valor de 3.1 billones de pesos: INEGI

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informa que en 2011 el Valor Económico Total del Trabajo No Remunerado de los Hogares (VTNRH) fue del 22% del PIB del país.
7 de mayo, 2013
Comparte

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informa que en 2011, el Valor Económico Total del Trabajo No Remunerado de los Hogares (VTNRH) fue de 3.154 billones de pesos, lo que representó 22% del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

El organismo presenta los resultados de la “Cuenta Satélite del Trabajo No Remunerado de los Hogares de México”, serie 2007-2011, que constituye una ampliación del Sistema de Cuentas Nacionales de México (SCNM).

Dicha cuenta busca proporcionar información sobre la valoración económica del trabajo no remunerado que los integrantes de los hogares realizan en la generación de servicios requeridos para satisfacer sus necesidades.

Señala que por primera vez, esta cuenta incluye el valor económico del trabajo no remunerado destinado a la producción de bienes de autoconsumo del hogar, a fin de brindar más elementos para conocer la importancia social y económica de estas labores en el bienestar de la población.

De esta forma, el INEGI da a conocer que al desagregar el VTNRH en sus principales componentes, las labores domésticas y de cuidados aportaron 98.1% de dicho valor y las actividades destinadas a la producción de bienes de autoconsumo 1.9%.

Destaca que en ese año, el trabajo no remunerado se concentró principalmente en las actividades que se realizan dentro del hogar como procuración de “cuidados y apoyos”, que aportaron 33% del valor económico total generado en el hogar.

También están la procuración de “alimentación” con 21.7%, en tanto que las labores con menor contribución fueron la autoconstrucción con 0.2 por ciento y la producción de bienes de consumo, con una participación de 1.7%.

En cuanto al valor económico del trabajo no remunerado doméstico y de cuidado de los hogares, menciona que a precios corrientes, éste fue de 3.095 billones de pesos, que equivalen a 21.6% del PIB, y un avance anual de 4.0 por ciento.

De esa participación, precisa, las mujeres aportaron 16.4% y los hombres 5.2%.

Por tipo de función y con relación al PIB a precios corrientes, detalla que la actividad de proporcionar “cuidados y apoyo” a los integrantes del hogar representó 7.2%, seguida de “alimentación” con 4.8, “limpieza y el mantenimiento a la vivienda” con 3.3, “compras y administración del hogar” con 2.9, “limpieza y cuidado de la ropa y calzado” 1.9, y “ayudar a otros hogares y trabajo voluntario” con 1.5%.

El Instituto apunta que en 2011, la población que realizó trabajo no remunerado doméstico y de cuidados estuvo conformada en 52.9% de mujeres y 47.1% de hombres.

Subraya que las mujeres aportaron 79.1% de las horas destinadas a las labores domésticas y de cuidados realizadas en el hogar, equivalente a 76.1% en términos de valor económico.

En cuanto al valor generado por el trabajo no remunerado doméstico y de cuidados de los hogares, menciona que éste fue superior al registrado por algunas actividades económicas como la industria manufacturera, comercio y minería de manera individual, que aportaron 17.5, 15.9 y 10%, respectivamente.

El INEGI refiere que los resultados de esta cuenta satélite permiten conocer la carga total de trabajo de la economía y determinar que las mujeres tienen la mayor carga del trabajo con dos mil 410 millones de horas a la semana frente a mil 932 millones de horas de los hombres.

Ello significa que por cada 10 horas de trabajo de las mujeres, los varones realizan ocho horas, considerando tanto el trabajo de mercado como el no remunerado.

“En este sentido, se confirma que la responsabilidad de las labores domésticas y de cuidados recae principalmente sobre las mujeres, quienes destinaron a estas actividades 68.3 por ciento de su tiempo de trabajo total y sólo tres de cada 10 horas al trabajo de mercado”, resalta.

En contraste, abunda, las actividades de los hombres se orientan principalmente al trabajo de mercado y a la producción de bienes de autoconsumo con 77.4% de su trabajo total, al destinar sólo 2.3 de cada 10 horas a las labores domésticas y de cuidados.

Precisa que el tiempo dedicado en los hogares al trabajo no remunerado doméstico y de cuidados destaca el esfuerzo adicional que hacen sus integrantes para satisfacer sus necesidades.

Así, destaca que por tipo de actividad o función desempeñada se observó que en 2011 la “Alimentación” absorbió el mayor número de horas con 34% del tiempo de los hogares, seguido de las actividades de “Limpieza y mantenimiento a la vivienda” con 22.6%.

Señala que la actividad en la que las mujeres tuvieron mayor aportación fue la de proporcionar “Alimentación”, en la que generaron 87.9 por ciento del valor económico total, seguida de las actividades de “limpieza y cuidado de la ropa y calzado” con 84 por ciento.

En contraste, las “compras y administración del hogar” fue la función en la que se registró la mayor participación de los varones, con 44.5% del valor del trabajo en esta actividad, seguida por “Limpieza y mantenimiento de vivienda” con 26.1%.

Subraya que cada persona que realizó trabajo no remunerado de los hogares generó 27 mil 100 pesos anuales, aunque por sexo, las mujeres aportaron 39 mil 900 pesos y los hombres 12 mil 700 pesos en 2011.

Al considerar el lugar de residencia, el Instituto señala que las personas que habitan en zonas rurales aportaron un mayor valor económico por sus labores domésticas y de cuidados comparado con quienes viven en áreas urbanas.

De esta forma, indica que en 2011, las mujeres en hogares rurales generaron en promedio un valor económico de 45 mil 900 pesos y los hombres 11 mil pesos, mientras que en los hogares urbanos el género femenino colaboró con 38 mil 400 pesos y los varones con 13 mil 100 pesos.

Por nivel de escolaridad, menciona que las mujeres que tienen algún año de educación media superior en promedio aportaron 37 mil 500 pesos al año y los hombres con igual grado de estudios generaron 14 mil 200 pesos.

A su vez, anota, las mujeres que no cuentan con instrucción o con primaria incompleta en promedio contribuyeron con 39 mil 200 pesos y los hombres en iguales circunstancias lo hicieron con 10 mil 800 pesos.

En cuanto al valor económico del trabajo doméstico y de cuidados en función de la relación de parentesco, el INEGI da a conocer que las mujeres cónyuges generaron más que los hombres cónyuges, con un monto de 54 mil 900 pesos anuales.

Destaca que las mujeres que habitan en hogares nucleares con presencia de menores de seis años aportaron en promedio 59 mil 800 pesos por cuidados y apoyo, principalmente, mientras que para las mujeres que viven en hogares que no cuentan con niños menores de seis años el monto fue de 32 mil 700 pesos.

El organismo agrega que las mujeres que no hablan alguna lengua indígena realizaron menos horas de labores domésticas y de cuidados que aquéllas que sí la hablan, donde en promedio éstas últimas generaron el equivalente a 44,200 pesos anuales.

Notimex

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP

Qué son las células T y de qué forma aportan inmunidad oculta contra el COVID-19

Mientras las últimas investigaciones apuntan a que los anticuerpos contra Covid-19 podrían perderse en meses, una nueva esperanza ha aparecido en el horizonte: las células T.
AFP
31 de julio, 2020
Comparte

Si no puedes ver el video haz clicaquí.

En la intensa carrera por combatir el coronavirus, los científicos estudian con esperanzas unas células que pueden ser ‘la llave’ de la inmunidad contra el covid19.

Primero, los científicos descubrieron que pacientes que se habían recuperado de Covid-19, misteriosamente no tenían anticuerpos contra la enfermedad.

Luego llegó el hallazgo de que muchos de los que desarrollan anticuerpos parecen perderlos nuevamente después de unos pocos meses.

Los investigadores han comenzado a darse cuenta de que podría haber otra forma de inmunidad que en algunos casos, ha podido permanecer en el cuerpo durante años.

Así un tipo enigmático de glóbulos blancos está ganando protagonismo en la investigación sobre el nuevo coronavirus: las células T.

Y su estudio puede ser crucial en la lucha contra la pandemia.

“Al observar a los pacientes con covid-19 -pero, me hace feliz poder decir que también al observar a individuos que fueron infectados pero no necesitaron hospitalización-, queda absolutamente claro que hay respuestas de las células T”, dijo a la BBC Adrian Hayday, profesor de inmunología del King’s College de Londres y líder de grupo en el Instituto Francis Crick.

En este video explicamos qué son las células T y cómo pueden protegerte contra el covid-19.

Guion y presentación: Ana María Roura – Edición de video: Angelo Attanasio – Editora: Natalia Pianzola


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.