close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

10.5 millones de niños víctimas del trabajo infantil doméstico

6.5 millones tienen entre cinco y 15 años, mientras más del 71% son niñas, revela la Organización Internacional del Trabajo (OIT)
12 de junio, 2013
Comparte
trabajo infantil

Foto: Cuartoscuro.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) denunció hoy que 10.5 millones de niños en todo el mundo realizan trabajo doméstico “en hogares de terceros”, en condiciones “peligrosas” o cercanas a “la esclavitud”.

En ocasión del Día Mundial contra el Trabajo Infantil (12 de junio), la OIT publicó su último informe sobre las prácticas abusivas de las cuales son víctimas millones de niños, de los cuales 6.5 millones tienen entre cinco y 15 años, mientras más del 71% son niñas.

La directora del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil de la OIT, Constance Thomas, señaló que la situación de miles de niños constituye una violación grave de sus derechos, además de que representa un obstáculo al logro de objetivos nacionales e internacionales de desarrollo”.

Según el informe titulado Erradicar el Trabajo Infantil en el Trabajo Doméstico dado a conocer en Ginebra, sede del organismo, los niños son más vulnerables a la violencia física, psicológica y sexual, y están expuestos a condiciones de trabajo abusivas, aislados de sus familias, ocultos a la mirada pública y llegan a ser dependientes de sus empleadores.

“Muchos corren el riesgo de terminar explotados sexualmente con fines comerciales”, subraya el informe.

Se estima que en el mundo hay otros cinco millones de niños cuya edad está por encima del límite legal establecido en sus países para trabajar, quienes también realizan trabajo doméstico sin remuneración.

En muchos países, el trabajo doméstico no es reconocido como una forma de trabajo infantil debido a la relación turbia que los une a la familia que los emplea.

Esta “carencia de cuidado” familiar y jurídico encubre un “acuerdo de explotación”, que con frecuencia está caracterizado por largas horas de trabajo, ausencia de libertad personal y, algunas veces, condiciones de trabajo peligrosas.

El informe insta a los países , especialmente a los industrializados, a mejorar la recolección de datos y las herramientas estadísticas en este tema particular con el fin de que la verdadera extensión del problema pueda ser verificada.

Asimismo urgió a ratificar el Convenio 182 sobre el trabajo decente para las trabajadoras y los trabajadores domésticos, el cual debería ser promovido como parte de la estrategia dirigida a eliminar el trabajo infantil del trabajo doméstico.

Ntx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La increíble historia de 7 niños a los que resucitaron tras haber estado muertos varias horas

Hace ocho años, el bote donde iban trece niños se volteó en un fiordo en Dinamarca. El agua prácticamente congelada provocó que siete de ellos estuvieran muertos de hipotermia durante dos horas.
5 de diciembre, 2019
Comparte

Era un día frío y ventoso del año 2011. El bote avanzaba lentamente por el fiordo de Praesto, en Dinamarca, cuando inesperadamente se volteó.

Los trece niños que iban en él cayeron al agua, entre gritos de desesperación y pánico.

Fue entonces cuando empezó la pesadilla. El feliz paseo se convirtió en una tragedia que sus protagonistas nunca olvidarán.

“Estaba tan helado, tan frío, había hielo en el agua. Yo quedé debajo del bote; todos gritaban, era como irreal”, recuerda ocho años después Katrina, una de las alumnas víctimas del accidente.

En ese momento, el profesor dio una orden: tenían que nadar porque, de lo contrario, morirían. La orilla, sin embargo, estaba a cientos de metros de distancia y la temperatura del agua no superaba los 2ºC.

niños suecos resucitados

BBC
Casper fue uno de los siete niños que técnicamente estuvo muerto.

Y así, siete de los trece niños no lograron salir, quedando sumergidos en el agua y sufriendo hipotermia. Uno de ellos fue Casper, a quien sus amigos intentaron animar para que nadara, pero fue imposible.

Su corazón, entonces, dejó de latir. Clínicamente, estaba muerto.

“Ok, ahora me voy a morir”

Katrina, al igual que otros de sus compañeros, comenzó a nadar desesperadamente a la orilla.

Cuando llegó, se encontró perdida en un bosque. El frío era tal, que no sentía su propio cuerpo.

“Fue realmente difícil porque no tenía fuerza en mis piernas y me caía. En ese momento, pensé: ok, ahora voy a morir‘”, recuerda.

Pero su destino cambiaría luego de que, a lo lejos, divisara a un hombre. “Gracias a Dios por eso… Cuando lo vi, me puse a gritar muy fuerte”, dice.

niños suecos resucitados

BBC
Cuando llegó el equipo de rescate, los niños llevaban dos horas muertos.

Inmediatamente se activó el rescate. El doctor Steen Barnung llegó hasta el lugar en un helicóptero.

“Aterrizamos y un hombre llegó corriendo hacia nosotros. Repetía las mismas palabras: ‘Están todos muertos, están todos muertos'”, recuerda.

Y, en efecto, había siete niños técnicamente muertos desde hacía dos horas.

¿Cómo los resucitaron?

Cuando los trasladaron al hospital Rigshospitalet, en la ciudad de Copenhagen, los atendió el doctor Michael Jaeger.

“Estaban fríos como el hielo (…). Y sabemos que, cuando llegan personas tan frías como ellos, podemos resucitarlas”, recuerda el médico.

niños suecos resucitados

BBC
“Ellos estaban muertos pero no realmente muertos. Todavía teníamos una opción”, recuerda el doctor Michael Jaeger.

“Ellos estaban muertos pero no realmente muertos. Todavía teníamos una opción”, agrega.

La extrema hipotermia que paró el corazón de los niños, también disminuyó el ritmo de su metabolismo. Esto hizo que sus órganos pudieran empezar a trabajar de nuevo cuando aumentó la temperatura de su cuerpo.

Y así, comenzó el objetivo de calentar la sangre de los menores un grado por cada 10 minutos. Seis horas después del accidente, el corazón de los niños volvió a latir.

El foco principal, ahora, era el cerebro. La gran pregunta era si los pacientes quedarían con daños cerebrales pues, sin oxígeno, dos millones de células mueren cada minuto.

Celular

BBC
Esta fotografía fue tomada por el padre de Casper cuando él estaba en coma en el hospital.

Pero, a medida en que se fueron despertando, los niños no mostraron secuelas importantes.

Sus familiares, entonces, comenzaron a saltar y gritar de felicidad. “Pude ver una sonrisa y supe que él me reconoció. Estaba tan feliz”, relata un cercano a Casper.

“No pudimos ver anormalidades en los escaneos. Y eso es increíble. Este es el mayor número de víctimas de accidentes por hipotermia que han sido resucitados, todos de una vez y con un porcentaje del 100% de supervivencia”, afirma el doctor Jaeger.

Ocho años después, la vida de los sobrevivientes ha cambiado.

“Cuando has estado a punto de morir, es diferente”, dice Katrine.

“Mentalmente, a veces sufro algunos colapsos (…). He aprendido qué es lo importante y qué no es importante. He aprendido a diferenciar las cosas por las que vale la pena luchar. Estoy muy feliz de estar viva, concluye la joven.

Kasper y un familiar

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=t-EjahwJLtY

https://www.youtube.com/watch?v=Sgamt2D5CMs

https://www.youtube.com/watch?v=-MfA36H_HdA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.