El FBI investigó a Carlos Fuentes durante dos décadas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El FBI investigó a Carlos Fuentes durante dos décadas

En las 170 páginas, que contienen documentos oficiales internos y algunas publicaciones periodísticas, el FBI da cuenta de cómo estaba atento a Fuentes y varias veces se indica que no reunía los requisitos para recibir la visa estadounidense por haber sido miembro del Partido Comunista mexicano.
22 de junio, 2013
Comparte

El FBI y el Departamento de Estado mantuvieron un seguimiento de por lo menos dos décadas al destacado escritor mexicano Carlos Fuentes y sus solicitudes de visa para entrar a Estados Unidos, algunas de las cuales le fueron negadas, según documentos divulgados por la entidad investigativa.

En un archivo publicado en la página de internet del FBI, la agencia divulgó esta semana documentos de los años 1960 a 1980 en los que da cuenta de las intenciones de Fuentes de entrar a Estados Unidos, y en uno de ellos señala que hubo instrucciones para “retrasar” la respuesta a una posible solicitud de visa del intelectual.

Algunos de los documentos describen a Fuentes, fallecido en 2012 a los 83 años, como un “destacado escritor mexicano comunista” y autor con “una larga historia de relaciones subversivas”.

En las 170 páginas, que contienen documentos oficiales internos y algunas publicaciones periodísticas, el FBI da cuenta de cómo estaba atento a Fuentes y varias veces se indica que no reunía los requisitos para recibir la visa estadounidense por haber sido miembro del Partido Comunista mexicano.

Fuentes, uno de los principales exponentes de la novela latinoamericana, respaldó la Cuba de Fidel Castro en sus inicios y la revolución sandinista en Nicaragua. También solía criticar la política de Estados Unidos hacia América Latina.

Los primeros documentos datan de 1962, a propósito de una invitación que recibió para participar en un debate televisado con el entonces subsecretario de Estado, Richard Goodwin, sobre la política estadounidense hacia la región.

Un cablegrama diplomático del 3 de abril de 1962 señala que hasta ese día Fuentes no había solicitado visa en la embajada estadounidense en México, pero añade que hay “instrucciones de Washington para retrasar (la respuesta) si presenta la solicitud y esperar más instrucciones”.

En las notas periodísticas del archivo se da cuenta de la cobertura noticiosa del rechazo a la solicitud de la visa que se hizo posteriormente.

Aunque le negaron la visa por lo menos dos veces, Fuentes sí visitó Estados Unidos en esas décadas, aunque con permisos por períodos cortos.

En otros casos le concedieron autorización para impartir clases en universidades e incluso el FBI indica que el escritor tuvo un pasaporte oficial mexicano y luego una visa diplomática.

En un memorando de octubre de 1970 dirigido al director del FBI se indica que ese año el autor mexicano recibió visa para enseñar Literatura en las universidades de Nueva York y Columbia y se pronuncia por establecer fuentes e informantes para conocer cualquier “información pertinente sobre las actividades del sujeto”.

Sin embargo, en ese documento también se aborda la pertinencia de no hacer investigaciones activas por la atención que había recibido en años anteriores por el rechazo de visados.

“Debido a la importancia de Fuentes como escritor, la publicidad que han recibido las negativas de visa previas y su relación con dos universidades de Nueva York, no es deseable una investigación activa en este momento”, señala el texto.

El memorando termina con una nota en la que señala que Fuentes ha tenido una “larga historia de relaciones subversivas y ha viajado a países (detrás de) la Cortina de Hierro y a Cuba”, que ha sido descrito como “fuertemente antiestadounidenses” y que el propio escritor “asegura que se ha distanciado del marxismo en los últimos años”.

El documento señala que le rechazaron peticiones de visa en 1962 y 1969, lo cual tuvo amplia cobertura en el The New York Times y otros diarios.

El archivo del FBI también muestra como al paso de los años cambió su opinión sobre Fuentes. Aunque al principio los informes destacaban sus tendencias izquierdistas, hacia los años 1980 se le describe como un autor destacado.

Uno de los últimos documentos es una solicitud de visa de Fuentes de 1985 para actividades en la Universidad de Harvard.

En la solicitud el FBI señala que aunque todavía se considera que no cumple los requisitos para entrar al país por haber sido miembro de una organización prohibida a principios de la década de 1960, en aparente referencia al Partido Comunista mexicano, recomienda darle el permiso para ir a Harvard ya que es un “destacado autor mexicano del siglo XX” y ha recibido otras autorizaciones anteriores.

La información sobre el archivo del FBI en torno al escritor mexicano fue publicada originalmente por el servicio noticioso NYCity NewsService, que obtuvo a tenor con una solicitud de información pública al FBI en septiembre de 2012.

Hijo de un diplomático, Fuentes cursó parte de su educación en Estados Unidos, donde llegó a ser catedrático de varias universidades. Fue reconocido por obras como “La región más transparente”, “Aura”, “Terra Nostra” y “La muerte de Artemio Cruz”.

Murió repentinamente en mayo de 2012 a consecuencia de una hemorragia.

AP

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El temor de las mujeres en el único país de la Unión Europea donde el aborto es ilegal

Malta es el único estado de la Unión Europea donde poner fin al embarazo está estrictamente prohibido, pero algunos creen que se avecinan cambios.
18 de agosto, 2022
Comparte

Sola, sentada en el baño de su casa familiar, María secretamente googlea información sobre el aborto en su teléfono.

María, que prefiere mantener su nombre real en el anonimato, acaba de enterarse de que está embarazada.

“Tenía miedo”, confiesa.

“No sabía cómo actuaría la policía. Pensé que tal vez buscaban a personas que googlearan la palabra aborto. Obviamente, te vuelves paranoica y tus pensamientos van en todas las direcciones”.

María habla de forma anónima porque violó la ley al tomar pastillas que obtuvo a través de una organización con sede afuera de Malta, donde reside.

“Completé un formulario que un médico revisó. Luego recibí un correo electrónico para comprar las píldoras”.

María afirma que se sintió muy sola, pero la verdad es que no lo está.

Los activistas a favor del aborto creen que cada vez más mujeres están haciendo exactamente lo que hizo María.

El número de mujeres que recurren a esta opción ha aumentado después de que la covid volviera más difícil viajar al extranjero para interrumpir embarazos.

Prohibido incluso en caso de violación e incesto

Según cifras de dos organizaciones sin fines de lucro, se calcula que se ordenaron más de 350 paquetes de píldoras para abortar en Malta en 2021. Estas píldoras se pueden tomar hasta la semana 12 de embarazo.

Esto a pesar de que el aborto es un delito que se paga con prisión en este país: una mujer enfrenta hasta tres años de cárcel y un médico hasta cuatro, además de perder su licencia médica.

Sin embargo, los medios malteses aseguran que ninguna mujer ha enfrentado cargos penales en años.

Iglesia con una bandera de Malta.

BBC
Malta es el único estado de la UE que prohíbe el aborto en su totalidad.

Es el único estado miembro de la Unión Europea que prohíbe totalmente el procedimiento, sin excepciones. Está prohibido incluso en casos de violación o incesto.

El año pasado, ninguno de los principales partidos políticos de Malta apoyó un proyecto de ley para despenalizar el aborto, pero los activistas esperan que una revisión de la ley, junto con cambios en las actitudes sociales, puedan impulsar un cambio.

“Cualquier cosa que se esté mirando es una bocanada de aire fresco”, afirma la activista Maya Dimitrijevic, quien agrega que es un secreto a voces que muchas mujeres obtienen píldoras para abortar del extranjero.

Cada vez menos tabú

Su madre, Lara Dimitrijevic, fundó la Fundación de Derechos de la Mujer, un grupo de apoyo y defensa en Malta.

Ambas creen que, poco a poco, el tema se está volviendo menos tabú.

“Necesitamos que pase el tiempo”, asegura Lara. “Hasta hace unos años, ni siquiera yo misma habría dado una entrevista así ni hubiera hablado sobre el aborto tan abiertamente”.

La activista Maya Dimitrijevic y su madre Lara Dimitrijevic.

BBC
La activista Maya Dimitrijevic y su madre, Lara Dimitrijevic, explican que hablar sobre el aborto es cada vez menos tabú en Malta.

Lara también es la abogada de Andrea Prudente, cuyo caso hizo que el gobierno revisara la ley.

Andrea es una turista estadounidense que sufrió un aborto espontáneo incompleto mientras estaba de vacaciones en Malta.

A pesar de que les dijeron que el embarazo era inviable y que el bebé no podría sobrevivir, los médicos no interrumpieron el embarazo porque todavía había un latido cardíaco.

Por temor a la aparición inminente de una infección potencialmente mortal, Andrea Prudente fue trasladada en avión a España. Ella y su esposo Jay ahora planean demandar al gobierno maltés.

El caso atrajo la atención internacional y puso las leyes de Malta en la mira.

La mayoría aún en contra

El gobierno anunció una revisión, pero hay pocos detalles sobre esto.

“La ley maltesa debería ayudar a los médicos a hacer su trabajo“, aseguró en junio el ministro de Salud, Chris Fearne.

“Y ciertamente no debería haber ninguna parte de la ley que impida que los médicos o profesionales salven vidas”, añadió.

La BBC contactó al equipo de Chris Fearne para una entrevista, pero no recibió respuesta.

Muchos esperan que si sucede un cambio sea muy limitado y pocos creen que el avance llegue hasta la despenalización.

Incluso aunque la opinión esté cambiando lentamente, particularmente entre los jóvenes, las encuestas sugieren que la mayoría en Malta sigue estando en contra del aborto en este país predominantemente católico.

Durante el verano, se celebran varios festivales religiosos la fiesta de San Sebastián en la ciudad de Qormi.

Es allí donde encontramos a Joseph Saliba, de 67 años, quien disfruta de una bebida con su familia.

Muchas de las personas con las que hablamos en Malta se mostraron reacias a hablar sobre este tema, pero Joseph no es tímido.

“Soy católico y estoy totalmente en contra del aborto”, me dice. “El bebé no se va a defender solo”.

La Iglesia católica condena sistemáticamente el aborto.

Joseph Saliba, ciudadano maltés

BBC
Joseph está en contra del aborto, pero sugiere que los médicos deben actuar si se debe salvar la vida de la madre.

Saluda a Christine Azzopardi, que dirige el bar al otro lado de la calle y tiene cinco hijos, algunos de los cuales se apiñan a su alrededor.

“Estoy en contra del aborto”, afirma la mujer de 38 años. “Tengo cinco hijos y soy abuela. Me encantan los niños“.

Joseph interviene apasionadamente: “Si ella hubiera abortado, ellos no estarían aquí. Sus hermosos hijos”.

El “doble efecto”

Sin embargo, Joseph sugiere que los médicos deberían actuar si la vida de la madre está en peligro.

Los defensores de la ley dicen que eso es lo que sucede bajo lo que se conoce como la doctrina del “doble efecto”.

Esta doctrina establece efectivamente que a veces es aceptable hacer daño, como un efecto secundario no deseado, cuando el objetivo final es hacer algo bueno.

“Cuando las madres se enfrentan a condiciones que amenazan su vida, los médicos pueden intervenir”, asegura Christian Briffa, del grupo juvenil antiaborto I See Life.

Él y su colega, María Formosa, creen que la ley actúa como un elemento disuasorio a pesar de que nadie ha enfrentado cargos criminales en años, y mucho menos ha ido a la cárcel.

“Si no fuera por la ley, habría más abortos”, insiste María, de 19 años.

“En Malta, afortunadamente, somos uno de los pocos países donde se protege tanto a la madre como al niño”.

Maria Formosa y Christian Briffa.

BBC
Maria Formosa y Christian Briffa, de un grupo de jóvenes que se opone al aborto, dicen que si no fuera por la ley habría más abortos.

Los activistas a favor del derecho a elegir cuestionan el estatus legal y la ética del principio del “doble efecto”.

“Es una doctrina. Es hablar”, señala la profesora Isabel Stabile del grupo Doctors for Choice.

“Al final del día, cualquiera que tenga un aborto o cualquiera que ayude a alguien a tener un aborto viola la ley”.

El profesor Stabile, ginecólogo, afirma que estas reglas “bárbaras” también obligan a las mujeres, que necesitan atención posterior al aborto, a decir que han tenido un aborto espontáneo.

“Pero qué horrible es eso, decirle a alguien que mienta sobre su condición”.

Confía en que se avecina un cambio legal: “Ciertamente para adaptarse a la situación en la que se encontraba Andrea Prudente donde no había ninguna posibilidad de viabilidad… y donde la mujer ha tomado una decisión muy clara”.

Los activistas dicen que celebrarán incluso un “pequeño paso” y creen que se producirán cambios más significativos en los próximos 10 años.

Se espera que la revisión del gobierno se anuncie a finales de este año.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=eeU0dpGZPZ8&t=13s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.