¿Por qué blindar la frontera es negativo para México y EU? (Según The Economist)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

¿Por qué blindar la frontera es negativo para México y EU? (Según The Economist)

El diario aborda la exigencia de la bancada republicana de fortificar el paso entre México y Estados Unidos con más muros, aviones no tripulados (drones) y más elementos de la patrulla fronteriza, y destaca que dicha iniciativa podría generar "resultados negativos" a uno y otro lado del Río Bravo.
AP
20 de junio, 2013
Comparte

El diario The Economist publica un reportaje en su página web en el que analiza el proyecto de reforma migratoria que se debate en Estados Unidos, el cual busca legalizar la estancia de hasta once millones de personas que no tienen su documentación en regla.

El diario aborda la exigencia de la bancada republicana de fortificar el paso entre México y Estados Unidos con más muros, aviones no tripulados (drones) y más elementos de la patrulla fronteriza que contengan la migración ilegal, y destaca que dicha iniciativa podría generar “resultados negativos” a uno y otro lado del Río Bravo.

En este sentido, The Economist recuerda que la Casa Blanca ha gastado hasta 18 billones de dólares al año en proteger su frontera, ha aumentado, desde 2007, en 6 mil agentes las filas de la Border Patrol, y que “ha inundado el desierto con sensores de movimiento y torres con cámaras de vigilancia”.

Sin embargo, refiere el texto, a pesar de que estos esfuerzos han provocado que durante la Administración Obama el flujo de traspasos en la zona de Tucson haya bajado “significativamente”, no ha podido impedir que otros sectores de la porosa frontera, como Texas, se hayan convertido “en grandes puntos de entrada”.

“El fortalecimiento en ciertas áreas invita a los migrantes a cruzar en áreas mas remotas, donde si bien las probabilidades de ser atrapados disminuyen, las oportunidades de sobrevivir también bajan”, señala el diario en el texto, en el que se destaca que el número de cuerpos encontrados por la Patrulla Fronteriza entre 2006 y 2012, “fue el doble de los que se encontraron entre los años 2000-2005”. 

“Que el cruce ilegal hacia Estados Unidos haya disminuido numéricamente -recalca el reportaje-, no está directamente relacionado con una frontera más segura en todos los sentidos”.

Asimismo, The Economist apunta que, con el endurecimiento de la frontera, los peligros que afrontan los migrantes para poder llegar a Estados Unidos “son cada vez mayores”, y señala que el contrabando de personas a través de ‘coyotes’ “genera situaciones de asalto e intensifica el tráfico de drogas en forma de moneda corriente”.

Por otra parte, el texto apunta que durante la presente administración de Barack Obama se batió el récord de deportaciones, de las cuales un 22% dejaron familias atrás, en su mayoría infantes nacidos en territorios de los Estados Unidos.

“Y es poco probable detener con doble cercas y más helicópteros a padres que han sido separados de sus hijos”, señala el diario que concluye que “incrementar la seguridad en muchos casos sólo empuja a los migrantes a tener que arriesgar la vida física para salvar su vida social”.

Lee aquí el reportaje íntegro de The Economist

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es el fenómeno del "triple episodio” de La Niña que advierte la ONU y qué consecuencias puede tener

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) alertó que este año podría darse el tercer episodio consecutivo del fenómeno climático de La Niña. Te explicamos por qué ocurre y qué significa.
6 de septiembre, 2022
Comparte

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) alertó que este año podría darse el tercer episodio consecutivo del fenómeno climático de La Niña.

La agencia meteorológica de las Organización de Naciones Unidas (ONU) advirtió que hay un 70% de probabilidades de que La Niña continúe durante septiembre y noviembre de este año.

De ocurrir, sería la primera vez en este siglo que hay un “episodio triple” de La Niña.

El actual fenómeno climatológico comenzó en septiembre de 2020.

De extenderse hasta fin de año, alcanzaría tres inviernos boreales consecutivos, de ahí que se lo considere un “triple episodio”.

La OMM también estimó que hay un 55% de posibilidades de que La Niña continúe hasta febrero de 2023.

Gráfico de la OMM sobre la probabilidad de ocurrencia del ENOS

OMM

¿Qué es La Niña?

La Niña y El Niño son las dos fases opuestas de un mismo patrón meteorológico, que se conoce como El Niño-Oscilación del Sur (ENOS).

El ENOS es un fenómeno natural de anomalía de la temperatura superficial del océano Pacífico ecuatorial, que tiene consecuencias importantes para el clima alrededor del planeta.

El Niño es la fase cálida, y suele aparecer primero.

Ocurre cuando las condiciones de presión del aire cambian, debilitando los vientos alisios en el hemisferio sur del Pacífico.

El Niño

BBC

Así se conoce a los vientos que soplan habitualmente de este a oeste en ese océano, desde regiones subtropicales de alta presión hasta zonas ecuatoriales de baja presión.

Los vientos alisios arrastran las aguas superficiales cálidas desde la zona ecuatorial de la costa de Sudamérica hacia Asia, al otro lado del océano.

Esto hace que surjan en su lugar las aguas de las profundidades, que son más frías.

Pero cuando estos vientos se debilitan, o incluso soplan en dirección contraria, llevan el agua cálida desde el sudeste asiático hacia Sudamérica.

La Niña ocurre cuando pasa el fenómeno contrario: cuando los alisios son muy fuertes, se refuerza la subida del agua fría profunda en la zona ecuatorial y la temperatura del mar cae por debajo de lo normal.

Es por esto que La Niña es considerada la fase fría del fenómeno.

La Niña

BBC

Generalmente, entre las dos fases ocurre un periodo llamado “zona neutra”, en la que ninguno de los dos eventos están notablemente activos y las temperaturas son las promedio.

El climatólogo Alfredo “Alpio” Costa, experto en Cambio Climático del Instituto Antártico Argentino explicó a BBC Mundo que el ENOS es bastante irregular: desde que comienza un Niño hasta que termina una Niña, y vuelve a comenzar el ciclo, suelen pasar entre dos y siete años.

Pero estos dos fenómenos no siempre se alternan. A veces, como está ocurriendo ahora, se repite solo una de las fases varias veces, sin que aparezca la contraria.

“Hace muchas décadas que no transitábamos tres Niñas consecutivas”, observa el experto.

En este video de BBC Mundo puedes ver cómo interactúan El Niño y La Niña, y en qué se diferencian:

Consecuencias

Costa señala que el ENOS genera un impacto en gran parte del mundo porque “es tan vasta la extensión del océano Pacífico ecuatorial que termina teniendo un efecto en los patrones climáticos a escala global”.

Con respecto a La Niña, afirma que provoca cambios en América, Asia, África, y Oceanía, “pero no tanto en Europa”, donde el clima está más afectado por otros factores meteorológicos.

“Los efectos de La Niña a lo largo del mundo, llamadas teleconexiones, son muy variadas: en el este de Argentina y sur de Brasil y Uruguay produce sequía”, detalla.

“Pero en el noreste de Brasil y en el norte de Australia y el sudeste asiático genera totalmente lo opuesto, con aumento de precipitación. Y hay zonas de China, India y Japón, al igual que el oeste de Canadá y el sur de Alaska (EE.UU.) que se ven afectadas con menores temperaturas de lo normal”, señala.

“También el este de África se ve afectado por sequía”, advierte.

En su informe sobre “el primer episodio triple de La Niña en este siglo”, el secretario general de la OMM, Petteri Taalas, destacó el impacto que tendrá sobre este continente.

“Desafortunadamente, los datos más recientes sobre La Niña confirman las proyecciones climáticas regionales que apuntaban a un agravamiento de la devastadora sequía que sufre el Cuerno de África, cuyas consecuencias afectarán a millones de personas”, lamentó Taalas.

Dos camellos famélicos comen ramas secas en Kenia

Getty Images
El Cuerno de África atraviesa su peor sequía en 40 años.

Se estima que unos 18 millones de personas enfrentan una hambruna severa como consecuencia de la peor sequía en 40 años en esa región.

¿Cambio climático?

La ONU aclara que el ENOS no es causado por el cambio climático.

“Es un fenómeno natural recurrente que ha estado ocurriendo durante miles de años”, señala el organismo.

Sin embargo, resalta que “algunos científicos creen que (El Niño y La Niña) pueden volverse más intensos y/o más frecuentes como resultado del cambio climático, aunque no está 100 por ciento claro exactamente cómo interactúan”.

“Es probable que el cambio climático afecte los impactos relacionados con El Niño y La Niña, en términos de eventos climáticos extremos. La investigación adicional ayudará a separar la variabilidad climática natural de cualquier tendencia debida a las actividades humanas”, concluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=2zHpbpjUUY4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.