Mujeres hispanas demandan a la policía de Nueva York
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Mujeres hispanas demandan a la policía de Nueva York

Acusaron al departamento de policía de ridiculizarlas y no ayudarlas en casos de violencia doméstica, porque no había elementos que hablaran español.
26 de junio, 2013
Comparte

Wendy García, una guatemalteca de 34 años, se arma de valor cada vez que habla de la demanda que ha interpuesto contra la policía de la ciudad de Nueva York.

Tengo miedo; miedo a represalias, pero siento la necesidad de hablar. Me negaron mis derechos“, explicó la inmigrante, quien lleva 11 años en Estados Unidos.

García es una de las cinco mujeres hispanas que interpuso una demanda federal contra la policía por no ayudarla, pues sólo hablaban en español, después de asegurar que sufrió un incidente de violencia doméstica en su casa de Queens en agosto del 2012.

El caso avanzó el martes en la corte federal de Brooklyn, donde un juez abrió el camino para que la policía y las demandantes intercambien pruebas del caso. La ciudad planea presentar una moción para que el caso sea desestimado por considerar que no tiene fundamentos.

García, Yanahit Padilla, Arlet Macareno, Lina Carrión y Silvia Soriano dijeron que tras ser víctimas de violencia doméstica fueron atendidas por agentes que no hablaban español y que no les ofrecieron tampoco intérpretes. Algunas de ellas habían solicitado por teléfono que los agentes hablaran en su idioma debido a su falta de conocimiento de inglés. Además acusaron al departamento de policía de burlarse de ellas, ridiculizarlas y, en algunos casos, de sólo haber escuchado la versión de los hombres que las maltrataron.

Después de que su marido la empujara y cayera por las escaleras de su apartamento, Macareno fue arrestada la noche que llamó a la policía . Padilla también fue detenida después de llamar a la policía diciendo que había sido golpeada por su novio.

Paul Browne, vicecomisionado del departamento de policía de Nueva York, dijo que el departamento usa el servicio de traducciones Language Line desde la década de 1990, al principio para llamadas de emergencia al número 911 y más adelante para ayudar también telefónicamente en situaciones en las que se necesita un intérprete en los precintos y barrios.

“Además de tener a miles de agentes que hablan español, la policía de Nueva York ha reclutado y alistado a miembros del servicio en su programa de voluntarios de traducción para asistir al público y a la policía en investigaciones y para otras necesidades”, dijo Browne en un mensaje de correo electrónico. “Hay más de 1,400 traductores que hablan un total de 64 lenguas distintas que se han presentado voluntarios para ofrecer asistencia si son llamados“.

Según la demanda, la policía de Nueva York niega el acceso a intérpretes a individuos con limitado inglés, lo que es contrario a políticas municipales que obligan que los agentes ofrezcan asistencia lingüística gratuita a quien lo necesite. Además de no ofrecer la ayuda, la demanda asegura que la policía “degrada, ridiculiza y maltrata a individuos con limitado inglés” que piden servicios de traducción simultánea y que los “humilla” debido a su falta de conocimiento del inglés.

García dice que llamó al número de emergencias 911 después del incidente de violencia doméstica con su novio y solicitó que un agente que hablara en español fuera a su casa.

Asegura que los agentes que aparecieron en su hogar de Queens no sólo no hablaban español, lo que hizo imposible la comunicación, sino que además escucharon la versión de lo ocurrido, en inglés, por parte de su novio y la amenazaron con arrestarla. Esa noche fue su novio quien acabó presentando una queja contra ella ante la policía.

Tenemos derechos. Uno tiene derecho a un intérprete. No tienen que valerse del puesto que tienen para humillar a la gente, sobre todo a los hispanos, a los que no tenemos papeles“, dijo García.

Las mujeres que presentaron la demanda son de Ecuador, México y Guatemala. La demanda exige una compensación económica, aunque la cantidad debe ser decidida por la corte.

En el 2009 la policía de la ciudad publicó un Plan de Acceso Lingüístico que obliga a agentes que asisten a personas que no hablan bien inglés a ayudarlas con servicios de traducción simultánea a través de otros empleados bilingües o trilingües del departamento, o usando un intérprete de la empresa telefónica especializada. En el 2010 el Departamento de Justicia señaló varios problemas con la implementación del plan.

El hecho que agentes del orden hablen en español ha sido a veces criticado a nivel nacional. El gobierno estadounidense prohibió a finales de año pasado que agentes de patrullas fronterizas ofrezcan servicios de traducción para inmigrantes a petición de otras agencias. Varios activistas denunciaron la práctica y aseguraron que los agentes aprovecharon la ocasión para preguntar por el estatus migratorio de las personas que interrogaban.

Según la demanda de Nueva York, casi el 25% de los residentes de la ciudad de Nueva York mayores de cinco años tienen un nivel de inglés limitado y requieren los servicios de asistencia lingüística del departamento de policía. Aproximadamente 1.2 millones de ellos hablan español.

Un portavoz del departamento legal de la ciudad dijo que espera que la corte “considere las acusaciones (de las hispanas) como infundadas tanto objetivamente como legalmente”.

La demanda también fue interpuesta por the Violence Intervention Program, un programa que ayuda a hispanas víctimas de violencia doméstica.

AP

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Estamos en huelga de tener bebés": el país con la natalidad más baja del mundo (y las consecuencias)

En 2021 Corea del Sur volvió a registrar otra caída histórica en el número de nacimientos, una disminución que expertos atribuyen al alto costo de la vida y la desigualdad entre hombres y mujeres en el trabajo.
26 de agosto, 2022
Comparte

Corea del Sur se encamina a una crisis sin precedentes. ¿La razón? Su población no crece al ritmo que debería.

En 2021 el país asiático volvió a registrar la tasa de natalidad más baja del mundo, pues la Oficina Nacional de Estadística apenas contabilizó el nacimiento de 260.600 niños, 11.800 menos que el año anterior, informó la agencia Yonhap.

Desde 2018 la tasa de natalidad en Corea del Sur es inferior a un hijo por mujer. Las últimas cifras oficiales muestran que esta tendencia lejos de revertirse tiende a agudizarse. Así, en los últimos 12 meses las mujeres tuvieron 0,81 niños en promedio, un dato que representa una disminución de tres puntos en comparación con 2020, y que supone además el sexto descenso consecutivo.

Esta caída en la tasa de natalidad amenaza con complicar los problemas que viene atravesando la economía del país, la cual apenas crece. En las economías más avanzadas del mundo el promedio de hijos por pareja es de 1,6; es decir, el doble que en el país asiático.

Las causas

En los últimos años, la presión económica y factores profesionales han sido claves a la hora de tomar la decisión de tener hijos, dicen los expertos.

Para las cifras de 2021, los analistas apuntan al costo de vida cada vez más alto, la subida del precio de las casas y el impacto de la pandemia de covid como principales factores que desaniman a la población a tener hijos.

Una mujer entre dos hombres

Getty Images
Cada vez son más las mujeres que privilegian su carrera profesional ante la posibilidad de formar una familia, una decisión impulsada por la desigualdad con los hombres que persiste en el mercado laboral.

En el caso concreto de la carrera profesional, las mujeres surcoreanas tienen una gran formación, explica la corresponsal de la BBC en Seúl, Jean Mackenzie, pero están lejos de haber logrado condiciones de igualdad en el trabajo respecto a los hombres.

“El país tiene la mayor diferencia salarial entre hombres y mujeres de todos los países ricos“, señala Mackenzie.

Además, el hecho de que las tareas domésticas y el cuidado de los niños siga recayendo mayoritariamente en ellas hace que sea más común que las mujeres dejen de trabajar después de tener hijos o que sus carreras se estanquen.

En esencia, indica la corresponsal de la BBC, muchas mujeres se ven todavía forzadas a elegir entre tener una carrera o una familia. Cada vez más deciden que no quieren sacrificar sus carreras.

Como le dijo una mujer a la periodista, “estamos en huelga de procrear”.

No tengo planes de tener un niño. No quiero sufrir el dolor físico de parir ni ver cómo mi carrera se perjudica”, explicó la surcoreana Jang Yun-hwa en una entrevista que concedió a la BBC en 2018.

“Prefiero vivir sola y conseguir mis sueños a ser parte de una familia”, agregó Jang.

Un grupo de trabajadores en una fábrica.

Getty Images
La disminución de la natalidad y el envejecimiento de la población amenazan con complicar los problemas que viene padeciendo la economía surcoreana.

Las consecuencias

Las tasas de natalidad han “disminuido notablemente” en las últimas seis décadas en las economías más grandes y avanzadas, de acuerdo a los datos manejados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Países como España también afrontan problemas demográficos similares, aunque las olas migratorias registradas en las últimas décadas, sobre todo las provenientes de África y América Latina, han paliado sus efectos.

Sin embargo, el caso de Corea del Sur es particular, porque el tamaño de sus familias se ha reducido considerablemente en unas pocas generaciones. A principios de los años 70, las mujeres tenían una media de cuatro hijos.

Esta disminución ha provocado un envejecimiento de la población y el consiguiente aumento en la tasa de mortalidad. Desde 2020 Corea del Sur ve cómo su población desciende, pues el número de muertes está superando a la cifra de recién nacidos. Solo en mayo de este año el país registró 28.859 decesos frente a 20.007 alumbramientos.

Vista de Seúl

Getty Images
El costo de la vida, en particular el de la vivienda, es otro de los factores que hace que más jóvenes surcoreanos pospongan o descarten formar una familia.

Los expertos sostienen que los países necesitan al menos dos hijos por pareja -una tasa de 2,1- para mantener su población en el mismo tamaño, sin tener que recurrir a las inmigración.

La disminución de la población puede generar múltiples problemas económicos. Por un lado, exige un mayor gasto público para responder al aumento de la demanda de los sistemas sanitarios y de las pensiones y, por el otro, el descenso de la población joven también causa una escasez de mano de obra.

Los pronósticos

Los expertos advierten que Corea del Sur podría enfrentar un “terremoto demográfico” a partir de 2030, debido al declive y rápido envejecimiento de su población.

Estudios del propio gobierno citados por la agencia Yonhap afirman que si la situación no se revierte la población en edad de trabajar caerá 35% durante los próximos 30 años.

En América Latina, Uruguay enfrenta un desafío demográfico similar al de Corea del Sur. Desde 2015 la tasa de natalidad del país sudamericano ha pasado de 1,9 hijos por mujer a 1,4 y a ello hay que sumarle la emigración de sus jóvenes, una combinación que explica por qué su población viene decreciendo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=y0aFHnTP1d8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.